Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-10-2013

Resea
Tom su fusil, perdi las piernas, los brazos y el pene

David Swanson
War Is a Crime

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


El nuevo libro de Ann Jones: They Were Soldiers: How the Wounded Return from America's Wars - The Untold Story [Fueron soldados: Cmo vuelvenlos heridosde las guerras de EE.UU.] es devastador, y casi incomprensible si se considera que prcticamente toda la muerte y la destruccin en las guerras de EE.UU. son del otro lado. Desde el punto de vista estadstico, lo que les pasa a los soldados estadounidenses no es casi nada. En trminos humanos, es abrumador.

Conocis a una persona joven que considere la posibilidad de alistarse en las fuerzas armadas? Dadle ese libro.

Conocis a una persona que no trabaje para terminar con la guerra? Dadle ese libro.

Jones nos presenta claramente la alternativa en la introduccin:

Contrariamente a la opinin comn en EE.UU., la guerra no es inevitable. Tampoco ha existido siempre. La guerra es una invencin humana una accin organizada, deliberada, de un tipo antisocial y en el prolongado espacio de la vida humana sobre la Tierra, bastante reciente. Durante ms del 99% del tiempo que los seres humanos han vivido en este planeta, la mayora de ellos nunca han librado una guerra. Muchos lenguajes ni siquiera tienen una palabra correspondiente. Apagad CNN y leed antropologa. Ya veris.

Es ms, la guerra est obsoleta. La mayora de las naciones ya no hacen guerras, excepto cuando son presionadas por EE.UU. para que se unan a alguna coalicin espuria. La tierra es muy pequea y nuestro tiempo en ella es muy breve. Ninguna otra nacin en el planeta hace la guerra tan a menudo, tanto tiempo, con tanto vigor, de un modo tan costoso, tan destructivo, tan derrochador, tan insensato, o con tan poco xito como EE.UU. Ninguna otra nacin convierte la guerra en su ocupacin.

Jones comienza su libro con esa caracterstica que distingue la guerra: la muerte. Los militares de EE.UU. asignan especialistas en Asuntos Mortuorios para deshacerse de los muertos. Se deshacen de su propia cordura al hacerlo. Y primero se deshacen de su apetito. La carne al grill en el comedor huele de un modo muy parecido a cualquier marine quemado, y se puede llevar el olor de los muertos en una bocamanga manchada mientras se levanta un tenedor a la boca, solo para bajarlo rpidamente. Gran parte de los muertos como la bazofia en el comedor es carne irreconocible. Solan tirarla en los vertederos, hasta que un artculo en el Washington Post lo convirti en un escndalo, ahora la tiran al mar. Muchos de los muertos son el resultado de suicidios. Asuntos Mortuorios limpia los sesos del WC porttil y saca el rifle para que los dems soldados no tengan que verlo.

Luego llegan, en cantidades mucho ms grandes, los heridos, el segundo captulo de Jones. Un cirujano cuenta que en Irak los soldados estadounidenses tenan heridas graves, pero las heridas estaban todava en el cuerpo. En Afganistn, los soldados pisaban en minas y en artefactos explosivos improvisados mientras caminaban, no conducan. Algunos son literalmente destrozados. Otros pueden ser recuperados en pedazos reconocibles. Otros sobreviven. Pero muchos sobreviven sin una o dos piernas, uno o dos testculos, el pene, un brazo, ambos brazos, o con una herida en el cerebro, o una cara arruinada, o todo lo mencionado. Un doctor describe la emocin de un equipo quirrgico la primera vez que tiene que remover un pene y mirar cmo parte al contenedor de desperdicios quirrgicos.

A principios de 2012, escribe Jones, 3.000 soldados [estadounidenses] fueron muertos por artefactos explosivos improvisados en Irak y Afganistn, y 31.394 heridos. Entre los heridos hubo ms de 1.800 soldados con daos severosen sus genitales. Los doctores tratan primero las extremidades de un soldado herido, despus sus genitales, y ms adelante su cerebro.

De vuelta en EE.UU., dos jvenes padres y dos hermosas muchachas adolescentes suben para sentarse en las plataformas acolchonadas al centro de la pieza. Se mueven con la sobriedad vacilante del choque. Los asistentes llegan con una camilla en la que yace un bulto en una sbana de franela. Toman las puntas de la sbana y colocan el paquete sobre la plataforma en medio de la familia. Lo bajan cuidadosamente y luego comienzan a abrir el envoltorio. All, revelado, devuelto a la familia, se encuentra el hijo, su nio, no muerto, pero sin ambos brazos, ambas piernas, y alguna parte es imposible saber cunto de su torso inferior. El director lanza un alegre saludo: Hola Bobby! Cmo te va hoy? Bobby trata de responder pero no emite ningn sonido. Se desploma sobre la plataforma, una cabeza demacrada, ojos llenos de miedo, su pecho enflaquecido bajo una camiseta del EJRCITO

S todo lo que puedas ser

Durante el entrenamiento te ordenan que entres a una cmara de gas txico y que seas expuesto a un poco. Si Asad entrenara a sus soldados de esa manera, asesinaramos a medio milln de sirios para desquitarnos. Pero el entrenamiento militar de EE.UU. es entrenamiento en servilismo ciego, usualmente resentido de modo adecuado cuando es demasiado tarde. Aumentan tus probabilidades de morir, ser herido, abrumado por sentimientos de culpa, traumatizado, convertirte en homicida, o en suicida. Jones recuenta la historia de un soldado que asesin a dos prisioneros iraques, volvi a casa convencido de que era un asesino, coloc las dos placas de identificacin de los iraques muertos, enroll dos veces una manguera alrededor de su cuello y se colg. Veintids por da: es la cuenta de suicidios de veteranos segn el Departamento de Asuntos de Veteranos. La tasa es 4,7 veces superior a la normal, segn la investigacin de Austin-American Statesmen de veteranos de Texas. Eso no incluye coches y motocicletas alocadamente chocados. Y no cuenta la epidemia de sobredosis de drogas que debieran solucionar el problema.

Cmo ayudar ante semejante sufrimiento? Los terapistas solan pedir a la gente que hablara y ahora le piden que tome drogas. En los dos casos, no le piden que encare honestamente su culpa. Entre 2001 y 2007 los homicidios cometidos por soldados estadounidenses en servicio activo y veteranos aumentaron un 90%. Los militares buscan problemas en las vidas de las familias de soldados para explicar problemas semejantes, como si todos comenzaran repentinamente a casarse con las parejas equivocadas justo cuando su pas los enva a la guerra ms estpida de todos los tiempos. Jones cuenta la historia de un marine que mat a su esposa pero mantuvo su cuerpo en el sof para mirar televisin con l durante semanas. Mat a la nica muchacha que me am, se lament posteriormente. Es muy probable que haya matado a otras personas que tambin eran queridas solo lo haba hecho en un contexto en el cual algunos lo elogiaron por haberlo hecho.

Un guerrero herido cuenta a Jones que ama la guerra y ansa volver a ella. Sacarles la mierda. Es lo ms divertido. Me encanta. Ella response: Creo que lo dices en serio, y l dice: No me digas! Estoy tratando de educarte. Pero un oficial del ejrcito ms viejo tiene un punto de vista diferente: He estado en el ejrcito 26 aos, dice, y te puedo decir que es un timo. La guerra, cree de un modo al estilo de Smedley Bluterich, es una manera de hacer que un pequeo grupo de personas se enriquezca monumentalmente. Dice que sus dos hijos no servirn en las fuerzas armadas. Antes de que eso suceda, los matara yo mismo. Por qu? La guerra es absurda, dice. Los muchachos no saben nada mejor. Pero el que un hombre adulto sea atrapado en guerras estpidas es embarazoso, es humillante, es absurdo.

David Swanson es autor de War Is A Lie y Daybreak: Undoing the Imperial Presidency y de Forming a More Perfect Union. Sus blogs: http://davidswanson.org y http://warisacrime.org

Fuente: http://warisacrime.org/content/got-his-gun-lost-his-legs-arms-and-penis



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter