Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-07-2004

La multinacional colabor activamente en el holocausto
IBM y los nazis

Roberto Bardini
Solidaridad.net


Antes de decidirse a comprar una computadora pinsenlo bien: hay marcas de prestigio que chorrean sufrimiento ajeno por sus cuatro costados. Watson y la IBM ocultan una historia muy oscura. El escritor Edwin Black, autor de IBM y el holocausto, dedica 500 pginas a describir la complicidad de Watson y su compaa con Adolf Hitler. IBM organiz en Alemania el censo de 1933, el primero que recolect una completa serie de datos sobre los judos. La firma siempre se present a s misma como "una empresa de soluciones". Lo que nunca dijo fue que en sus inicios tambin brind sus servicios a la llamada "solucin final". Es decir, al exterminio sistemtico de judos en campos de concentracin. Result tan eficiente que en 1937 fue agasajado en Berln por el mariscal Hermann Goering y condecorado por el propio fhrer. Watson recibi la Cruz al Mrito del guila germana, la segunda condecoracin en importancia del Tercer Reich y la ms alta distincin que se poda dar a un extranjero. En el libro de IBM y el holocausto se asegura que la empresa de Watson organiz desde la identificacin de judos a travs de registros y rastreo de antepasados hasta el manejo de los ferrocarriles y la organizacin del trabajo esclavo en fbricas. Otras grandes empresas tambin se vincularon al nazismo. Durante el conflicto armado se beneficiaron con mano de obra esclava que no reciba salario y viva en condiciones infrahumanas. Entre ellas se cuentan Daimler Benz (precursora de Mercedes Benz), IG Farben, Bayer, BMW, Krupp, Volkswagen con 11 mil obreros forzados y Siemens, en cuyas plantas durante 1943 el 30 por ciento de los trabajadores eran prisioneros. Posteriormente, algunas de estas compaas pidieron disculpas pblicamente y pagaron grandes sumas de dinero a implacables organizaciones judas. De todas las firmas que colaboraron con los nazis, la IBM fue la que sali mejor parada

En el nmero 500 de la Avenida Madison, esquina con la calle 57, de Nueva York, se ubica el negro edificio de la International Business Machine, mundialmente conocida como IBM. La imponente construccin parece desafiar al tiempo, la historia, los rumores y, fundamentalmente, la tica. Los aparatos, ya se sabe, carecen de alma y no saben de lmites morales. Pero antes de decidirse a comprar una computadora pinsenlo bien: hay marcas de prestigio que chorrean sufrimiento ajeno por sus cuatro costados.

En 1944, IBM desarroll el Mark I, el primer aparato capaz de ejecutar operaciones complejas. Meda ms de 15 metros de largo y 2,5 de alto, pesaba alrededor de cinco toneladas y tardaba unos seis segundos para llevar a cabo una multiplicacin. Hasta entonces, la empresa fabricaba, operaba y venda o alquilaba tabuladores con tarjetas perforadas. Esta mquina conocida como Hollerit, por el apellido de su inventor fue la precursora de las computadoras.

El hombre que convirti a la IBM en marca global se llamaba Thomas J. Watson y naci en Campbell (Nueva York) el 17 de febrero de 1874. Comenz como vendedor ambulante de mquinas de coser y pianos: recorra polvorientos caminos en un carro tirado por caballos para entusiasmar a granjeros y seoras pueblerinas con productos de dudosa procedencia. En pocas dcadas, Watson pas de la estrecha geografa del campo norteamericano al mundo entero. Muri multimillonario en 1956, a los 82 aos. Un mes antes, pas el control de la empresa a su hijo mayor, llamado igual que l. Su otro hijo, Arthur K. Watson, fue presidente de IBM World Trade Corp, que manejaba las operaciones internacionales de la compaa.

Ideas e ideales

El sitio web de la empresa asegura: "IBM es una empresa pionera en la promocin y el desarrollo de programas de responsabilidad social. Fue su primer presidente, Thomas J. Watson, quien en los inicios de la compaa puso en marcha un plan de donacin de parte de los beneficios a travs de diversos programas filantrpicos. Hoy da esta concientizacin de apoyo a los diferentes sectores de la sociedad sigue muy arraigada en IBM. Segn un estudio realizado por el centro para la Ciudadana Corporativa del Boston Collage, IBM es la empresa lder a nivel mundial en el desarrollo de estrategias de responsabilidad social".

Ms adelante se lee: "En 1999 IBM alcanz, por sexto ao consecutivo, el rcord de registros de patentes tecnolgicas: 2.756. La compaa posee ms de 30 mil patentes en todo el mundo y espera la oficializacin de varias decenas de miles ms. Adems, IBM se ha hecho acreedora en seis ocasiones de la Medalla Nacional de Tecnologa, el ms alto galardn que se concede en los Estados Unidos a las labores de innovacin. Asimismo, ha recibido en tres ocasiones la Medalla Nacional de la Ciencia".

Tambin se reproduce una frase de Watson: "Si uno quiere ser maana una gran empresa, debe empezar a actuar hoy mismo como si lo fuera". Segn uno de sus bigrafos oficiales, Watson adopt para la IBM el lema "Paz del mundo con comercio mundial". Durante sus 42 aos al frente de la firma recibi y entretuvo a reyes, presidentes, primeros ministros y embajadores cuando visitaron Nueva York. Y llev a la prctica otra de sus mximas: "Intercambio no slo de mercancas y servicios, sino tambin de hombres y mtodos, ideas e ideales".

Programas de responsabilidad social, donacin de parte de los beneficios y planes filantrpicos... Rcord de registros de patentes tecnolgicas, labores de innovacin y galardones cientficos... Paz mundial, ideas e ideales... Como dira un escptico: "Demasiado bueno para ser cierto". O, por lo menos, totalmente cierto. Porque la verdad es que lo que la propaganda oficial no dice es que Watson y la IBM ocultan una historia muy oscura, tan negra como el edificio de la sede central neoyorkina.

Un hombre justo y recto

En 1895, a los 21 aos de edad, Watson se vincul a una de las compaas ms rapaces de la poca: la National Cash Register (NCR), fabricante y distribuidora de cajas registradoras. En pocos meses se convirti en vendedor estrella de la firma. Durante 17 aos, para eliminar a la competencia, el ex viajante no dud en utilizar los mismos mtodos de la Mafia: venta de mquinas con desperfectos, sobornos, utilizacin de cuadrillas, intimidacin, destruccin de locales. En febrero de 1912, Watson y una docena de ejecutivos de la NCR fueron acusados por el gobierno federal de "conspiracin criminal para restringir el comercio y construir un monopolio". Los fiscales dijeron que Watson y sus secuaces se comportaban como "bandidos mexicanos" (William Rodgers, Think: A biography of the Watsons and IBM, Stein and Day, Nueva York, 1969).

Watson renunci a la NCR y se vincul a Charles Flint, presidente de la Compaa Tabuladora Registradora (CTR), un acaudalado capitalista sin escrpulos. Flint, uno de los primeros estadounidenses en poseer un automvil, haba sido vendedor de armas y barcos a pases en guerra entre s (Chile y Per, Japn y Rusia). Tambin fue el perfeccionador de la infame modalidad comercial denominada trust, combinaciones empresariales que con maniobras secretas destruyen a la competencia. La especialidad de CTR era la tabuladora y clasificadora de tarjetas perforadas Hollerith, utilizada para ordenar datos en censos.
Al poco tiempo, Watson se convirti en ejecutivo lder de la empresa y los peridicos comenzaron a mencionar su nombre. Paternalista y autoritario, oblig a todos los empleados a vestir trajes negros y camisas blancas almidonadas. Incluso, orden componer una cancin:

Mister Watson es el hombre para el que trabajamos,
El lder de la CTR.
Es el hombre ms justo y recto que conocemos:
Sincero y correcto.
Nos ha enseado las reglas del juego
Y a ganar la pasta.


Fue l quien en 1924 sustituy el nombre de Compaa Tabuladora Registradora por International Business Machine. Y explic el cambio con las siguientes palabras: "IBM es ms que un negocio. Es una gran institucin global que vivir para siempre" (Saul Engelbourg, International Business Machine: A Business History, Arno Press, Nueva York, 1976).

Una "empresa de soluciones"

"Ninguna compaa del siglo XX logr mayor xito ni engendr mayor admiracin, respeto, envidia, temor y odio que IBM". As comienza el libro de Emerson W. Pugh, Building IBM: Shaping an Industry and Its Technology ("Construyendo IBM: Formando una industria y su tecnologa", The MIT Press, Cambridge, 1995). Sin embargo, Pugh no entra en demasiados detalles sobre la dcada del 30, cuando Watson viaj a Alemania y ofreci los servicios de IBM al precoz nazismo.

En cambio, el escritor Edwin Black, autor de IBM y el holocausto (editorial Atlntida, Buenos Aires, 2001), dedica 500 pginas a describir la complicidad de Watson y su compaa con Adolf Hitler. IBM organiz en Alemania el censo de 1933, el primero que recolect una completa serie de datos sobre los judos. La firma siempre se present a s misma como "una empresa de soluciones". Lo que nunca dijo fue que en sus inicios tambin brind sus servicios a la llamada "solucin final". Es decir, al exterminio sistemtico de judos en campos de concentracin.

Con la colaboracin de ms de cien personas en siete pases, Black hijo de supervivientes polacos del llamado Holocausto se dedic tres aos a investigar el tema. Recolect ms de 20 mil pginas de documentos provenientes de bibliotecas, museos y archivos de Alemania, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaa, Holanda, Israel y Polonia. El libro se public simultneamente en 40 pases y se tradujo a nueve idiomas.

El escritor afirma que el primer presidente de IBM dej muy conformes a sus clientes alemanes. Result tan eficiente que en 1937 fue agasajado en Berln por el mariscal Hermann Goering y condecorado por el propio fhrer. Watson recibi la Cruz al Mrito del guila germana, la segunda condecoracin en importancia del Tercer Reich y la ms alta distincin que se poda dar a un extranjero. El pas que haba sido derrotado en la Primera Guerra Mundial y se preparaba para la revancha, se convirti en el mercado ms lucrativo de la compaa despus de Estados Unidos.

Entusiasmado con las ganancias, Watson recurri a las ms sofisticadas maniobras de ocultamiento, intermediacin y juegos dobles. Visit Alemania regularmente entre 1933 y 1939. Cuando ese ltimo ao comenz la Segunda Guerra Mundial con la invasin de Polonia, el vido hombre de negocios utiliz intermediarios en Suiza para que las ms modernas mquinas de tabulacin de tarjetas llegaran al Tercer Reich. En 1941, incluso, organiz el traslado de algunas de sus aparatos a Rumania.


Un cdigo de barras del siglo XIX

La filial alemana de IBM, llamada Deutsche Hollerith Maschinen Gesellschaft (Dehomag), dise complejos procedimientos para cruzar nombres, direcciones, genealogas y cuentas bancarias de ciudadanos. Con la ayuda de las tarjetas perforadas Hollerith, adaptadas a sus necesidades, los nazis automatizaron la persecucin contra judos, gitanos, izquierdistas, clrigos e "inadaptados". Despus de identificarlos se poda lograr eficazmente la confiscacin de sus bienes, su deportacin, la reclusin en ghettos o campos de concentracin, su explotacin laboral y su aniquilacin. IBM y el holocausto asegura que la empresa de Watson organiz desde la identificacin de judos a travs de registros y rastreo de antepasados hasta el manejo de los ferrocarriles y la organizacin del trabajo esclavo en fbricas.

Ese mismo sistema, explica Edwin Black, serva para clasificar a las vctimas en los campos de concentracin. Cada persona que ingresaba a los centros de reclusin reciba un nmero de identificacin Hollerith.

Las tarjetas diseadas por Dehomag eran rectangulares, medan 13 centmetros de largo por ocho de alto y estaban divididas en columnas numeradas con perforaciones en varias hileras. Cada prisionero de los campos nazis tena una ficha. Se identificaban 16 categoras de reclusos, segn las posiciones de los agujeros. La clave de los homosexuales era el nmero tres, a los judos les corresponda el nmero ocho, a los "antisociales" el nueve y a los gitanos el 12. Segn sostiene Black, las tarjetas perforadas cuyo propsito inicial fue sistematizar la recoleccin de informacin para los censos de poblacin eran "un cdigo de barras del siglo XIX para seres humanos".

"Cuando Alemania quiso una lista de los judos, IBM le mostr cmo hacerla," afirma el escritor. "Cuando el Reich quiso usar esa informacin para empezar programas de expulsin social y expropiacin, IBM provey los medios. Cuando los trenes tenan que llegar a tiempo a los campos de concentracin, IBM le ofreci soluciones. En ltima instancia, no hubo nada que IBM no estuviera dispuesta a hacer por un Reich dispuesto a pagar bien".

Black llega a la siguiente conclusin: "Sin IBM el Holocausto hubiera sido, como fue en muchos episodios, un asunto de simples fusilamientos, de marchas de la muerte y masacres organizadas con lpiz y papel. La automatizacin y la tecnologa fueron cruciales en los fantsticos nmeros que Hitler logr asesinar".

Negocios son negocios

Thomas J. Watson devolvi la condecoracin nazi del guila germana cuando Estados Unidos estaba a punto de entrar en la Segunda Guerra Mundial. Y como se vea mal hacer dinero con la guerra, el negociante anunci a los cuatro puntos cardinales que destinara el uno por ciento de sus ganancias a un fondo de ayuda para viudas y hurfanos.

Otras grandes empresas tambin se vincularon al nazismo. Durante el conflicto armado se beneficiaron con mano de obra esclava que no reciba salario y viva en condiciones infrahumanas. Entre ellas se cuentan Daimler Benz (precursora de Mercedes Benz), IG Farben, Bayer, BMW, Krupp, Volkswagen con 11 mil obreros forzados y Siemens, en cuyas plantas durante 1943 el 30 por ciento de los trabajadores eran prisioneros. Posteriormente, algunas de estas compaas pidieron disculpas pblicamente y pagaron grandes sumas de dinero a implacables organizaciones judas. De todas las firmas que colaboraron con los nazis, la IBM fue la que sali mejor parada.

Al finalizar el conflicto en 1945, ninguno de los ejecutivos de la IBM fue sentado en el banquillo de los acusados durante el juicio de Nremberg. Por el contrario, en medio de las ruinas del Tercer Reich, IBM descubri que su fbrica no haba sido destruida por los bombardeos, encontr sus ganancias intactas en cuentas especiales de pases neutrales y recuper sus mquinas. Entonces, muy pragmticamente, se pas al otro bando y suministr a los vencedores los servicios de su empresa para administrar la ocupacin aliada de Alemania.

Ms de medio siglo ms tarde, la gran corporacin sigue sin dar una explicacin. Uno de los hijos de Thomas J. Watson, autor del libro Padre e Hijo, sostiene: "Mi padre(...) era muy escrupuloso en cuanto a ganar dinero con la produccin de guerra, tanto por consideraciones de orden moral como por proteger la imagen de IBM. No quera que acusaran a la compaa de aprovecharse de la situacin".

Los bigrafos de IBM se dedicaron a lavar la imagen de Watson y, como dice Black, lo transformaron en "magnate legendario, estadista internacional y por ltimo majestuoso cono estadounidense". La tecnologa de tarjetas perforadas Hollerith con algunos adelantos- es la misma que se utiliz en las elecciones presidenciales norteamericanas de noviembre de 2000, en las que triunf George W. Bush. No hay que olvidar que el segundo nombre de la empresa es "Business".


Roberto Bardini. Movimiento Bamb




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter