Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-11-2013

Libia
De Gadafi a Al Qaeda, gracias a la CIA...

Marc Vandepitte
Investig'Action

Traducido del francs para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


Estados Unidos est verdaderamente en guerra contra el terrorismo en frica o, por el contrario, lo suscita para servir a sus intereses?

Un Estado que se tambalea

El 11 de octubre el primer ministro libio fue secuestrado brutalmente para ser liberado horas despus. Este secuestro es sintomtico de la situacin en el pas. El 12 de octubre estall un coche bomba cerca de las embajadas de Suecia y Finlandia. Una semana antes fue evacuada la embajada rusa tras ser invadida por hombres armados. Hace un ao pas lo mismo en la embajada estadounidense. Encontraron la muerte el embajador y tres de sus colaboradores. En el pasado otras embajadas tambin fueron tomadas como objetivo.

Al igual que en Iraq y Afganistn, la intervencin occidental en Libia ha instaurado un Estado que se tambalea. Desde la eviccin y asesinato de Gadafi la situacin de seguridad del pas est lejos de estar controlada. Los atentados a polticos, activistas, jueces y servicios de seguridad son moneda corriente. El gobierno central apenas ejerce el control del pas. Milicias rivales imponen su ley. En febrero el gobierno de transicin se vio obligado a reunirse en unas tiendas de campaa tras haber sido expulsado del parlamento por unos rebeldes encolerizados. El barco que se hundi cerca de Lampedusa, lo que provoc que se ahogaran 300 refugiados, provena de Libia, etc.

Libia tiene las reservas ms importantes de petrleo de frica, pero a consecuencia del caos que reina en el pas la extraccin de petroleo se ha detenido prcticamente. Ahora el pas tiene que importar petrleo para garantizar sus necesidades elctricas. A principios de septiembre se sabote el aprovisionamiento de agua en Tripoli, lo que provoc escasez de agua en la capital.

Bases para terroristas islamistas

Pero lo ms inquietante es la yihadizacin del pas. Los islamistas controlan territorios enteros y colocan hombres armados en los controles de las ciudades de Bengasi y Derna. El personaje de Belhadj lo ilustra perfectamente. Este ex(por as decirlo)miembro destacado de Al Qaeda estuvo implicado en los atentados de Madrid en 2004. Tras la cada de Gadafi se convirti en gobernador de Tripoli y envi a cientos de yihadistas a Siria para luchar contra Assad. Actualmente trabaja en la instauracin de un partido conservador islamista.

La influencia de la yihadizacin se extiende mucho ms all de las fronteras del pas. El ministro tunecino de Interior considera que Libia es un refugio para los miembros norteafricanos de Al Qaeda. Tras el desmoronamiento del poder central libio varios tipos de armas pesadas han cado en manos de todo tipo de milicias. Una de ellas, el Libyan Islamic Fighting Group (LIFG), cuyo dirigente era Belhadj, lleg a una alianza con los rebeldes islamistas de Mali. Estos, junto con los tuaregs, lograron apropiarse del norte de Mali durante algunos meses. La importante toma de rehenes en un centro de extraccin de gas en Argelia el pasado mes de enero se hizo partiendo desde Libia. Hoy la rebelin siria se controla desde Libia y la mancha de aceite yihadista se extiende hacia Niger y Mauritania.

Gracias a la CIA

A primera vista parece que Estados Unidos y Occidente estn preocupados por este aumento de la actividad yihadista en el norte de frica. A ello hay que aadir tambin Nigeria, Somalia y ms recientemente Kenia. Pero si se observa ms atentamente, la situacin es ms complicada. Una alianza entre, por una parte, las fuerzas especiales francesas, britnicas, jordanas y catares, y por otra grupos rebeldes libios hizo posible la cada de Gadafi. El ms importante de los grupos rebeldes libios era ciertamente el Libyan Islamic Fighting Group (LIFG), que figuraba en la lista de las organizaciones terroristas prohibidas. Su lder, el antes mencionado Belhadj, tena a sus rdenes a entre dos y tres mil hombres. Su milicia tuvo derecho unos adiestramientos estadounidenses justo antes de que empezara la rebelin en Libia.

No es la primera vez que Estados Unidos lo hace. En la dcada de 1980 se ocup de la formacin y direccin de combatientes islamistas extremistas en Afganistn. En la dcada de 1990 lo volvi a hacer en Bosnia y diez aos despus en Kosovo. No hay que excluir que los servicios de informacin occidentales estn implicados directa o indirectamente en las actividades terroristas de los chechenos en Rusia y de los iugures en China.

Estados Unidos y Francia simularon sorprenderse cuando los tuaregs y los islamistas ocuparon el norte de Mali, pero no era sino una fachada. Incluso podramos preguntarnos si no lo provocaron, como ocurri en 1990 con Iraq respecto a Kuwait. Teniendo en cuenta la actividad de Al Qaeda en la regin, cualquier especialista en geoestrategia saba que la eliminacin de Gadafi provocara un recrudecimiento de la amenaza terrorista en el Magreb y en el Sahel. Dado que la cada de Gadafi fue provocada en gran parte por las milicias yihadistas, a las que dirigi y form Estados Unidos, podemos empezar a plantearnos una serie de importantes preguntas. Para ms detalles al respecto, remito a un artculo anterior mo.

Agenda geopoltica

En todo caso, a Estados Unidos le conviene la amenaza terrorista islamista en la zona y en otras partes del continente. Constituye la excusa perfecta para estar presente militarmente e intervenir en el continente africano. A Washington no se le escapa que China y otros pases emergentes estn cada vez ms activos en el continente y debido a ello constituyen una amenaza para su hegemona. China es hoy el principal socio comercial de frica. Segn el Financial Times , desde hace tiempo es controvertida la militarizacin de la poltica estadounidense tras el 11 de septiembre puesto que en la zona se considera que es un intento por parte de Estados Unidos de reforzar su control de las materias primas y de contrarrestar el papel comercial exponencial de China.

En noviembre de 2006 China organiz una cumbre extraordinaria sobre cooperacin econmica a la que asistieron al menor 45 jefes de Estado africanos. Precisamente un mes despus Bush aprobaba el establecimiento del Africom. Africom es el contingente militar estadounidense (aviones, barcos y tropas) consagrado al continente africano. Lo vimos actuar por primera vez en Libia y en Mali. Actualmente Africom est activo en 49 de los 54 pases africanos y Estados Unidos tienen bases o instalaciones militares permanentes en al menos diez pases. La militarizacin de Estados Unidos en el continente no hace ms que extenderse. Reproducimos a continuacin un mapa de su presencia en el continente en estos dos ltimos aos. El mapa es bastante elocuente.

En el terreno econmico los pases del Norte pierden terreno frente a los pases emergentes del Sur y sin duda este es tambin el caso en frica, un continente rico en materias primas. Cada vez parece mas evidente que los pases del Norte lucharn por medios militares contra este reequilibrio, lo cual promete para el continente negro.

Traducido del neerlands al francs por Thomas Halter para Investig'Action

Fuente: http://www.michelcollon.info/Libye-de-Kadhafi-a-Al-Qaida-En.html?lang=fr


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter