Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-10-2013

Los partidos polticos acusados de utilizar un lenguaje denigrante hacia los palestinos
Las elecciones en Israel sacan a relucir el racismo

Jonathan Cook
Al Jazeera

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


NAZARET, Israel En algunas partes de Israel, los votantes en las elecciones del martes no depositarn su voto sobre cun bien es administrada su municipalidad sino sobre cmo impedir que rabes se instalen al lado de su casa, cmo evitar que se construyan mezquitas en su comunidad, o cmo salvar mujeres judas de las garras de hombres rabes.

Mientras el ascenso de la extrema derecha en la poltica nacional israel ha llegado a los titulares, se ha prestado menos atencin a cmo esto ha repercutido en las relaciones de todos los das entre israeles judos y la minora palestina rabe del pas, que representa un quinto de la poblacin.

Segn analistas y residentes, las elecciones locales de Israel han sacado a relucir una ola de desagradable racismo, especialmente en un puado de comunidades conocidas como ciudades mixtas en las cuales ciudadanos judos y palestinos viven cerca los unos de los otros.

Partidos judos, incluidos filiales locales del gobernante partido Likud, han adoptado un lenguaje abiertamente racista y alarmista sugiriendo una inminente apropiacin musulmana de comunidades judos en un intento de ganar votos.

La sociedad israel se ha hecho cada vez ms racista, y los candidatos simplemente reflejan el racismo de los votantes a sabiendas de que obtendrn mucho apoyo, dijo Mohammed Zeidan, director de la Asociacin de Derechos Humanos en Nazaret.

La semana pasada, a medida que se intensificaba el proceso electoral, Salim Joubran, un juez rabe, intervino para prohibir anuncios del partido Likud del primer ministro Benjamin Netanyahu en las ciudades de Karmiel y Tel Aviv.

Joubran, quien es el primer rabe en la historia de Israel en presidir el Comit Central de Elecciones, que supervisa las elecciones, dijo que los anuncios eran racistas y que es casi seguro que afecten los sentimientos de israeles rabes y el orden pblico.

Al hacerlo, Joubran invalid la opinin del fiscal general, Yehuda Weinstein, quien haba argumentado que el comit no tena autoridad para regular anuncios en lnea y afiches.

Aburguesando vecindarios

Notablemente, Netanyahu y sus ministros se han negado a condenar o a distanciarse de las campaas de sus filiales locales.

En Jaffa, la capital comercial de Palestina antes de la creacin de Israel en 1948 y que ahora es un suburbio mixto de Tel Aviv, el Likud public anuncios contra los musulmanes locales. Un tercio de la poblacin de Jaffa son palestinos, pero enfrentan creciente presin para irse bajo un programa de aburguesamiento de los vecindarios.

Un anuncio utilizando la consigna Silenciad a los muecines en Jaffa? Solo el Likud puede hacerlo se hizo eco de amenazas hechas por Netanyahu a fines de 2011 de prohibir que las mezquitas utilicen altavoces para llamar a los musulmanes a orar.

Una portavoz del partido Likud se neg a comentar ante las crticas de Joubran.

El Jeque Ahmed Abu Ajwa, un imn en Jaffa, dijo: Es una campaa racista pero no debemos olvidar que los que promueven el odio contra musulmanes y cristianos en Jaffa simplemente siguen la lnea del gobierno.

Es una gran impertinencia que se nos diga que tenemos que silenciar nuestras mezquitas. Estbamos aqu y tambin estaban nuestras mezquitas mucho antes de la creacin de Israel. Si no les gusta estar aqu, pueden irse.

Otro afiche, implicando que los ciudadanos palestinos no son leales a Israel y que el Likud intensificar las acciones para sacarlos de la ciudad, dijo que el partido Retornar Jaffa a Israel.

Joubran prohibi igualmente un anuncio telefnico utilizado por el partido Likud en Karmiel, una as llamada ciudad de judeizacin en Galilea hecha para llevar judos a una regin con una gran poblacin palestina.

Residentes judos recibieron un mensaje telefnico grabado de alguien que se llama Nabil invitndolos a una ficticia ceremonia de colocacin de la primera piedra para una nueva mezquita en la ciudad.

Los residentes palestinos de Karmiel, que se cree son menos de 2.000 en una ciudad de 45.000 habitantes, dicen que ni siquiera han propuesto que se debiera construir una mezquita en la ciudad.

Koren Neuman, jefe de la lista electoral del Likud en Karmiel, dijo que la decisin del comit electoral no era justificada.

Nuestro mensaje es que queremos mantener nuestra ciudad juda-sionista. Esa, despus de todo es la misin del Estado de Israel. No estamos contra nadie. Pero se supone que Karmiel sea una ciudad juda y no debemos permitir que su carcter sea cambiado.

Toman nuestras mujeres

Naama Blatman-Thomas, activista poltica local, dijo que los partidos judos en Karmiel han recurrido a trucos sucios como respuesta a la emergencia de un partido conjunto judo-rabe, Karmiel Rainbow, que participe en la eleccin del consejo.

Cuando he hablado con residentes judos, la narrativa en sus mentes es que la ciudad est amenazada de ser tomada, que los rabes tomarn nuestras mujeres, etc. Los puntos de vista expresados en Karmiel forman parte de una tendencia mucho ms amplia en toda Galilea.

La mayora de las comunidades en Israel estn segregadas sobre una base tnica.

Sin embargo, en los ltimos aos los palestinos en Galilea han comenzado a migrar a ciudades de judeizacin como Karmiel en creciente nmero porque las polticas de tierras de Israel han privado a sus propias comunidades de terrenos para construccin de nuevas casas, dijo Zeidan.

En comunidades rurales como ser el kibutz y moshav donde hay viviendas, se han instalado comits de aprobacin para asegurar que las viviendas no sean accesibles a ciudadanos palestinos.

Pero en ciudades como en Karmiel, hay casas disponibles para la compra si judos quieren venderlas a ciudadanos palestinos. Blatman-Thomas, quien investiga polticas de segregacin en Karmiel para su doctorado, dijo que judos emigran de la ciudad por falta de oportunidades de empleo, allanando el camino para que palestinos de las ciudades y aldeas cercanas compren apartamentos.

Estudios recientes muestran una fuerte aversin por parte de muchos en el pblico judo a la vida en comunidades compartidas. Segn el ndice anual Israel Democracy publicado este mes, un 48% de los judos no quieren tener un vecino rabe, mientras un 44% favorece polticas que alienten a los ciudadanos palestinos para que emigren de Israel.

Semejantes sentimientos han recibido respaldo oficial de rabinos municipales. Ms de 40 firmaron un decreto en 2010 de que los judos no deben vender casas a no judos.

En esa poca, el vicealcalde de Karmiel, Oren Milstein, estableci una lnea especial por correo electrnico en la cual los residentes podan informar sobre residentes judos que se propusieran vender a familias palestinas. Milstein afirm que haban logrado impedir 30 ventas semejantes.

Dov Caller, portavoz de Karmiel Rainbow, dijo que el atractivo de la ciudad para familias palestinas era un reflejo de la discriminacin que enfrentaban en sus propias comunidades.

Cuando tengan derecho a tierras para urbanizacin, sus propias zonas industriales, jardines, centros deportivos y escuelas decentes, Karmiel no ser la nica opcin a su disposicin.

Sensibleras

Tensiones semejantes han brotado en Nazaret Alto, una ciudad de judeizacin construida en los aos cincuenta para contener el crecimiento de Nazaret, la ciudad bblica de la infancia de Jess.

Durante la ltima dcada, grandes cantidades de cristianos y musulmanes se han mudado a Alto Nazaret. Algunos clculos sugieren que un cuarto de la poblacin de 55.000 de la ciudad, podran ser ahora ciudadanos palestinos, en su mayora de Nazaret.

El alcalde, Shimon Gapso, ha colocado grandes banderas israeles en cada entrada a la ciudad en los preparativos para la eleccin, en una accin que segn l tiene el propsito de dejar en claro que ciudadanos palestinos no son bienvenidos en Nazaret Alto.

Raed Ghattas, uno de los dos miembros rabes del consejo municipal, dijo que la estrategia electoral de Gapso se ha basado en el odio a los rabes. Hay cuatro candidatos a alcalde para nosotros, hay que ver cul es el mal menor. Pero Gapso es definitivamente el peor de un grupo malo.

Antes este ao Gapso public un panfleto a los residentes que adverta: Es hora de proteger nuestro hogar!... Todas las solicitudes de caractersticas extranjeras en la ciudad son negadas.

Ha rechazado la construccin de una iglesia o mezquita, el permiso de colocar rboles de Navidad en plazas pblicas o, lo ms controvertido, que se construya una escuela en idioma rabe para los 2.000 nios palestinos de la ciudad.

Gapso aument an ms las tensiones durante la eleccin al realizar una campaa electoral ficticia utilizando afiches que instaban a los votantes a Expulsar al alcalde, citando a destacados polticos palestinos en Israel que lo atacaban.

Se cit a Haneen Zoabi, un miembro del parlamento que se presenta como candidato a alcalde del vecino Nazaret, diciendo: Alto Nazaret fue construido en tierra rabe. Lucharemos hasta el fin contra el racismo de Shimon Gapso. [Enviad] al racista a casa; rabes a Alto Nazaret.

Defendiendo su campaa electoral en un artculo en el peridico Haaretz bajo el ttulo Si pensis que soy racista, entonces Israel es un Estado racista, Gapso acus a sus crticos de hipocresa y mojigatera sensiblera. Lo importante, escribi, era que su ciudad retuviera una mayora juda y que no sea tragada por el rea rabe que la rodea.

En otra entrevista, dijo: Un 95% de los alcaldes judos [en Israel] piensan lo mismo. Solo temen decirlo en alta voz.

Jonathan Cook gan el Premio Especial de Periodismo Martha Gellhorn. Sus ltimos libros son Israel and the Clash of Civilisations: Iraq, Iran and the Plan to Remake the Middle East (Pluto Press) y "Disappearing Palestine: Israels Experiments in Human Despair (Zed Books) Su nueva web es www.jonathan-cook.net

Fuente: http://www.aljazeera.com/indepth/features/2013/10/israel-elections-bring-racism-fore-2013102184217401251.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter