Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Uruguay. Millones de columnas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-11-2013

Uruguay, pas transgnico

Juan Luis Berterretche
Rebelin


En noviembre de 2012, se realiz, en el Hotel Conrad de Punta del Este, la Segunda Conferencia Mundial de Investigacin Agropecuaria (GCARD 2012). La GCARD es el resultado de un proceso pergeado por el capital financiero imperialista en la dcada de los 80. En esos aos la Fundacin Rockefeller reuni a algunos otros financistas para conformar en Nueva York la Fundacin para el Desarrollo de los Recursos (Resources Development Foundation). Esta fundacin cre luego un Programa de Cooperacin Internacional en Biotecnologa, conjuntamente con la Fundacin Hitachi, con el objetivo declarado de transferir biotecnologas a los pases en vas de desarrollo. En 1991 y bajo la orientacin del Dr. Clive James, quien fuera Director General del Centro Internacional de Mejoramiento del Maz y el Trigo (CIMMYT), y con ms de un milln de dlares aportados por un donante annimo, el programa se recicl como entidad independiente bajo el nombre de Servicio Internacional para la Adquisicin de Aplicaciones Agrobiotecnolgicas (ISAAA).

La GCARD es un espectculo montado por la ISAAA cuyo nico propsito segn sus propias palabras es facilitar la introduccin de biotecnologas patentadas por los laboratorios de las empresas de los pases industrializados a los sistemas alimentarios y agropecuarios de los pases del Sur /1.

Es interesante detallar quienes fueron los tres grupos de desinteresados fundadores de la ISAAA:

1- En primer lugar, las agencias imperialistas de cooperacin internacional, con la USAID -tapadera histrica de la CIA- a la cabeza /2;

2- Las fundaciones que sostuvieron la investigacin en biotecnologa. Con la Fundacin Rockefeller como financiador principal, a las que se sumaron: Fundacin Benfica Gatsby, (Gran Bretaa); Fundacin Hitachi, (Japn/EEUU); Fundacin McKnight, (EEUU); y la Fundacin William Brown para el Desarrollo de los Recursos, (EEUU).

3- Y como protagonistas centrales del proyecto: las transnacionales de semillas, de agro-txicos y de maquinaria agrcola: Cargill semillas y maquinaria agrcola, Dow AgroCiencias y Monsanto (de EEUU); AgrEvo, KWS y Schering AG (de Alemania); Novartis semillas (Suiza) a las que luego se sumaron las multinacionales de semillas y/o agro-txicos: Du Pont (EEUU), Bayer (Alemania), Syngenta (Suiza); Groupe Limagrain (Francia); Land OLakes (EEUU), Takii y Sakata (Japn) DLF-Trifolium (Dinamarca) y otras.

Mujica y el cultoa la soja transgnica

En el marco de un encuentro con periodistas agropecuarios extranjeros que llegaron a Uruguay para cubrir el show de la GCARD 2012, el presidente de Uruguay, Jos Mujica que inaugur la Conferencia indic que compaas que ingresaron a nuestras tierras, especialmente argentinas, nos ensearon a trabajar la tierra y ahora somos un pas agrcola, cosa que no ramos, porque la siembra directa no se conoca. Completando sus eruditos pensamientos rurales, con un toque de misticismo afirm que la soja merece un monumento porque es una planta sagrada que nos trajo rentabilidad".

Una de las funciones ms importantes de los proyectos del ISAAA es fomentar relaciones personales con funcionarios gubernamentales de los pases del tercer mundo que aseguren la iniciativa y el empuje necesarios para la incorporacin de biotecnologas. En sus propias palabras, "posibilitando que los principales diseadores de polticas de los pases en vas de desarrollo compartan visiones y puntos de vista con lderes empresariales de las compaas privadas, el ISAAA est ayudando a generar la conviccin, la confianza mutua y la colaboracin que habr de integrar a los pases en vas de desarrollo a la revolucin agro-bio-tecnolgica"/3.

Esas relaciones personales fueron las que permitieron la introduccin de las semillas transgnicas de manera precoz en Argentina entre febrero y noviembre de 1994. Monsanto comenz por comprar los equipos de investigacin del Instituto Nacional de Tecnologa Agrcola (INTA). Las relaciones personales fueron favorecidas por la dramtica situacin poltica que atravesaba el pas vecino. Hay que recordar que estos acontecimientos se desarrollaron bajo las presidencias de Carlos Mnem (1989-1999), un nefasto privatizador del modelo Consenso de Washington que llev el pas a la quiebra. Su ministro de agricultura Felipe Sol, con estrechas relaciones personales con Monsanto, el 3 de abril de 1996 firm la autorizacin para la comercializacin de las semillas transgnicas tolerantes al herbicida glifosato sin ningn debate parlamentario, investigaciones previas o ley que regulara los cultivos transgnicos.

En esencia, el ISAAA cont en Sudamrica con la experiencia en Argentina para seguir conformando lites que actuaran como secuaces de la biotecnologa, y capaces de crear una estructura normativa adecuada a la penetracin de stas. Las compaas argentinas (pool de siembras) que nos ensearon a trabajar la tierra introduciendo la siembra directa -al decir de Mujica- eran la punta de lanza de Monsanto, que transformara a Uruguay en un Pas Transgnico. Como en Argentina, sin ningn debate parlamentario, investigaciones previas o ley que regulara los cultivos transgnicos.

No es casual, entonces que Mujica se entrevistara en New York, luego de su fraudulento discurso en las Naciones Unidas, con uno de los especuladores ms deplorables de la actualidad, George Soros, uno de los grandes accionistas de Monsanto y con David Rockefeller el principal promotor de la ISAAA a travs de su Fundacin y financiador de la biotecnologa transgnica. Fue una actividad de fortalecimiento de las relaciones personales compartiendo visiones y puntos de vista con los dueos del circo.

En ese proceso, se espera que esa lite de expertos y funcionarios nativos adeptos a los transgnicos atemperen las inquietudes sociales y la oposicin pblica que pueda surgir en el mbito local, nacional o regional, en el momento que la guerra qumica contra la naturaleza desatada por las transnacionales del agro-negocio se manifieste abiertamente como un envenenamiento progresivo de la tierra, del agua, del aire y de los alimentos de la poblacin nacional.

En la actualidad en Uruguay estamos en el inicio de esa etapa de descontento social frente a las funestas consecuencias de esa verdadera contra-revolucin agraria impulsada por las corporaciones de la agro-industria y recibida con elogios por los personeros del progresismo. Falta an que se midan y se revelen abiertamente los desastres ambientales y las consecuencias sanitarias sobre la poblacin.

Fumigando las aulas

El Colectivo Sauceo /4 present en marzo de 2013 una denuncia a la Institucin Nacional de Derechos Humanos y Defensora del Pueblo (INDDHH) por las fumigaciones sobre escuelas por parte de las empresas del agro-negocio, en especial los sojeros con semillas transgnicas de Monsanto y su txico glifosato. Desde el ao 2008, hasta el presente, se supo a travs de la prensa, radios y/o contactos directos, de la ocurrencia de fumigaciones (agro-txicos) sobre ms de 20 escuelas rurales y semi-rurales en varios departamentos. Como veremos por los datos brindados por algunas maestras, muchas docentes no informan de estos hechos, porque la Inspeccin de Primaria las ha advertido que no deben hacer denuncias a la prensa y porque los titulares y arrendatarios de las plantaciones transgnicas amenazan con dejar de hacer contribuciones para las escuelas. Por su parte los pobladores de las comunidades adyacentes a las escuelas rurales tienen temor de denunciar o porque dependen del trabajo en las cuadrillas sojeras o porque tienen alguna funcin relacionada con el enclave transgnico.

Podemos enumerar algunos casos identificados de atentados con agro-txicos contra locales escolares: Escuela N 369 en la calle Pedro Kramer 6100, Pajas Blancas. Escuela N 80 de Sauce de Herrera en Durazno. Escuela N 18 en Estacin Merinos en el lmite entre Paysand y Ro Negro. Escuela N 30 de Roln, en Ro Negro. Escuela N 77 de La Palma, en Ro Negro. Escuela N 13 de Islas de Argelles, en Rio Negro. Escuela N 29 de Portones de Haedo, en Rio Negro. Escuela N 61 de Nueva Mehlem, en Ro Negro. Escuela N 37 de Santa Isabel en Ro Negro. Escuela N 91 de Esteros de Pelotas en Rocha. Escuela N 80 de Rafael Peraza en San Jos. Escuela N 34 Paraje San Martn en Soriano. Escuela N 84 en la ruta 26 a 10 km. del poblado El Eucaliptus. Escuela N 40 en la Colonia Pintos Viana. Escuela N 51 de Paraje Guayabos en Paysand. Escuela N 43 del Paraje 444 sobre ruta 90 en el km. 38. Escuela N 103 en Colonia Manuel Victoria en Soriano

El Colectivo Sauceo basado en algunos de estos incidentes, solicit a la INDDHH su intervencin de oficio para investigar y hacer pblicos estos ataques contra la salud y los derechos de los escolares, los maestros, funcionarios y las comunidades cercanas a las escuelas. Tambin reclama que la INDDHH intervenga ante el Ministerio de Salud Pblica y el cuerpo de Sanidad Escolar, para que se realice un seguimiento del estado de salud de los afectados por fumigaciones, dado que est cientficamente probado el efecto de acumulacin de agroqumicos en el organismo. Propone tambin que se busquen los mecanismos para amparar y recibir las denuncias de las vctimas. Por la gravedad de la amenaza a la salud de los pobladores, piden que se estudie la aplicacin del principio precautorio tendiente a minimizar, restringir, y/o prohibir el uso de tales productos.

Algunos ejemplos

De esas decenas de escuelas fumigadas hemos seleccionado algunos casos para ejemplificar. En la Escuela N80 de Sauce de Herrera, en el departamento de Durazno, la agresin con venenos arrojados desde el aire fue por medio de avioneta. En la primera jornada los nios se hallaban ya de regreso en sus casas, aunque permaneca dentro la auxiliar de servicio culminando la higiene y su pequea hija. Pero al da siguiente se repiti el hecho con todos los nios dentro del aula. Fumigaron tambin el tanque de agua de la escuela y un vecino del lugar que es ingeniero agrnomo, comprob que fue el viento que difundi los agro-txicos. La maestra directora de la escuela, Elsa Gmez inform que se hicieron las denuncias pero ellas no tuvieron ningn efecto. A los pocos das me interceptaron algunos funcionarios del MGAP en la ciudad de Durazno, en momentos en que estaba esperando el transporte para ir a trabajar a la escuela y pareca que queran minimizar el hecho, del modo en que formulaban sus preguntas, relata Elsa, an indignada. Este incidente es de 2009.

Otras maestras, en este caso de la Escuela N 18 de Estacin Merinos , en el lmite entre Paysand y Ro Negro, brindaron su testimonio por la ocurrencia generalizada de afecciones respiratorias entre sus alumnos -y an entre sus hijos y ellas mismas- debido a la fumigacin de una chacra precisamente frente a la escuela. Ellas son Fabiana Castelvi y Laura Godoy. Nacidas en la localidad, optaron por ejercer su profesin docente all mismo. En el verano de 2010, un cultivo de soja distante escasos 100 metros de la Escuela fue fumigado, lo cual desencaden alergias y bronco espasmos. Comenzaron como casos aislados, sin embargo posteriormente se generalizaron y ello motiv una consulta con el mdico de la localidad, que lo vincul directamente al uso de agro-txicos, sealaron las docentes. Avionetas y mosquitos son ya parte del paisaje. Estamos verdaderamente rodeados, dice Fabiana y agrega que, a su juicio, como oriunda de Merinos, desde el momento en que las tierras se venden a extranjeros, eso ya nos est afectando. Ambas maestras coinciden: muy pocos padres son los que trabajan en esas actividades. Los verdaderos beneficiados son los dueos de las plantaciones.

En la Escuela Rural N 51 de Guayabos (a 18 km de Guichn, Paysand) El planto de soja est a 14 metros del edificio escolar. Es imposible fumigar sin que afecte a los alumnos y maestras. Marcelo Fagndez, del grupo de vecinos de Guichn inform que se ha iniciado un relevamiento del lugar elevando las denuncias al MGAP, as como adjuntando material fotogrfico a los medios de comunicacin con la esperanza de que se informe sobre estos actos que atentan contra la vida (Informacin brindada por el Grupo de Vecinos de Guichn en Defensa de la Tierra y Los Bienes Naturales en el peridico digital, http://guichoninfo.com/).

En Ro Negro, hay escuelas que conviven con plantaciones de soja hasta en el patio escolar, donde adems las fumigaciones son habituales.

En abril de 2012, la maestra Sil via Nobelasco, directora de la E scuela N 30 de Roln , que est ubicada entre Sarand de Navarro y Grecco en el departamento de Ro Negro, denunci que cuando el maquinista de un mosquito fumig cerca de la escuela y ella sali del edificio escolar para alertarlo, fue rociada con agro-qumicos.

Inocencio Bertoni, director general de Servicios Agrcolas del ministerio de Ganadera, Agricultura y Pesca   declar ante la denuncia que   El tcnico que hizo la inspeccin tom nota de los qumicos empleados y constat que ninguna de las tres sustancias (glifosato, Amina 2-3 y Banwed) est prohibida en el pas .   Ah!! Son agro-txicos permitidos? Ahora estamos mucho ms tranquilos!!! Fumiguen a los escolares sin hacerse problema.

La Inspectora de Primaria Celeste Cruz dijo a El Pas que se solicit un informe al inspector de zona, que concurri al lugar para averiguar lo sucedido. "El mismo da que ocurrieron los hechos tuvimos la versin de la propia maestra" indic la jerarca de primaria. Sobre el estado de salud de la docente, la inspectora , anunci que no existe solicitud de licencia mdica, por lo que supone que el hecho est superado . En verdad la picazn en la piel, y el dolor de cabeza a Silvia le duraron 3 meses y hasta el presente, al menor atisbo de olor a agro-txicos se le cierra el pecho. La frivolidad de la Inspectora de Primaria respeto a las consecuencias en la salud humana a mediano y largo plazo que provocan los agro-txicos se trata de ignorancia sobre la gravedad de los hechos o llanamente de cinismo?

La maestra Silvia Nobelasco denunci el atentado a su salud y la amenaza que sta implica sobre los nios de la escuela, en el juzgado en lo penal y lo civil de Young, en el Ministerio de Ganadera Agricultura y Pesca (MGAP), en el Ministerio de Salud Pblica (MSP) y en el Ministerio de Trabajo (MTSS). Silvia le gan un juicio a la empresa implicada y declar: Mi intencin no era el dinero, sino sentar un precedente para que la gente se anime y denuncie /5 .

En octubre de 2013, el uso de agro-qumicos para preparar la tierra para una plantacin de soja cerca de la localidad de Rod, en Soriano, provoc intoxicacin a nios de una escuela rural y prdidas de la cosecha a varios agricultores locales. El hecho ocurri en la escuela rural 103 de Colonia Victoria, a unos 2 kilmetros de la localidad de Rod. Una mquina estaba esparciendo productos qumicos para eliminar malezas y preparar la tierra para la siembra directa. El viento reinante en ese momento provoc que la sustancia invadiera el centro escolar y afectara a la maestra, una madre y algunos alumnos, uno de los cuales continu con parte de las vas respiratorias afectadas lo que le impidi asistir a clases. Muchos nios tienen problemas en la piel y padecen alergias, pero las madres prefieren no denunciar la situacin para evitar inconvenientes con los vecinos, o porque tienen relacin laboral en el entorno del agro-negocio.

Ramn Machado, un chacrero y alambrador de la zona, declar indignado "Echaron glifosato con otro producto a 25 metros de mi quinta y quemaron toda la verdura que tena plantada. Estaba en plena produccin y ahora no se puede consumir, se perdi todo", dijo el granjero."Empiezo en febrero para tener estas frutas y verduras. El trabajo de todo un ao me lo anularon", indic, sin contar los rboles frutales daados "que no se hacen de un da para el otro, sino que llevan entre 5 y 6 aos formarse".

Como vemos por estos pocos ejemplos existe una impunidad casi total de las empresas agrcolas dedicadas a los monocultivos transgnicos. Fumigan con avionetas, cosa prohibida en muchos pases, sin importarle si hay viento o no. El Parlamento de la Unin Europea a travs de su Directiva 128/09 ha determinado la prohibicin de fumigacin area en todo su territorio, y establecido la exigencia de adecuar las normativas de cada pas en ese sentido, ya que pulverizaciones de plaguicidas realizadas en Francia eran detectadas en Islandia a los pocos das.

Fumigan con mosquitos hasta pocos metros de las corrientes de agua y cercanos a escuelas, viviendas, o zonas pobladas. Por su parte el control del Estado sobre el agro-negocio es nulo. Los inspectores y jerarcas del MGAP tienen como objetivo desvirtuar o sofocar cualquier denuncia. Los inspectores de Primaria tratan de minimizar los incidentes que victimizan a los escolares y docentes, Sanidad Escolar no realiza ningn seguimiento de los casos de envenenamientos con agro-qumicos en las escuelas. No se ha hecho pblico que el Ministerio de Trabajo haya encarado alguna vigilancia sanitaria respecto a los trabajadores que manipulan agro-txicos. El Ministerio de Salud Pblica no ha tomado ninguna iniciativa de control ni de acompaamiento de las vctimas de intoxicaciones con agro-qumicos. Hay un verdadero complot de silencio y desinformacin impuesto por la lite de burcratas y jerarcas estatales secuaces de la agricultura transgnica.

Agroqumicos: graves efectos en la salud

A pesar de la falta de estudios e investigaciones en el pas sobre la relacin entre agro-txicos y salud, existe una extensa documentacin mundial de trabajos cientficos, datos estadsticos y experiencias documentadas de seguimiento en comunidades afectadas por fumigaciones. Y, es posible que sea el glifosato -veneno utilizado en carcter casi exclusivo en Uruguay para los plantos sojeros- el agro-qumico ms estudiado e identificado como una grave amenaza a la salud.

Sabemos que el ombliguismo uruguayo - junto a las campaas chovinistas recurrentes de medios y polticos autctonos contra nuestros vecinos argentinos- resiste y descarta cualquier informacin ambiental que provenga del pas limtrofe /6 . Pero, justamente por ser Argentina un territorio donde las semillas de Monsanto fueron introducidas ya a principios de la dcada del 90, es all donde tenemos una mayor acumulacin de datos y experiencias al respecto. Y no se trata de informacin proveniente del gobierno argentino, que es tan pro-sojero como el uruguayo, sino directamente de los afectados por la explosiva expansin de los monocultivos transgnicos.

Ya en setiembre de 2008 un amplio grupo de organizaciones de vecinos auto-convocados y ONG ambientalistas de distintas provincias expuso la Declaracin de Caroya -emitida en Colonia Caroya, localidad de la provincia de Crdoba- donde identificaba las consecuencias sanitarias de las reiteradas fumigaciones con agroqumicos sobre las poblaciones rurales y los barrios suburbanos de ciudades provinciales, durante la dcada anterior.

La Declaracin , basada en la experiencia de mdicos que atendan las zonas sojeras, afirmaba que los procesos de sojizacin, monocultivo, siembra directa, agricultura intensivahan afectado la Salud en mltiples aspectos. En la reduccin de la edad media y talla de crecimiento en pueblos fumigados por desnutricin y descenso de las defensas naturales. Malformaciones congnitas. Mutagnesis. Prdidas de Embarazo. Depresin y Suicidios. Afecciones al sistema nervioso central y otras patologas neurolgicas. Invalidez. Espina Bfida. Lupus. Leucemia y otros tipos de cncer. Cloracn y otras afecciones cutneas. Asma, alergias y otras afecciones respiratorias y pulmonares. Esterilidad e Impotencia masculina. Disrupcin Hormonal y otros trastornos hormonales. Disminucin del desarrollo en la infancia. Sndrome Febril prolongado sin foco. Mayor vulnerabilidad infantil a contaminantes. Anemia. Esclerosis Mltiple. Isquemia cerebral etc. /7.

En agosto de 2010, la Facultad de Ciencias Mdicas, de la Universidad Nacional de Crdoba cit un 1er. Encuentro Nacional de Mdicos de Pueblos Fumigados, con el fin de generar un espacio de anlisis y reflexin acadmica y cientfica sobre el estado sanitario de los pueblos fumigados, y de escuchar y contener a los miembros de los equipos de salud que vienen denunciando y enfrentando este problema...

Las conclusiones del Encuentro confirmaron las denuncias formuladas dos aos antes por la Declaracin de Caroya:

La primera recomendacin es que la sociedad y la opinin pblica, escuche, reconozca, y conozca lo que desde el mbito acadmico y cientfico de la salud afirmamos: los plaguicidas son txicos, son venenos y nos estn enfermando, las enfermedades que vemos y tenemos no son casuales, son generadas, principalmente, por la fumigacin con estos agrotxicos. En razn del grave problema que hemos aqu presentado, y en funcin de la aplicacin del principio precautorio, creemos que se deben tomar medidas para garantizar el derecho a la salud y a un ambiente sano para las poblaciones de los pueblos fumigados, nuestros pacientes. Es urgente avanzar en restricciones pblicas al uso de los plaguicidas ya que durante al menos 6 meses al ao y tres veces por mes se envenena masivamente a las poblaciones de los Pueblos Fumigados de la Argentina. Las fumigaciones realizadas por medio de aviones o helicpteros han demostrado que producen una deriva de los venenos que se esparcen de manera incontrolable. Es por ello que creemos que, considerando la magnitud de la utilizacin de agroqumicos en la Argentina y la fragilidad de la salud que se detecta en la poblacin de los pueblos fumigados, es fundamental prohibir, en forma inmediata, toda fumigacin area de plaguicidas en todo el territorio del pas./8 Y continan con otra serie de propuestas en defensa de los pobladores de comunidades fumigadas, como estipular una distancia no menor de 1000 metros entre los cultivos y las viviendas para la fumigacin terrestre (con mosquitos), y la prohibicin de utilizar plaguicidas como el glifosato y los nuevos ccteles de venenos planificados para la Intacta RR2 PRO de Monsanto -que el ministro de MGAP Tabar Abreu fue a promover en China este ao-. Para quin mantenga dudas sobre este aspecto, informamos que en el documento conclusivo de este Encuentro hay una extensa bibliografa internacional probatoria de las graves consecuencias en la salud de los agro-qumicos. Y agregamos que la insospechada Organizacin Mundial de la Salud (OMS) afirma que ms del 25% de los casos mundiales de Parkinson estn ligados a factores ambientales, como la exposicin a productos qumicos.

El SMU y los transgnicos

El sitio del Sindicato Mdico del Uruguay tiene un artculo excelente de sencilla comprensin sobre uno de los peligros que difunden los organismos transgnicos cuando son consumidos por las personas.

En la construccin de un organismo transgnico se requiere de una serie de elementos, con el fin de que el gen deseado pueda expresarse. Entre estos elementos se incluyen genes de resistencia a antibiticos, los mismos que sirven como marcadores genticos. El problema de usar estos genes de resistencia, es que ellos pueden expresarse en el organismo resultante.

Las bacterias han desarrollado diferentes mecanismos de resistencia para sobrevivir a la presencia de antibiticos. Uno de los mecanismos ms eficientes y ms utilizados por las bacterias es la sntesis de enzimas que inactivan los antibiticos. La produccin de estas enzimas se debe generalmente a transferencia horizontal, donde los genes son adquiridos de otras bacterias. Esto se refiere a la transferencia de genes de bacterias de la misma o de diferentes especies o gneros, y se diferencia de la transferencia vertical de genes, que es la transmisin de un gen de una generacin a otra. El hecho de que cada vez haya un mayor nmero de bacterias patgenas con resistencia a antibiticos se debe a la eficiente transferencia horizontal de genes de resistencia entre bacterias. Algunos de estos genes de resistencia se usan en la construccin de organismos transgnicos. /9

Las corporaciones de biotecnologas argumentan que para la construccin de OGM se usan genes de resistencia a antibiticos ya descartados por su falta de efectividad, ante bacterias infecciosas que desarrollaron resistencia al mismo. Pero ya se han encontrado mutaciones de genes resistentes a antibiticos descartados que pasan a tener resistencia a otros grupos de antibiticos que se mantienen en uso mdico. Es el caso de uno de los algodones transgnicos de Monsanto, en el que se comprob una mutacin que deviene en resistencia a la estreptomicina. Y la estreptomicina est en pleno uso.

Al no tener en cuenta la transferencia horizontal de genes y las mutaciones de estos, las corporaciones estn difundiendo genes de resistencia a los antibiticos en pleno uso, en los alimentos transgnicos.

Tambin se ha comprobado que las caractersticas genticas pueden saltar de una especie a otra. Es lo demostrado por los genes usados para crear el transgnico de la canola /10 que a travs de las abejas que la polinizan se transfieren a la miel y de ah pueden pasar a los organismos humanos.

Por otra parte, Joe Cummins, Ph.D., profesor emrito de gentica de la Universidad de Western Ontario, Canad desmiente que las corporaciones biotecnolgicas estn usando genes de resistencia a antibiticos descartados: "Yo he encontrado que los antibiticos usados en los cultivos transgnicos son los mismos que se usan en las operaciones y en el tratamiento en un nmero importante de enfermedades"

El problema es que los tecncratas que intervienen en ingeniera gentica en las corporaciones transgnicas entienden el proceso desde un punto de vista comercial, y se mueven por las urgencias de la competencia en el mercado, no miden las consecuencias ambientales y humanas, no lo analizan seriamente y simplemente una vez que tienen lo que quieren, lo liberan al medio ambiente sin ninguna clase de responsabilidad.

Cuando escribimos esta nota nos llam la atencin de la gravedad de la denuncia del SMU respecto a los alimentos transgnicos. Al mismo tiempo nos llev a hacernos una serie de preguntas:

Por qu el SMU no ha lanzado una campaa nacional contra los alimentos transgnicos difundiendo esta informacin? Por qu no realiza todo tipo de actividades pblicas para salvaguardar la salud de la poblacin de las evidentes y comprobadas amenazas de los transgnicos? Cul es el rol que debera cumplir la Facultad de Medicina frente a esta grave situacin sanitaria en el pas? Por qu tanto el SMU como la Facultad de Medicina no exigen la clara identificacin de los 800 productos transgnicos que se comercializan sin rotular en los supermercados? O estos artculos solo tienen como objetivo cubrir las espaldas del SMU para cuando el tema venenos transgnicos explote inexorablemente en la opinin pblica, internacional y nacional?

Justicia, transgnicos y agro txicos.

Segn el fiscal Enrique Viana, quien interviene hace tiempo en temas ambientales, en materia de derechos sostiene que Uruguay se transform en un pas transgnico. Hay problemas de aplicacin del paquete tecnolgico y fumigaciones. Qu sucede? Existen instrumentos de las autoridades administrativas como el MGAP para evitar que se fumigue en determinadas zonas o a determinada distancia. Sin embargo, no se hace cumplir. La Ley de Ordenamiento Territorial dice que no se perjudiquen actividades. Nada de eso se est haciendo. Tampoco aplica potestades el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente. Existe una sensacin de indefensin absoluta y al ciudadano le cuesta hablar sobre esto, porque no sabe /11.

Despus de los negativos informes de los relatores de Naciones Unidas sobre la situacin de la justicia y los derechos humanos en el pas, en la cuarta semana de octubre de este ao, visit Uruguay la ONG Red Iberoamericana de Jueces (RIJ) que sin la diplomacia de los jerarcas de la UN describieron a la justicia uruguaya como un sistema que armoniza ms con el absolutismo autoritario que con la democracia. El documento emitido por la Red destaca la preocupacin por la judicializacin penal y pretendida criminalizacin de la protesta social y llama a respetar en toda su extensin el derecho a la legtima protesta social". En respuesta a esta alerta de la Red, la jueza Gabriela Merialdo, convalid el pedido del fiscal Zuba y proces sin prisin 7 activistas sociales que reclamaron en el Palacio Piria -sede de la SCJ- por el discrecional traslado de la jueza Mariana Motta para arrebatarle unas 50 causas de delitos de Lesa Humanidad que se tramitaban en su juzgado.

La Red advirti sobre algo que no ha sido tema de debate en el pas: la concentracin -no reglada y falta de criterios uniformes pblicos- de las facultades jurisdiccionales y administrativas de la Suprema Corte de Justicia. Tras la pantalla de la independencia de poderes la SCJ acta sin ninguna clase lmites y no rinde cuentas a nadie. Esto se manifiesta en la discrecionalidad para el ingreso, ascensos, traslados y egresos de la carrera judicial y la falta de transparencia y rendicin de cuentas a travs de mecanismos de control ciudadano. La Red acus tambin a la SCJ de incumplimiento de sus compromisos internacionales y seal que "La SCJ uruguaya no cumple con el Estatuto del Juez Iberoamericano, ni con el Cdigo de tica Judicial, ni con la declaracin que conforma las 100 reglas de Brasilia para la mejor administracin de justicia". La SCJ est dando una seal muy clara a todos los jueces si quieren hacer carrera no apliquen el derecho internacional /12.

Esta semana despus de una ejecucin extrajudicial de un joven de Santa Catalina, las   organizaciones vinculadas a la defensa de los Derechos Humanos, Instituto de Estudios Legales y Sociales (IELSUR) y el Servicio Paz y Justicia-Uruguay (SERPAJ), advirtieron que hay un estado policial desbocado producto de lo que consideran errores legislativos. Afirman adems que Estos hechos se integran a una construccin en movimiento de polticas ms punitivas y represivas, como la Ley de Procedimientos Policiales, votada en el ao 2008 y la aprobacin de la ley 19.120 (que modifica las faltas establecidas en el Cdigo Penal), el aumento de mnimos de privacin de libertad para delitos gravsimos y nuevas tipificaciones en la Justicia Penal Juvenil, los anteproyectos de Internacin Compulsiva y Cdigo Infraccional Juvenil, y la aplicacin de las medidas de seguridad curativas y educativas previstas en el art. 92 del Cdigo Penal en casos de consumo de alcohol en espacios pblicos... limitando y anulando garantas establecidas en la Constitucin, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polticos y la Convencin Americana de Derechos Humanos, sostienen las organizaciones. ILSUR y SERPAJ llaman a evitar que el Estado Policial se siga expandiendo. Y hacen responsable de esta situacin al Ministerio del Interior y su polica y al Parlamento por las leyes aprobadas de corte claramente represivo /13.

De manera que debemos ser conscientes que tenemos una justicia que no nos brinda ninguna garanta para defender nuestros derechos a la salud y a la vida. Esto no significa que no se hagan las denuncias correspondientes y se den las batallas judiciales necesarias. La respuesta de la maestra Silvia Nobelasco a la fumigacin de su escuela N 30 de Roln y a su persona es un excelente ejemplo a seguir. Pero tengamos claro que el conflicto contra los transgnicos y agro-txicos, se deber ganar en la calle por medio de fortalecidos movimientos sociales que impongan sus demandas. Es un proyecto imperialista slidamente implantado en Sudamrica porque cuenta con una lite nativa en lugares claves de las decisiones gubernamentales y parlamentarias de los distintos pases.

Gobierno Transgnico

Si hay un pas que merece con todo derecho el adjetivo de Transgnico sin lugar a dudas, es Uruguay. La extensin de los plantos de soja es de 1 milln 275 mil hectreas, o 12.750 km2, una superficie mayor que Lbano. La soja transgnica invadi las mejores tierras del pas, con costas al Rio Uruguay y al Rio Negro, desplazando a la ganadera que ocupaba con pasturas toda esa regin. En la actualidad la planta sagrada es el primer rubro de exportacin del pas. Uruguay tiene un presidente, Jos Mujica, que admira y elogia la metodologa agro-industrial y en especial se reconoce aclito de la soja transgnica. Ese mismo presidente se codea con los financiadores y mayores beneficiados (Soros y Rockefeller) de la contra-revolucin agraria en Sudamrica. El pas tiene un ministro de ganadera, agricultura y pesca, Tabar Aguerre, que acta en el plano internacional como lobista de Monsanto. Tiene un hombre de Monsanto Ing. Agr. Enzo Benech que fue ascendido a subsecretario del MGAP, luego de firmar un acuerdo como director del Instituto Nacional de Investigacin Agropecuaria (INIA) con la transnacional estadounidense -con varias obligaciones asumidas por el pas mantenidas en secreto-. Benech tambin preside oportunamente la Comisin para la gestin de riesgos a la liberacin de cultivos transgnicos. El MGAP tiene un cuerpo de inspectores en el enclave sojero que se dedica a sofocar denuncias contra las criminales fumigaciones de glifosato sobre las escuelas y las comunidades del interior. Tiene un Ministerio de Salud Pblica que no ha realizado ningn seguimiento sobre la consecuencia de las fumigaciones de agro-txicos en la salud ciudadana. Ministerio que tampoco controla la manipulacin y depsito de estos venenos en zonas pobladas, el lavado o deshecho de envases o el acopio de granos impregnados de qumicos dentro de los pueblos. Cartera ministerial que no informa sobre los niveles de contaminacin por agro-txicos de las frutas y verduras que se comercializan en el pas. Y que no ha informado a la poblacin sobre la amenaza a la salud de los transgnicos y el ataque que estos significan a la efectividad de antibiticos vigentes. En ese ltimo aspecto existe una posible responsabilidad compartida, por abstenerse de denunciar en forma tajante, con el Sindicato Mdico de Uruguay y la Facultad de Medicina. Tiene un parlamento que aprob en 2008 -con todos los votos frenteamplistas- una Ley de Procedimientos Policiales que criminaliza la juventud, la pobreza y la protesta social. Tiene un ministro del interior Eduardo Bonomi que dirige una polica de gatillo fcil que est transformando al pas en una estado policial desbocado, con obvia utilidad para frenar cualquier descontento social contra los transgnicos. Tiene un Ministerio de Trabajo que no realiza seguimiento ni control sobre los trabajadores que operan con agro-txicos...

Y dejamos abierta esta lista de jerarcas e instituciones nacionales que se abstienen de defender la salud de los ciudadanos de los sistemticos atentados del agro-negocio, porque consideramos que es bastante ms extensa que lo mencionado.

En compensacin tenemos un bizarro grupo de maestras que se oponen y denuncian la fumigacin con venenos sobre sus escolares y las comunidades adyacentes a las escuelitas rurales. Tenemos adems una Asamblea Permanente en Defensa de la Tierra, el Agua y los Bienes Naturales, que en octubre de este ao realiz su 5ta. Marcha Nacional en Montevideo. Asamblea integrada por decenas de colectivos de ciudades y pueblos -como los citados en esta nota, de Sauce o Guichn - y con organizaciones aliadas como el Movimiento por un Uruguay Sustentable (MOVUS). Tenemos los miles de firmas obtenidas en varios departamentos contra la minera a cielo abierto que es la otra cara de la moneda de ofensiva imperialista en Latino Amrica. Tenemos a favor tambin la acentuada prdida de ilusiones populares ante el fallido proyecto del progresismo. Es decir estamos en el transcurso inicial de reaccin de nuevas fuerzas sociales del pas frente a la clase poltica asociada al imperialismo.

Herclito de feso, precursor de la dialctica formul por primera vez en la historia de la filosofa que el conflicto es comn a todos los procesos humanos: todas las cosas se desarrollan y toman forma por medio de la disputa .

*Este artculo cont con la valiosa colaboracin de Jos Curbelo Indart, desde La Paloma en el departamento de Rocha.

Notas

1 / Devlin Kuyek, Biothai (Tailandia), GRAIN, KMP (Filipinas), MASIPAG (Filiinas), RAP-Indonesia, los Verdes de Filipinas y UBINIG (Bangladesh), Dr Romeo Quijano y Dr Oscar B. Zamora, 25 October 2000, El ISAAA en Asia: Generando ganancias para las empresas en nombre de los pobres. http://www.grain.org/article/entries/63-el-isaaa-en-asia-generando-ganacias-para-las-empresas-en-nombre-de-los-pobres

2/ Con la US Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) detentando la batuta sobre las dems agencias se sumaron: Agencia Alemana de Cooperacin Tcnica (GTZ, por su sigla en alemn), Agencia Australiana de Cooperacin Internacional (ADAB, por su sigla en ingls) Agencia Danesa de Cooperacin Internacional (DANIDA, por su sigla en ingls); Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional (SIDA-ASDI); Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperacin (SDC); Consejo de Investigacin en Ciencias Biolgicas y Biotecnologa (BBSRC, por su sigla en ingls), Gran Bretaa.

3/ SIAAA, ISAAA Biennial Report 1997-1999, SIAAA, taca, Nueva York, 1999, p. 7.

4/ Primera Asamblea Nacional de Derechos Humanos, 18 de marzo de 2013.

http://www.cotidianomujer.org.uy/sitio/pdf/Memoria1aAsambleaDDHH2013.pdf

5/ Uy Press, Maestra fumigada con agro-txicos gana juicio a empresa y sienta precedente en el pas. 23 06 13 www.uypress.net/

6/ Patricia Pujol , Regular en Conducta.

http://ladiaria.com.uy/articulo/2013/5/regular-en-conducta/

7/ Declaracin de Caroya, 13 de setiembre de 2008.

http://semillasdeidentidad.blogspot.com/2008/09/paren-de-fumigar.html

8/ 1er. Encuentro Nacional de Mdicos de Pueblos Fumigados

http://www.hoylauniversidad.unc.edu.ar/2010/septiembre/primer_encuentro_pueblos...  

9/ Resistencia a antibiticos. Sin identificar autor; Marty Traynor Health Threats Loom Over GMO Foods ( Las amenazas a la salud en los alimentos transgnicos) Natural Foods Merchandise.

http://www.smu.org.uy/dpmc/pracmed/temas/samr/info-resbact.html

10/ El aceite de canola es uno de los grandes fraudes de la industria de la alimentacin. En primer trmino tengamos en cuenta que no existe ningn grano o planta oleaginosa con el nombre de canola. El nombre de canola es un acrnimo de Canadian oil, low acid y fue concebido por razones de marketing, para desligar al actual transgnico de las semillas de colza, que fueron el origen del actual OGM canola. El aceite de semilla de colza, era conocido como lubricante industrial, tambin usado como combustible, para producir jabn y como base sinttica del hule. Las semillas de colza son las oleaginosas ms txicas conocidas. Su aceite se usa como insecticida y es el ingrediente principal de muchos pesticidas. El primer aceite canola provino de un fito-mejoramiento de la colza para rebajar la proporcin de cido ercico, elemento muy txico que posee la semilla. En 1985 el gobierno canadiense pag 50 millones de U$S para que USA incluyera su aceite de Canola en la lista GRAS de alimentos seguros, de la Food and Drug (FDA). A pesar que estudios de laboratorio lo han relacionado con el cncer y con enfermedades degenerativas del corazn, riones y glndula tiroides. El fraude de la canola transgnica ha sido tan efectivo que en Uruguay todava se puede encontrar a la venta en comercios de alimentos orgnicos.

11/ Patricia Pujol Regular en conducta La Diaria, 10 de mayo de 2013.

http://ladiaria.com.uy/articulo/2013/5/regular-en-conducta/

12/   Informe de la Red Iberoamericana de Jueces sobre situacin DDHH en Uruguay Uypress, 29 de octubre de 2013. http://www.uypress.net/uc_45727_1.html

13/ Declaracin del Instituto de Estudios Legales y Sociales (IELSUR) y el Servicio Paz y Justicia (SERPAJ) Hay un estado policial desbocado, El Pas, Montevideo, 6 de noviembre de 2013. http://www.elpais.com.uy /

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter