Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Israel
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-10-2013

El discurso conciliador de la nueva dirigencia iran desata el pnico en Israel
La verdadera bomba

Uri Avnery
zope.gush-shalom.org

Traducido para rebelin por LB


Hace aos descubr uno de los mayores secretos de Irn: Mahmoud Ahmadinejad era un agente del Mossad.

Sbitamente, todos los curiosos detalles de su comportamiento cobraban sentido. Sus fantasas pblicas sobre la desaparicin de Israel. Su negacin del Holocausto, que hasta entonces haba sido algo exclusivo de lunticos. Sus fanfarronadas sobre la capacidad nuclear de Irn.

Cui bono? A quin le interesaban todas esas tonteras?

Slo hay una respuesta sensata: a Israel.

La postura de Ahmadinejad trasladaba una imagen del Estado iran a la vez ridcula y siniestra. Justificaba la negativa israel a firmar el Tratado de No Proliferacin Nuclear o a ratificar la Convencin sobre Armas Qumicas. Desviaba la atencin del rechazo israel a discutir la ocupacin de los territorios palestinos o a mantener negociaciones de paz significativas.

Cualquier duda que hubiera podido albergar acerca de esta primicia internacional se ha esfumado ahora.

Nuestros lderes polticos y militares deploran casi pblicamente la desaparicin de Ahmadinejad.

Obviamente, el Gua Supremo, Ali Jamenei, decidi que yo tena razn y silenciosamente ha sacado del escenario a ese bufn.

Peor an, ha reafirmado su mortal enemistad contra la Entidad Sionista sacando a la palestra a una persona como Hassan Rouhani.

Rouhani es todo lo contrario de su predecesor. Si le hubieran pedido al Mossad que describiera al peor lder iran que Israel pudiera imaginar habran propuesto alguien como Hassan Rouhani.

Un iran que reconoce y condena el Holocausto! Un iran que brinda dulzura y luz! Un iran que desea paz y amistad a todas las naciones y que da a entender que incluso Israel podra incluirse en esa oferta si saliramos de los territorios palestinos ocupados!

Cabe imaginarse algo peor?

No estoy bromeando. Esto es mortalmente serio!

Incluso antes de que Rouhani pudiera abrir la boca despus de haber sido elegido ya fue rotundamente condenado por Benjamn Netanyahu.

Un lobo con piel de oveja! Un autntico antisemita! Un falsario decidido a engaar a todo el mundo! Un poltico taimado cuyo diablico objetivo es abrir una brecha entre Israel y los ingenuos estadounidenses!

sta es la autntica bomba iran, mucho ms amenazadora que la nuclear que ser construida tras la cortina de humo de la suave parla de Rouhani!

Es posible disuadir una bomba nuclear con otra bomba nuclear. Pero, cmo disuadir a un Rouhani?

Yuval Steinitz, nuestro antiguo y fallido ministro de Hacienda que en la actualidad es responsable de nuestro "pensamiento estratgico" (s, en serio!) exclam desesperado que el mundo desea ser engaado por Irn. Benjamn Netanyahu lo denomin "trampa de miel". Los comentaristas que se alimentan directamente de la mano de los "crculos oficiales" (es decir, de la Oficina del Primer Ministro) proclaman que Rouhani constituye una amenaza existencial.

Todo eso antes de que Rouhani hubiera pronunciado una sola palabra.

Cuando Rouhani por fin pronunci su gran discurso ante la Asamblea General de la ONU se confirmaron los terribles presagios.

All donde Ahmadinejad haba provocado una estampida de los delegados de la sala, Rouhani hizo que acudieran en masa a escucharlo. Diplomticos de todo el mundo sentan curiosidad por el hombre. Habran podido leer el discurso unos pocos minutos ms tarde, pero queran ver y escuchar por s mismos. Incluso EEUU envi a sus funcionarios para que estuvieran presentes. Nadie abandon la sala.

Bueno, nadie excepto los israeles.

Los diplomticos israeles recibieron de Netanyahu la orden de abandonar aparatosamente la sala cuando el mandatario iran comenzara a hablar.

Fue un gesto estpido. Tan racional y eficaz como la rabieta de un nio pequeo cuando le quitan su juguete favorito.

Estpido, porque hace aparecer a Israel como un aguafiestas en un momento en el que al mundo entero es presa de un arrebato de optimismo ante los ltimos acontecimientos en Damasco y Tehern.

Estpido, porque constituye una proclamacin de que Israel est actualmente completamente aislado.

Por cierto, not alguien que durante la media hora que dur su discurso Rouhani no par de secarse la frente? Obviamente, el hombre estaba pasndolo mal. Algn agente del Mossad se infiltr hasta el cuarto de mantenimiento de las Naciones Unidas y apag el aire acondicionado? O fue slo a causa de las pesadas vestimentas?

Nunca he sido sacerdote, y no slo porque soy ateo (igual que muchos sacerdotes, sospecho), sino tambin por esa obligacin de llevar pesados ropajes que imponen todas las confesiones. Lo mismo me ocurre con la carrera diplomtica.

Al fin y al cabo, los sacerdotes y los diplomticos tambin son seres humanos (muchos de ellos, al menos).

Solo un miembro del gabinete israel se atrevi a criticar abiertamente el desplante israel. Yair Lapid. Qu viento le dio? Bueno, el caso es que las encuestas muestran que la fulgurante estrella ascendente ya no sube ms. Como ministro de Hacienda se ha visto obligado a tomar medidas muy impopulares. Dado que no habla de cosas como la ocupacin y la paz est considerado como una persona superficial. Casi lo han arrumbado. Su contundente crtica a Netanyahu puede traerlo de vuelta al centro.

Sin embargo, ha puesto el dedo en una cuestin clave: que Netanyahu y su equipo se estn comportando exactamente como solan comportarse los diplomticos rabes hace una generacin. Es decir, que estn atrapados en el pasado. No viven en el presente.

Para vivir en el presente se necesita hacer algo que los polticos detestan: repensar las cosas.

Las cosas estn cambiando. Lentamente, muy lentamente, pero de forma perceptible.

Es demasiado pronto para decir algo con fundamento sobre el declive del imperio estadounidense, pero no se necesita un sismgrafo para percibir que hay movimientos en esa direccin.

La cuestin siria es un buen ejemplo. A Vladimir Putin le gusta ser fotografiado en poses de judoka. En el judo uno explota el impulso del oponente para derribarlo. Eso es exactamente lo que hizo Putin.

El presidente Obama se haba acorralado a s mismo en un rincn. Haba proferido belicosas amenazas y no poda dar marcha atrs, aunque el pblico estadounidense no est de humor para guerras. Putin lo liber del dilema. A cambio de un precio.

No s si Putin es un jugador tan gil que se abalanz sobre un comentario marginal de John Kerry sobre la posibilidad de que Bashar Assad renunciara a sus armas qumicas. Ms bien sospecho que todo estaba arreglado de antemano. De cualquier manera, Obama sali del atolladero y Putin volvi a entrar en el juego.

Tengo sentimientos muy encontrados sobre Putin. A sus ciudadanos chechenos les ha hecho prcticamente lo mismo que Assad est haciendo a sus ciudadanos sunes. El tratamiento que dispensa a sus disidentes, como la banda Pussy Riot, es abominable.

Sin embargo, en la escena internacional Putin es ahora el pacificador. Ha resuelto la crisis de las armas qumicas y es muy posible que tome la iniciativa para alcanzar un acuerdo que ponga fin a la terrible guerra civil.

El siguiente paso podra ser jugar un papel similar en la crisis iran. Si Jamenei ha llegado a la conclusin de que tal vez su programa nuclear no compensa la miseria econmica que provocan las sanciones, es perfectamente posible que se lo venda a EEUU. En ese caso Putin puede jugar un papel vital actuando como intermediario entre dos mercaderes correosos que tienen mucho gnero que comerciar.

(A menos, por supuesto, que Obama se comporte como el estadounidense que compr una alfombra en un bazar persa. El vendedor le pidi 1.000 dlares y el estadounidense los desembols sin regatear. Cuando le dijeron que la alfombra no vala ms de cien dlares, respondi: "Ya lo s, pero quera castigarlo. Ahora no va a poder dormir, maldicindose por no haber pedido 5.000 dlares".)

Cmo encajamos nosotros [los israeles] dentro de este escenario cambiante?

En primer lugar, debemos comenzar a pensar, por mucho que prefiramos evitar hacerlo. Nuevas circunstancias exigen nuevas ideas.

En su discurso de EEUU Obama estableci una clara conexin entre la bomba iran y la ocupacin israel. Ese vnculo no puede ser deshecho. Seamos conscientes de ello.

EEUU es hoy un poco menos importante de lo que era ayer. Rusia es un poco ms importante de lo que era. Y como demostr su intil ataque en el Capitolio durante la crisis siria, tambin el AIPAC es menos poderoso.

Pensemos otra vez en Irn. Es demasiado pronto para determinar hasta qu punto Tehern se est moviendo, o si lo est haciendo en absoluto. Pero tenemos que intentarlo. Abandonar las salas no es una poltica. Entrar en ellas s.

Si pudiramos recuperar algo de nuestra antigua relacin con Tehern, o simplemente quitarle un poco de hierro a la actual, sera tremendamente beneficioso para Israel. Combinar eso con una verdadera iniciativa de paz con los palestinos sera an mejor.

La ruta que seguimos actualmente nos va a conducir al desastre. Los actuales cambios en la escena internacional y regional pueden hacer que el cambio de rumbo sea posible.

Ayudemos al presidente Obama a cambiar la poltica estadounidense en lugar de utilizar al AIPAC para aterrorizar al Congreso y forzarlo a apoyar ciegamente una poltica obsoleta con respecto a Irn y Palestina. Extendamos cautelosas antenas en direccin a Rusia. Modifiquemos nuestra posicin pblica como lo estn haciendo con tanto xito los lderes de Irn.

Son ms inteligentes que nosotros?

Fuente original: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1380282300/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter