Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-10-2013

El peligro de cerrar un gobierno
Al filo de un default

Rupert Cornwell
Pgina 12


Estados Unidos est cara a cara con una confrontacin an ms peligrosa mientras la parlisis del gobierno se mezcla con la amenaza realmente calamitosa de un default financiero del gobierno. El tercer da de cierre pas ayer sin una insinuacin de cambio. La reunin del mircoles a la noche entre el presidente Obama y los principales lderes de la Cmara y del Senado no pudo romper la impasse. Ambos partidos se cieron a sus posiciones, los demcratas exigiendo una resolucin sin compromiso para financiar al gobierno en su totalidad y los republicanos insistiendo en una postergacin a la reforma de salud del presidente como el precio para tal acuerdo.

Ahora las preocupaciones sobre el cierre comienzan a estar eclipsadas por el riesgo de un default sin precedentes en Estados Unidos si el Congreso no aprueba un aumento del techo de la deuda por 16,7 billones, que comenzar el 17 de octubre. Crece la presuncin de que los dos temas sern resueltos conjuntamente y los mercados se estn inquietando cada vez ms ante la perspectiva de que no sea as. A media maana de ayer, el Dow haba bajado ms del uno por ciento, despus de una advertencia que emiti el Tesoro sobre las potenciales consecuencias catastrficas del default: los crditos del mercado se congelaran, el valor del dlar podra caer en picada, las tasas de inters de Estados Unidos subiran a las nubes y los efectos negativos podran repercutir en todo el mundo.

El resultado, deca, podra ser una crisis financiera y una recesin mayor a la de 2008. Y sin embargo, dos hombres tienen el poder de ponerle fin a la situacin con un solo golpe. Uno, por supuesto, es Obama si cede a las exigencias de sus oponentes. El otro es John Boehner, el lder republicano de la Cmara. Pero Boehner es un rehn de su propia ala conservadora de derecha. Podra ponerle fin a la crisis, pero probablemente perdera su empleo.

La realidad es que si el lder (que decide lo que sucede en la Cmara) pone la resolucin sin trabas al voto, se aprobara cmodamente, con varias docenas de republicanos moderados unindose a la totalidad de la Cmara de los demcratas. Dirigindose a los trabajadores en una empresa de construccin en Maryland que sufrira seriamente el golpe si la crisis persiste, Obama dej en claro precisamente ese punto. Lo nico que mantiene el cierre del gobierno es que el lder de la Cmara de Representantes no permite que el proyecto de ley tenga un voto por s o por no, porque no quiere irritar a los extremistas de su propio partido. Pero lo ltimo que cualquier lder poltico quiere es una divisin fatal de su propio partido, y Boehner no es una excepcin. Ayer les dijo a sus compaeros republicanos que no permitira que Estados Unidos cayera en el default y continu con su tctica de pequeas resoluciones que financiaran a partes del gobierno individuales y populares afectadas por el cierre.

Esa tctica parece estar manteniendo juntos a los republicanos, aunque muchos se preocupan porque estn perdiendo la batalla de la opinin pblica (segn sugieren las encuestas). Pero Obama y los demcratas no aceptan eso. De manera que Boehner est entrampado. La mayor irona es que, por instinto, Boehner es un negociador. De manera que uno debe presumir que se llegar a un compromiso en la 11 hora, para salvar la cara, pero no ser fcil.

* De The Independent de Gran Bretaa. Especial para Pgina/12.

Traduccin: Celita Doyhambhre.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-230492-2013-10-04.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter