Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Israel
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-10-2013

Obituario de un personaje clave para comprender la sociedad israel
La eleccin de Ovadia

Uri Avnery
zope.gush-shalom.org

Traducido para Rebelin por LB.


Cuando el rabino Ovadia Yosef irrumpi por primera vez en la escena nacional [israel] exhal un profundo suspiro de alivio. He aqu el hombre con el que haba soado: un carismtico lder de los judos orientales, un hombre de paz, el estandarte de una tradicin religiosa moderada.

"Rab Ovadia", como todo el mundo lo llamaba, falleci esta semana a la edad de 93 aos. Haba nacido en Bagdad, lleg a Palestina cuando era un nio de 4 aos y se gan un gran respeto como erudito religioso. Durante la guerra de 1948 fue el rabino jefe de Egipto y ms tarde se convirti en el Gran Rabino Sefard de Israel. Cuando su nombramiento no se renov a causa de una oscura intriga poltica, fund un nuevo partido poltico, Shas, que rpidamente se convirti en una fuerza de peso en la poltica israel.

La primera vez que me llam la atencin fue cuando, en contra de la postura de la mayora de los rabinos prominentes, dictamin que la ley religiosa juda, la Halaj, autoriza a renunciar a partes de Eretz Israel en nombre de la paz. "Salvar vidas" tiene prioridad.

Antes de continuar, definamos algunos conceptos. "Sefard" y "oriental" se confunden a menudo pero no son lo mismo.

Sefarad significa Espaa. Los judos sefardes son los descendientes de los judos que en 1492 fueron expulsados ​​ de Espaa por sus muy catlicas majestades Isabel y Fernando. Casi todos ellos rechazaron refugiarse en la Europa cristiana antisemita y se establecieron en pases bajo el benevolente dominio musulmn, desde Marruecos hasta Bulgaria.

El Imperio Otomano se basaba en el sistema de las "millet", comunidades tnico-religiosas que se gobernaban a s mismas y que tenan sus propios lderes, leyes y tradiciones. Los judos en todo el imperio se regan por el Hakham Bashi, el rabino jefe, que era, por supuesto, sefard. Era un cargo secular, pues en la ley juda no existe la figura de rabino jefe, es decir, no hay un papa judo. Todos los rabinos son iguales y cada judo puede seguir al rabino de su eleccin.

Cuando los britnicos asumieron el control se les convenci para que nombraran tambin a un rabino ashkenazi. Desde entonces en este pas tenemos a dos grandes rabinos, uno sefard y otro ashkenazi, manteniendo cada uno de ellos las tradiciones de su propia comunidad.

Sin embargo, la gran mayora de los judos de los pases islmicos no son sefardes. Hoy en da prefieren ser llamados "Mizrahim" (del este, orientales). Sin embargo, los trminos sefard y oriental se superponen y han llegado a significar ms o menos lo mismo.

El nmero de personas que participaron en el funeral del rabino Ovadia se ha estimado en 800.000 personas ms que la poblacin juda del pas el da en que se fund el Estado de Israel. Incluso suponiendo que esa cifra sea muy exagerada, el evento fue extraordinario. Jerusaln estaba prcticamente colapsada, el vehculo que transportaba el cuerpo no poda llegar al cementerio.

Todos estos cientos de miles de personas varones todos vestan el "uniforme" de los judos ortodoxos: vestimentas negras, camisa blanca, grandes sombreros negros. Muchos lloraban y geman. Se borde la histeria colectiva.

Los elogios de los lderes y comentaristas religiosos y seculares fueron ilimitados. El difunto fue calificado como el mayor judo sefard de los ltimos 500 aos, un "grande en la Tor" cuyas enseanzas resonarn en los siglos venideros.

Debo confesar que nunca he entendido bien su grandeza como pensador, religioso o de otro tipo. Ovadia siempre me record lo que me dijo en cierta ocasin Yeshayahu Leibowitz: que la religin juda muri hace 200 aos sin dejar nada salvo un cascarn de rituales vaco.

El rabino Ovadia escribi 40 libros de juicios e interpretaciones de la ley religiosa. Mientras que los rabinos ashkenazis por lo general tienden a hacer ms difcil el cumplimiento de los mandatos religiosos, Yosef tenda a hacerlo ms fcil. En eso sigui la tradicin oriental, que siempre fue mucho ms moderada (como lo fue el Islam hasta hace poco).

Yosef permiti que las viudas de los soldados cados volvieran a casarse (un procedimiento complicado bajo la Halaj). Sentenci que los falashas etopes eran judos y as permiti que se trasladaran a Israel al amparo de la Ley de Retorno. En innumerables casos individuales hizo que fuera ms fcil para las personas evadir restricciones estrictas. Dado que en Israel grandes reas de la vida privada, como el matrimonio y el divorcio, se rigen por la ley religiosa administrada por los rabinos, eso fue muy importante tambin para los laicos.

Ahora bien, un pensador profundo? Un sabio moderno? Lo dudo. Como cierto comentarista se atrevi a sealar, en el plazo de unos pocos meses el nuevo Papa ha hecho ms para cambiar la perspectiva teolgica y social de la Iglesia que el rabino Ovadia en toda su vida. El judasmo reformista ha hecho mucho ms para modernizar el judasmo que Yosef.

Pero mi apreciacin inicial sobre, y mi decepcin final con el rabino no tienen nada que ver con cuestiones religiosas.

El rabino Ovadia fue una figura formidable dentro de la poltica israel. Casi la mitad de todos los ciudadanos israeles judos son de origen oriental. Hasta la aparicin de Ovadia se trataba de una clase desfavorecida, alejada de los centros de poder, a menudo humillada, muy desunida. Todos los intentos de convertirla en una fuerza poltica fracasaron estrepitosamente.

Y entonces lleg el rabino. Fund un poderoso partido que acta a menudo como rbitro de la poltica israel. Devolvi a los orientales su dignidad perdida. l los uni. Fue un enorme logro.

Pero para qu? Yo albergu la esperanza de que una vez que los judos orientales recuperaran su dignidad recordaran su pasado, la Edad de Oro de la cooperacin entre judos y musulmanes en la Espaa medieval, cuando la poesa juda floreci en idioma rabe, cuando el gran pensador religioso Moiss Maimnides lleg a ser el mdico personal de Saladino, el lder musulmn que derrot a los cruzados.

Imbuido de esa esperanza eleg al protegido y abanderado poltico de Yosef, Aryeh Deri, como hombre del ao para mi revista a la tierna edad de 29 aos. Al igual que su maestro, Deri, nacido en Marruecos, era un hombre de paz y abogaba abiertamente por un acuerdo con los palestinos.

Pero el sueo se evapor. El partido Shas se fue escorando cada vez ms a la derecha y comenz a apoyar polticas antirabes extremistas. El rabino, un gran experto en maldiciones rabes y hebreas, maldijo a los rabes tanto como a sus oponentes judos. (Una vez anunci que cuando muriera Shulamit Aloni lo festejara. Aloni, un lder izquierdista, no celebr un festn el da en que muri Yosef.)

Hay muchas razones psicolgicas y sociolgicas para que la comunidad oriental se haya hecho antirabe y antipaz. La culpa no la tienen solamente Yosef y Deri, pero ninguno de los dos hizo nada para contrarrestar la deriva. Al contrario, se pusieron a la cabeza de la multitud y aceleraron el proceso.

El rabino Ovadia gobern el partido Shas como un papa, ungiendo y deponiendo a sus lderes a voluntad. El partido no tiene ni instituciones democrticas ni elecciones internas. El rabino tomaba personalmente todas las decisiones. Al unirse al coro antirabe cometi un grave pecado aunque nunca se desdijo de su juicio de que era lcito abandonar los territorios ocupados para salvar vidas.

Siendo como era el partido de los oprimidos era razonable esperar que el Shas se convirtiera al menos en lder de la protesta social.

Y, en efecto, el rabino Ovadia y sus subordinados hablaron interminablemente sobre la difcil situacin de las masas orientales, los pobres y los discapacitados. Pero en la vida real no hicieron absolutamente nada para aliviar esa difcil situacin mediante la poltica gubernamental, la reforma social, el fortalecimiento del Estado de bienestar y similares. De hecho, sus oponentes los acusaron de mantener deliberadamente a su electorado en la ignorancia y la pobreza a fin de perpetuar su situacin de dependencia.

Es un hecho que Ovadia y su grupo utilizaron su considerable poder poltico de extorsin para succionar al gobierno ingentes cantidades de dinero con las que financiar su sistema educacional independiente, pero para nada ms. Dicho sistema va desde preescolar hasta la educacin superior yeshivot. En esos centros solo se ensean las escrituras sagradas, como ocurre en las madrasas musulmanas. Sus graduados no son aptos para engrosar la fuerza laboral. Y, naturalmente, no sirven en el ejrcito.

El da despus del funeral, cuando Benjamn Netanyahu realiz su visita de condolencia a la familia, los hijos [del difunto] no hablaron con l sobre paz o sobre reformas sociales. Solo hablaron del prfido plan [gubernamental] para obligar a sus jvenes a realizar el servicio militar.

Las malas lenguas hablan del control que la familia de Yosef ejerce sobre un enorme imperio econmico privado basado en la industria de la certificacin kosher. Los admiradores del rabino Ovadia insisten en que sus alimentos sean certificados como estrictamente kosher por personas a las que el rabino ha otorgado su confianza por un precio, por supuesto. Nadie sabe cunto capital ha amasado este imperio familiar Yosef.

Para los israeles judos no ortodoxos, que siguen siendo la mayora, el rabino Ovadia era un personaje excntrico y ms bien entraable.

A la televisin le encantaba su costumbre de propinar un carioso cachete a todos sus visitantes, encumbrados o humildes. Sus maldiciones se han convertido en parte del folklore (una vez llam a Netanyahu "cabra ciega").

Su vestimenta lo hizo inconfundible. Incluso despus de que lo despidieran del puesto de Gran Rabino sefard sigui usando hasta el final el uniforme turco con galones de oro propio del cargo.

Como ocurre con la mayora de los lderes de este tipo, no deja sucesores. No hay un segundo rabino Ovadia y no lo habr en mucho tiempo. Adquirir autoridad sobre la base del liderazgo personal, el carisma y la erudicin es una tarea que lleva dcadas. No se atisba ningn candidato en lontananza. Ni siquiera est asegurada la supervivencia del partido Shas con Deri al frente.

Para m es una historia triste. Israel est pidiendo a gritos un gran lder sefard capaz de movilizar a las masas a favor de la paz y el progreso social.

Slo espero que se pueda presentar ante el Mesas.

 

Fuente original: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1381494630/




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter