Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Intervencin en Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-09-2013

Voces sirias que se atreven a hablar de Siria

Bill Weinberg
WW4 Report

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


Desde que en Siria comenz la guerra hace ms de dos aos, hemos estado buscando las voces de la resistencia civil que dentro del pas defienden un futuro democrtico y laico para su pueblo. Aunque marginadas por actores armados totalmente inflexibles que han llegado a dominar el escenario, esa resistencia civil contina existiendo en la Siria arrasada por la guerra de estos ltimos meses. Pero las voces antibelicistas que se alzan ahora en EEUU han demostrado ser muy pocos conscientes de esas voces progresistas sirias, hasta el punto de ni siquiera molestarse en saber si existen y mucho menos en conocer sus perspectivas acerca de la inminente intervencin militar o su oposicin a la misma. Hoy quiero ofrecerles tres artculos aparecidos en Internet dirigidos a los comentaristas occidentales antibelicistas, dos son de palestinos con vnculos familiares en Siria, el tercero es de un sirio. Contienen duras declaraciones:

En The Human Province, un bloguero que se identifica slo como Sean y que al parecer escribe desde Beirut, ofrece una Carta abierta sobre Siria a los narcisistas occidentales. Sean dice que tena una extensa familia en el campo de refugiados palestinos en Yarmuk, cerca de Damasco, que se han visto obligados a escapar al Lbano convirtindose en refugiados por segunda vez

El conflicto actual en Siria no slo me interesa por su aspecto terico, sino tambin por motivos personales. A este ltimo inters se debe en parte que yo tenga tan poca paciencia con algunas de las retricas que contemplo desde hace bastante tiempo en los crculos izquierdistas occidentales, donde este conflicto no parece ser sino un linchamiento retrico a fin de acumular puntos ideolgicos. Esto se refleja muy bien en la difusin de un artculo de Robert Fisk, quien se pregunta: Sabe Obama que est luchando al lado de Al-Qaida? Esta superficial y simplista opinin nos asegura que si EEUU ataca Siria, EEUU se habr situado entonces del mismo lado de Al-Qaida. Es la otra cara de la retrica que resultaba tan obvia en la fase anterior a la guerra contra Iraq, que equiparaba o confunda cualquier oposicin a una guerra estpida con el apoyo a Saddam Hussein. Bien, se van dando cuenta? Hay montones de opiniones perfectamente cualificadas que podran situarle a Vd. en el mismo lado que Al-Qaida. Por citar slo una: si Vd. est en contra de los ataques con aviones no tripulados contra Yemen, Pakistn y Somalia, como es mi caso, entonces, segn esa lgica, Vd. se encuentra tambin en el mismo lado que Al-Qaida.

Esa es la caricatura del izquierdismo que funciona a golpe de vsceras, donde todo gira siempre y en todas partes alrededor de EEUU. El narcisismo de tal postura puede llegar a aturdir la mente. En una posicin ideolgica as no basta con ser crticos de las acciones y motivaciones de EEUU, como deberamos ser, es adems necesario que repitamos como papagayos los convencionalismos de los enemigos de Washington. (El mismo fenmeno puede verse en determinados crculos islamfobos y de derechas.) En funcin de esta narrativa, la militarizacin del levantamiento en Siria no fue sino un plan estadounidense, no una reaccin previsible ante una represin salvajemente violenta de un movimiento de oposicin mayoritariamente pacfico llevada a cabo por las fuerzas de seguridad del rgimen baasista. Todo este conflicto no es, contina tal argumento, sino una creacin de Washington, y quiz tambin de Riad, y la oposicin siria est compuesta tan slo de islamistas sectarios sedientos de sangre considerados por lo general como herramientas de estadistas maliciosos. Tal narrativa, por supuesto, niega la potestad de actuar de los sirios, considerndoles como una especie de marionetas sin vida en espera del tirn de la mano imperialista estadounidense.

Esta es la razn por la que las discusiones sobre Siria por estos lares no suelen ser discusiones sobre Siria. Son realmente discusiones sobre el capitalismo estadounidense o sobre el imperialismo estadounidense; elijan lo que ms les guste. Por tanto, permtanme que sea muy claro: si su opinin acerca de Siria es realmente una opinin sobre Estados Unidos, no tengo el menor inters en escucharla y podra afirmar, con toda seguridad, que la mayora de los sirios (o al menos todos los que yo conozco) que se enfrentan con la artillera del rgimen tampoco

Para que no se les ocurra acusarme de cmplice de la intervencin estadounidense, permtanme aclarar algunas cosas ms. Adems de poner en peligro las vidas de mi familia, los propuestos ataques punitivos, que parecen ser casi inevitables, no van a mejorar nada sobre el terreno y s pueden empeorarlo todo, por eso estoy en contra de ellos. Mi opinin sobre las intervenciones estadounidenses en general, y en este conflicto en particular, es que no se puede confiar en que EEUU acte ms que siguiendo sus intereses y, para empezar, se tiene a menudo una comprensin lamentablemente miope de esos intereses. As pues, no, a Washington no le importan realmente nada todos esos nios asesinados la pasada semana en un ataque de armas qumicas, al igual que no le preocuparon los iranes o los kurdos asesinados en otros episodios anteriores. Por consiguiente, mi sensacin es que a la despiadada y despiadadamente miope realpolitik de Washington, lo que ms le gustara es dejar que sus enemigos lucharan indefinidamente en Siria hasta reducir el pas a cenizas, como estn haciendo.

Pero, por favor, no digan que el conflicto en Siria tiene que ver con la oposicin a Estados Unidos. Tiene que ver con Siria (*) y lo que podra realmente ayudar a los sirios, ya saben, la gente que existe realmente y que muere por decenas de miles en esta guerra brutal, es que se mostraran solidarios con ellos, pero si no se sienten capaces, entonces hganme un favor y cllense la boca.

Tomamos tambin nota de la vergonzosa traicin de Robert Fisk a la oposicin siria. Otro comentarista palestino, Talal Alyan, escribe un artculo titulado Siria no es una novia desechable en el Huffington Post:

Tuvo que aparecer la posibilidad de una respuesta occidental a la masacre con armas qumicas para que Siria volviera a llamar la atencin de los medios. Y cuando las puertas se abrieron, pareca como si todo el mundo hubiera desempolvado su viejo eslogan de la guerra de Iraq y lo hubiera reciclado para Siria.

Manos Fuera de Siria es el mantra. Pero uno no puede sino preguntarse dnde estaban esas voces cuando las huellas de la intervencin rusa, iran o de Hizbollah plagaron de cicatrices el paisaje sirio protegiendo a la dinasta Asad de amenazas diplomticas o militares. Si lo que les preocupa es la vida de los inocentes sirios, dnde estaban esas voces y sus cmodos eslganes cuando esa dinasta arroj al exilio a ms de un milln de nios sirios, robndoles la familia, la infancia y la dignidad?

La repentina avalancha activada en el discurso sobre Siria ha revelado algunos aspectos desagradables del movimiento antiintervencionista; ha demostrado una vez ms su tendencia a dictar a los pueblos de otros pases qu es lo que ms les conviene, como si los sirios no estuvieran familiarizados con la coreografa geopoltica o carecieran de inteligencia para comprenderla. Esos mismos grupos protestan todo el tiempo contra sus propios gobiernos por hacer lo mismo.

Tambin ha quedado claro lo poco que muchos de esos grupos conocen sobre Siria.

A esta oposicin no le interesa crear una democracia, se declara en un artculo del equipo del Green Shadow Cabinete, un grupo dirigido por Jill Stein y Cheri Honkala, los candidatos presidenciales del Partido Verde [EEUU] en las ltimas elecciones.

No, sta no es la posicin de las personas que se oponen a la intervencin porque se preocupan por los sirios, son las perspectivas de quienes no pueden captar un conflicto cuando ste queda fuera de su confortable visin del mundo de todo lo que Occidente apoye es malo. Es un comentario banal afirmar que las intenciones y motivaciones occidentales podran estar impulsadas por el egosmo. Sin embargo, es un pensamiento secundario para quienes se enfrentan a la brutalidad del rgimen de Asad. Cuando te enfrentas a una masacre, tu primera consideracin es la supervivencia, no lo que tu supervivencia podra implicar respecto a las intenciones de Occidente. Pero es este esencial elemento el que parece estar ausente de muchas de las conversaciones.

Y, por ltimo, el sirio Racan Alhoch, del blog Racanarchy, ofrece un artculo con el muy irnico ttulo de El caso de las Manos Fuera de Siria:

No es ninguna sorpresa para m que los defensores de Manos Fuera de Siria hayan mantenido sus manos fuera de Siria desde hace ya casi tres aos. Mientras los destituidos y oprimidos ciudadanos de Siria que tomaban las calles pacficamente pidiendo el cambio eran liquidados con ametralladoras, Vds. mantuvieron sus manos fuera de Siria. Cuando los destituidos comprendieron que nadie dara un paso para protegerles porque no contaban con el favor de nadie, cogieron pequeas armas para defenderse y Vds. mantuvieron sus manos fuera de Siria. Cuando Asad empez con las campaas de bombardeos areos y ataques de artillera contra los civiles de Homs y salieron a la luz por todas partes fotos de mujeres y nios masacrados, Vds. mantuvieron sus manos fuera de Siria. Despus de que los escuadrones de la muerte de Asad entraran en los indefensos pueblos de civiles de Banias pasando a cuchillo a ms de mil seres humanos, Vds. mantuvieron sus manos fuera de Siria.

Asimismo, y como era de esperar, la nica vez que Vds. pusieron sus manos empapadas de sangre sobre Siria es cuando apareca algn video espordico difamando al pueblo doliente Entiendo su postura, de verdad que la entiendo. Vds. viven dentro de una burbuja donde todo parece tener sentido. Asad tiene a su gente de las relaciones pblicas trabajando incansablemente y, por tanto, es un soldado contra la tirana, contra la opresin, contra el capitalismo, contra Occidente y contra Israel. Me imagino que una vez que uno se ha acostumbrado a una vida de simpln, supone una difcil transicin convertirse en un ser humano pensante. Los seres humanos pensantes comprenden que ese paradigma del campo de Manos Fuera de Siria no ha conseguido liberar ni un centmetro de la cada vez ms reducida Palestina. Tampoco han logrado xito alguno a la hora de parar las guerras en Afganistn o en Iraq. Por tanto, se me ocurre plantear la pregunta: para qu son Vds. buenos realmente?

Todos los temores que podran albergar contra una intervencin militar en Siria se han materializado ya hace mucho tiempo. Ciudades enteras han quedado arrasadas, hombres, mujeres y nios han sido brutalmente mutilados, torturados, violados y asesinados. Qu tienen ya que perder los sirios en estos momentos? Unos cuantos edificios ms arrasados? Unas cuantas vidas ms perdidas? O acaso es Occidente, al que tanto odian, el punto conflictivo de vuestras dbiles mentes?

Una vez ms, mientras Rusia, China, Hizbollah, Liwa Abu Fadhl al Abbas y diversas milicias sectarias de todas las partes del mundo han estado ayudando a Asad a masacrar a los destituidos de Siria, Vds. mantenan sus manos fuera de Siria. Hganle un favor a los sirios y mantengan sus manos fuera de nuestra revolucin. Regresen a sus casas y a sus vidas privilegiadas lejos de la carnicera y sigan navegando por sus foros conspirativos. La revolucin sigue su marcha y aunque el mismo diablo se levantara de las profundidades del infierno para ayudarnos sera acogido con los brazos abiertos, porque no nos han dejado otra opcin.

Si nos hubieran escuchado hace un ao, hace dos aos, los progresistas de Occidente podran haberse ahorrado esta merecida reprimenda. Siguen todava ah?

* * *

N. de la T.:

(*) Por su inters, se adjunta la traduccin del artculo referido:

Lo que deberan y no deberan hacer los progresistas que tanto discuten sobre Siria

(Ramah Kudaimi, en: http://mondoweiss.net/2013/08/dos-and-donts-for-progressives-discussing-syria.html )

Con Siria atrayendo de nuevo la atencin de los medios debido al horrendo ataque con armas qumicas de la pasada semana que mat a cientos de seres y a las amenazas estadounidenses de atacar militarmente, expongo a continuacin lo que, bajo mi punto de vista, las organizaciones/activistas antibelicistas radical/progresistas de EEUU deberan y no deberan hacer mientras Vds. piensan en la respuesta adecuada:

  1. No digan ni insinen en modo alguno que ambas partes estn equivocadas y que no est claro a quin apoyar en caso de que intervengamos militarmente. Esto es un insulto para todos los sirios que han salido y continan saliendo a las calles y protestan tanto contra el rgimen como contra esas fuerzas que estn pensando en utilizar este tiempo de guerra para afirmar su propio poder sobre otros. La cantidad de grupos progresistas que en EEUU se suben al vagn de ambas partes son malas para no tomar partido son una vergenza. Hay un milln de nios que se han convertido en refugiados y eso es culpa del rgimen. Es el rgimen el que bombardea ciudades con aviones; es el rgimen el que lleva gobernando el pas durante dcadas mediante la fuerza bruta. Cualquier declaracin que no reconozca esto es de nuevo un insulto para los que tanto han sacrificado.
  2. No mezclen Iraq y Siria. Igual de ridculos son quienes consideran Kosovo como ejemplo de intervencin militar a apoyar en Siria, como terriblemente pattico que tantos progresistas e izquierdistas estn slo obsesionados con las supuestamente falsas afirmaciones de ataques con armas qumicas. Hay 100.000 sirios muertos, la mayora asesinados por armas convencionales. Y hay mil y una excusas que EEUU puede alegar para intervenir sin necesitar en absoluto simular ataques con armas qumicas. Al-Qaida combati a EEUU durante una dcada en Iraq y ni una sola vez despleg esas armas. Y de repente, se han puesto a utilizarlas en Siria? Y si los rebeldes tenan esas armas, por qu el rgimen no ha cado an?
  3. No se obsesionen con Al-Qaida, los islamistas extremistas, los yihadistas, etc. Ya que los progresistas del 11/S han rehuido acertadamente del uso de todas esas etiquetas en lo que se refiere a la Guerra contra el Terror de EEUU, no vamos nosotros ahora a utilizarlas a placer en lo que se refiere a Siria. La abrumadora mayora de sirios, tanto los que han tomado las armas como los que continan resistiendo por medios no violentos, no tienen nada que ver con los grupos extremistas y estn levantndose contra todas las fuerzas que estn destruyendo su pas, ya sea el rgimen o los supuestos grupos de la oposicin. Es tambin importante comprender que el Ejrcito Sirio Libre no es un ejrcito dotado de un mando central con rdenes que llegan desde lo alto. Es un grupo de afiliados libremente que proceden de diferentes batallones y cualquiera puede afirmar que forma parte de l.
  4. Denuncien todos los fallos de EEUU hacia Siria y el hecho de que dejar caer bombas sobre el pas no es precisamente lo que el pas necesita. Personalmente no creo que EEUU vaya a involucrarse militarmente. Les prometieron armas a los rebeldes y an estn por llegar. EEUU no va a implicarse en absoluto porque, como ha indicado el general Martin Dempsey en un artculo de opinin publicado en el New York Times, favorece ms a los intereses estadounidenses que los sirios se maten unos a otros. Creo que es bueno asumir la posicin de que EEUU no debe lanzarse a una intervencin militar. Pero no en la onda de Manos Fuera de Siria postulando que se trata de una conspiracin estadounidense. No se pongan a discutir que EEUU no tiene derecho a alinearse en una guerra civil. No digan que el dinero es para casa porque necesitamos ms ayuda humanitaria. Presntenlo como algo que va a conseguir poner fin a tanto sufrimiento de los sirios.
  5. Denuncien la hipocresa estadounidense cuando juzga a Rusia por enviar armas al rgimen. Precisamente la semana pasada se supo que EEUU est enviando bombas de racimo a los saudes por valor de 640 millones de dlares. Las armas continan fluyendo hacia Egipto, Bahrein e Israel a pesar de sus masivas violaciones de los derechos humanos. Exijan el fin de todas las ventas de armamento a todos los regmenes de la regin.
  6. No permitan que sus legtimas preocupaciones respecto al imperialismo estadounidense, Israel, Arabia Saud, etc. le hagan mirar las fotos y videos de los nios muertos pensando que son conspiraciones. Bashar es un dictador autoritario y su record de resistencia es un poco exiguo. Slo tienen que recordar que colabor con EEUU en la historia de las entregas extraordinarias de la CIA. Slo porque la CIA est entrenando a unos cuantos combatientes en Jordania o en algn peridico israel aparezca citado algn lder rebelde annimo no significa que ste no sea un legtimo levantamiento del pueblo sirio contra un rgimen brutal.
  7. Pongan de relieve la valenta del pueblo sirio que toma las calles para protestar contra el rgimen sirio, contra los extremistas y contra todos los que intentan destruir su lucha por la libertad y la dignidad. Como ocurre en todas partes, la cobertura de la violencia triunfa sobre la cobertura de la continuada resistencia no violenta.
  8. Inste encarecidamente a la gente a donar ayuda humanitaria. Entre los muertos, los encarcelados, los desplazados internamente y los refugiados, entre un 40-50% de la poblacin siria est de una forma u otra desarraigada.
  9. No tengo soluciones reales que sugerirles que la gente pudiera apoyar. Quiz una posible opcin sera luchar a favor de un verdadero alto el fuego, lo que requerira presionar a Rusia para que le dijera a Bashar que diera marcha atrs. S que es un gran fallo por mi parte no tener respuesta sobre cmo resolverlo todo, pero en ocasiones la mejor lnea de actuacin es ser solidarios con la lucha de la gente, basta sencillamente con reconocerla.
  10. Los sirios se merecen el mismo respeto en su lucha que todas las dems luchas en la regin: Tnez, Egipto, Libia, Bahrein, Yemen y siempre Palestina.

Ramah Kudaimi es una activista sirio-estadounidense.

* * *

Fuente original: http://www.ww4report.com/node/12588




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter