Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-10-2013

Macrorredada contra la lucha por los derechos humanos
Herrira, una ola que ha derribado muchos diques

Ramn Sola
Gara


El futuro de Herrira es incierto en este momento, tanto como el preocupante presente de los detenidos. Pero su pasado inmediato es una historia de xito, que se resume en un buen nmero de imgenes para las que estas dos pginas se quedan muy cortas. Una de las ms sorprendentes es la del pasado mes de marzo en el Colegio de Abogados de Bilbo. Aquella tarde, Jon Garai -ahora arrestado- se sent en la misma mesa con el juez de la Audiencia Nacional y exresponsable de la Sala de lo Penal del tribunal especial Javier Gmez Bermdez, para debatir sobre la doctrina 197/2006. La convocatoria fue de los letrados vizcainos, pero la sesin haba sido sugerida por Herrira, como dej claro el decano del Colegio en la presentacin. Esa foto constata ahora dos realidades: la incongruencia y brutalidad de la Audiencia Nacional frente a la disposicin de Herrira de dar la cara en todos los lugares donde hubiera que defender los derechos humanos de los presos vascos.

Con su trabajo incansable e imaginativo, Herrira ha conseguido sumar nuevas voluntades a esta causa, y con ello poner en evidencia que no tienen razn quienes desde formaciones como el PNV argumentan que el de los presos es un problema exclusivo de la izquierda abertzale. En la dinmica Herritarron Epaia, que cruz todo el pas durante el verano, estamparon su firma contra la doctrina de alargamiento de condenas diferentes electos jeltzales, y en el acto final del Anaitasuna aparecieron destacados polticos de formaciones de izquierda, como Javier Madrazo o Jos Navas. A nivel social sus reivindicaciones no han dejado de sumar caras conocidas.

Herrira haba iniciado su singladura en febrero de 2012 en el Kursaal de Donostia, con un acto en el que subray su vocacin de ser un movimiento abierto y plural. Su trayectoria ha dejado claro que no eran palabras vacas. En la misma lnea, la bsqueda de un gran acuerdo social se haba convertido en el objetivo para este 2013, por decisin de la primera asamblea nacional de Herrira, celebrada a principios de ao en Ficoba. Ha quedado demostrado que la movilizacin ciudadana genera nuevos escenarios. Y en lo que nos toca como movimiento, nos hemos propuesto seguir sumando aportaciones y compromisos a la pancarta de los derechos humanos, la resolucin y la paz, explicaban entonces.

Bajo esos tres objetivos bsicos, Herrira llev a cabo el pasado 12 de enero la mayor movilizacin poltica conocida en Euskal Herria, con cerca de 115.000 personas agolpadas bajo la lluvia en las calles de Bilbo. Para el prximo ao ya haba anunciado una iniciativa diferente, destinada a conformar un mar ciudadano a partir de pequeas gotas individuales y colectivas. La iniciativa que la operacin espaola pretende cercenar se planteaba como reto lograr la mayor ocupacin espacial en la historia vasca. Y es que Herrira no ha dejado de ponerse retos a s mismo, ni de superar barreras y tabes.

Fue intensa la pelea de sus miembros por lograr la excarcelacin de Iosu Uribetxebarria, con una huelga de hambre en agosto de 2012 ante el Hospital Donostia que en algn caso se prolong 20 das. La cuestin de los presos enfermos y la de la doctrina 197/2006 han concentrado parte importante de su actividad, desde la premisa de que en primer lugar hay que solucionar las situaciones ms graves. Sus campaas haban tenido un gran impacto en Euskal Herria, pero no se haban quedado ah: activistas con las famosas camisetas azules de Herrira se encadenaron en la sede del Tribunal Constitucional espaol contra la polmica doctrina, sus representantes hicieron campaa en Europa con vistas a la decisin del Tribunal de Estrasburgo an pendiente...

En su primera asamblea, Herrira reconoca una sensacin agridulce; la cara positiva eran los avances en Euskal Herria y la negativa, el bloqueo de los estados. El 14 de setiembre en el Anaitasuna demandaba dar una oportunidad a la paz. La lucha sigue.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20131001/425260/es/Herrira-una-ola-que-ha-derribado-muchos-diques



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter