Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-11-2013

Algunas caracteristicas del gorilismo

Carlos A. Larriera
Rebelin


Seguramente el gorilismo se origina por mltiples causas, pero hay algunas caractersticas tpicas del gorilismo que conviene tratar de explicar lo mejor posible.

En primer lugar: qu es ser gorila? Se puede responder que gorila es el que visualiza al peronismo desde un punto de vista diferente al de la clase obrera. Esto como concepto general. No nos referimos al punto de vista revolucionario de la clase obrera, sino desde donde se ubica, en primera instancia, la clase obrera para caracterizar al peronismo.

El peronismo [1] ha significado una mejora sustancial en el nivel de vida de los obreros. A partir de ese hecho, ningn obrero puede ver al peronismo como algo que hay que rechazar de plano. Es decir es imposible, hablando en general, que un obrero sea gorila, que odie al peronismo como un gorila, que lo considere su enemigo principal, etc.

A medida que algunos obreros van adquiriendo conciencia revolucionaria, junto con una reivindicacin fctica del peronismo en cuanto su rol en el mejoramiento del nivel de vida, van tambin visualizando el atraso a que somete a los obreros al educarlos en la conciliacin de clases, en la creencia que bajo el capitalismo se puede lograr plenamente la justicia social, o en trminos actuales el crecimiento con inclusin social. Pero adquirir conciencia revolucionaria no hace gorila al obrero. Al visualizar al peronismo como enemigo de la estrategia revolucionaria, no por eso se olvida de la mejora del nivel de vida a la que se llega bajo un gobierno peronista. Ningn obrero puede permanecer indiferente ante esa mejora. La defensa de los logros en ese sentido es natural para los trabajadores. Los obreros slo estarn dispuestos a arriesgar esos logros si comprenden la necesidad de llevar adelante la revolucin social, cuyo objetivo no es solamente reformas, sino un cambio radical del modo de produccin social, el reemplazo del capitalismo por el socialismo.

Los gorilas de derecha son principalmente los grandes capitalistas, pero es en general el conjunto de la burguesa y los sectores de clase media que sienten miedo de perder las pequeas ventajas econmicas y sociales obtenidas frente a un aumento de la distribucin del ingreso. Los empresarios que dependen del mercado interno tienen, generalmente, una ideologa mezclada, gorilas por su condicin de clase, pero no tanto porque durante cierto tiempo se ven favorecidos por las polticas distribucionistas.

Ahora bien, tambin hay gorilas dentro de la izquierda. Tienen de comn con los gorilas de derecha que no se colocan en el punto de vista de la clase obrera. Pero los gorilas de izquierda odian al peronismo por motivos diferentes que los gorilas de derecha. Los gorilas de derecha odian que una pequea parte de sus ganancias se redistribuya para mejorar el nivel de vida de los obreros. Odian el aspecto reformista, de mejora social del peronismo. Los gorilas de izquierda, en cambio, odian la intoxicacin ideolgica, la confusin ideolgica a que somete el peronismo a los obreros. Son concientes de que el peronismo es un obstculo muy fuerte contra la elevacin de la conciencia revolucionaria de la clase obrera; pero se sienten incapaces de ganar la lucha ideolgica contra el peronismo y entonces caen en desear el alejamiento del peronismo del gobierno, para que no siga instalando, en los obreros, la poltica de conciliacin de clases, apoyndose en sus reformas.

Y es en este punto donde los gorilas de izquierda se vuelven realmente gorilas, y odian implacablemente al peronismo. Pero la idea de que se agote rpidamente el peronismo en el gobierno, para que no siga haciendo dao ideolgico al proletariado, tiende a producir un efecto opuesto al buscado. Como pas despus del 55, la ausencia del peronismo en el gobierno lleva a los trabajadores a apoyar al peronismo ms que nunca, con la esperanza de que un retorno del mismo redundar en un nuevo mejoramiento del nivel de vida. El alejamiento del peronismo del gobierno antes de que se agote la experiencia de los trabajadores con su poltica, lejos de eliminar su influencia ideolgica sobre los trabajadores, tiende a perpetuarla.

Las masas aprenden con experiencias de masas. La experiencia de masas de mejoras sociales reales bajo un gobierno peronista es muy fuerte. Alejado el peronismo del gobierno, se consolida la identificacin que hacen los trabajadores entre gobierno peronista y mejoras sociales. Por esta razn cuando el peronismo est fuera del gobierno, es muy difcil lograr que los trabajadores adquieran conciencia de que una mejora realmente profunda del nivel de vida slo puede lograrse con la revolucin social. La poltica de los gorilas de izquierda de alejamiento del peronismo del gobierno para desactivar su nefasta influencia ideolgica, si triunfa, habr logrado lo opuesto, consolidar la influencia ideolgica del peronismo sobre los trabajadores.

El problema de los gorilas de izquierda es que no creen en la posibilidad de un triunfo ideolgico de izquierda sobre el peronismo. La realidad es que s se puede ganar esa lucha ideolgica. El marxismo verdadero siempre ganar la lucha ideolgica contra el populismo. Sucede que los gorilas de izquierda, no son en realidad verdaderos marxistas, no saben o no quieren dar la batalla ideolgica marxista contra los populistas.

Y para ganar esa batalla ideolgica el marxismo debe buscar que se agote la experiencia de los trabajadores con el peronismo, pero que se agote como experiencia de masas, que las intenciones declaradas del kirchnerismo de crecimiento con inclusin social alcancen su mximo desarrollo posible bajo el capitalismo. De esa manera los trabajadores comprobarn como experiencia de masas que an en las condiciones ms favorables an cuando el kirchnerismo haya podido desarrollar al mximo su poltica, contando, entre otras cosas, por ejemplo, con mayora absoluta en el parlamento el kirchnerismo no puede lograr realmente un crecimiento con inclusin social sustentable en el tiempo que merezca ese nombre. Ese es el camino para superar la influencia ideolgica negativa del kirchnerismo sobre los trabajadores. Desde ya que no basta con la experiencia de masas, sta debe ser acompaada por las explicaciones que el marxismo puede y debe acercar al conjunto de los trabajadores sobre la naturaleza del capitalismo, sobre el rol de todas las clases sociales, etc., de manera que los trabajadores puedan comprender, cabalmente, las razones por las cuales el kirchnerismo no puede lograr un verdadero crecimiento con inclusin social, por ms que lo intentara consecuentemente. Los propios lmites capitalistas que se autoimpone el kirchnerismo le impide, inexorablemente, lograr un pleno crecimiento con inclusin social.

El marxismo debe luchar en primera fila por las reformas, impulsar al mximo posible la cantidad y calidad de las reformas. De este modo el marxismo no solamente no se opone a las reformas, sino que impulsa la mejor reforma posible, sea o no la propuesta por el gobierno.

La nica diferencia entre los marxistas y los trabajadores kirchneristas y no kirchneristas es su estrategia de revolucin social. Al mismo tiempo que se lucha por las reformas, el marxismo debe explicar incansablemente a los trabajadores todos los aspectos de la sociedad, especialmente las dificultades que encuentra el kirchnerismo en los lmites que impone el capitalismo a las reformas.

Luchar juntos por las reformas bajo el capitalismo, y cuando el kirchnerismo encuentre lmites insalvables (y los encontrar inevitablemente), si el marxismo ha cumplido adems con su tarea explicativa, desnudando la verdadera naturaleza del capitalismo, los obreros habrn elevado su conciencia revolucionaria en la medida necesaria para avanzar hacia la revolucin social, en lugar de que los lmites del kirchnerismo generen la desmoralizacin y la derrota de la clase obrera.

De esta manera el marxismo puede y debe estar a la vanguardia de las lucha por las reformas, mientras explica permanentemente la necesidad de revolucin social, preparando las condiciones subjetivas para que los obreros adquieran conciencia de su necesidad y pasen a la accin.

Hoy existe una oportunidad histrica: mientras ms consecuente sea el kirchnerismo en intentar el crecimiento con inclusin social, ms evidentes se vern da tras da los inconvenientes insalvables que opone el capitalismo. Ya no es solamente una idea utpica de la Juventud Peronista de los 70. Ahora es un intento real del gobierno ms o menos consecuente. El marxismo sabr utilizar todos los impedimentos que pone el capitalismo a este intento para explicar a los trabajadores la verdadera naturaleza del capital y la inexorable necesidad de la revolucin social.

El gorilismo de izquierda sigue un camino equivocado, quiere que se vaya el gobierno kirchnerista, con lo cual en lugar de contrarrestarla tiende a perpetuar su influencia ideolgica sobre los trabajadores al impedirles agotar sus expectativas en el kirchnerismo a travs de una experiencia de masas en su mximo desarrollo.

Nota:

[1] El gobierno de Menem no puede ser incluido dentro de la denominacin peronismo en el sentido de gobiernos populistas realizadores de reformas y distribuciones progresivas del ingreso. En realidad el gobierno de Menem fue lo contrario: anulacin de reformas y redistribucin regresiva del ingreso. Algo similar al gobierno de Menem puede decirse de la segunda parte del gobierno peronista 73-76.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter