Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-09-2013

Olimpiadas "low cost" o la cultura del 'pelotazo'

Alberto Pradilla
Gara


Madrid conocer hoy si su tercer intento de organizar unos Juegos Olmpicos tiene xito. El Gobierno espaol se ha volcado en un proyecto que tratan de vender como low cost, pero que insiste en profundizar en el modelo del pelotazo que provoc la crisis.

Proponemos un nuevo modelo de Juegos ajustados a la austeridad. El 80% de las infraestructuras estn ya construidas. Esta es la idea-fuerza que la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha tratado de vender a los responsables del Comit Olmpico Internacional (COI) en su carrera por organizar los Juegos Olmpicos de 2020. Despus de los intentos fallidos de 2012 y 2016, la primera edil, que sustituy a Alberto Ruiz Gallardn y gobierna sin ni siquiera haber sido refrendada en las urnas, se ha sumado al sostenella y no enmendalla del doblemente malogrado sueo olmpico. Y eso que, con cada intento, la situacin econmica se ha hundido cada vez ms. Un contexto que no supone ningn problema para los promotores de Madrid 2020, que han intentado convertir la debilidad en virtud y presentar su candidatura como una iniciativa low cost que apenas tendr impacto negativo en las cuentas pblicas del Ayuntamiento ms endeudado del Estado espaol. Como en el caso de Eurovegas, el otro macroproyecto estrella de los gobierno del PP (que dirige el Consistorio y la Comunidad) se aferra al cuento de la lechera de los futuros empleos y el supuesto beneficio econmico a travs de inversiones y turismo. No estn solos. En este caso, tanto PSOE como los dos grandes sindicatos (UGT y CCOO) se han sumado a un proyecto que, tal y como denuncian sus crticos, solo incide en el modelo especulativo que provoc el hundimiento econmico del Estado. Hoy, en Buenos Aires, el COI anunciar si Madrid hace bueno el dicho de a la tercera va la vencida o si, por el contrario, es superada por Tokio o Estambul. Pese al derroche propa- gandstico de espritu deportivo, la candidatura tiene ms que ver con la cultura del pelotazo de la marca Espaa que con el atletismo, el tenis o la natacin.

Segn los presupuestos presentados por el Ayuntamiento, Madrid apenas gastar 1.670 millones en infraestructuras de aqu a la celebracin de las Olimpiadas. Claro, que estos clculos no son del todo reales. En primer lugar, porque no contabilizan todos los fondos desembolsados desde que se present la primera candidatura. En segundo, porque todas las experiencias previas demuestran que una cosa son las cuentas sobre el papel y otra bien distinta lo que terminan dilapidando las cuentas pblicas. Habitualmente, el coste real suele superar el 170% de lo presupuestado, por lo que el gasto podra dispararse hasta los 7.000 millones, explica Mariano Gonzlez, miembro de Ecologistas en Accin, citando un estudio elaborado por la Universidad de Oxford que certifica la tendencia al sobrecoste y la ruina registradas en anteriores citas olmpicas. Hasta el momento, y segn los datos oficiales, el gasto en nuevas obras supera los 8.000 millones. Y eso que Madrid est sometido a un plan de ajustes que reduce las inversiones a cero. No obstante, la suma total es incalculable. Una opacidad a la que colabora la Administracin, que se niega a ofrecer auditoras sobre cunto se ha gastado realmente, tal y como recuerda Gonzlez.

El modelo de la Caja Mgica

Madrid 2020 es la continuidad de la poltica de construcccin de infraestructuras innecesarias. Parece que exista un consenso sobre el hecho de que los aeropuertos sin aviones o las estaciones de AVE sin pasajeros eran la causa de la actual situacin econmica. Sin embargo, seguimos en la misma lgica, advierte Gonzlez. No hace falta ms que analizar los nombres de los patrocinadores para hacerse una idea de los intereses que priman en el macroevento. Por ejemplo, el de las grandes constructoras. Entre las empresas que han dado su aval a la candidatura se encuentran Villar Mir y el grupo OHL, Sacyr Vallehermoso o FCC. Todas, constructoras que aparecen en los papeles de Brcenas como donantes a la contabilidad paralela del PP. Como en el caso de la financiacin irregular de la derecha espaola, no parece que estas grandes compaas aporten sus fondos por amor al espritu deportivo, sino que aspiran a recuperar su inversin a travs de las concesiones para el desarrollo de infraestructuras. No en vano, Ayuntamiento, Comunidad y Estado se reparten los gastos y confan en que, de cara al futuro, podrn ceder la gestin a compaas privadas. Claro que, para ello, el estadio o pabelln debe generar beneficio, algo que no siempre ocurre. As que, en caso de que nadie est interesado, es la propia Administracin la que se hace cargo. Aunque ni siquiera tenga usuarios. Para las empresas, la jugada es ganar o ganar.

El mejor ejemplo de ello es la denominada Caja Mgica, uno de los proyectos estrella inaugurado en 2009, que ha acogido el masters de tenis, y actualmente ms que infrautilizado. Fue adjudicado a FCC, vinculada con Luis Brcenas a travs de su expresidente, Jos Mara Mayor Oreja (hermano del exministro del Interior espaol), quien reconoci al juez Pablo Ruz haber entregado al extesorero del PP 600.000 euros en dinero negro en el ao 2011. Pese a que el proyecto del estadio multiusos ubicado en el barrio de San Fermn se presupuest en 120.000 millones, su coste total termin disparndose hasta los 294 millones, es decir, un 250% ms de lo previsto. No solo la construccin lo ha convertido en un proyecto ruinoso. Actualmente, apenas acoge alguna cita deportiva anual y, el resto del tiempo, permanece vaca, acumulando gastos de mantenimiento, tal y como denuncia Jorge Garca Castao, concejal de IU en la capital espaola. Los vecinos no lo pueden utilizar y cuando se celebra algn evento, se ven perjudicados por problemas de movilidad o de aparcamiento, ratifica Nacho Murgui, presidente de la Federacin Regional de Asociaciones de Vecinos de la Comunidad de Madrid.

Un mono con una metralleta

El de la Caja Mgica es el gran ejemplo porque, pese al mantra propagandstico de que el 80% de las infraestructuras ya estn construidas (una cifra que Botella ha llegado a aumentar hasta el 90% en la misma rueda de prensa), la realidad desmiente el panorama idlico. El Estadio Olmpico de la Peineta o el Centro Acutico siguen en obras. Adems, quedan pendientes de ser edificados los pabellones de voleibol, gimnasia y hockey, la villa olmpica, as como reformar muchas de las infraestructuras. Unos proyectos todava sin licitar y en los que los patrocinadores tambin hacen negocio. Como en el caso de los uniformes, en manos de El Corte Ingls, que tambin es uno de los donantes.

Las disyuntivas que provoca el hecho de lanzarse a una inversin de estas caractersticas cuando las finanzas estn en nmeros rojos solo son un reflejo de las prioridades. Y tanto el Consistorio como el Gobierno de Madrid han establecido las suyas. Esto puede apreciarse, por ejemplo, comparando el gasto anunciado por Ignacio Gonzlez para sufragar las Olimpiadas con el tajo a la Sanidad propuesto por el consejero Javier Fernndez-Lasquetty. Fue en la misma rueda de prensa, celebrada en diciembre de 2012, cuando el Ejecutivo madrileo anunci que destinara 530 millones de euros para apoyar a los juegos, al tiempo que exiga unos recortes de 533 millones para un sistema de salud progresivamente privatizado. Este es un detalle que simboliza el impacto

No obstante, todas las contradicciones se solucionan apelando a tres elementos: las inversiones, los futuros empleos derivados de la construccin y el turismo y el elemento intangible, la ilusin de un proyecto comn. Lo de las inversiones, no est del todo claro. Lo del empleo, es refutado por estadsticas como la que remarca Jorge Moruno, que evidencia que, mientras que el turismo ha crecido en Madrid en los ltimos tres aos, los puestos relacionados con el sector se han desplomado. As que solo queda el recurso a la marca Espaa. Lo resuma el presidente espaol, Mariano Rajoy, afirmando que Madrid es la mejor candidatura, porque Espaa es un pas con mucho atractivo, buen tiempo, gastronoma, muchas cosas que ver y gente simptica. Esto es como darle una metralleta a un mono y esperar a ver qu pasa despus de haber comprobado previamente que disparaba sin control, refuta Moruno, que alerta de los intentos de reflotar el modelo especulativo. Hoy es el da decisivo. Si el COI vuelve a tumbar la candidatura habr que ver si hay un cuarto intento. Se juegan mucho dinero.

Cobri, la mascota no oficial que denuncia la corrupcin que caracteriza al modelo espaol

Una mezcla entre Cobi, la mascota de los Juegos Olmpicos de Barcelona `92, y los sobres caractersticos de Luis Brcenas se ha convertido en el smbolo de quienes vinculan la candidatura madrilea con la corrupcin que caracteriza el modelo espaol. Se llama Cobri y su presencia comenz a cobrar fuerza con las movilizaciones desarrolladas en Madrid para evitar el desahucio de una vivienda en la calle Ofelia, en el barrio de Tetun. Desde entonces, tanto en Internet como en diversos actos de protesta, Cobri representa aquella parte de la ciudadana de la capital espaola que antepone la defensa de los servicios pblicos a la celebracin de los fastos olmpicos. Ayer, por ejemplo, decenas de personas tomaron parte en un acto de protesta que tambin realiz sus particulares competiciones, entre las que se encontraban la corrupcin sincronizada o el lanzamiento de ladrillo. Hoy, hasta el momento en el que el COI anuncie su decisin (que se espera hacia las 22.00 horas en el Estado espaol), tambin estn previstas acciones reivindicativas.

Lo cierto es que la oposicin a los JJOO no ha cobrado la fuerza que adquiri, por ejemplo, hace cuatro aos. Tambin es cierto que las protestas contra la corrupcin o en defensa de los servicios pblicos se han multiplicado. Como seala Nacho Murgui, presidente de la Federacin de Asociaciones de Vecinos, la situacin no ha cambiado desde aquel segundo intento. Pese al intento de la candidatura de Madrid 2020 por minimizar su oposicin (lleg a presentar una hilarante estadstica donde situaba la adhesin al proyecto olmpico en un 91%, existe un amplio sector que no ve con buenos ojos la iniciativa. Aunque, como reconoce Jorge Garca Castao, el discurso que defiende una futura reactivacin de la economa tambin tiene muchos adeptos. A.P.

El gancho de los jugadores multimillonarios contrasta con el descenso de las inversiones en deporte de base

El supuesto escaso entusiasmo de Lionel Messi, jugador del F.C. Barcelona, a la hora de apoyar la candidatura de Madrid 2020 ha constituido uno de los entretenimientos de la derecha meditica espaola durante los ltimos das. Hasta que el jugador argentino no declar su aval al proyecto fue objeto de una dura campaa en su contra. Los jugadores de lite, como Messi, constituyen uno de los ganchos de la propuesta. Eso s, obviando cuestiones como que el propio Messi est vinculado a un supuesto delito fiscal por evadir a Hacienda la parte correspondiente a su inmenso salario. Junto a Messi, otras personalidades como Pau Gassol, jugador de la NBA, forman parte de la imagen pblica. Un gusto por el deporte-espectculo que contrasta con la falta de apoyo a los programas de base. Como denuncian en Ecologistas en Accin, las partidas se han desplomado un 30% en el ltimo ao. Una tendencia que, en medio de los recortes, no parece que vaya a cambiar.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130907/421263/es/Olimpiadas-low-cost-o-cultura-pelotazo/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter