Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-11-2013

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

Eduardo Nava Hernndez
Cambio de Michoacn


Los 100 aos de la publicacin de La acumulacin de capital, la obra econmica ms importante de Rosa Luxemburgo, dieron la ocasin para que la Facultad de Economa de la Benemrita Universidad Autnoma de Puebla, en colaboracin con otras instituciones, organizara del 23 al 25 de octubre un coloquio internacional para tratar la obra y la vida de la pensadora y militante socialista polaca con el ttulo de Rosa Luxemburgo y La acumulacin de capital. Cien aos de reproduccin, crisis, organizacin y resistencia. Haca seguramente ms de 30 aos que no se realizaba en Mxico una reunin acadmica con ese tema. El derrumbe del bloque sovitico entre 1989 y 1991 y el pretendido triunfo intelectual de las ideologas del capitalismo tardo -que llev incluso a proclamar el supuesto fin de la historia- afectaron por un largo periodo el debate poltico del socialismo y en particular al marxismo, incluso como mtodo y como teora crtica del modo de produccin capitalista.

Las ideas del socialismo, en sus diversas variantes, es cierto, nunca desaparecieron; pero s parecieron perder fuerza frente al avasallante discurso del neoconservadurismo encubierto de liberalismo, posicionado desde los gobiernos, la academia y los grandes medios de difusin. Pero la persistencia del imperialismo con su agresividad blica en Afganistn, Iraq, Libia y Siria, y sus amenazas tambin guerreristas a Irn, as como la recurrencia de las crisis econmicas catastrficas en diversos pases de la Unin Europea y en los Estados Unidos han mantenido vigente en muy amplios sectores de la poblacin mundial la idea de una transformacin de fondo que elimine las terribles desigualdades sociales, la insultante concentracin de la riqueza y la extendida miseria en que se debaten miles de millones. No ha tardado, desde la crisis de 2008-2009, en reposicionarse la crtica marxista del capitalismo, lo mismo en mbitos acadmicos que en la movilizacin social.

Y dentro de la tradicin marxista, no resulta sorprendente que la figura de Rosa Luxemburgo sea una de las primeras en ser recuperadas. Adelantada a su tiempo, sus posiciones polticas se adaptan de manera bastante natural a las necesidades tericas de los nuevos movimientos sociales en estos inicios del siglo XXI. Luxemburgo, asesinada brutalmente en Berln, en enero de 1919, sobrevive hoy por no haberse encuadrado en ninguna de las dos grandes corrientes del socialismo del siglo XX. Su crtica poltica se enfil lo mismo contra la socialdemocracia en proceso de conciliacin con el capitalismo monoplico (socialdemocracia hoy en crisis histrica, probablemente terminal) que a la de los primeros rasgos autoritarios de la Revolucin Bolchevique, la cual se generaran ms adelante una versin oficial del marxismo y un rgimen burocrtico hoy extinto en los que fueron sus principales centros de poder. La sentencia de la pensadora polaca: La libertad slo para los que apoyan al gobierno, slo para los miembros de un partido (por numeroso que ste sea) no es libertad en absoluto. La libertad es siempre y exclusivamente libertad para el que piensa diferente, es cada vez ms citada como bandera para enfrentar el autoritarismo y la censura de todo signo.

Ms an, la llamada Rosa Roja encuentra puntos de contacto con los movimientos sociales de la actualidad por haber sido, entre los pensadores del marxismo, una de los que ms decididamente confiaba en que la movilizacin espontnea de las masas removera las estructuras burocratizadas y se hara cargo de la concientizacin y educacin poltica de las mismas. La crisis de hoy de los partidos polticos de casi todo signo plantea nuevamente el tema no resuelto de la relacin movimientos-sindicatos-partidos, que Luxemburgo abord en una perspectiva distinta a la del leninismo (aunque comparta con ste el combate al economicismo espontneo del movimiento obrero) y ms an a la vinculacin corporativa caracterstica del estalinismo y otras formas de rgimen totalitario o autoritario.

Rosa Luxemburgo fue precursora, con su obra de 1913, en el tratamiento del imperialismo no meramente como una poltica expansionista del capital sino como una verdadera fase del desarrollo de ste, determinada por las necesidades de la acumulacin. Si bien err en ver en el agotamiento de los mercados perifricos un lmite absoluto a la acumulacin misma (error que fue criticado por autores como Bujarin, Lukcs y Henrik Grossman), no son pocos los que hoy recuperan el mtodo aplicado por ella para analizar la sociedad capitalista y el proceso de acumulacin: el sistema capitalista tiene que ser enfocado como una totalidad, no fragmentariamente, y por tanto como una sola dinmica de conjunto en la que lo aparentemente externo no lo es y que no puede ser transformada paulatina o parcialmente sino slo por medio de una ruptura radical con sus premisas de explotacin y opresin.

Por si fuera poco, Rosa Luxemburgo fue precursora tambin en el anlisis de fenmenos -que fueron abordados en el coloquio- tan actuales como el armamentismo y el sealamiento de que el capitalismo conduce a la humanidad a un dilema radical: el de la transformacin de la realidad social por la accin consciente de las masas y particularmente de las clases subalternas o el retroceso histrico que ella sintetiz como socialismo o barbarie. Desafortunadamente, las dcadas siguientes a su asesinato y el resto del siglo XX le dieron la razn llenando su historia de destruccin, muertes masivas, miseria deshumanizante y destruccin sin precedentes de la naturaleza. En el coloquio de Puebla participaron, por ello, no slo acadmicos sino diversas organizaciones sociales y comunitarias que se encuentran en resistencia al despojo, la injusticia social y la accin depredadora de las grandes empresas capitalistas, o que buscan nuevas formas de organizacin y subsistencia en la economa social y solidaria en diversos lugares del pas.

Cada ao, el segundo domingo de enero, el asesinato de Rosa Luxemburgo y el de su compaero de militancia Karl Liebknecht es conmemorado en Berln con movilizaciones masivas de 40 o 50 mil personas provenientes de los grandes sindicatos, los partidos de izquierda y los movimientos sociales que, en pleno siglo XXI y desde la demolicin del Muro, la han convertido en un smbolo de las luchas de hoy y del porvenir. Mujer, activista, marxista radical, polaca de origen judo, la Rosa Roja represent en su momento todo lo que la burguesa alemana despreciaba u odiaba; la misma burguesa que pocos aos despus de su crimen brutal engendr al nazismo como expresin extrema de la barbarie que la propia Rosa anunciara.

La tarea de reconstruir el pensamiento socialista en el siglo XXI no ser fcil despus de los fracasos que la centuria anterior nos dejara. Pero aparece como una necesidad urgente para los pueblos y los movimientos en lucha contra las diversas formas de explotacin, depredacin y opresin que el capital representa. Dentro de esa tarea, la recuperacin de la tradicin crtica y de sus exponentes como Rosa Luxemburgo es indispensable. Y ya hemos comenzado.

Fuente: http://www.cambiodemichoacan.com.mx/editorial-8934


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter