Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-09-2013

Egipto

Jon Odriozola
Gara


Respecto del melting pot que es Egipto, ni siquiera el apotegma leninista que aconseja el anlisis concreto de la situacin concreta, base de la ciencia marxista, apenas arroja luz en este avispero.

De todos modos, ya me apresuro a decir que los Hermanos Musulmanes (HM) no son, para m al menos, precisamente elementos peligrosamente revolucionarios sino, al contrario, ferozmente contrarrevolucionarios. Y ello histricamente y desde su nacimiento en 1928, siendo utilizados por el colonialismo britnico lo mismo contra el nacionalismo laico rabe de Nasser que contra el comunismo.

La llamada primavera rabe que derrib a Mubarak a finales de 2011 no fue una revolucin. A lo ms, una mutacin. Si no, los HM habran conspirado contra ella como hicieron contra Nasser cuando derroc -junto a otros jvenes oficiales- al monarca Faruk en 1952. Ni siquiera estuvieron en la Plaza Tahrir. Sin embargo, el golpe de estado de al-Sissi contra Morsi no le convierte al primero en contrarrevolucionario ni al segundo, qu sarcasmo, en revolucionario. Ni al revs: melting pot, una bahorrina.

No se dice que el Ejrcito egipcio es de conscripcin, o sea, popular en cierto modo, incluso bajo Franco, y no mercenario y/o profesional como el actual espaol o, por ejemplo, el de Arabia Saud y no, otro ejemplo, el de Siria. La cosa cambia mucho.

En Egipto siempre ha mandado un partido militar organizado. Y aqu vienen los inevitables paralelismos que suscita la siniestra palabra militar. Tal pareciera -as se pinta desde cierta izquierda, tambin en este medio- que los HM son una especie de sufridos subversivos -represaliados, s, pero no se dice nada de las escabechinas que han protagonizado estos fanticos- enfrentados a los milicos fascistas egipcios. Esto es tan falso como la legitimidad de la prrica victoria electoral de 2012 con una abstencin de casi el 70%. Una cofrada que viene a ser, en palabras de Thierry Meissan, una especie de democracia cristiana como la italiana en la posguerra, es decir, un invento sufragado por los imperialistas para frenar los furores revolucionarios a la sazn o hic et nunc. Lo dice bien Iaki Urrestarazu en estas pginas: los HM representan a sectores de la burguesa, estn ntimamente ligados al orden capitalista, a la propiedad privada, al capital internacional. Son enemigos de las huelgas y son homologables a las derechas europeas ms reaccionarias.

El ejrcito egipcio dio un golpe de estado y no lo dio. Morsi, que tiene la nacionalidad norteamericana, por cierto, quiso imponer la sharia. El pueblo egipcio, con o sin elecciones, se manifest masivamente en contra de las medidas de Morsi, econmicas y polticas (privatizar el Canal de Suez, llamar contra Siria, etc.). Es entonces que el Ejrcito da el golpe. Y no antes. No vale decir que en Espaa no hay democracia y en Egipto s y la interrumpieron los militares. Es mentira. La disyuntiva no era entre una democracia y un golpe de estado, sino entre un golpe de estado y la guerra civil a la que conduca la Hermandad.

La cuestin es saber quin tiene la ltima palabra en este juego a tantas bandas donde el imperialismo yanqui pone huevos en varias cestas.

Fuente original: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130903/420490/es/Egipto



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter