Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-09-2013

Resea
Por qu se rebelan? Revoluciones y contrarrevoluciones en el mundo rabe, de Sami Nar

Pascual Serrano
Rebelin


Olvidmonos de querer comprender las primaveras -o como se las quiera llamar- rabes leyendo un sol o libro, pero tambin de querer comprenderlas sin leer libros. Este de Sami Nar ser uno de los que nos ayudarn a entender. Es verdad que desde que sali a la luz se han producido nuevos acontecimientos (golpe de Estado en Egipto, tambores de guerra contra Siria... ), pero la profundidad de la obra Por qu se rebelan? Revoluciones y contrarrevoluciones en el mundo rabe aporta elementos que no se ven desbordados por los sucesos recientes.

Una de las claves que hemos de agradecer es la ayuda para compre nder la victoria islamista en muchos de estos pases. La nobleza intelectual de Sami Nar se muestra al explicar de forma tan contundente y lgica esa victoria al tiempo que muestra su denuncia y discrepancia contra esos islamismos. No se trata del islam como religin sino de su instrumentalizacin como arma poltica en manos de adversarios que no disponen de otro relato para explicar, justificar, su oposicin.

Tan evidente es su explicacin como firme su oposicin a que el relato religioso fagocite los orgenes de la conflictividad social, de la pobreza, de la desigualdad, de la injusticia. Seala con acierto Sami Nar que, al igual que en la sociedad occidental el debate poltico ha sido desplazado por la dominacin total de la economa, en los pases arabo-islmicos lo ha sido por la ficcin religiosa. Los dos mitos, economa y religin, logran expulsar la discusin racionalista sobre los orgenes de las injusticias y la bsqueda de alternativas.

Las polticas neoliberales aplicadas por los oligarca s rabes impuestos y apuntalados por occidente ha provocado un rechazo de muchos ciudadanos a los principios democrticos y libertades. La mitologa religiosa se ha encargado de estigmatizar esos principios y presentarlos como caractersticas de los pases colonizadores en lugar de valores universales, de ah que grandes sectores empobrecidos y marginados de la poblacin abracen los dogmas intolerantes religiosos, interpretaciones arcaicas y obediencias ciegas como el nuevo ideario. Ello se traduce en votos primero y despus en el desmantelamiento de las normativas legislativas que fundamentan una democracia para ponerse al servicio de la sharia. En realidad -seala Sami Nar- es el mismo modelo de xito de los fascismos del siglo XX: est claro que la voluntad popular, libremente expresada en las urnas, ha otorgado el poder a unas fuerzas tradicionalistas y ultraconservadoras. Peor an, esta experimentacin democrtica tambin ha hecho emerger un acto subversivo, colrico y vengador, que dormitaba en las entraas de las dictaduras: el salafismo, con todas sus variantes, que pretende dirigir la totalidad del comportamiento individual y colectivo de los ciudadanos. Una especie de nuevo fascismo, pero religioso, con fines totalitarios y que rechaza abiertamente la sociedad democrtica. En otros pases, como en Siria, la oposicin al gobierno ha sido controlada y capitalizada por el terrorismo islamista de Al Qaeda y gobiernos reaccionarios como los de Arabia Saud o Qatar. Por todo ello, el autor no duda en hablar de una transicin de revolucin a la contrarrevolucin.

Una de las reflexiones ms brillantes es la que explica que la tesis de las potencias occidentales, de que manteniendo gobiernos autoritarios iban a defenderse del ascenso de los movimientos isl amistas ha provocado lo contrario. La ciudadana han interpretado la corrupcin, la amoralidad, el consumo ostentoso de las clases ricas y la pobreza como resultado de la modernidad occidental y su modelo secular y laico. Al fin y al cabo era esa modernidad occidental la que les haba impuesto a gobernantes como Mubarak o Ben Ali. Frente a ello, y mientras la izquierda era reprimida y sus valores y principios expulsados del debate, los islamistas han ido hacindose fuertes con su amplio repertorio de arcasmos, de resentimientos, de irracionalismos nihilistas y se han convertido en la nica fuerza organizada. Han ido recogiendo todo el resentimiento generado por dcadas de gobiernos oligrquicos impuestos por occidente para convertirlo en bandera igualitaria del islam, mientras las fuerzas democrticas se encontraban desorganizadas y divididas. De nuevo, la repeticin de la historia del auge de los fascismos.

Curiosamente los recientes acontecimientos sucedidos despus de la aparicin del libro no le han quitado actualidad, al contrario, este libro ayudar a comprenderlos. Por ejemplo, Nar ya perciba, antes del derrocamiento de Morsi en Egipto, que el proyecto de su gobierno islamista de instaurar un sistema en el que los principios de la sharia son la principal fuente de legislacin desencadenara una virulenta batalla de desenlace incierto.

Una clara leccin debemos aprender en occidente de lo sucedido con esas revoluciones que estn derivando en contrarrevoluciones. Como dira Pietro Ingrao, indigna rse no basta, hay que organizarse, elaborar alternativas, establecer mtodos y objetivos de lucha. De otro modo, la rabia puede desembocar en algo peor que lo que la provoc.

Nar, Sami. Por qu se rebelan? Revoluciones y contrarrevoluciones en el mundo rabe . Clave Intelecual, Madrid 2013. Traduccin de Samia Nassera Zini y Hlne Fabre



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter