Portada :: N. Chomsky
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-07-2005

La agenda oculta en Irak

Noam Chomsky
La Jornada


En su discurso del 28 de junio, el presidente George W. Bush seal que la invasin a Irak form parte de la "guerra global contra el terrorismo" que est librando Estados Unidos. En realidad, tal como se haba anticipado, la invasin aument la amenaza de terror, tal vez de manera significativa.

Verdades a medias, informacin errnea y agendas ocultas han distinguido las declaraciones oficiales acerca de los motivos de Estados Unidos para invadir Irak.

Las recientes revelaciones acerca de los preparativos para la guerra en Irak se destacan de manera descarnada en medio del caos que devasta el pas y amenaza la regin y realmente al mundo.

En 2002 Estados Unidos y Gran Bretaa proclamaron su derecho a invadir Irak, pues segn aseguraban estaba desarrollando armas de destruccin masiva. Esa era la "nica cuestin", tal como sealaron de manera constante Bush, el primer ministro Tony Blair y sus allegados. Fue tambin la nica base sobre la que Bush recibi autorizacin del Congreso para apelar a la fuerza.

La respuesta a la "nica cuestin" fue dada poco despus de la invasin y admitida con renuencia: las armas de destruccin masiva no existan. Sin perder un momento, el gobierno y los sistemas doctrinarios de la prensa inventaron nuevos pretextos y justificaciones para ir a la guerra.

"Los estadunidenses no desean pensar que son agresores, pero lo que ocurri en Irak fue una agresin descarada", seal el analista de inteligencia y seguridad nacional John Prados en su libro Hoodwinked (2004), un cuidadoso y amplio examen de los documentos utilizados para justificar la invasin.

Prados describe "el esquema" usado por Bush "para convencer a Estados Unidos y al mundo de que la guerra contra Irak era necesaria y urgente", como un "estudio-modelo de la deshonestidad del gobierno (...) que requiri declaraciones pblicas claramente mentirosas y una egregia manipulacin de los datos de inteligencia".

El memorando de Downing Street publicado el primero de mayo en el Sunday Times de Londres, junto con otros documentos confidenciales recin divulgados, han profundizado el rcord de falsedades.

El memorndum fue resultado de una reunin del gabinete de guerra de Blair el 23 de julio de 2002, en el que Richard Dearlove, en esa poca jefe del servicio de inteligencia britnica MI6, formul la ahora clebre aseveracin de que "los datos de inteligencia y los hechos estn siendo arreglados en torno a la poltica" de ir a la guerra contra Irak.

En el memorando tambin se cita al secretario de Defensa britnico Geoff Hoon, quien indic que "Estados Unidos ha iniciado 'estmulos de actividad' para presionar al rgimen" de Saddam Hussein.

El periodista britnico Michael Smith, quien divulg la historia del memorndum, ha brindado detalles sobre su contexto y contenido en artculos subsiguientes. Los "estmulos de actividad" incluyeron, al parecer, una campaa area de la coalicin, con el fin de provocar a Irak y causar una reaccin del rgimen de Bagdad que pudiese juzgarse casus belli.

Los cazas comenzaron a bombardear el sur de Irak en mayo de 2002, lanzando unas 10 toneladas de explosivos al mes, segn cifras del gobierno britnico. Un "estmulo" especial comenz a finales de agosto (para un total de 54.6 toneladas de bombas en septiembre).

"En otras palabras, Bush y Blair comenzaron su guerra no en marzo de 2003, como todos suponen, sino al final de agosto de 2002, seis meses antes de que el Congreso aprobara la accin militar contra Irak", escribi Smith.

Los ataques fueron presentados como accin defensiva, para proteger a aviones de la coalicin en la zona de exclusin. Irak protest ante Naciones Unidas, pero no cay en la trampa de buscar represalias.

Para los planificadores militares de Estados Unidos y del Reino Unido, invadir Irak fue una prioridad ms alta que la "guerra contra el terrorismo". Eso ha sido revelado por sus propias agencias de inteligencia.

En vsperas de la invasin aliada, un informe secreto del Consejo Nacional de Inteligencia, el centro de la comunidad de inteligencia para la planificacin estratgica, "pronostic que una invasin encabezada por Estados Unidos poda incrementar el apoyo a la poltica islmica y tendra como resultado una sociedad iraqu profundamente dividida, proclive a un violento conflicto interno", informaron Douglas Jehl y David E. Sanger, de The New York Times, en septiembre pasado.

En diciembre de 2004, seal Jehl algunas semanas ms tarde, el Consejo Nacional de Inteligencia advirti: "Irak y otros posibles conflictos en el futuro pueden proveer reclutamiento, campos de adiestramiento, destreza tcnica y competencia en el lenguaje para una nueva clase de terroristas que estn siendo 'profesionalizados' y para quienes la violencia poltica se ha convertido en un fin en s mismo".

La disposicin de los principales planificadores para arriesgar un incremento del terrorismo no significa que den la bienvenida a esas consecuencias. Lo que indica es que no brindan alta prioridad a la cuestin, en comparacin con otros objetivos, tales como controlar los principales recursos energticos del mundo.

Poco despus de la invasin a Irak, Zbigniew Brzezinski, uno de los ms astutos analistas y planificadores, indic en la revista especializada National Interest que el control estadunidense del Medio Oriente "brinda indirecta pero importante influencia poltica sobre las economas de Europa y de Asia, que tambin dependen de las exportaciones de combustible de la regin".

Si Estados Unidos puede mantener su control sobre Irak, que figura en segundo lugar entre los pases con mayores reservas de crudo del mundo y est situado en el centro de los principales recursos energticos del planeta, eso aumentar de manera significativa su poder estratgico e influencia sobre sus principales rivales en el mundo tripolar, que se ha ido formando durante los ltimos 30 aos: Amrica del Norte, dominada por Estados Unidos, Europa y el noreste de Asia, vinculada con las economas del sur y el sureste de Asia.

Es un clculo racional, basado en la presuncin de que la sobrevivencia humana no es muy importante en comparacin con la obtencin de ganancias y de poder a corto plazo. Y eso no es nada nuevo. Esos temas resuenan a travs de la historia. La diferencia en la actualidad, en esta poca de armas nucleares, es que los riesgos son muchsimo mayores.

2005 Noam Chomsky



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter