Portada :: Colombia :: Dilogos de paz 2012-2014
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-11-2013

Puertas abiertas

Camilo de los Milagros
Rebelin


Algunos seguimos no sin cierto escepticismo la rueda de prensa que comunic los acuerdos alcanzados en La Habana sobre participacin poltica de la insurgencia ante un eventual cese del conflicto. Como est ms o menos claro desde que arrancaron los dilogos, los puntos en torno a la cuestin agraria y la participacin poltica iban a ser la apuesta principal de las FARC, siendo los dems puntos de la agenda cuestiones importantes pero secundarias.

Esto quiere decir que destrabar los otros puntos ser ms fcil y que a partir de ahora lo fundamental est acordado. El clamor durante todo el da en ciertos crculos demasiado optimistas consiste en que -ahora s- estn las puertas abiertas hacia la paz. Y yo digo que s, pero don lvaro dice que no. l y otros que an est por ver cuntos votos consiguen en las prximas elecciones.

Contrario a lo que plante Horacio Duque hace unos meses, Santos no es un cadver poltico, aunque hay que decir que resucit no sin hacer un descomunal esfuerzo. En su clculo poltico consigui, aun no conocemos bien a costa de qu maniobras, lo que pareca impensable: concretar acuerdos fundamentales con la guerrilla antes de noviembre. Esto le permitir eventualmente lanzarse a la campaa por su reeleccin con una promesa de paz a la vista casi que obvia. Con las maquinarias, con el xito poltico de la paz y con un incapaz biolgico por opositor, la victoria parece inevitable. Paradjico, las FARC ponen presidente de nuevo y la prxima carrera a la Casa de Nario promete ser ridcula.

El pulso de la insurgencia tampoco ha sido fcil. En el clculo de los guerrilleros, mucho ms sabio de lo que dicen ciertos opinlogos, la coyuntura sirvi para lograr lo que en otro escenario hubiera sido impensable. Tanto optimismo podra ser negativo, en la medida que es pertinente entender que los acuerdos no representan, ni de lejos, el cumplimiento de los hechos pactados, y que la derecha de los ultra-puros no va a esperar al postconflicto para empezar a degollar opositores desarmados. Ya empezaron: esta semana una joven activista y dos lderes campesinos fueron asesinados en Quindo y Tolima. A lo largo de todo el ao se han multiplicado las intimidaciones, amenazas, matanzas, desplazamientos y asesinatos de miembros de organizaciones de izquierda, comunitarias o de reclamacin de tierras. Alguien no quiere la paz y est empeado en hacer lo que sea para impedirla.

Si Santos es tan astuto como parece tiene que actuar con rapidez y contundencia. En primer lugar debe buscar un cese de hostilidades con la guerrilla e iniciar dilogos con el ELN. En segundo, poner mano de hierro encima de los bandoleros que quieren desestabilizar los acuerdos, no permitir el juego sucio. Para eso la polica no necesitara salir de Bogot. Y finalmente, tendra que nombrar a Juan Carlos Pinzn embajador en la Isla de Fidji o en Siberia, para nombrar un demcrata de los de antes en el Ministerio de Defensa. Ya se sabe bien por qu.

Las puertas de la paz estn abiertas, pero cualquier ventarrn puede cerrarlas con mucho estruendo. El ltimo actor, el ms importante, es el que est representado en la gente del comn, que con el respaldo a los dilogos y su movilizacin consciente en favor de los acuerdos puede impedir que tanto gallinazo y oportunista siga haciendo del conflicto la nica manera posible de aferrarse al poder. Puertas abiertas si, y slo s, nos atravesamos a tiempo para impedir que las tiren de un portazo.

*Circul en las redes sociales la imagen de "los tres bandoleros", dispuestos a lo que sea para impedir los acuerdos con la insurgencia.



Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter