Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-09-2013

La importancia geoestratgica de Egipto

Santi Ramirez
Rebelin


Se trata del tercer pas ms poblado de frica (despus de Nigeria y Etiopa), con 83.2 millones de habitantes. La economa egipcia es la segunda ms importante de frica, despus de la sudafricana. Aunque su produccin petrolera no es importante, su produccin de gas coloca a Egipto en el puesto 15 de los pases productores.

Su importancia estratgica radica, por una parte, en que es un puente entre frica y Asia. Y, por otra, en que en su territorio se encuentra el canal de Suez, por el que atraviesa cerca del 14% del trfico martimo mundial. Anualmente cruzan por el canal de Suez unos 18.000 barcos, 2/3 de los cuales son petroleros. El paso por l acorta en un 40% la ruta martima entre Londres y Bombay. A travs del canal llegan a Europa la mayor parte de las mercancas procedentes de Japn, China y Sudeste Asitico.

Pero, a travs de este canal no circulan nicamente buques mercantes, sino que tambin sirve de paso para navos de guerra. Hay que tener en cuenta que, en determinadas circunstancias, la 6 Flota de EEUU (encargada del Atlntico, el Mar del Norte y el Mediterrneo y con sede en Npoles), puede necesitar desplazar unidades para reforzar a la 5 Flota (encargada del Golfo Prsico, Mar Rojo, Mar Arbigo y costa oriental de frica, con sede en Barein) o viceversa.

De hecho, pocos das despus de la cada de Mubarak, dos buques de guerra iranes cruzaron el canal en direccin al Mediterrneo, por primera vez desde la Revolucin Islmica de 1979, con objeto de hacer valer su derecho a la libre navegacin por el canal, de acuerdo con lo que establece la Convencin de Constantinopla de 29 de octubre de 1888.

Hay que tener en cuenta que el canal de Suez fue nacionalizado por el gobierno de Gamal Abdel Nasser el 26 de julio de 1956 y que ese mismo ao, tropas anglo-francesas, apoyadas por efectivos de Israel, llevaron a cabo la invasin de la zona del canal, que se convirti en un verdadero fracaso militar y que provoc su bloqueo por parte del gobierno egipcio, mediante el hundimiento de varios barcos. El canal se volvi a abrir a principios de 1957, tras la retirada de las fuerzas invasoras. Nuevamente se volvi a bloquear en 1967, con motivo de la Guerra de los Seis Das, y fue reabierto en 1975, permaneciendo abierto desde entonces.

Por ello, EEUU necesitaba asegurarse el control del canal de Suez no slo para garantizar la navegacin por l sino para, en un momento determinado, poder bloquearlo. Y el comportamiento que pudiera tener el gobierno de Mohamed Morsi era impredecible. Constitua un factor de incertidumbre y, por tanto, de riesgo, que era necesario eliminar, sobre todo teniendo en cuenta el progresivo ascenso de China en el plano internacional.

El imperialismo yanqui tema que se produjese un acercamiento de Egipto al pas asitico, sobre todo a partir de un viaje de negocios que el gobierno de Morsi organiz a China, a mediados de 2012, en el que participaron ms de 80 empresarios egipcios, buena parte de los cuales haban estado vinculados al gobierno de Mubarak, aunque dicho viaje no tuviera el fruto deseado.

Para hacernos una idea de la importancia del control de las rutas de navegacin, y sobre todo del paso a travs de canales y estrechos, hemos de tener en cuenta que EEUU controla, en la prctica, el paso de buques por el canal de Panam y que, debido a ello, China proyecta construir un nuevo canal en Nicaragua, para comunicar el Ocano Atlntico con el Pacfico de forma segura y as evitar, en un futuro ms o menos prximo, ser sometida a bloqueo por parte de EEUU.

Egipto tambin tiene un inters estratgico para EEUU como contrapeso a la creciente influencia econmica y poltica de China en frica Oriental. En la gira que efectu Obama, a finales del pasado mes de junio, por Senegal, Sudfrica y Tanzania, advirti en varias ocasiones contra la aceptacin de las inversiones chinas por parte de los pases africanos, dando as una muestra de la preocupacin del imperialismo yanqui por la presencia cada vez mayor de China en aquella zona.

La penetracin china en frica Oriental viene de la mano de su participacin (tcnica y econmica) en los dos macro-proyectos que se estn desarrollando en aquella regin; el de la gran presa del Nilo Azul y el del Corredor Lapsset. El primero de ellos est siendo impulsado por Etiopa, una potencia regional en ascenso, con aspiraciones hegemnicas sobre sus tres reas de influencia: el Mar Rojo, la cuenca del Nilo y frica Oriental. Se trata de un proyecto que podra dar lugar a un enfrentamiento con Egipto, en un futuro ms o menos prximo. De momento, Etiopa ha logrado el apoyo para su proyecto de otros cinco pases: Burundi, Kenia, Uganda, Ruanda y Tanzania y probablemente se sumen tambin a l Sudn y Sudn del Sur.

El segundo proyecto, el Corredor de Lapsset, contempla la construccin de carreteras, vas frreas, oleoductos, puertos martimos, etc. En este proyecto participan: Kenia, Uganda, Sudn del Sur, Repblica Centroafricana y Camern. Permitir una nueva salida al mar para Etiopa, a travs del puerto keniano de Lamu, y proyecta derivaciones a la Repblica Democrtica del Congo (desde Uganda) y a Tanzania y Etiopa (desde Kenia). Como podemos ver, hay varios pases que participan en ambos proyectos.

En cuanto a la situacin del ejrcito egipcio hay que decir que, en la prctica, no est subordinado al gobierno de aquel pas, y acta como si se tratase de una entidad independiente. Se trata de un caso evidente de autonomizacin del aparato represivo respecto del poder poltico.

Es sabido que la burocracia, y no slo la administrativa sino tambin la militar, constituye una categora social y, por tanto, no se la puede considerar como una clase o como una fraccin de clase. No obstante, la burocracia, como categora social especfica, cuenta con una autonoma relativa y con una unidad propia. Por ello, en determinadas circunstancias, en coyunturas concretas, puede llegar a constituir una verdadera fuerza social y a actuar como si se tratase de una clase social, con unos intereses propios. Ese es el caso del aparato represivo del Estado egipcio y, en concreto de sus distintos rganos (judicial, policial y militar), especialmente del ejrcito.

Este ltimo goza de una gran autonoma dentro del Estado egipcio, y en las ltimas dcadas, durante la dictadura de Hosni Mubarak, ha ido estableciendo unas relaciones cada vez ms estrechas con EEUU (mediante la realizacin de maniobras conjuntas, la asistencia a cursos, para jefes y oficiales, en academias militares norteamericanas, etc.) que le han llevado a recibir directamente de estos la ayuda econmica y militar, sin la intervencin del propio gobierno egipcio.

La progresiva autonomizacin del aparato represivo egipcio ha sido estimulada por el propio imperialismo yanqui porque as convena a sus propios intereses y ha alcanzado tal importancia que el ejrcito egipcio acta hoy da como si se tratase de una autntica clase social que posee empresas propias (industriales, inmobiliarias, de turismo, etc.) y que ha llegado a controlar alrededor del 40% del PIB del pas.

La autonomizacin del ejrcito egipcio responde pues a la necesidad del imperialismo yanqui de contar en aquel pas con un instrumento de confianza, de plena disponibilidad, independientemente de que partido sea el que gobierne en cada momento, como ya se ha demostrado.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter