Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-09-2013

Elecciones en Alemania
Die Linke y el tripartito, an sin concretar, con el SPD y los Verdes

Ingo Niebel
Gara

Los alemanes tienen maana una cita con las urnas, en la que decidirn la reeleccin o no de la canciller Angela Merkel. Los grandes medios, haciendo un clculo puramente aritmtico, hablan de que un posible tripartito tiene opciones de desbancar a Merkel.


La campaa electoral en Alemania ha transcurrido bastante tranquila, caracterizndose por la ausencia de cualquier tipo de discusin y de agitacin. Tal vez sea por eso que algunos medios de comunicacin afirmen ahora que los partidos de la oposicin adelantan en intencin de voto al bipartito de la canciller, Angela Merkel. Apuntalan esta tesis en la suma virtual de los votos que adjudican al SPD, a los ecologistas verdes y a Die Linke.

Si existiera voluntad poltica de derrocar democrticamente a la jefa del Gobierno, formado por su Unin Demcrata Cristiana (CDU) y el Partido Liberaldemcrata (FDP), la suerte estara echada.

Sin embargo, el SPD y los Verdes no han cesado de repetir que no quieren ningn tipo de colaboracin con Die Linke. La idea del tripartito existe por pura lgica aritmtica, pero no tiene respaldo social porque la mayora de los alemanes prefiere la Gran Coalicin entre la CDU y el SPD, con Merkel como canciller.

Die Linke tiene que plantearse cmo se situar en el panorama poltico que salga de las elecciones de maana. El hecho de que el SPD y los Verdes puedan necesitar los votos del Linke en el Parlamento alemn para recuperar el poder perdido en 2005, obliga a la formacin a prepararse para tal eventualidad.

Segn algunas informaciones periodsticas, los estrategas del SPD ya la barajan bajo la frmula R2G, que abrevia a las palabras rojirojiverde. La cuestin es si esta abreviatura esconde un proyecto poltico e ideolgico o solo una variante para hacerse con el Ejecutivo.

A lo largo del ao, el Linke no ha escatimado ninguna ocasin para enviar mensajes velados al SPD y los Verdes en el sentido de que estara dispuesto a explorar alguna forma de colaboracin poltica. Los dos partidos han rechazado la oferta, no solo porque, de inmediato, hubiera sido aprovechada por el aparato propangandstico de la CDU y del FDP, sino tambin porque saben que el Linke tiene todava algunas tareas pendientes en su seno. Debe aclarar, por ejemplo, bajo qu condiciones entrara en un gobierno nacional y definir cul ser su actitud hacia los dos potenciales socios de gobierno. Ello le obliga s o s a definir su papel en el paisaje poltico alemn.

El rumbo que tome este proceso depender de determinadas personas y de las posiciones fijadas dentro del Linke, que naci en 2005 fruto de la fusin del oriental Partido del Socialismo Democrtico (PDS) con la occidental Iniciativa Electoral Trabajo y Justicia Social (WASG), fundada por exsocialdemcratas y sindicalistas que rechazaban la poltica social del Gobierno socialdemcrata-verde.

En los comicios de 2009, la nueva formacin logr casi el 12% de los votos porque se present como la conciencia social que el SPD haba perdido con su poltica neoliberal.

Y sobre la base de ese xito, el Linke empez a extenderse en el oeste alemn. Para su cofundador, el expresidente del SPD, Oskar Lafontaine, estaba claro que el partido solo podra ganar terreno y defenderlo si se enfrentaba a los socialdemcratas. Pero lo que en el oeste tena su lgica chocaba con la realidad poltica del este alemn. El territorio de la desaparecida Repblica Democrtica Alemana (RDA) es un feudo del antiguo PDS que tiene sus races en el Partido Socialista Unificado de Alemania (PSUA). El Linke es segunda o tercera fuerza poltica en estos lares. Por eso ha gobernado varias veces en coalicin con el SPD a nivel regional.

Pero el precio poltico que ha pagado ha sido alto. En Berln, por ejemplo, le ha supuesto la prdida de bastantes votantes. Tras el descalabro en Baviera, donde obtuvo solo el 2%, el objetivo fijado por Lafontaine de asentar a la formacin como fuerza poltica con representacin parlamentaria en el este ha llegado a un punto muerto. nicamente le queda la representacin en cuatro lnder occidentales. Es en el este donde reside la fuerza social, poltica y financiera del Linke, no en el oeste.

La consecuencia lgica sera que, en adelante, el Linke vuelva a ser lo que es: un partido regional con impronta nacional. Este modelo es, precisamente, el que est siguiendo la hermana bvara de la CDU, la Unin Social Cristiana (CSU).

Est por ver si este proceso reavivar las luchas fratricidas que entre 2009 y 2011 causaron la paralizacin del trabajo poltico y el declive en el oeste. Desde entonces, la cpula compuesta por la oriental Katja Kipping y el occidental Bernd Riexinger ha evitado cualquier debate interno.

En el caso de Siria, el partido ha dicho no a la guerra, como el resto de grupos, pero apoya a la oposicin siria a travs del opositor sirio Michel Kilo. De la misma forma ha llevado a cabo la campaa electoral. El Linke no quiere ser ms el pequeo nio mugriento entre los partidos, sino que se presenta como integrado en el mainstream -corriente dominante-, afirma el diario conservador Die Weltal analizar la labor del candidato a canciller Gregor Gysi.

Un rumbo similar ha tomado Sahra Wagenknecht, quien fuera la representante del ala comunista y compaera sentimental de Lafontaine, quien apenas ha intervenido en la campaa.

El cometido de la CSU es no permitir que haya ningn partido democrtico a la derecha de la CDU y el Linke ha asumido esta funcin en la izquierda del espectro poltico. Si en un futuro puede entrar en un tripartito a la izquierda de la CDU depender en parte del resultado de las elecciones.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130921/423502/es/Die-Linke-tripartito-aun-sin-concretar-SPD-Verdes



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter