Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-09-2013

A propsito de elecciones y el destino nacional

Rolando Lpez del Amo
Cubano 1er Plano


La iglesia catlica cubana tiene una publicacin peridica nombrada Espacio Laical. A mis manos lleg un nmero de esa revista de finales del ao 2012.

La pgina editorial publica uno titulado Cuba: la eleccin presidencial y el destino de la nacin. En l se hace referencia a nuestras ltimas elecciones generales para elegir a los delegados a los rganos del poder popular en las provincias y a los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Al describir cmo funciona el sistema poltico cubano hay una imprecisin fundamental en lo que respecta a las elecciones municipales. El editorial dice: Este proceso tiene dos momentos. El primero se realiz en octubre y estuvo relacionado con la designacin de los delegados a las asambleas municipales El editorialista utiliza el vocablo designacin en vez de eleccin, que es el que corresponde utilizar. Recordemos brevemente cmo funciona este proceso. Estas elecciones se hacen sin la participacin de partidos polticos. Son los vecinos, reunidos en asamblea, los que proponen a los candidatos a ser electos delegados a nivel municipal por su circunscripcin. Pueden participar hasta ocho candidatos propuestos por la poblacin residente en la circunscripcin electoral. Las biografas y fotos de estos candidatos se exponen en lugares pblicos. El da de la eleccin, esta se hace mediante voto directo y secreto y resulta electo el que obtenga ms votos. Otro detalle es que el conteo de los votos tiene carcter pblico y se realiza en el mismo centro de votacin una vez que esta ha terminado. Proceso electoral ms popular, democrtico y transparente no existe. Ese es un mrito incuestionable del sistema cubano.

Es cierto que de ese nivel en adelante ya no son los electores de base los que eligen al presidente de la Asamblea Municipal. Son los delegados electos en la base los que eligen a la Direccin del rgano municipal. Personalmente, creo que seria preferible que el mximo dirigente del municipio fuera electo como el delegado de base, con el voto directo de los electores de base y que se propusiera ms de un candidato. Esto hara que el mximo dirigente municipal se sintiera con un respaldo popular ms evidente y con un mayor compromiso ante la poblacin.

Para los rganos del poder popular a nivel provincial y nacional se sigue otro procedimiento. Ah entran en accin las comisiones de candidaturas integradas por representantes de nuestras principales organizaciones de masas (sindicales, campesinas, femeninas, juveniles y estudiantiles, vecinales) que proponen los candidatos a las Asambleas Municipales y de ah salen las propuestas a delegados y diputados que son presentadas a las elecciones generales. Hasta el momento, en esos dos niveles, no se ha seguido la prctica de las elecciones municipales de presentar varios candidatos para una plaza. El elector tiene la opcin de votar por todos los propuestos, alguno de ellos o ninguno. Confieso que preferira que la prctica a nivel de municipios se extendiera y hubiera ms candidatos que compitan entre s. Las organizaciones de masas, en la preparacin de las candidaturas, podran hacer un trabajo mayor, recogiendo propuestas de candidatos desde la base.

Pero el editorial apunta, en particular, hacia la eleccin del Presidente de la Repblica que, en nuestro caso es, simultneamente, el Presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros. Yo sera partidario de separar ambas funciones, la de Jefe de Estado y la de Jefe de Gobierno. El Jefe de Estado al frente de la Defensa y las Relaciones Exteriores. y el de Gobierno o Primer Ministro, a cargo de los asuntos internos. Al comienzo de la revolucin existan los dos cargos separados y result bien.

Arguye el autor del editorial que comentamos, que al final del actual mandato presidencial cesar en el gobierbo la Direccin histrica de la revolucin y que habra que buscar un consenso nacional, del que participen tambin los cubanos emigrados, y que cambie el actual sistema establecido, o sea, que no sea el parlamento el que elija al Consejo de Estado y a su Presidente y Vices, sino que se haga una votacin directa para tales cargos. Propone el editorialista que el prximo presidente sea escogido entre varias propuestas que incluyan a personas que posean una visin poltico-ideolgica diferente Y aade: Lo anterior es indispensable para asegurar la estabilidad futura de la nacin. Sin embargo, reconocemos que resulta un desafo inmenso Esto significa modificar sustancialmente la actual Constitucin que aprob en referendo la inmensa mayora del pueblo cubano. El editorialista asegura que si el Partido Comunista de Cuba no decide estos cambios la realidad lo obligar a modernizarse so pena de daar an m� caso de que un candidato tenga, a nivel del pas, mayora de votos y no de electores y no salga electo. Eso sin contar que se hacen fraudes electorales, como el de la Florida que le dio la victoria a Bush hijo y que antes, en el siglo XIX, le arrebat la victoria al candidato demcrata Tilden.

Hablamos aqu de naciones y no de instituciones, como la Iglesia Catlica, que elige a su Sumo Pontfice en un cnclave secreto de cardenales, lite designada y no electa, con procedimientos ajenos a la feligresa catlica y a sus propios sacerdotes de distinto rango.

Todo lo que pueda hacerse para mejorar nuestro sistema debe hacerse sin que pierda su esencia original de representar al pueblo trabajador. Y por ah hay mucha tela por donde cortar. Ese es el sentido de los lineamientos econmicos y sociales y el planteamiento de lograr un socialismo prspero y sostenible como base de nuestra sociedad. Los cambios en la base econmica traen aparejados cambios en la superestructura poltica. Los cambios ya estn en marcha y los vamos decidiendo entre todos los que vivimos en este pas. Los que aqu vivimos y trabajamos estamos en condiciones de ver lo que funciona bien y lo que no y proponer y exigir y actuar contra lo mal hecho. Para ello contamos con los delegados de circunscripcin, con los sindicatos, las organizaciones de jvenes y estudiantes, de mujeres y de vecinos, adems de las organizaciones de profesionales y otras que conforman nuestra sociedad civil, para usar el gustado trmino. Los que nacidos en Cuba optaron por emigrar de manera permanente, ahora son parte de otras sociedades, de otros Estados, con las realidades polticas y econmicas que les son propias y en las que viven. Si regresan a Cuba, bienvenidos. Su reinsercin les permitira participar directamente en la obra. Pero corresponde a los que viven en casa el decidir qu hacer con ella. Opiniones, vengan todas las que se quieran, pero las decisiones han de ser de los que estn en el terreno, para utilizar un trmino deportivo.

La nuestra no se limita a ser una democracia representativa, que lo es, sino, adems, participativa. Un ejemplo del funcionamiento de nuestra democracia participativa y no formal es, ahora mismo, la dicerdote jesuita y su hermana mantena clases de catecismo en su casa, por el Partido Ortodoxo. Ninguno fue electo. Ah decidan las maquinarias electorales de sargentos polticos, compra de votos, robo de urnas, puro gangsterismo. Era lo habitual. Se llegaba al poder poltico, en la mayora de los casos, para robar y servir a poderosos intereses que retribuan esos servicios.

Todo el que vivi aquel tiempo no desea que regrese.

Entonces, de qu democracia se nos habla?

Sera, por ejemplo, la del reino de Espaa, que tiene como Jefe de Estado al Rey, a quien nadie elige y el reinado se transmite por herencia? En el caso de Espaa, donde existi la Repblica hasta que fue derrotada en la guerra civil por el partido falangista del Caudillo Francisco Franco, con el apoyo del nazi Adolfo Hitler y el fascista Benito Mussolini, el actual rey Juan Carlos fue entronizado por el propio Franco para que lo sucediera. Conoc en Francia, por cierto, a otro miembro de la familia real que, desde el exilio, le disputa el reino a su pariente. El Presidente del Gobierno tampoco es electo por voto directo. Es un sistema parlamentario en el que el partido que obtenga ms representantes electos y tenga, por tanto, la mayora de los escaos, elige a su lder como Jefe de Gobierno.

En el Reino Unido de la Gran Bretaa, la reina Isabel es la Jefa de Estado desde finales de la Segunda Guerra Mundial cuando sucedi a su padre el rey. El Jefe de Gobierno es el lder del partido que obtiene la mayora de escaos en la Cmara de los Comunes, el Parlamento. Nadie lo elige directamente. Tiene el reino otra Cmara, la de los lores (seores) que son designados por el o la monarca.

En el Reino Unido, dos partidos polticos contienden en las elecciones: Conservadores y Laboristas. En Espaa es casi lo mismo, dos partidos mayoritarios, el llamado Popular y el llamado Socialista Obrero. Todos, en ambos pases, responden a los intereses de la burguesa.

Una democracia ms cercana geogrficamente es la de los Estados Unidos de Norteamrica, con dos partidos que histricamente se alternan en el poder desde el siglo XIX, el Republicano y el Demcrata, dos caras de la misma moneda. Nuestro Jos Mart los describi, junto con el sistema electoral norteamericano, de una manera clarsima en sus escenas norteamericanas que enviaba regularmente al diario argentino La Nacin. Mart explic como los cargos de senadores y representantes se compraban y unos y otros servan a los monopolios dueos del pas. De entonces a ac la esencia no ha cambiado. De otra parte, el sistema electoral para la presidencia de los EEUU es muy peculiar. Cada Estado tiene un nmero de electores, mayor o menor, y el que saque ms votos en ese Estado, se gana los votos de todos los electores. Lo que decide, finalmente, no es el voto del ciudadano, sino del elector. Puede darse el caso de que un candidato tenga, a nivel del pas, mayora de votos y no de electores y no salga electo. Eso sin contar que se hacen fraudes electorales, como el de la Florida que le dio la victoria a Bush hijo y que antes, en el siglo XIX, le arrebat la victoria al candidato demcrata Tilden.

Hablamos aqu de naciones y no de instituciones, como la Iglesia Catlica, que elige a su Sumo Pontfice en un cnclave secreto de cardenales, lite derado, en cuarenta aos, de los destrozos de la agresin yanqui que descarg sobre el pas una cantidad de explosivos mayor que toda la utilizada durante la Segunda Guerra Mundial. Vietnam es hoy el segundo exportador mundial de arroz y de caf y el primero de pimienta, por solo mencionar tres rubros agrcolas. Y redujo la pobreza en que la dej la larga guerra de treinta aos por la independencia, de un 70% a menos de un 10%. Y su economa sigue creciendo a un ritmo superior al 5% anual.

En nuestra Amrica, los sueos de Bolvar y Mart comienzan a materializarse con los pases del ALBA como vanguardia solidaria que busca la mayor justicia posible, un mundo mejor con todos y para todos. Ese es nuestro mundo, el del exitoso socialismo del siglo XXI.

El arte de la poltica no est en copiar, sino en crear de acuerdo con las condiciones del pas. Puede acaso tratarse de la situacin de Cuba sin tener en cuenta la poltica hostil del vecino poderoso, la mayor potencia militar y econmica del mundo, que se empea en no reconocernos en lo que somos y nos hostiga con el bloqueo financiero, econmico y comercial ms largo de la historia, que sanciona a terceros pases por tener relaciones normales con Cuba, y que no ha renunciado a los planes de derrocar al rgimen escogido soberanamente por el pueblo cubano? No suean acaso con recuperar su dominacin perdida en nuestro pas? Eso es lo que no debe olvidarse nunca. Ni tampoco a los neoanexionistas que tratan de socavar nuestra existencia como nacin.

En materia poltica y electoral creo que podramos parafrasear a Fidel en sus palabras a los intelectuales en nuestra Biblioteca Nacional hace ya algo ms de medio siglo: Dentro de la revolucscusin a lo largo y ancho del pas, del proyecto del nuevo cdigo laboral, prctica utilizada anteriormente para otras leyes importantes y hasta para los contenidos del propio congreso del Partido Comunista de Cuba, como Partido de la nacin que es.

Ahora, quizs como en ningn momento anterior, estamos enfrascados en la mayor obra de rectificacin de errores y de trabajo racionalizador para que la independencia nacional y la justicia social conquistadas a tan alto precio, y que tantos beneficios ha aportado a nuestro pueblo, en particular a los que eran de un origen ms humilde (la mayora), no slo se mantengan, sino traigan mayores y mejores frutos para todos.

En un mundo predominantemente capitalista que vive una profunda crisis sistmica que a todos afecta no hay que dejarse engaar por los cantos de sirena reiterados por los enormes medios de propaganda de que disponen los grandes explotadores de la humanidad, el famoso 1% que controla a las legiones del 99% cada vez ms indignado. Basta ver lo que pasa hoy en Europa o en el mundo islmico invadido o asediado por los imperialistas: Afganistn, Irak, Libia, Egipto, Siria, Palestina, Lbano, para conocer las consecuencias del dominio del capital internacional. Qu doloroso resultado el de la intervencin fornea en esos pases con el pretexto de llevarles la libertad y la democracia!

De otra parte, los ejemplos de China y Vietnam, con sus partidos comunistas al frente, hablan de logros impresionantes en el desarrollo econmico, social y poltico de esos pueblos. China es ya la segunda economa mundial y se predice que ser la primera dentro de un decenio. Sus mercancas y sus turistas circulan por todo el mundo. Vietnam se ha recuperado, en cuarenta aos, de los destrozos de la agresin yanqui que descarg sobre el pas una cantidad de explosivos mayor que toda la utilizada durante la Segunda Guerra Mundial. Vietnam es hoy el segundo exportador mundial de arroz y de caf y el primero de pimienta, por solo mencionar tres rubros agrcolas. Y redujo la pobreza en que la dej la larga guerra de treinta aos por la independencia, de un 70% a menos de un 10%. Y su economa sigue creciendo a un ritmo superior al 5% anual.

En nuestra Amrica, los sueos de Bolvar y Mart comienzan a materializarse con los pases del ALBA como vanguardia solidaria que busca la mayor justicia posible, un mundo mejor con todos y para todos. Ese es nuestro mundo, el del exitoso socialismo del siglo XXI.

El arte de la poltica no est en copiar, sino en crear de acuerdo con las condiciones del pas. Puede acaso tratarse de la situacin de Cuba sin tener en cuenta la poltica hostil del vecino poderoso, la mayor potencia militar y econmica del mundo, que se empea en no reconocernos en lo que somos y nos hostiga con el bloqueo financiero, econmico y comercial ms largo de la historia, que sanciona a terceros pases por tener relaciones normales con Cuba, y que no ha renunciado a los planes de derrocar al rgimen escogido soberanamente por el pueblo cubano? No suean acaso con recuperar su dominacin perdida en nuestro pas? Eso es lo que no debe olvidarse nunca. Ni tampoco a los neoanexionistas que tratan de socavar nuestra existencia como nacin.

En materia poltica y electoral creo que podramos parafrasear a Fidel en sus palabras a los intelectuales en nuestra Biblioteca Nacional hace ya algo ms de medio siglo: Dentro de la revolucin, todo. Contra la revolucin, nada.

Debemos abandonar nuestro sistema parlamentario?

El debate es necesario y no la falsa unanimidad, pero con una sola alma y un solo corazn. Lo que no debe confundirnos es que la democracia no se limita a una eleccin peridica cada cierto nmero de aos, sino la participacin efectiva del pueblo, cotidianamente, en el control de los destinos del pas, en que el gobierno sea un real representante del pueblo trabajador, de los intereses de las grandes mayoras y no del 1% que, lamentablemente, sigue detentando el poder en el mundo del capital.

Fuente: http://www.cubano1erplano.com/2013/09/a-proposito-de-elecciones-y-el-destino.html#more



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter