Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-09-2013

La rebelin de los vndalos

Dairo Ruiz
Rebelin


De nuevo Santos y el Uribato arremeten contra el pueblo; hoy son vndalos, ayer narco-terroristas, bandidos y comunistas, MENTIRAS; pero lo que s es cierto, es que [email protected] [email protected] estn reclamando como movimiento popular un nuevo pas; y exigiendo dilogo en condiciones de respeto, de dignidad; para que se termine la concentracin de la propiedad, de la riqueza, de la produccin, y de las reas fundamentales de las exportaciones cafetaleras, cebolleras, paperas entre otras, o de la propiedad de la tierra, o el acceso a la salud , la educacin y/o a los medios de comunicacin hoy en manos de las pocas familias que gobiernan el pas.

El estado y sus verdaderos vndalos son los paramilitares y/o las Bacrim; tambin lo son los verdaderos grupos monoplicos nativos y extranjeros, responsables de la guerra, creadores del TLC, y de la centralizacin y concentracin del capital y la produccin, que no son resultado del desarrollo nacional de las fuerzas productivas, sino de la recolonizacin de la que el pas es objeto.

A quienes el estado terrorista contina llamando bandoleros, o desadaptados sociales, son nada ms ni menos que el movimiento campesino y popular, el mismo que desde hace 60 aos reclama justicia social y paz, pero para resolver las ya profundas contradicciones estructurales que hoy intensifican la expoliacin y pauperizacin de las grandes masas oprimidas, que se debaten en la miseria ms denigrante y una mayor dominacin econmica, poltica, social, cultural y militar del pas.

Estas mayoras en extrema pobreza; y con un campo dominado por el terror del Estado; la agroindustria y el latifundio, emergen nuevamente y desde las ms diversas formas de resistencia popular; tienen un proyecto nacional propio, al que el estado responde con las recicladas bandas de sicarios que operan en planes conjuntos con el ejrcito y la polica; renovando ante la protesta popular, sus peridicos pactos criminales.

Para Santos y el uribato, el movimiento campesino debe ser derrotado, y los acuerdos que se tomen hay que prolongarlos o desconocerlos en el tiempo; hay que administrar la crisis, mientras, sta se profundizar, as como el creciente deterioro de las instituciones del Estado; crecer su desprestigio y aislamiento nacional e internacional; y su paz ser respondida por una poderoso y unitario movimiento democrtico y revolucionario.



Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter