Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-10-2013

Recolonizacin y resistencias

Dairo Ruiz
Rebelin


En Colombia se ha transnacionalizado la explotacin y la opresin nacional, el Estado con sus viejos y renovados esbirros consideran al pas como una crcel,- claro- de altsimos riesgos para la vigencia del poder, hoy acosado por una creciente ola libertaria y de explosiones sociales.

La Economa poltica colonialista depreda a los seres humanos y a la naturaleza, generando tambin como consecuencia histrica el alzamiento revolucionario del pueblo pero como una expresin de su radicalidad y de las mayoras obreras, campesinas, indgenas; y populares, que con capas arruinadas y perseguidas de la pequea y mediana burguesa, preparan jornadas de defensa y lucha contra un Estado parasitario y agonizante que intenta asestar un golpe traicionero a la paz del pueblo, que va en contrava de la descomposicin de la oligarqua financiera que llama desde los Santos-Uribe, Zuluaga o Lleras entre [email protected] especmenes, a continuar con la barbarie de sus militares y paramilitares que estn al servicio de la recolonizacin actual.

El Estado Colombiano como sirviente y subordinado del Imperialismo, no estar nunca preparado para la paz, flexibilizar esta para administrar su profunda crisis, y para seguir con su modelo econmico de desindustrializacin, privatizacin extrema, liberalizacin de los mercados del dinero, bienes, servicios y trabajo; adems de la creciente apertura comercial, minera y financiera externa.

El Uribismo de Santos ha hecho crecer la desigualdad social y la miseria para continuar exportando capitales, y traspasando masivamente lo que queda de propiedad pblica de grandes empresas a la propiedad privada, principalmente extranjera, Santos-Uribe, ha quebrado a los trabajadores del campo y la ciudad, los ha criminalizado, adems de destrozar la salud pblica, y a cientos de empresas medianas y pequeas, ha transnacional izado el comercio exterior, y confiscado el ahorro nacional para el crimen y la guerra que son su paz.

Colombia es hoy entonces, un gran enclave imperial recolonizado, con bases militares con las que Estado e Imperio operan la guerra, pero que no toca en las conversaciones de paz, y que sirven en realidad para defender al capital y sus sper-ganancias, saqueando las materias primas, el sudor obrero, campesino, indgena y popular, y desde luego para obtener una altsima rentabilidad para la inversin de capitales, el pago de la deuda externa, y el despojo de la tierra, la minera y la industria.

As las cosas, seguirn entonces la fuerza y resistencia popular contra la recolonizacin material y espiritual de nuestro pueblo que se niega a vivir con la existencia miserable que han creado en Colombia, la burguesa y el capital transnacional y subalterno.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter