Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-09-2013

El Salvador
Las lagunas morales en la izquierda

Alberto Quinez
Rebelin


No ha sido poca ni escondida la posicin de distintos grupos de izquierda sobre la problemtica que se cierne sobre Siria y su pueblo. Y est bien que as sea. Las agresiones casi seguras de parte del imperio exigen una posicin tajante de las izquierdas. No se trata slo del hecho de que el ejrcito yankee le plante lucha a un ejrcito en una clara desigualdad de condiciones, sino del pisoteo de la soberana de un pas y el atropello de la dignidad de un pueblo.

La denuncia de ese orden mundial que no es ms que desorden e hipocresa no puede ser diferida. Pero esa denuncia debe trascender y convertirse en lucha organizada en contra de ese orden y del sistema que le sirve de sustento; debe trascender sino quiere ser, como inofensivo clich, nada ms que una escolstica escrita en el vaco. Es la dialctica de la crtica, que si es crtica verdaderamente, no puede sino pasar a conformar un momento de la praxis revolucionaria.

Pero esa denuncia del imperialismo debe ser radical. Es decir, no puede quedarse en la superficie de sealar las agresiones militares como las expresiones ms sofisticadas de la dominacin, como las ms sangrientas o las ms indignantes. El asesinato a sangre fra de miles de civiles es ciertamente un hecho deleznable. No obstante, los tentculos de los imperios pueden ser ms limpios y menos visibles y no por ello son menos destructivos o menos lesivos de la soberana.

El imperialismo tambin tiene sus formas sutiles, como pompas de jabn aunque no ingrvidas ni gentiles-, de explayar su poder sobre los pueblos del mundo. Formas sutiles, engaabobos. Ovejas que no son ovejas, sino lobos. Y si bien no se puede hablar de asesinatos a sangre fra, tambin resulta que las relaciones diplomticas de Estados Unidos, que sus acuerdos comerciales y sus asocios, hacen huero todo resquicio de soberana mientras amplan la explotacin de la fuerza de trabajo en funcin de las grandes corporaciones, la expropiacin de los recursos naturales, la destruccin de la economa domstica y el sometimiento del aparato estatal.

En nuestro pas, el FMLN y la bisutera oenegesta y acadmica que le respalda y le acicala los callos, se rasgan las vestiduras porque el imperio rene sus tropas para la invasin militar en contra de Siria. No obstante, son ellos mismos los que propagan la entrada del imperio en nuestro pas: Asocio para el Crecimiento, Asocios Pblico-Privados, Acuerdos de Asociacin, mantenimiento de la dolarizacin, profundizacin de la deuda con los organismos multilaterales, compromisos polticos con la embajada gringa entre otros, no son ms que expresiones de ese entreguismo al imperio que hoy caracteriza a nuestra izquierda.

Si nuestra crtica no se agudiza, si no damos el paso hacia esa radicalidad necesaria, y esa radicalidad no se expresa en una praxis revolucionaria, anti sistema, ese terror y ese pisoteo que hoy sufre el pueblo sirio ese pueblo con el que debe estar hoy nuestra resistencia solidaria-, esa destruccin y esa ignominia sern el camino que habremos de recorrer y sufrir en carne propia.

Alberto Quinez. Miembro del Colectivo de Estudios de Pensamiento Crtico (CEPC).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter