Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-10-2013

Es posible derrotar a Monsanto?

Ral Zibechi
La Jornada


Una de las mayores multinacionales del mundo est siendo asediada por diversos movimientos y mltiples acciones, programadas y espontneas, a travs de denuncias, movilizaciones de todo tipo que convergen contra una empresa que representa un serio peligro para la salud de la humanidad. Constatar la variedad de iniciativas existentes y aprender de ellas puede ser un modo de comprender un movimiento de nuevo tipo, transfronterizo, capaz de articular activistas de todo el mundo en actividades concretas.

El campamento en las puertas de la planta de semillas que Monsanto est levantando en Malvinas Argentinas, a 14 kilmetros de Crdoba, es uno de los mejores ejemplos de la movilizacin en curso. La multinacional planifica instalar 240 silos de semillas de maz transgnico con el objetivo de llegar a 3.5 millones de hectreas sembradas. La planta usar millones de litros de agroqumicos para el curado de semillas y una parte de los efluentes se liberarn al suelo y al agua, provocando un grave perjuicio, como sostiene Medardo vila Vzquez de la Red de Mdicos de Pueblos Fumigados.

El movimiento contra Monsanto consigui victorias en Ituzaing, un barrio de Crdoba cercano al lugar donde se pretende instalar la planta de semillas de maz. All nacieron una dcada atrs las Madres de Ituzaing que descubrieron que 80 por ciento de los nios del barrio tienen agroqumicos en la sangre y que es una de las causas de las muertes y malformaciones de sus familiares. En 2012 ganaron por primera vez un juicio contra un productor y un fumigador condenados a tres aos de prisin condicional sin crcel.

El campamento en Malvinas Argentinas ya lleva un mes, sostenido por la Asamblea de Vecinos Malvinas Lucha por la Vida. Consiguieron ganar el apoyo de buena parte de la poblacin: segn encuestas oficiales 87 por ciento de la poblacin quiere una consulta popular y 58 por ciento rechaza la instalacin de la multinacional, pero 73 por ciento tiene miedo de opinar en contra de Monsanto por temor a salir perjudicado (Pgina 12, 19/09/13).

Los acampantes resistieron un intento de desalojo del sindicato de la construccin (UOCRA) adherido a la CGT, el acoso policial y de las autoridades provinciales, aunque cuentan con el apoyo del alcalde, sindicatos y organizaciones sociales. Recibieron apoyo del Nobel de la Paz, Adolfo Prez Esquivel, y de Nora Cortias, de Madres de Plaza de Mayo. Consiguieron paralizar la construccin de la planta al impedir el ingreso de camiones.

El asedio a Monsanto lleg hasta un pequeo pueblo turstico del sur de Chile, Pucn, en el lago Villarrica, donde 90 ejecutivos de la trasnacional provenientes de Estados Unidos, Argentina, Brasil y Chile llegaron hasta un lujoso hotel para realizar una convencin. Grupos ambientalistas, cooperativas y colectivos mapuche de Villarrica y Pucn se dedican estos das a escrachar la presencia de Monsanto en el pas ( El Clarn, 13/10/13).

Son apenas dos de las muchas acciones que se suceden en toda la regin latinoamericana. A mi modo de ver, las variadas movilizaciones en ms de 40 pases nos permiten sacar algunas conclusiones, desde el punto de vista del activismo antisistmico:

En primer lugar, las acciones masivas en las que participen decenas de miles son importantes, pues permiten mostrar al conjunto de la poblacin que la oposicin a empresas como Monsanto, y por tanto a los transgnicos, no es cuestin de minoras crticas. En este sentido, jornadas mundiales, como la del 12 de octubre, son imprescindibles.

Las movilizaciones de pequeos grupos, decenas o cientos de personas, como las que suceden en Pucn y en Malvinas Argentinas, as como en varios empendimientos mineros en la cordillera andina, son tan necesarias como las grandes manifestaciones. Por un lado, es un modo de estar presentes en los medios de forma permanente. Por encima todo, es el mejor camino para forjar militantes, asediar a las multinacionales y difundir crticas a todas sus iniciativas empresariales.

Es en los pequeos grupos donde suele aflorar el ingenio y en su seno nacen las nuevas formas de hacer capaces de innovar la cultura poltica y los mtodos de protesta. All es donde pueden nacer vnculos comunitarios, vnculos fuertes entre personas, tan necesarios para profundizar la lucha. Despus de un mes acampando en Malvinas Argentinas, los manifestantes comenzaron a levantar paredes de adobe, construyeron un horno de barro y armaron una huerta orgnica a la vera de la ruta (Da a Da de Crdoba, 13 de octubre de 2013).

En tercer lugar, es fundamental sustentar las denuncias con argumentos cientficos y, si fuera posible, involucrar autoridades en la materia. El caso del bilogo argentino Ral Montenegro, premio Nobel Alternativo en 2004 (Right Livelihood Award), quien se comprometi con la causa contra Monsanto y con las Madres de Ituzaing, muestra que el compromiso de los cientficos es tan necesario como posible.

La cuarta cuestin es la importancia de las opiniones de la gente comn, difundir sus creencias y sentimientos sobre los transgnicos (o cualquier iniciativa del modelo extractivo). La subjetividad de las personas suele mostrar rasgos que no contemplan los ms rigurosos estudios acadmicos, pero sus opiniones son tan importantes como aquellos.

Por ltimo, creo que es necesario poner en la mira no slo a una multinacional como Monsanto, una de las ms terribles de las muchas que operan en el mundo. En realidad, sta es apenas la parte ms visible de un modelo de acumulacin y desarrollo que llamamos extractivismo y que gira en torna a la expropiacin de los bienes comunes y la conversin de la naturaleza en mercanca. En este sentido, es importante destacar lo que hay en comn entre los monocultivos transgnicos, la minera y la especulacin inmobiliaria que es el modo que asume el extractivismo en las ciudades. Si derrotamos a Monsanto, podemos vencer a las otras multinacionales.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/10/18/index.php?section=opinion&article=024a1pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter