Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-09-2013

Tan solo debajo de la alfombra

Juan Francisco Martn Seco
Repblica.com



A medida que se va aproximando la fecha de las elecciones alemanas, los problemas de la zona euro desaparecen de forma taumatrgica -o eso nos quieren hacer creer al menos-, pero en realidad se han ido metiendo provisionalmente debajo de la alfombra. Merkel ha tenido especial inters en ello, convencida de que cualquier nueva alteracin en la Eurozona podra tener una influencia notable en los resultados electorales.

Se prohibi hablar de rescates. El acierto de Rajoy de resistir las mltiples voces que desde todos los sectores, principalmente desde el econmico, le presionaban para que pidiera el rescate ha podido no ser tal sino, ms bien, simple necesidad ante la indicacin de la canciller de que se opondra a l, en el caso de que se demandase. Sorprendentemente (aunque dicen que el mrito ha sido de Draghi), las primas de riesgo de Espaa y Portugal se han estabilizado alrededor de los 300 puntos, lo cual no impide, (aunque a estas alturas nos parezca normal) que las pymes espaolas estn pagando el triple de inters que las alemanas. Y por ltimo, de acuerdo con los datos del segundo trimestre del ao, la recesin parece alejarse de la Eurozona, debido principalmente a la mejora en el consumo de Francia y Alemania. Hollande se ha negado a aplicar las polticas de ajuste, y Merkel, ante la inminencia de las elecciones, no solo no ha querido enfrentarse a Francia sino que ella misma ha abierto el grifo de las prebendas, aprobando la pasada primavera un plan B de estmulos: cheque beb, rebaja en el copago sanitario, etc.

Alguien de verdad se cree que la situacin en la Eurozona ha cambiado? Tras las elecciones alemanas volvern a aparecer sin duda todos los problemas y las lacras anteriores, empezando por los propios protagonistas, que continan anclados en sus dogmas. Olli Rehn ha interpretado que estos brotes verdes son el fruto de la poltica de disciplina fiscal, cuando la realidad es justo la contraria, ya que ha sido la relajacin en esta estrategia la que est permitiendo esa atmsfera de cierto respiro. Lo mismo le pasa a Rajoy cuando se empea en atribuir a la reforma laboral los escasos datos positivos, a pesar de que lo cierto es que esta ha venido a agravar la situacin de desempleo y a deprimir an ms la demanda interna. Y no resulta arriesgado apostar a que la canciller alemana, una vez pasados los comicios, volver a las andadas.

El nico contrapunto en este escenario azul pastel ha sido el que ha puesto el Bundesbank afirmando que Grecia necesitar un nuevo rescate, lo que fue desmentido inmediatamente por Merkel, aunque pocos das despus su ministro de Finanzas haya tenido que reconocerlo en un mitin electoral, eso s, negando toda posibilidad de quita. Ahora bien, por mucho que la canciller no lo quiera or, es evidente que va a ser preciso el rescate, y quiz no solo para Grecia sino tambin para Portugal. Es ms, todo apunta a que Grecia a corto plazo se enfrentar a una nueva quita de su deuda, y en esta ocasin no solo la sufrirn los acreedores privados sino tambin los pblicos, es decir, los pases que han participado en el anterior rescate. Qu pasar entonces? Estar Alemania dispuesta a soportarlo? Podrn otros pases como Italia o Espaa resistirlo cuando sus tasas actuales de deuda estn en lmites difcilmente superables (130% y 90%, respectivamente) y sus economas padecen un sinfn de problemas? Alemania ha logrado transmitir a la opinin pblica europea la idea de que es el nico pas pagano de la Eurozona. Pero no es verdad. Si contribuye con una suma mayor a los rescates es tan solo porque su economa es ms grande, pero consideradas en porcentaje las participaciones de Italia o de Espaa son similares. Se da la paradoja de que Espaa habr aportado a los rescates de otros pases una cantidad similar a la recibida de Europa por la banca espaola.

Esta temporada de calma ficticia y los escasos datos positivos no nos pueden hacer olvidar que la tercera, cuarta y quinta economas de la Eurozona (Italia, Espaa y Holanda) continan hundidas en la recesin, que la cifra de desempleo es altsima en toda Europa (especialmente en Grecia y en Espaa), sin que haya visos de que pueda reducirse a corto plazo. Los bancos siguen ahogados por los activos txicos, de modo que el crdito no llega ni a las empresas ni a los particulares. Alemania mantendr su poltica deflacionista basando su crecimiento exclusivamente en las exportaciones y sin reanimar su demanda interna, con lo que perjudicar al resto de pases, y el BCE, bajo la presin de Alemania, mantendr un tipo de euro sobrevalorado, que daara gravemente la competitividad de los pases del sur a los que de poco les habr valido la reduccin realizada de los salarios. En fin, que subsistirn tanto el experimento de unin monetaria entre pases muy dispares con intereses muy divergentes como el intento de uno de ellos, el mayor, de imponer sus conveniencias al resto.

Afirmar, tal como hace Javier Solana, que ha quedado atrs una catstrofe -por catstrofe entiende la desaparicin del euro o la ruptura de la Eurozona- es puro voluntarismo, el mismo que nos ha llevado a la ratonera actual. Puede que todo vaya despacio, pero honestamente nadie pensaba que Europa poda llegar tan lejos, contina declarando el exjefe de la OTAN. Tan lejos, sin duda, pero en qu direccin? Tan abajo, dira yo.

http://www.attac.es/2013/08/25/tan-solo-debajo-de-la-alfombra/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter