Portada :: Cultura :: Msica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-07-2005

Voces inslitas: Julio Iglesias

Carlos Tena
Insurgente


 Al igual que Napolen Bonaparte, este incomprensible trovador, que hubiera sido condenado a la hoguera hace quinientos aos por su desafine en sesin continua, debe padecer cierta desazn entre la zona ventral y pectoral, lugar donde posa suavemente su mano izquierda con la esperanza de aplacar ese persistente picor que le ataca siempre en escena. De su fina garganta no se escapa jams el do de pecho, que no ha buscado alcanzar deliberadamente ante un seguro fracaso, sino que atipla el timbre con un habilsimo tiento que resuena en los corazones femeninos, como si fuera una llamada que invitara a entrar en el Limbo de la Estulticia y la Inanidad. Jams una voz fue tan asexuada. Nunca un timbre son con similar monodia, tan repetida e intilmente.

Con un parpadeo cercano al revuelo de la mariposa Atlas, el dolo de Bush II El Terrorista, Augusto Pinochet, Sofa de Grecia y el superjuez espaol Garzn (cada da ms norteamericano), acostumbra a levantar la testuz hacia el firmamento sin siquiera abrir los ojos, que han quedado encerrados para meditar acerca de lo que est cantando. Cuando los abre, es para regodearse ante la avalancha de aplausos que levanta en cada una de sus interpretaciones, momento que aprovecha para pronunciar algunas frases ininteligibles en las que parece escucharse palabras extraas como ...oy ...tento, E...paa, a...cias, Jey..., ...ucha...acias, adems de otras inexplicables siquiera desde un punto de vista gramatical, a no ser que visitramos el museo de la onomatopeya. Pronuncia palabras, estoy seguro, pero comprender su significado?.

El ensortijado cabello que luca cuando sufri el accidente que le apart de una portera de ftbol, ha ido desapareciendo, dejando al aire un crneo esplndido que intenta decorar como el diputado vasco Anasagasti, aunque de momento no ha cado en la tentacin de someterse a un tratamiento en las clnicas capilares de Miami, su antro preferido, su pesebre soado, en el que comparte la calle con criminales como Luis Posada Carriles u Orlando Bosch, ms cientos de juergas o proyectos con Andy Garca, Emilio Stefan y otros esbirros de aquellos.

Luce una sonrisa abierta y artificial que denota una absoluta confianza en el dinero, blanco y negro, verde y sangriento, acumulado a lo largo de ms de cuarenta aos de trabajo, mas cuando mira no suele hacerlo de frente, esquivando ojos ajenos que pudieran descubrir una insatisfaccin incomprensible en quien parece poseer todo lo que suean los humanos. Pudiera ser un poso de mala conciencia o una molesta indigestin de ostras.

El secreto est en la porcelana. Una mujer que pregona hasta en los mismos salones de la corte britnica las delicias de ese material para cocina y baos, le birl el corazn (y decenas de millones de pesetas) cuando an volaba la inocencia en sus pupilas, pero ya se sabe que los caracteres del mismo signo no suelen atraerse excepto en tiempos de carencia, por lo que la ruptura sentimental catapult al hroe hasta la tierra de Jeff Bush El Hermano Tramposo, donde an mitiga el desastre al lado de otros corazones, tras haber libado el polen de miles de florecillas del arroyo, a las que premiaba con unos 1.000 dlares por cuerpo.

Su nariz tiene la facultad de olfatear el peligro, y exige el xito con la tozudez y amenaza de un monarca borbnico, por lo que no ha sufrido en demasa los vaivenes que zarandean el lujoso yate en el que navega por el Caribe (conocer el Santrina?), en el que viaja por la vida. Las poderosas mandbulas atesoran una frrea voluntad ya apuntada cuando an no haba tocado el infierno de la gloria. Hace muchos aos, desde la terraza de unas oficinas donde haba ido a ser entrevistado, dej en el aire varias canciones pero, ante las protestas de unos albailes que trabajaban al lado del edificio, sac el orgullo del bolsillo y encarndose con ellos grit: Algn da ser el cantante ms clebre del mundo y vosotros compraris mis discos!. Lo que prometi, cumpli, aunque los sufridos currantes del andamio ya no soportan su trino, ni caen rendidos ante el misterioso gorjeo.

El repertorio del madrileo no tiene parangn en el mundo de la msica ligera; sus cuerdas vocales atan frreamente boleros, valses, salsa, balada, country, en idiomas tan variados como exticos. Se sabe de fuentes bien informadas que desconoce la diferencia entre bolero y tango, aunque ha sabido conquistar a millones de ciudadanos chinos que, an ignorantes de lo que dice, caen rendidos ante el sonido que emana esa fina garganta, en la que la yugular destaca por su rectitud y grosor, denotando que la sangre corre por sus venas con la fluidez de la gaseosa, aunque mezclada con otras sustancias bastante curiosas.

Luce siempre un oscuro traje de seda que brilla en la noche bajo la luna, corbata discretamente azulada, camisa plida, chaleco a juego, negros y abetunados zapatos italianos, calcetines de ejecutivo a punto de firmar contrato, cinturn negro de cuero de primera y sonrisa refulgente extrada del mejor odontlogo de Hollywood.

Desde que escribiera, sin ayuda, La vida sigue igual (en el esfuerzo perdi algunas neuronas), su existencia ha discurrido por los senderos que l mismo ha diseado, directo hacia el oro, el incienso y la mirra, abandonando por fortuna la ardua tarea de la composicin, asunto en el que otros autores trabajan febrilmente, en la conviccin de que cualquier producto que salga de la garganta de Julio es xito seguro. Lo que el rey Midas lograra con los dedos, l lo consigue con esas dos finsimas cuerdas que nadie ha investigado.

Como afirm en su da Sir Thomas Beecham, el genial director de orquesta: Es impresionante la potencia de la mala msica.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter