Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-10-2013

Mujica autoriza a fbrica de celulosa aumentar la produccin
Resurge el conflicto entre Uruguay y Argentina por planta contaminante

Stella Calloni
La Jornada


El canciller argentino Hctor Timerman advirti el jueves que es un error dejar que una empresa manipule las relaciones entre dos pases, al referirse al reiniciado conflicto por el aumento de produccin concedido por el presidente de Uruguay, Jos Pepe Mujica, a la planta de celulosa de origen finlands UPM, anteriormente Botnia, ubicada en territorio uruguayo, sobre las aguas binacionales del Ro Uruguay, frontera entre ambos pases.

La planta de celulosa instalada en 2007 en la localidad uruguaya de Fray Bentos, fue resistida por los pobladores de Gualeguaych, la ciudad argentina ubicada en la costa de Uruguay en la provincia de Entre Ros, que cre asambleas de vecinos.

Hubo duros enfrentamientos en esos das e incluso estuvo cortado el puente entre Gualeguaych y Fray Bentos, en protesta contra la pastera por temor a la contaminacin de un ro limpio.

El canciller Timerman acus a la compaa finlandesa UPM que qued a cargo de Botnia de realizar todas las maniobras posibles para obligar a Uruguay a tomar una decisin violatoria de los acuerdos, firmados por ambos pases.

Advirti que la decisin del gobierno de Mujica, autorizando que la pastera aumente su produccin significa dejar que los intereses de una empresa estn por encima de los intereses de dos repblicas hermanas.

Ante esta situacin, Argentina no tena otro camino que recurrir a La Haya porque el gobierno de Uruguay tuvo una decisin unilateral que viola todos los acuerdos entre los dos pases y el fallo propio de la Corte Internacional de La Haya en 2009.

En entrevista con Radio Nacional, el canciller, explic que adems de las presiones que realiza habitualmente (la empresa), adelant el ciclo productivo para terminar con la autorizacin de un milln de toneladas dos meses antes de lo previsto.

Esto significaba que deba dejar de pagar los sueldos a los empleados de la empresa y las proveedoras y consider Timerman que lo hizo premeditadamente porque todos los aos desde que comenz a funcionar, Botnia termina su plan de produccin anual en octubre y este ao termin en agosto.

En el reciente encuentro de cancilleres de ambos pases, en el marco de la reunin entre los presidentes Mujica y Cristina Fernndez de Kirchner se propuso que Timerman iba a viajar ayer mismo para continuar dialogando, pero lamentablemente Mujica adelant su autorizacin que aumenta considerablemente la produccin y esto supone una mayor contaminacin.

Nos dej totalmente descolocados dijo Timerman, al referirse a la decisin de Mujica y neg que el rechazo argentino a un aumento de la produccin de celulosa de la planta instalada en la frontera y la decisin de llevar el tema ante la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya tenga fines electorales.

Si esto es un problema electoral, por qu no se fijan en la Comisin Administradora del Ro Uruguay que desde hace tantos aos viene formulando protestas escritas por las violaciones que comete Botnia, asegur el ministro.

Desde Uruguay, Mujica respondi dijo que se dicen muchos datos aprovechando que la gente no tiene idea al referirse a la presencia de un insecticida, como contaminante que fue prohibido en ms de 50 pases, incluido Uruguay.

Lo que no dijo el canciller es que en el lado de Gualeguaych en el agua se encontr diez veces ms que de este lado. De todas maneras, son tasas insignificantes, milsimas. Sabe por qu aparecen porque mandamos el agua a un laboratorio de Canad que es nico que detecta lo mnimo? Si lo hiciramos ac no tendramos idea, agreg el mandatario.

Mientras estos enfrentamientos verbales suceden a nivel gubernamental, los vecinos asamblestas de Gualeguaych consideraron que Mujica no quiere dilogos y que esta decisin provoc indignacin en toda la poblacin. Por ahora no habr cortes porque nosotros maduramos mucho, pero vamos a tomar medidas, dijo el asamblesta Gustavo Revollier, y lament que el presidente uruguayo hubiera ignorado el dilogo abierto.

Ahora nos presenta un hecho consumado,cmo se dialoga? Es triste decirlo, pero mientras Mujica viajaba para reunirse con la presidenta Cristina Fernndez de Kirchner en Buenos Aires ya la empresa estaba produciendo ms, sostuvo Revollier.

Consider esto como una burla y asegur que no dejaron otro camino que recurrir a La Haya, lo que por otra parte es un trmite muy lento:

El prximo domingo habr una marcha por el puente hacia Fray Bentos encabezada por el alcalde de Gualeguaych, Juan Jos Bahillo para entregar un petitorio de rechazo a la decisin del presidente de Uruguay.

Para los vecinos de Gualeguaych, que cuando gan Mujica fueron a la asuncin con banderas de apoyo, esto es vivido como una traicin o algo que no esperaban.

La autorizacin permitir a la empresa producir cien mil toneladas ms de pasta de celulosa al ao. A cambio, el gobierno uruguayo le pidi que construya una torre de enfriamiento para llevar la temperatura de los efluentes a menos de 30 grados, tema que los voceros de la transnacional finlandesa aseguraron que cumplirn. Pero en tanto la medida que vuelve a a complicar la relacin entre los dos pases, fue respaldada por la mayora del arco poltico uruguayo, con excepcin del fiscal Enrique Viana, quien advirti que el Estado uruguayo est condicionado a la voluntad de Botnia y calific la situacin como un regreso al feudalismo.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/10/04/mundo/025n2mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter