Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-09-2013

El mximo clrigo de Siria perdona a los rebeldes que mataron a su hijo
Tena cinco hijos, ahora tengo cuatro

Robert Fisk
Znet/The Independent

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


Encontr a los hombres que mataron a mihijo y me dijeron que ni siquiera saban a quin estaban matando. El jeque Ahmad Badreddin Hassoun, el Gran Muft de Siria, est sentado en una silla de respaldo recto, con un inmaculado turbante blanco sobre una cara angosta, inteligente y muy atormentada. Su hijo Sania era un estudiante de segundo ao de la Universidad de Alepo a quien mataron a tiros cuando suba a su coche. Fui a ver a los dos hombres en el tribunal y dijeron que solo les haban dado el nmero de la patente del coche, que no saban a quin haban matado hasta que volvieron a su casa y vieron las noticias en la televisin.

Le pregunt por su reaccin ante la confesin de los hombres y el Gran Muft se cubri los ojos con las manos y llor. Tena solo 21 aos, mi hijo ms joven. Era el 10 de octubre del ao pasado. Trato de olvidar que est muerto. De hecho siento como si Sania siguiera vivo. Ese da deba comprometerse con su futura esposa. Ella estudiaba medicina y l estaba en el departamento de poltica y economa. Sania en rabe significa la cumbre. Los dos hombres dijeron que en total participaron 15 en la planificacin de la muerte de mi hijo. Dijeron que les haban dicho que era un hombre muy importante. Les dije: os perdono y ped al juez que los perdonara. Pero dijo que eran culpables de otros 10 crmenes y que deban ser juzgados.

El jeque Hassoun alza un dedo. Ese mismo da recib un mensaje por SMS. Deca: No necesitamos su perdn. Entonces o en uno de los canales de noticias que el lder de la banda haba dicho que primero habr que juzgar al Muft. Entonces que nos perdone. De modo que le envi un mensaje: Nunca he matado a nadie y no tengo la intencin de matarpero me considero un puente de reconciliacin. Un Muft debe ser un padre para todos. Por qu entonces queris matarme?

Todos los hombres involucrados eran sirios, del campo de Alepo. Dijeron que haban recibido la orden desde Turqua y Arabia Saud, que a cada uno le pagaron 50.000 libras sirias. Eso demuestra que el asesinato de mi hijo no tuvo fue por doctrinas o creencias. Los dos hombres tenan solo 18 o 19 aos.

De modo que a cada uno lepagaron el equivalente a 350 libras esterlinas; la vida de Sania tena un valor total de 700 libras esterlinas. Tena cinco hijos, dijo el Muft. Ahora tengo cuatro.

El jeque Hassoun est, se podra decir, aprobado por el gobierno or junto a Bacher el-Asad en una mezquita en Damasco despus de un aviso de bomba y su familia, por no hablar de l mismo, era un objetivo obvio de los rebeldes sirios. Pero su valor y su mensaje de reconciliacin no pueden tener la culpa. En cualquier nueva Siria que se alce de los escombros el jeque Hussein debe estar presente, incluso si su presidente se haido.

Y habla con notable franqueza. Cuando le digo que temo que el servicio de inteligencia Mukhabarat en Siria contamina todo lo que toca, incluyendo las instituciones del Gobierno, no duda un momento antes de replicar.

Sufr por los mukhabarat. Me sacaron de mi puesto de desde 1972 hasta 2000. Me sacaron de mi actividad como orador del viernes en la mezquita de Alepo y de conferencias en cuatro ocasiones. Los servicios de inteligencia son lo mismo en todo el mundo: nunca se preocupan del inters del ser humano, solo se interesan por su propia institucin. Algunas veces el servicio de inteligencia puede estar contra el propio presidente.

Y pregunta si no es verdad que los servicios de inteligencia estadounidenses espan tambin a sus ciudadanos y a toda Europa, una pregunta difcil hay que decirlo de negar. Dejemos a un lado al Profeta Muhammad, a Jess y a Moiss, el resto del mundo est controlado por los servicios de inteligencia.

A diferencia de la mayora de los sirios, el Muft mira hacia el futuro ms que hacia el pasado. Ora por una conferencia Ginebra II Soy el Muft de todos los sirios musulmanes sunes, cristianos, alaues, drusos de toda la diversidad de sectas que tenamos antes de la guerra. No hay otra alternativa que la reconciliacin: es el nico camino. Pero para ofrecer la reconciliacin primero debemos eliminar la mano externa.

Y si los pases vecinos como Turqua, Irak, Arabia Saud y Lbano no intentan la misma reconciliacin ardern, el fuego de la crisis los alcanzar especialmente a Turqua. Estamos abiertos a que todos los sirios vuelvan. El problema son los que llegaron de afuera de Siria especialmente de Irak y de Turqua que llegaron sin visas por los senderos de los contrabandistas para morir o derrocar las autoridades en este pas.

Ahora emerge un Muft ms duro. Los asesinos de su hijo, resulta, no son los nicos prisioneros del rgimen con los que se ha encontrado. Vi a hombres despus que fueron arrestados, dice. Algunos lloraban. Dijeron que pensaban que ibana combatir a Palestina, no a combatir a Siria.

Hay momentos cuando el jeque Hassoun habla de una mano externa, eliminacin y bandas criminales en los que uno oye la Voz de su Amo. Y respecto al tema del gas sarn, adopta la posicin del Gobierno. Cita a Bacher el-Asad diciendo que nunca usara gas contra sirios, que si lo hubiera usado, la guerra no habra durado dos aos y medio.

La primera utilizacin masiva de gas tuvo lugar en marzo en Khan al-Assal en la provincia Alepo, cerca de la residencia del Muft, cuando por lo menos 26 civiles se asfixiaron hasta morir. Su versin de lo que sucedi:

Algunostrabajadores agrcolas me contaron que todos los terroristas de la zona haban partido repentinamente la noche antes del ataque haban evacuado a toda su gente. Por lo tanto los civiles estaban contentos eran civiles y muchos eran las mujeres e hijos de soldados y por lo tanto volvieron por fin a sus casas. Entonces tuvo lugar el ataque con misiles qumicos. En aquel momento, en marzo, dije que ese suceso solo era un experimiento, que se volvera a utilizar el gas en otros sitios.

Por cierto, no es una historia que les guste or a los estadounidenses. Hace cinco meses el Muft recibi invitaciones para hablaren las Universidades George Mason y George Washington en EE.UU. y viaj a Jordania para obtener su visa. Dice que le pidieron que fuera a la embajada de EE.UU. en Amman donde fue interrogado por una diplomtica a travs de un panel de vidrio.

Me sent tan insultado que decid no ir y me fui a Damasco la maana siguiente. Una accin sabia. El jeque Hassoun dice que ese mismo da, uno de sus hijos, que estaba en Amman, recibi un llamado de la embajada negndole una visa. Ser un Muft secular, agrega el jeque, es peligroso.

Y es verdad que el Muft es un hombre secular, incluso fue parlamentario en la Asamblea por Alepo. Estoy dispuesto a ir a cualquier parte del mundo a decir que la guerra no es un hecho sagrado, dice. Y los que combaten en nombre de Jess, Muhammad o Moiss mienten. Los profetas vienen para dar vida, no muerte.

Hay una historia de construccin de iglesias y mezquitas, pero construyamos seres humanos. Terminemos con el lenguaje de la matanza. Si hubiramos gastado todos los fondos de la guerra para hacer la paz, ahora existira un paraso. Es mi mensaje para mi Siria.

No cabe duda de que es un hombre peligroso.

Fuente: http://www.zcommunications.org/i-had-five-sons-now-i-have-four-syrias-senior-cleric-pardons-the-rebels-who-killed-his-son-by-robert-fisk.html

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter