Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-09-2013

La reconfiguracin del autoritarismo y el conflicto magisterial

Rafael de la Garza Talavera
Rebelin


Las protestas y movilizaciones de los maestros en buena parte del pas han demostrado que las reformas impulsadas por Pea Nieto estn generando un enorme descontento entre buena parte de la poblacin, poniendo a prueba al sistema poltico. El regreso del PRI a Los Pinos reconfigur la dinmica poltica, regresndola a los tiempos en que el poder ejecutivo subordinaba sin miramientos a los otros dos poderes as como a los gobernadores y en general, a todos los actores polticos institucionales. En los viejos tiempos, el PRI controlaba el congreso marginando a la oposicin partidista; hoy el control se da por medio de pactos, como el pacto por Mxico, en el cual la oposicin se subordina al proyecto presidencial pero manteniendo una imagen de pluralidad, muy til para legitimar el desmantelamiento del viejo estado de bienestar y mostrarlo como un avance en el desarrollo poltico del pas.

La embestida contra el magisterio para reducir sus derechos laborales evidencian tres procesos que apuntan a reconfigurar el autoritarismo "democrtico" en Mxico, a saber: las soluciones policiacas y militares para la contencin del descontento, el crecimiento de la brecha entre gobernantes y gobernados y el mantenimiento del charrismo sindical como frmula para mantener el control sobre los trabajadores organizados.

El autoritarismo estuvo siempre apuntalado en las fuerzas armadas pero en nuestros das se puede apreciar un cambio cualitativo. En los viejos tiempos, el ejrcito permaneca en los cuarteles y segua siendo visto por los polticos como una amenaza a su poder -herencia de los conflictos posteriores al fin de la revolucin de 1910 que provoc gran inestabilidad poltica y social, como consecuencia de las continuas rebeliones y asonadas militares- mientras que hoy han salido de sus cuarteles y los gobernantes dependen cada vez ms de ellos. El reciente desfile para conmemorar la independencia nacional tuvo un actor privilegiado: el ejrcito, que desfil, disfraz efectivos de civiles para medio llenar el zcalo y adems, coordin las labores de represin en todo el pas. Las fiestas nacionales han perdido poco a poco su carcter civil y la parafernalia militar gana terreno. La participacin del ejrcito como prlogo a un encuentro de ftbol de la seleccin nacional es otra muestra clara del militarismo rampante.

Al mismo tiempo, y en estrecha relacin con la anterior, los gobernantes muestran sistemticamente su desprecio por las demandas de las mayoras, confiados en su alianza con las fuerzas armadas, en los enormes recursos econmicos que perciben y en los aplausos (sobornos?) que reciben de los organismos internacionales, la banca internacional y los gobiernos de los pases ricos. El conflicto magisterial ha sido objeto de toda clase de descalificaciones y trampas burdas por parte de los polticos y sus partidos. Arropados por los medios de comunicacin, diputados, senadores, gobernadores, ediles y empresarios insisten en que no hay otra ruta que la suya y lo que se espera de la poblacin es su apoyo en lugar de protestas y movilizaciones. Su desprecio por las leyes y la dignidad de las personas parece no tener lmites. Las recientes inundaciones que le han costado la vida a cientos y el patrimonio a decenas de miles son un escaparate privilegiado para confirmar el argumento. En lugar de actuar para minimizar los daos, la burocracia poltica estaba ms preocupada por los festejos patrios y la represin de las protestas.

Por su parte, el charrismo sindical representa hoy una vieja frmula poltica, reciclada por el estado para mantener el control sobre sus trabajadores y los de las empresas privadas. La burocracia sindical fue por mucho tiempo un actor poltico central en el equilibrio del sistema poltico tradicional pero su declive (que probablemente inici con la muerte de Fidel Velzquez, el charro mayor y sobre todo con el cambio en el modelo econmico) no se ha detenido en las ltimas dcadas. El conflicto magisterial ha debilitado enormemente el frreo control del SNTE sobre los maestros del pas. Se podra pensar que el estado ha dejado a su suerte al sindicato de maestros para fragmentar la representacin sindical en aras de un mayor control. El encarcelamiento de su lder histrica, Elba Esther Gordillo, puede entenderse hoy como parte de la ofensiva y antecedente directo de la reforma. Muchos de sus miembros se preguntan si las reformas hubieran pasado en el caso de que la maestra estuviese libre y en control del sindicato. Sin embargo, el estado no pretende renunciar a su control sino reforzarlo, debilitando y fragmentando a las organizaciones de trabajadores.

Por todo lo anterior, las luchas de los maestros resultan fundamentales para contener la reconfiguracin del sistema poltico. En la medida en que las demandas magisteriales se trasladen a la defensa y democratizacin de sus sindicatos, sin menospreciar las demandas originales, la reconfiguracin del autoritarismo -sostenida por la democracia electoral y la militarizacin- enfrentar obstculos eventualmente infranqueables. La recuperacin de las organizaciones sindicales -condicin necesaria para recuperar sus derechos perdidos con las reformas- representa hoy un elemento indispensable para abrir nuevos horizontes a la historia de Mxico e impedir el afianzamiento del autoritarismo "democrtico". Tal vez por eso estudiantes, desempleados, amas de casa, padres y madres de familia y la poblacin en general los han apoyado. Presienten que lo que hay en juego va ms all que la defensa de los derechos laborales del magisterio. Y en eso tienen toda la razn.

Blog del autor: http://lavoznet.blogspot.mx/2013/09/la-reconfiguracion-del-autoritarismo-y.html

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter