Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-10-2013

Un informe para torpedear un acuerdo con Irn da esperanzas a Israel

Kaveh L Afrasiabi
Asia Times Online

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


Como man cado del cielo para Israel y los neoconservadores "iranfobos" de Washington, que trabajan horas extra para sabotear un acuerdo nuclear con Irn, ha llegado un nuevo informe cientfico que estall en la escena meditica estadounidense, que afirma que Irn est a solo un mes de adquirir la bomba. Eso eclipsa la anterior declaracin del gobierno de Obama en septiembre de que Irn est a un ao o ms de esa crtica posibilidad.

La pomposa y acrtica recepcin de este informe del Instituto para Ciencia y Seguridad Internacional (ISIS) por parte de medios que van desde el New York Times a USA TODAY, a CNN y a todos las principales redes de televisin de EE.UU., suministr un oportuno equivalente cientfico a la intensa presin de cabildeo por parte de Israel y sus poderosos partidarios para impedir cualquier acuerdo nuclear con Irn que dejara intacta la infraestructura de centrifugacin de ese pas.

La principal conclusin del informe que su tecnologa avanzada de centrifugacin ha permitido a Irn reducir tanto la lnea de tiempo de Breakout que puede fabricar uranio de grado de armas dentro de un mes si lo quiere ha dado argumentos a Israel y su insistencia en que se mantengan las sanciones internacionales contra Irn hasta que todas sus centrfugas sean desmanteladas.

Citando las cerca de 19.000 centrfugas de Irn, incluyendo la generacin ms avanzada de centrfugas IR-2, el informe estima que actualmente Irn podra comenzar con mxima rapidez utilizando un proceso en tres etapas con sus centrfugas instaladas y sus reservas de LEU [uranio de bajo enriquecimiento] desde agosto de 2013. En este caso, Irn podra producir un SQ [25 kilos de uranio 235 contenido] en solo aproximadamente 1 a 1,6 meses, si usa todas sus reservas de 20%-LEU hexafluoruro. Utilizando solo LEU de 3,5%, Irn necesitara por lo menos 1,9 a 2,2 meses y podra producir aproximadamente 4 SQ de WGU [uranio de grado de armas] utilizando toda su reserva existente de LEU de 3,5%.

El resultado es, por cierto, una reduccin del nfasis en la importancia del enriquecimiento de uranio a 20% de Irn, que segn un alto legislador iran, ha sido pospuesto una noticia importante en vista de todas las preocupaciones occidentales declaradas en el pasado de que ese nivel de enriquecimiento acerca Irn un gran paso al enriquecimiento a grado de armas. Esa preocupacin es prcticamente revertida hasta el punto de ser calificada de irrelevante y desaparecida de la ecuacin por Israel y sus aliados en Washington. Ahora han sido armados de un nuevo arsenal cientfico para tratar de derribar la estrategia de negociacin con Irn de la Casa Blanca.

El fundador de ISIS, David Albright, tiene acceso a los grandes medios de EE.UU. y se ha dedicado a impulsar la idea de que a fin de extender el tiempo para cualquier potencial de comienzo por parte de Irn, Tehern debe aceptar reducir a la mitad la cantidad de sus centrfugas, ostensiblemente para prolongar el proceso a seis meses. Pero, en vista del propio clculo de Albright, en anteriores informes (criticados por este autor en enero de este ao) que afirman que con solo 1.500-2.000 centrfugas Irn puede producir suficiente uranio de grado de armas dentro de un ao, incluso la reduccin a la mitad de la cantidad total de centrfugas sera alarmante desde el punto de vista de Israel y de sus partidarios belicistas, que solo se dan por satisfechos con nada menos que cero centrfugas. (Vea Afrasiabi, US think tank fuels the Iran crisis, Asia Times Online, 25 de enero de 2013).

Evidentemente, este informe es polticamente parcial, incoherente, y escrito con el nico propsito de sabotear el delicado proceso de negociacin, que debe ser reiniciado en Ginebra a principios de noviembre. Se basa en hipotticas posibilidades, como ser si Irn recurre al enriquecimiento clandestino, que de cierto modo descuenta el propio nfasis del informe sobre la cantidad de centrfugas declaradas. Como declara este autor en el artculo antes mencionado, Albright y compaa simplemente no examinan la pregunta de si Irn marcha o no hacia la armamentizacin, en vista de la ausencia de la ms mnima evidencia y mucho menos cualquier prueba concreta que corrobore sus sospechas infundadas hasta ahora.

No solo eso, este informe est en conflicto con el reciente testimonio en el Congreso de James Clapper, quien ha asegurado a su audiencia que en vista de los actuales mecanismos de salvaguardia instalados en las instalaciones nucleares de Irn, EE.UU. podra detectar rpidamente cualquier desviacin militar. Al parecer, Albright y compaa estn menos confiados y ms pesimistas al respecto y prefieren hacerse eco de neoconservadores belicistas, como el ex embajador de EE.UU. en la ONU, John Bolton, y su creacin Unidos contra Irn Nuclear, que est en la primera lnea de incesante iranofobia en EE.UU.

Es interesante que el informe dirigido por Albright ha sido deformado por representantes de los medios de EE.UU., como ser CNN, que convenientemente pasan por alto la advertencia del informe de que se necesita un tiempo sustancial para convertir uranio de grado de armas en una bomba; es decir, un hecho pequeo y aparentemente inconveniente que es dejado a lado a favor de la noticia alarmista de que Irn est a un mes de la bomba.

USA TODAY , por otra parte, ha llegado al punto de afirmar falsamente que se ha impedido el acceso a ciertas instalaciones nucleares a inspectores internacionales en Irn, lo que constituye una mentira refutada por varios informes del OIEA (Organismo Internacional de Energa Atmica) que indican que ha habido inspecciones regulares y numerosas inspecciones a corto plazo de todas las instalaciones nucleares declaradas de Irn sin ninguna excepcin. En otras palabras, la impresin dada por los medios estadounidenses de que la instalacin subterrnea conocida como Fordo no es objeto de inspecciones integrales del OIEA lo que incluso fue implicado por el secretario de Estado de EE.UU. John Kerry en una de sus conferencias de prensa en el exterior es simplemente falsa. Todo lo que se requiere para desenmascararlo es hojear los informes por pas del OIEA sobre Irn.

Esencialmente, eso significa que el organismo atmico de las Naciones Unidas tiene plena confianza en su capacidad de detectar dentro de das cualquier desviacin del trabajo nuclear pacfico, si una desviacin semejante llega a ocurrir, no dentro de semanas o meses, como sugieren indirectamente Albright y compaa. Esto es posibilitado por las cmaras de vigilancia del OIEA en las salas de enriquecimiento y un robusto sistema de inspeccin que Irn ha declarado su voluntad de realzar adoptando el intrusivo Protocolo Adicional, pero solo como parte del acuerdo exhaustivo con las naciones del 5+1 (los Cinco Miembros Permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU ms Alemania).

Evidentemente, el informe del ISIS, un autoproclamado think-tank de no proliferacin, coloca el acuerdo para una solucin de compromiso, por el cual Irn mantendra su ciclo de combustible intacto a un lmite de bajo enriquecimiento, en una zona de muerte gracias al aumento de las preocupaciones sobre la supuesta capacidad de breakout. Siguiendo la propia lgica del informe, Irn ha tenido esa capacidad desde hace aproximadamente una dcada.

La ausencia de cualquier evidencia de armamentizacin por parte de Irn desde 2003, confirmada por la evaluacin de inteligencia de EE.UU. de 2007 sobre Irn, provoca cuestionamientos sobre las conclusiones y recomendaciones tendenciosas del informe del ISIS. Al mismo tiempo, nos pone en alerta sobre la utilidad funcional de la ciencia para una poltica de coercin frente a Irn; es decir, el hecho de que no existe algo como una ciencia libre de valores, especialmente estudios cientficos de contra-proliferacin que son publicados en un entorno altamente cargado.

No es sorprendente que los medios israeles y la oficina del primer ministro israel hayan expresado considerable satisfaccin ante el ltimo informe del ISIS que ha puesto a la defensiva la predisposicin de la Casa Blanca a favor de un acuerdo que no elimina toda la capacidad de enriquecimiento de Irn, actuando por lo tanto como un destructor de ese acuerdo.

Irn es inflexible sobre su lnea roja respecto a sus derechos nucleares de enriquecer uranio. No importa con qu fuerza esta maniobra cuasi-cientfica trate de torpedear un acuerdo nuclear razonable, sus probabilidades de tener xito son nulas.

En consecuencia, si el gobierno de Obama no logra eludir la nueva presin impuesta en parte mediante la publicacin de semejantes informes parciales que aparentan ser puramente cientficos, es probable que presenciemos la continuacin indefinida del impase nuclear con Irn. Arabia Saud e Israel lanzaran un gigantesco suspiro de alivio, y gran parte del resto del mundo sera consternado por el hecho de que una crisis potencialmente peligrosa con dimensiones militares pueda ser nuevamente desviada del camino diplomtico, esta vez por la servidumbre de la ciencia ante la poltica.

Kaveh L. Afrasiabi es autor de After Khomeini: New Directions in Iran's Foreign Policy (Westview Press) y de Iran's Nuclear Program: Debating Facts Versus Fiction (2007), Reading In Iran Foreign Policy After September 11 (BookSurge Publishing , October 23, 2008) ) y Looking for Rights at Harvard. Su ltimo libro es UN Management Reform: Selected Articles and Interviews on United Nations CreateSpace (2011).

(Copyright 2013 Asia Times Online (Holdings) Ltd. All rights reserved.

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/Middle_East/MID-01-281013.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter