Portada :: Europa :: El rapto de Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-11-2013

Entrevista a ngel Ferrero sobre "La quinta Alemania"
Si sumamos los ejrcitos de todos sus estados miembro, la UE tiene el segundo mayor ejrcito del mundo"

Salvador Lpez Arnal
El Viejo Topo

Periodista free-lance, miembro del Comit de Redaccin de Sin Permiso, colaborador de La Directa, ngel Ferrero es tambin traductor de Elmar Altvater (El fin del capitalismo tal y como lo conocemos, El Viejo Topo) y de James Connolly (Txalaparta, en prensa). Nuestra conversacin, anterior a las elecciones de octubre de 2013, se centra en los II y III -Hacia una construccin neoimperialista y Qu fue de la izquierda?- del libro citado.


Empiezo felicitndote: tus dos captulos de La quinta Alemania son magnficos, extraordinarios. Empiezo por el primero, el de la construccin neoimperialista. Abres con el manifiesto de enero de 2013: Lappel des crivains pour lEurope, que en tu opinin, que comparto, lleva el sello inconfundible de Bernard-Henri Lvy. Qu te molesta ms de ese texto?

El estilo es el hombre. El manifiesto tiene ese estilo que alguien de la revista konkret, creo que refirindose a Daniel Cohn-Bendit, ha calificado de histrico. Lo que propone este manifiesto bsicamente es la unin poltica, o la federacin de estados europeos, como solucin a la crisis poltica de la Unin Europea. Urge a secundar esa idea, pero sin dar mucha informacin sobre la misma, aprovechndose de que federacin es un trmino con cierto atractivo para el espectro de la izquierda. Toda federacin que se precie de ese nombre es un contrato bilateral. En Irlanda me dijo hace poco un librero que l ya no crea en Europa porque sta no es una Europa de iguales, sino que existe una jerarqua clara de pases. Una federacin desde arriba no es una federacin. Y el manifiesto presenta esa federacin como una solucin que, si no aceptamos, nos har quedar rezagados. Es lo mismo que nos dijeron antes de la consulta de todos los tratados anteriores. Daniel Cohn-Bendit y Guy Verhofstadt dicen lo mismo en su manifiesto, pero exponen este proyecto con ms detalle.

Recoges una cita de Thomas Wagner en tu argumentacin. La siguiente: el objetivo de las lites europeas es la disolucin de la democracia parlamentaria en un sistema presidencial legitimado por plebiscitos. No est claro que la actual sea realmente una democracia parlamentaria. Pero, sea como fuere, ests de acuerdo con esa consideracin? Ese es el objetivo de las clases dirigentes europeas?

Las instituciones comunitarias tienen un funcionamiento bastante complejo, que nadie se ha preocupado seriamente de explicar a la poblacin. Si saber cmo funcionan esas instituciones ya es difcil, ms an lo es conocer cul es el objetivo de las elites europeas, con reuniones que escapan a la supervisin pblica. Se ha hablado de una desintegracin ordenada de la eurozona (e incluso de la Unin Europea), de la creacin de una Europa de dos velocidades, con una Kerneuropa compuesta de los pases del Benelux, Alemania y Austria y una periferia, cada zona con su propia divisa... Una federacin como la que antes mencionaba probablemente responda mejor a los intereses del capital europeo, ya que eliminara las ltimas trabas burocrticas y convertira a la Unin Europea en un espacio econmico homogneo capaz de competir con los Estados Unidos y los estados BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudfrica). Cohn-Bendit y Verhofstadt lo dicen muy claramente en su manifiesto. El problema de eso es que nos lleva, o mejor dicho nos devuelve porque la Unin Sovitica fren hasta cierto punto este desarrollo durante los casi setenta aos de su existencia, a una poca de imperialismos rivales, con la creacin de unidades econmicas y polticas que sobrepasan los lmites nacionales y la consolidacin del capital financiero. Verhofstadt dice sin tapujos que la Unin Europea tendra que ser un imperio. Luego aade, cuando el periodista que le entrevista le advierte de la seriedad del trmino: en el buen sentido de la palabra. Entindase lo que se quiera.

En este esquema, la Unin Europea se dotara, siguiendo el modelo estadounidense, de un presidente elegido por sufragio directo. Parece un modelo muy democrtico, pero teniendo en cuenta la desigualdad de poblacin de los estados miembro, el sufragio directo slo reforzara la situacin actual. Como adems tendra poderes especiales, este hipottico Presidente de la Unin Europea restara influencia al Parlamento europeo, de ah que Thomas Wagner hable de un sistema presidencial legitimado por plebiscitos, algo, por otra parte, no muy diferente a lo que vivimos con el referendo para el Tratado de Lisboa. Cuando los irlandeses votaron que no al Tratado, se les oblig a repetir la votacin despus de unas concesiones que al final no fueron tales y luego de eliminar el lmite de financiacin para la campaa a favor del s y obstaculizar y marginar en los medios de comunicacin a las voces contrarias al Tratado. Hace una semana, por cierto, Angela Merkel y Franois Hollande propusieron la creacin de la figura de presidente del Eurogrupo, con presupuesto propio.

Cuando hablan de Europa como un Imperio, en el buen sentido de la palabra imperio, en qu Europa estn pensando? Qu ejrcito acompaara ese nuevo Imperio construido con sangre y petrleo?

Adems de las consecuencias sociales que comporta cualquier proyecto de cuo imperialista como el chantaje a las cpulas sindicales para que acepten el proyecto a cambio de un bienestar relativo en comparacin con los pases que entrasen en su rbita, se trata de un proyecto con un carcter crecientemente militar, un rasgo que la partidos de izquierda y los movimientos sociales tienden a ignorar, porque, obviamente, comprometen la mayora de su tiempo a luchar contra las medidas de austeridad y los recortes sociales. Los combustibles fsiles y otros materiales necesarios para la produccin industrial en el capitalismo tardo son, por su propia naturaleza, finitos y no renovables. La pennsula europea del continente euroasitico no es especialmente rica en estas materias primas. Su agotamiento llevar, de hecho est llevando ya, a una lucha por el control de su explotacin y de las rutas de transporte. Cuando no se consigue la complicidad de la clase dirigente local (lo que en la jerga acadmica al uso se conoce como soft power), una relacin que bloquea el desarrollo y la democracia en estos pases creando una economa dependiente y poco diversificada y una lite corrupta, entonces se recurre a medios militares, algo que, por desgracia, ocurre con cada vez ms frecuencia. Los ejemplos son tan conocidos que no vale la pena repetirlos aqu. En las fantasas neoimperiales de algunos think tanks en Bruselas, que menciono en el captulo de La quinta Alemania, esta zona de influencia se extiende por el sur hasta cubrir la mitad superior del continente africano, por el Ocano ndico hasta Indonesia y por el este cubre todo el continente europeo hasta los campos de gas en la pennsula de Yamal en Rusia. Una Unin Europea as vivira no se si decir vive en un estado de guerra permanente que consume enormes sumas de dinero. Desde la desaparicin de la Unin Sovitica se han producido ms conflictos en todo el mundo que durante toda la posguerra. Son conflictos perifricos, que se resuelven ms o menos rpidamente, de ah su inters marginal para los principales medios de comunicacin.

Si sumamos los ejrcitos de todos sus estados miembro, la Unin Europea tiene hoy da el segundo mayor ejrcito del mundo. El porcentaje de soldados por habitante supera incluso al de China, que tiene el ejrcito ms grande del mundo. La cifra impresiona, pero lo cierto es que un ejrcito as es muy poco til para este tipo de guerras neocoloniales. De ah las llamadas tambin, por cierto, de Cohn-Bendit a crear un ejrcito europeo, reducido y moderno, en el que los estados mancomunen sus recursos o se especialicen, que nada tienen que ver con razones econmicas y mucho menos pacifistas. Esta idea, que viene avalada por la mayora de la OTAN en su estrategia una organizacin, dos pilares (EE.UU. y la UE), existe ya en forma embrionaria con los llamados battle-groups, en las que varios pases forman unidades militares de intervencin rpida.

Qu condiciones permitieron las primeras operaciones del ejrcito alemn en el extranjero? Hasta 1990, el Bundeswehr se haba mantenido calmado. Qu pas entonces? Dnde qued el Nie wieder Krieg!?

Salvo en casos muy contados, como las guerras revolucionarias o la guerra de guerrillas, los pases recurren a la fuerza armada bien por el control o la apropiacin directa de los recursos naturales, o bien para ampliar su influencia o con fines de expansin territorial. Obviamente, la poblacin de ningn pas aceptar ir a la guerra con semejantes premisas. En Alemania, la participacin del Ejrcito alemn en misiones internacionales fue un tab. Obviamente, no se trata de ninguna sorpresa: Alemania inici la Segunda Guerra Mundial, el mayor conflicto de la historia de la humanidad. Ese tab qued roto en 1999 con la guerra de Kosovo. Para convencer a la opinin pblica hubo que llevar a cabo una intensa campaa de concienciacin que no dud en utilizar la reductio ad Hitlerum (y relativizar, as, el Holocausto) con Yugoslavia: Kosovo era otro Auschwitz, Milosevic no era el presidente de Yugoslavia, sino el lder serbio (Serbenfhrer en alemn tiene unas connotaciones mucho ms negativas, evidentemente), y as sucesivamente. Que el gobierno estuviera en manos de la primera coalicin entre socialdemcratas y verdes facilit enormemente las cosas, porque si al frente hubieran estado los conservadores, las calles se hubieran llenado de manifestantes en contra de la guerra. El bombardeo, que se justific para evitar una catstrofe humanitaria, lo que verdaderamente hizo fue provocar una. Es begann mit einer Luge, un reportaje de la ARD que se puede encontrar fcilmente en YouTube con subttulos, destapa todas las mentiras del gobierno alemn en aquella poca. Ese tab tena que romperse para que Alemania, el estado industrialmente ms fuerte de la Unin Europea, pudiera participar, como le reclamaba Estados Unidos, en este tipo de escenarios, y con ese fin no se escatimaron esfuerzos. Con todo, la poblacin alemana sigue siendo bastante antimilitarista y los porcentajes de rechazo a la guerra en Afganistn siguen siendo, a pesar de las votaciones parlamentarias en sentido contrario, altos.

Tomando pie en Altvater, afirmas que en el fondo el primer objetivo estratgico de la campaa de Kosovo fue Rusia. Rusia? Por qu?

Rusia es el primer productor de petrleo del mundo y atesora cantidades ingentes de otros recursos naturales. Gracias al elevado precio de los hidrocarburos Rusia ha conseguido estabilizar su economa y, con ello, reconstruir los maltrechos vnculos con algunas de las ex repblicas soviticas. En el 2015 podra estar en marcha la Unin Euroasitica compuesta por Rusia, Bielorrusia y Kazajistn, ampliable a otros pases. El temor a una Rusia fuerte es una constante en la poltica internacional, pero ahora hay que sumar a su extensin geogrfica el factor de los recursos naturales, adems de un tejido industrial que podra revitalizarse, y que, de hecho, en parte lo est haciendo (con todo, la presencia de capital extranjero sigue siendo importante y los desequilibrios regionales son patentes). Como dice Elmar Altvater en El fin del capitalismo tal y como lo conocemos, la guerra de Yugoslavia complet una nueva tenaza de la OTAN que se extiende desde las repblicas blticas en el norte por Polonia, la Repblica Checa y Hungra hasta Grecia y Turqua, rodeando a Rusia y creando un puente desde Europa occidental a Oriente Prximo y Oriento Medio, otras dos regiones clave para el control y el transporte de las materias primas. En este cinturn se han instalado bases militares en Kosovo de ah el inters de la OTAN en la secesin de este estado o Croacia decisivas para esta estrategia de dominio imperialista. Esta ltima base, por ejemplo, es un eslabn importante en el transporte de armas procedentes de Arabia Saud, Jordania y Qatar a los islamistas que combaten al rgimen baasista en Siria, un pas que mantiene vnculos estrechos con la Repblica Islmica de Irn y en el que se encuentra la ltima base naval rusa en el Mediterrneo. La tenaza de la que habla Altvater podra ampliarse si Suecia y Finlandia deciden entrar en la OTAN.

Jutta Ditfurth menciona en su libro un informe para el Bundeswehr citado en un nmero de la revista Petroleum Economist que afirmaba que la intervencin de la OTAN en Kosovo, sin la legitimacin de un mandato del Consejo de Seguridad de la ONU, puede ser el precedente de una futura intervencin en la esfera inmediata de Rusia. Pues bien, diez aos despus de publicarse esta informacin estall la guerra en Osetia del Sur, cuando el entonces Presidente de Georgia, Mijel Saakashvili, autoriz una ofensiva militar para reclamar su soberana sobre este territorio, en disputa desde 1991.

Es muy difcil presentar al lector estas informaciones desde una perspectiva objetiva, porque los medios de comunicacin occidentales tienden a presentar toda la informacin de y sobre Rusia en blanco y negro. Por ejemplo, los recientes ejercicios militares de la OTAN en Polonia o Georgia apenas han tenido repercusin en los medios de comunicacin, que sin embargo s se han hecho eco de las maniobras de la armada rusa en el Mar Negro.

El acceso a las materias primas afirmas que es un objetivo explcito en las intervenciones realizadas por el ejrcito alemn. De qu materias primas anda escasa Alemania?

De las ms importantes. El petrleo, sin duda, es clave. La revolucin industrial alemana en el siglo XIX se debi en buena medida a la minera en el este y en el oeste del pas. La aplicacin del petrleo en determinados procesos industriales cambi la situacin. De hecho, segn muchos autores, la bsqueda de materiales sintticos que reemplazasen el crudo espole el desarrollo de la industria qumica en Alemania (una de las ms importantes del mundo) a comienzos del siglo XX. Este 2 de febrero se celebr el 70 aniversario del fin de la Batalla de Stalingrado. Si esta batalla fue tan importante fue, entre otras cosas, porque la victoria sovitica impidi que la Wehrmacht llegase hasta los pozos petrolferos en el Cucaso Sur. Alemania est buscando ampliar su influencia en frica en pases como Ghana, ricos en petrleo, minerales y gas natural, y tambin en Asia Central por las mismas razones. Esta escasez tambin explica el impulso gubernamental del reciclaje y las energas renovables, que por desgracia nada tiene que ver con una mayor conciencia del deterioro medioambiental.

El Bundeswehr podr ser utilizado en el futuro, eso afirmas, para reprimir a la propia poblacin alemn, como un cuerpo represivo interno. En qu te basas para esa afirmacin?

El Bundeswehr puede ser desplegado desde 1969 en el territorio de la Repblica Federal Alemana para la lucha contra insurrectos armados y organizados militarmente. En el 2012 el Tribunal Constitucional dictamin que el ejrcito poda desplegarse en territorio alemn en caso de accidentes o catstrofes especialmente graves. Pero el ejrcito alemn siempre se haba desplegado para ayudar en tareas de rescate, como en el caso de inundaciones... El junge Welt descubri poco despus que en Sajonia-Anhalt hay un centro de entrenamiento para el combate en el que, adems de aldeas albanokosovares y afganas, se haba reconstruido un escenario urbano tpicamente europeo, con estacin de metro, carreteras y edificios gubernamentales. Durante la oleada de disturbios en Grecia en el 2008 se rumore que el gobierno estaba pensando en sacar el ejrcito a las calles para controlar la situacin. Si la inmigracin ya se trata como un problema de defensa en los documentos de la Comisin Europea, por qu no los conflictos sociales si desbordan a las fuerzas de seguridad? Hace unas semanas los medios britnicos revelaron que en el 2011 Eton, la universidad donde se forma la elite del Reino Unido, pregunt a sus alumnos en un examen de retrica cmo justificar la muerte de manifestantes despus de desplegar al ejrcito para reprimir protestas. Por qu Alemania, o cualquier otro estado europeo, iba a excluir esa opcin?

Te pregunto a continuacin por la izquierda y por una de las cosas que ms inquietan segn tus propias palabras

De acuerdo, cuando quieras.

Salvador Lpez Arnal es miembro del Frente Cvico Somos Mayora y del CEMS (Centre dEstudis sobre els Movimients Socials de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; director Jordi Mir Garcia)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter