Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2013

Rosa y Angela

Osvaldo Bayer
Pgina 12


Desde Bonn, Alemania

En la historia alemana existen miles de mujeres que lucharon por un mundo mejor y ms justo. Muchas de ellas pagaron con su vida por sostener estas luchas. En nombre de todas las que cayeron, menciono a una: Rosa Luxemburgo, asesinada por los que no queran ningn cambio en la sociedad. Y todos los aos, cuando se recuerda su muerte, concurren miles de personas al acto en Berln. Hoy hay otra mujer en la escena alemana, todo lo contrario a Rosa Luxemburgo. Angela Merkel, del Partido Demcrata Cristiano, conservadora, con una actitud suave de madre para todos que se ha ganado la mxima escala del poder en Alemania. Por ejemplo, ahora, todo el mundo se apresur a dar como un gran triunfo de Angela Merkel el haber ganado las elecciones del pasado domingo. Se la aplaudi por su condicin de mujer y porque gracias a su poltica ms bien conservadora ha llegado a ocupar tan alta posicin una vez ms en el gobierno alemn.

Pero en esto no se ha tenido en cuenta que por la lnea seguida en el perodo preelectoral perdera en forma tan desastrosa a su aliado de siempre, el Partido Liberal, que no pudo llegar al 5 por ciento de los votos, valla fundamental en el Parlamento alemn. Ese partido qued, de hecho, sin representacin. Y Angela Merkel obtuvo la primera minora, como siempre, y debe ahora buscar un aliado que la ayude a tener la mayora exigida para ser primera ministra.

Y esta prdida de los liberales se debi a la tctica aplicada por la Merkel en el perodo preeleccionario. Se equivoc en su estrategia. Porque los liberales hicieron su campaa electoral con el siguiente principio: Ciudadano, usted tiene dos votos; dedique el primero a Angela Merkel y el segundo, al Partido Liberal. De inmediato sali la Merkel a rebatir ese mtodo de sus aliados de siempre, sealando que los dos votos deban ser para su partido, el Demcrata Cristiano. S: con esa tctica, la Merkel obtuvo ms votos, pero no lleg al 50 por ciento, y sus aliados los liberales se quedaron totalmente afuera, sin representacin. Y aqu viene el problema: ahora, la Merkel para llegar al poder necesita los votos de los representantes de los otros partidos que s obtuvieron ms del 5 por ciento. Y son todos partidos de la oposicin: la socialdemocracia (socialistas), los verdes (ecologistas) y el Partido de la Izquierda (formado por los antiguos comunistas de la Alemania oriental). Y justo la mayora de votantes de este ltimo partido dieron su primer voto a la socialdemocracia para que llegara a superar a la democracia cristiana. No lo logr, pero s aument sus votos. Si la Merkel hubiera adoptado esa misma tctica, es posible que los liberales habran llegado, sin ninguna duda, a superar el 5 por ciento, mnimo para tener representacin. Una actitud del partido ganador que lo ha puesto ahora en una posicin difcil, ya que para aspirar al gobierno tiene que aliarse a uno de los tres partidos que superaron la barrera del 5 por ciento, todos de izquierda.

Justamente ahora, que estoy escribiendo esta nota, se ha reunido el consejo del Partido Socialdemcrata para tratar si participa o no del gobierno con la derecha, la democracia cristiana. Se discute, s, pero por ahora no se llegar a una determinacin.

Creemos que s, que al final se lograr un gobierno entre dos partidos antagnicos. Pero le resultar caro a la Merkel, que tendr que otorgar ministerios fundamentales a los socialistas. Ms an: stos tomaron como accin fundamental aumentar los impuestos. Esto, por supuesto, perjudicara las grandes fortunas y a los ejecutivos de las empresas internacionales, algo que la democracia cristiana no est dispuesta a llevar a cabo. Adems est Europa a la espera, que se queja de la poltica disciplinaria que ha impuesto la Merkel, mientras la socialdemocracia proyecta una poltica de ms solidaridad con los pases europeos en crisis.

- - -

Otro problema que debe encarar el gobierno de Angela Merkel es el de los desocupados, que llegan a un nmero que oscila los tres millones. Si bien cobran el seguro de desocupacin, es muy poco, y lo que quiere la gente es trabajar. Un hueso duro de roer. Uno de los flancos ms dbiles del sistema.

Das agitados tendr Alemania en la semana que se inicia. Decamos que la democracia cristiana puede gobernar con la participacin de los socialdemcratas (socialistas) o de los verdes (ecologistas). En general, hasta ahora estos dos partidos se han mostrado reacios a cogobernar con la derecha. Estn convencidos de que van a ser usados. Y esto les resultara negativo para el futuro. Es ms: en los verdes (que perdieron votos en esta ltima eleccin) han renunciado todos sus directivos y se va a producir un cambio. Hasta ahora, el partido gobernante no ha hecho ninguna concesin a los dos partidos que necesita para cogobernar.

Las variantes pueden ser: un gobierno de la democracia cristiana en minora, sin aliados. Muy difcil de llevar a cabo: terminara slo en una administracin de lo que se tiene, sin pensar en el futuro. No es una solucin. O una coalicin con los verdes. Pero stos, en su campaa, han elegido drsticas reformas en la produccin de energa, y el respeto a los bosques y las fuentes acuferas. Por otra parte, para participar en un cogobierno los socialistas exigen, como hemos dicho, un aumento de impuestos a las grandes fortunas y a los altos sueldos. Y ya en esto, el actual ministro de Economa (democristiano) ha dejado una puerta abierta (podra ser).

Alemania, tal vez en la actualidad y siendo la mejor nacin organizada de Europa, enfrenta este gran problema poltico interno. Es posible que en las prximas semanas se intenten todas las variantes que hemos descripto o tal vez este perodo de indecisin termine en nuevas elecciones que arrojen resultados ms definitivos.

Vemos esto en Alemania y pensamos otra vez en el mundo. S, despus de tantos siglos, la humanidad no ha encontrado un camino definitivo hacia la paz interior y hacia la dignidad. Despus de tantas experiencias, no hemos sido capaces de derrotar definitivamente el hambre en el mundo. (Las ltimas informaciones acerca del trabajo a que son sometidos millones de nios con horarios increbles, principalmente en Asia y Africa, nos hacen avergonzar.)

Cunto tiempo se pierde en la poltica menuda... Alguna vez un congreso mundial nos llamar a todos para que acabemos con las discusiones sobre poder y tratemos de unirnos para resolver cmo acabamos con el hambre en el mundo, cmo enterramos para siempre las armas, cundo saldremos de las diferencias religiosas, cundo terminaremos con las discusiones de diferencias polticas? Alguna vez aplaudiremos ms la figura de aquella Rosa Luxemburgo y despediremos con una sonrisa a la seora Angela Merkel, tan cuidadosa de que no se baje ningn cuadro de algn poltico llamado conservador?

Fuente:



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter