Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-10-2013

El difcil escenario del kirchnerismo

Ariel Goldstein
El Telgrafo


En las ltimas elecciones primarias, abiertas, simultneas y obligatorias (PASO), el gobierno sac un bajo resultado del 26% a nivel nacional, considerando lo que haba sido el 54% de los votos obtenido en las elecciones presidenciales de 2011. Si bien estas ltimas elecciones resultaron de medio trmino, legislativas, un anlisis que pretenda rigurosidad no debera dejar de considerar que los ltimos resultados expresan cierto cambio en la sociedad argentina respecto de sus apreciaciones sobre el gobierno nacional.

El marco actual puede rastrearse como parte de un clima previo que vena gestndose por medio de cacerolazos como el 8-N, entre otros, que demostraban el descontento de sectores medios y su irradiacin hacia otros sectores frente al gobierno nacional. De forma poco perceptible, en el ltimo ao y medio, despus de su consagracin con un alto resultado en las urnas, el gobierno de Cristina Kirchner comenz a actuar de un modo que fue dilapidando su propio capital poltico. Esto se podra explicar por: a) la dificultad para dominar la inseguridad en determinadas reas del pas, un problema crnico y difcil de resolver, b) la dificultad para conectar con la sociedad de la cual aspira a ejercer su representacin, que pudo observarse en lo difcil que result para el discurso gubernamental tolerar los cacerolazos y no achacarlos de forma mecnica a intenciones destituyentes o golpistas, c) la introduccin de mecanismos de control sobre el dlar y la inflacin, que produjeron un importante rechazo en sectores medios.

Por otra parte, desde el espectro del peronismo opositor, emergi durante estas ltimas elecciones internas la figura de Massa como un candidato que propone una sntesis entre continuidad y oposicin, similar a la propuesta de Henrique Capriles en Venezuela en su disputa contra el chavismo: continuidad de las polticas sociales de amplia aceptacin ciudadana, crtica de la falta de respeto a los procedimientos institucionales, y una agenda programtica corrida hacia la derecha (seguridad) y el marketing. Si bien el intendente de Tigre cuenta an con dificultades para traducir sus auspiciosos resultados al plano nacional, posee cierta proyeccin que, al interior del peronismo, coloca en una situacin de mayor debilidad al liderazgo de Cristina Kirchner, que resultaba durante los ltimos aos la nica estrella aglutinadora del movimiento nacional-popular.

Ciertos analistas han comparado este escenario al de 2009, cuando el kirchnerismo sac un mal resultado en las elecciones legislativas de medio trmino, y Nstor Kirchner como candidato a diputado sac menos votos frente a Francisco De Narvez en la Provincia de Buenos Aires. El kirchnerismo luego pudo recuperarse con una serie de iniciativas acertadas: Festejos del Bicentenario, Ley de Medios y, especialmente, a partir de la inesperada muerte de su mximo lder, Nstor Kirchner, que alter las fichas del tablero poltico, por el reconocimiento que obtuvo su figura desde importantes sectores ante su desaparicin. Como se dijo entonces, la muerte de Kirchner elimin las posibilidades electorales del antikirchnerismo visceral.

Sin embargo, el actual contexto impone restricciones a la accin poltica gubernamental que no estaban presentes en ese 2009: 1) Hacia 2015, no hay sucesin clara ni representativa del proyecto poltico kirchnerista; quien ms se acerca a eso es Daniel Scioli, gobernador de la Provincia de Buenos Aires, pero no puede decirse que resulte la opcin preferida del armado kirchnerista; es la opcin posible. 2) Hay que considerar la dificultad del gobierno actualmente para percibir las demandas de la sociedad y absorberlas al interior de su discurso. 3) La ruptura con el moyanismo, que haba resultado un soporte como actor social de representacin unificada de los trabajadores formales a travs de la CGT, por ejemplo durante el conflicto agropecuario de 2008, tambin le resta representatividad al gobierno.

La complejidad de este escenario no impide que Cristina pueda recuperar cierto capital poltico hacia 2015, pero instala serias dificultades de que pueda conservar un liderazgo en condiciones de alta popularidad, que seran las que permitiran instalar un sucesor propio, fiel representante del proyecto kirchnerista, dirimiendo con la adhesin hacia su figura, generada en la opinin pblica, la interna del peronismo.

Ariel Goldstein, socilogo (UBA). Becario del Conicet en el Instituto de Estudios de Amrica Latina y el Caribe (Iealc-Facultad de Ciencias Sociales-UBA).

Fuente: http://www.telegrafo.com.ec/mundo/item/el-dificil-escenario-del-kirchnerismo.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter