Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-10-2013

Electoralismo, una enfermedad senil de la izquierda institucionalizada

Emilio Pizocaro
Rebelin


Uno puede estar de acuerdo o no con Julio Anguita pero no cabe duda alguna que su figura es reconocida por su valenta, honestidad y coherencia.

En reciente artculo de Mundo Obrero Anguita lanza un dardo que da justo en la diana : el problema en esta hora no estriba en poner los cinco sentidos en procesos electorales

Lo relevante de esta opinin es que no se puede pretender seriamente que Anguita es anti-partido o anti-poltica electoral. Lo que dice es simplemente constatar la borrachera electoral que viven sus compaeros de IU.

A nadie medianamente informado se le escapa que el llamado bloque poltico-social de IU no es ms que una delimitada estrategia para ganar los votos de los indignados. O que es lo mismo; juntar escaos en las Cortes para gobernar con el PSOE en la prxima legislatura.

Es un secreto a voces que la lite de la formacin saca cuentas alegres. Por lo pronto, en los pasillos de sus reuniones federales se suea con la formacin de gobiernos tripartitos en las autonmicas.

La gran aspiracin estratgica de IU es repetir a nivel estatal la experiencia de Andaluca. De ah no pasan. Que lejos est esta comportamiento poltico de la famosa consigna de Anguita primero programa!

En su tiempo Rossana Rossanda, denunci el oscuro destino de los partidos de izquierda que se transforman en un comit electoral . Simplemente desaparecen como el PC italiano o deviene en una frankestein social-demcrata.

Una izquierda transmutada en mquina electoralista abre irremediablemente un espacio para todo tipo de demagogias populistas de derechas.

El caso del partido comunista francs es un ejemplo de esta deriva. Desde que gobernaron con el socialista Jospin han perdido casi toda su influencia en la clase trabajadora. Y de paso han pavimentado el camino para que creciera en los sectores populares la ultraderecha del Frente Nacional que hoy amenaza con llegar al poder.

La patologa electoralista es siempre una ilusin engaosa: sus partidarios creen que tocando el poder institucional se consigue un atajo que ahorra el largo camino de la lucha de masas. Lo que ocurre en realidad, tal como pasa en Espaa, es que los partidos se transforman en agencias de empleo y sus dirigentes empiezan a gozar de los privilegios del sistema.

El electoralismo es una excrecencia del viejo pragmatismo estalinista. Es una poltica miope y coja, que no conduce a ninguna parte. Y en el actual escenario espaol puede llegar a ser letal para los demcratas de verdad.

Hay que ser muy ciego para no ver que el eje de la poltica espaola no pasa por las prximas elecciones. Lo que est en juego es mucho ms trascendente, la sobrevivencia de la restauracin borbnica.

Por el momento el eslabn mas dbil para el rgimen es el proceso independentista cataln. Porque las lites no tienen un pelo de tontas mueven ficha todos los das para seguir usufructuado del poder con les confiri la constitucin del 78.

Los hechos estn a la vista del que quiera ver.

- El Prncipe empieza ejercer de hecho como Rey y se posesiona en defensa de una Espaa mtica.

- Rubalcaba se auto-declara embajador entre la Moncloa y la Generalitat Catalana y logra rpidamente abrir las conversaciones entre CIU, el PP y el PSOE.

- Rosa Diez, figura de recambio, planta cara y exige con demagogia unas Cortes Constituyentes.

Todos estos movimientos tienen como objetivo salvar una institucionalidad agonizante. La clase poltica empieza a negociar una modificacin de la actual constitucin desde arriba. Un gatopardismo puro y duro cuyo objetivo es dejar a los pueblos de Espaa mirando a la carnicera.

La clase poltica-econmica trata de impedir que se ejerza la soberana popular. Doce millones de pobres y una destruccin masiva del estado de bienestar es potencialmente un peligro muy grande.

Que dice IU ante en este escenario? No se oye padre.

Sus grises voceros olvidan reiteradamente que entre sus acuerdos est el compromiso de impulsar un proceso constituyente desde abajo.

Esta idea fundamental est fuera del discurso de sus lideres. De hecho no implementan ninguna poltica que movilice a sus militantes tras un objetivo de cambio revolucionario que podra ilusionar a todos los pueblos de Espaa.

Pareciera que no comprenden que la realidad exige definiciones polticas de fondo.

La nica alternativa real es cortar el nudo gordiano de las contradicciones del estado espaol con un proceso constituyente. Este no es otra cosa que la ruptura con el actual rgimen y sus polticos corruptos. No es ms ni menos que ejercer el sagrado derecho a decidir de todos los pueblos de Espaa respecto de la forma de estado y los derechos sociales.

Por lo tanto, dice bien Julio Anguita cuando afirma" la tarea ms urgente, ms dramticamente urgente es ayudar a organizarse a la mayora social, a la Nacin, al Soberano como se quiera decir. La recompensa, si la hay, ser mucho mayor: construir otra realidad"

Otro gallo cantara s el esfuerzo de la izquierda institucionalizada se dirigiera a unir a los movimientos sociales y a los sindicatos tras un objetivo mayor que sacar unos cuantos parlamentarios. Peor an, en unas elecciones que indefectiblemente empujaran la perpetuacin del rgimen y su secuela de corruptelas.

En medio de este verdadero pramo de mediocridad poltica los movimientos sociales sacan sus propias conclusiones. Movimientos y mareas ciudadanas se dan cuenta que las elecciones no estn a la orden del da. Que lo fundamental es el trabajo annimo para echar las bases de una nueva forma de hacer poltica.

Como ha ocurrido en los procesos latinoamericanos, llegar el momento en que los pueblos de Espaa irn libremente a las urnas sin las ataduras que dejo el post-franquismo. Para lograrlo es necesario una revolucin democrtica que destierre a la poltica de los salones devolvindola al verdaderamente soberano.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter