Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-09-2013

La euroescptica AfD atrae tambin a votantes de izquierda

Ingo Niebel
Gara

La Alternativa para Alemania (AfD) es la expresin ms palpable de que se ha iniciado un cambio del paisaje poltico cuyo final an no se puede prever. Los dems partidos reaccionan con polmicas a un fenmeno que ha surgido gracias a ellos, su poltica y al estilo que les caracteriza.


Todava es temprano para determinar qu lugar poltico e ideolgico va a ocupar finalmente la AfD porque el partido existe tan solo desde hace medio ao. Sin duda, se trata de una formacin de ndole burguesa pero que atrae a votantes de todas las sensibilidades polticas con representacin parlamentaria en el Bundestag. Tambin ejerce cierta atraccin sobre aquellos ultraderechistas que desde hace dcadas vienen reclamando la soberana nacional para Alemania, primero agitando contra las fuerzas de ocupacin de la Segunda Guerra Mundial y ahora contra la Unin Europea.

Su denominador comn con la AfD es que la poltica de la UE limita de hecho la soberana de los pueblos y no deja lugar para una democracia de base.

La situacin se complica un tanto ms por el hecho de que la izquierda alemana nunca haya sido capaz de arrebatar a la derecha la definicin de lo que significan soberana y nacin desde una perspectiva progresista.

Ante este panorama, los postulados de la AfD -que la reforma de la UE debe permitir la disolucin de la zona euro y el regreso de Alemania al marco alemn- tienen cierto olor a chauvinismo, aunque fueron asimismo inversores como el estadounidense George Soros los que proponan a principios de ao que Berln dejara el euro.

Es ms, el s incondicional al euro se ha convertido en un credo poltico que no permite ninguna alternativa por razonable que pudiera ser desde el punto de vista econmico.

La canciller Angela Merkel consigui imponer su peculiar rescate al euro a pesar de que le faltaba el respaldo de su Unin Demcrata Cristiana (CDU) y del Partido Liberaldemcrata (FDP) porque el Partido Socialdemcrata de Alemania (SPD) y los Verdes votaron con ella.

Ante esta megacoalicin de partidarios del euro, los escpticos desertores, ms algunos economistas sin afiliacin poltica, tuvieron que recurrir a la Corte Constitucional para que los mximos jueces decidieran sobre la constitucionalidad de las leyes acordadas por la canciller y sus ayudantes temporales. Aunque no se declar inconstitucional ninguna de estas propuestas de ley, los magistrados exigieron que se introdujeran varios cambios.

En este contexto, aquellos ciudadanos que ven con cierto escepticismo a la Unin Europea y al euro no tienen otra opcin de expresar su opinin que a travs de la AfD.

Su destino est marcado por el super ao electoral 2014, cuando en Alemania se celebrarn los comicios al Parlamento Europeo, tres regionales y once municipales. La AfD se presentar seguro a las elecciones europeas y tal vez a las tres regionales porque tendrn lugar en los tres de los cinco estados federales del este alemn donde ha recibido entre el 5, 2% y el 6,8% de los votos en los recientes comicios generales.

Estos resultados se sitan por encima de la media nacional del 4,8%. Le falt solamente el 0,2% de los votos para superar el limite del 5%.

Aunque no ha entrado en el Bundestag, por ahora, es interesante saber de dnde provienen polticamente sus 2,1 millones de votos. El mayor grupo, de unos 430.000 votantes, dieron la espalda al FDP. Le siguen los 340.000 exvotantes de Die Linke. Otros 290.000 haban votado anteriormente a la CDU y otros 180.000 al SPD.

Habr que ver cmo evoluciona la AfD en 2014 desde la oposicin extraparlamentaria, pero la conclusin que se puede extraer de las anteriores cifras es que atrae a votantes de las principales sensibilidades polticas.

Que el segundo grupo provenga de la izquierda lo explican los analistas sealando que el Linke est dejando de ser un partido de protesta. No obstante, hay tambin otra explicacin: este partido ha abandonado lo que en Alemania se conoce como consenso antifascista, que no permite la colaboracin con organizaciones o personas que mantienen lazos con la ultraderecha.

El Linke ha preferido callarse cuando destacados militantes suyos han sobrepasado esa lnea roja dando entrevistas a medios que se ubican en un mbito poltico que es conocido como el frente transversal.

Este modelo poltico viene de la poca de los nazis, cuando los fascistas alemanes hacan gala del adjetivo socialista, que luca en su nombre de Partido Obrero Nacional Socialista Alemn (NSDAP), para confundir y atraer a izquierdistas. La frmula del frente transversal es no hay izquierda ni derecha, solo hay arriba y abajo.

La versin moderna de esta quimera la encarna el exizquierdista y periodista Jrgen Elssser. Segn l, no hay ni izquierda ni derecha sino solo los que estn a favor o en contra del euro, o sea, a favor o en contra de la soberana nacional.

A la presentacin de su revista Compact invit al director del semanario Junge Freiheit que hace de enlace entre el conservadurismo democrtico y el mundillo ultraderechista.

Hasta hace un par de aos, la izquierda en general no habra tolerado los juegos de Elssser ni los contactos con l, pero ante la manifiesta pasividad este ha creado un caldo de cultivo en el que se puede encontrar tanto a conocidos militantes del Linke como tambin a burgueses catedrticos economistas cercanos al AfD y a su euroescepticismo.

Hay que adentrarse hasta este lugar tan profundo del paisaje poltico alemn para vislumbrar el cambio que podra traer la AfD si consigue estabilizarse.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130930/425164/es/La-euroesceptica-AfD-atrae-tambien-votantes-izquierda



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter