Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-11-2013

Elementos para un balance del movimiento magisterial mexicano

Los BrigadistasUNAM


El magisterio, fuerza que cambi la dinmica de imposiciones de Pea.

El movimiento magisterial encabezado por la CNTE significa una ruptura del escenario planteado por Pea Nieto y los partidos del Pacto por Mxico. Haban aprobado la reforma en telecomunicaciones, la reforma financiera, incluso la reforma laboral fue resultado de una negociacin con el entrante gobierno prista cuando Pea era presidente electo. Todas medidas de corte neoliberal mandatadas por organismos como la OCDE. El gobierno, sabueso fiel de los mandatos de stos organismos, pretenda imponer rpidamente la reforma educativa, la hacendaria que inclua IVA en alimentos y medicinas, as como un aumento brutal en la entrega del petrleo, gas y electricidad con la reforma energtica... se crean imparables, hasta que irrumpi la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educacin (CNTE).

En esta lucha la CNTE ha logrado aglutinar a sectores que hasta hace poco, eran aliados de los charros del SNTE, o al menos su base social. sta amplia agrupacin de fuerzas tiene que ver con que la Reforma Educativa de Pea Nieto no pone a discusin de profesores y especialistas las mejoras a los contenidos y las estrategias que resuelvan la problemtica educativa existe en nuestro pas, no incluye proyectos para el rescate de la olvidada infraestructura de las escuelas, y s, en cambio, golpea duramente los derechos laborales del magisterio.

CNTE, corazn y gua.

Ha sido importantsima, en esta coyuntura, la experiencia de la CNTE, acumulada en dcadas de lucha, 34 aos si hablamos de la historia reciente, como por su participacin en muchos y distintos movimientos a lo largo de la historia de nuestro pas.

Nuevamente, la CNTE es corazn y gua del movimiento magisterial que sacude el pas, sin embargo, es muy importante que el movimiento sepa agrupar a todos los que quieran luchar contra las reformas, sean o no de la CNTE, pues de lo contrario se minara mucho la posibilidad de crecimiento del actual movimiento.

La experiencia en la lucha de masas de la CNTE, se ha expresado en el Distrito Federal, entre otras cosas, evitando, limitando y enfrentando la tctica de Pea Nieto de infiltrar al movimiento para desgastarlo y reprimirlo. En distintos momentos los profesores han combatido la provocacin, han dejado claro que las acciones que impulsan son de resistencia civil, donde la contundencia se da por la va de tener a miles de personas organizadas y actuando, impulsando medidas de presin de distintos tipos, y no acciones aventuradas de unos cuantos decididos, que flaco favor le han hecho al movimiento social al provocar el enfrentamiento con la polica (y en algunos casos robos y destrozos en comercios), facilitndole el camino al gobierno para la represin; grupos, algunos de descontento real, y otros halcones infiltrados por el mismo gobierno, que generan escenarios de violencia, aun cuando las movilizaciones hayan sido convocadas explcitamente en otro sentido (pacficas y sin encapucharse para evitar la provocacin, como lo que ocurri el pasado 2 de octubre).

Mencin especial requiere el contingente de los profesores de Oaxaca, integrantes de la seccin 22 de la CNTE, a quienes les debemos mucho del actual clima de politizacin y protesta que se ha ido expandiendo en el pas. Los maestros de Oaxaca sostuvieron un paro por dos meses, acosados, sin salario, para venir masivamente a luchar en la Ciudad de Mxico, a sostener un plantn en medio de la temporada de lluvias ms fuerte que se recuerde en el DF. Son ellos, los profes oaxaqueos, los que en su mayora tuvieron que soportar el violento desalojo del 13 de septiembre, los que han venido recurrentemente a hacer brigadas a las escuelas, los que hicieron realidad en dos ocasiones el cerco al aeropuerto, etc. Oaxaca ha decidido levantar el paro de labores, pero est claro que el movimiento seguir contando con la participacin decisiva del valioso contingente del magisterio oaxaqueo.

Radicalizacin de profesores y lucha por la democratizacin del SNTE

Un fenmeno paralelo que es fundamental, es que en medio del descontento de los profesores los charros han estado siendo rebasados por las bases magisteriales, tal vez el caso ms representativo sea el de Veracruz, donde los profesores desconocieron y tumbaron a los dirigentes sindicales que defendan la reforma, pero esto es algo que hoy ocurre tambin en muchos otros estados, por lo que a la vez de luchar contra el despojo de derechos que significa la Reforma Educativa, en el magisterio nacional va prendiendo la consigna de reapropiarse del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educacin (SNTE) como un instrumento de y para la lucha de los profesores, una herramienta de organizacin que hoy sirve al gobierno para controlar a los maestros.

Un punto a destacar es la rpida radicalizacin de profesores en muchos lugares del pas. Radicalizacin provocada por la intransigencia de Pea Nieto en contra del magisterio, para el cual la nica respuesta sobre la demanda de abrogacin de las reformas al tercero constitucional, es que la reforma va y no tiene marcha atrs, no importa que haya miles en las calles protestando (aun cuando en algunos lugares, como Oaxaca y otros, se hayan conseguido victorias parciales y locales, la respuesta al conjunto del movimiento magisterial es la amenaza, los desalojos, la represin y cerrazn)

Profesores que hasta hace poco tiempo tenan una modesta e incluso nula participacin poltica, hoy se organizan en asambleas, discuten con padres de familia, hacen paros de labores, brigadas, movilizaciones, liberacin de casetas, cercos a instituciones pblicas, etc. Ese despertar magisterial ocurre en la coyuntura especfica que hoy atravesamos, pero tiene toda la potencialidad para continuar y profundizarse, lo cual sera muy importante para las resistencias futuras, en especial contra la reforma energtica que amenaza profundizar fuertemente la privatizacin del petrleo y la electricidad.

Un elemento fundamental para que ello ocurra, a nuestro parecer, es que los profesores se propongan como tarea central el convencer al pueblo, acercarse a l, discutir casa por casa, ganar la pelea meditica con propaganda constante. A cada infamia de Televisa, un volante masivo, brigadas a los metros, a los mercados; a cada difamacin un cartel pegado en las colonias, en los barrios. Hacer que los muros hablen, que las plazas pblicas sean lugar de discusin y difusin de los argumentos del movimiento, en suma, poner en el centro de la tctica la poltica de masas, no slo con los maestros y con los padres de familia, sino con todo el pueblo. En la medida en que logremos arraigar esos vnculos, la campaa del gobierno tendr cada vez menos peso y se allanar el camino a la victoria. Las marchas, tomas y cercos a instituciones, son muy importantes, pero si no se engranan con la necesaria poltica de masas, con propaganda y brigadeos cotidianos, costar mucho ms trabajo doblegar a ste gobierno entreguista.

Efecto domin y el despertar de la solidaridad en los estudiantes.

En la UNAM, y universidades como la UPN, UACM, ENAH y otras, ocurri un hecho importante: tras el brutal desalojo policiaco-militar del plantn del Zcalo, cientos y en algunos casos miles de estudiantes asistieron a multitudinarias asambleas para discutir la situacin nacional, por amplsima mayora, las distintas asambleas acordaron solidarizarse con los profesores, exigir solucin a sus demandas, repudiar las reformas estructurales y al gobierno de Pea Nieto en su conjunto. Diez escuelas de la UNAM acordaron realizar paros de labores, la mayora de 48 horas, y algunas hasta de 72 horas. Lo mismo ocurri en otras universidades pblicas.

Esa masividad y disposicin a la lucha en defensa de los derechos sociales, de miles de estudiantes, baj su intensidad en los das posteriores, pero es importante ser conscientes de que la lucha para tumbar las reformas neoliberales ser larga. Lo que hemos hecho, tanto los profesores como todos los dems sectores que nos hemos sumado a la resistencia, ha sido muy valioso.

Los paros en las universidades pblicas, las brigadas, los contingentes estudiantiles en las distintas movilizaciones del magisterio, los saloneos, elaboracin de carteles, etc., ha sido clave para refrescar la solidaridad a los maestros, para que continuaran firmes, para hacerles saber que no estn solos.

A pesar de lo que dice la campaa meditica, s se han sembrado victorias.

La lucha comenz no hace muchos meses, y ha sido bombardeado constantemente con un mensaje del gobierno y sus merolicos, repetido hasta el cansancio de "luchas en vano, no podrs vencer, rndete".

La realidad es que ste movimiento ya ha cosechado victorias muy importantes: la agitacin poltica derivada de tener a miles de profesores organizados y protestando, inhibi uno de los proyectos centrales de EPN y de los dueos del dinero para ste sexenio, el IVA en alimentos y medicinas, que el gobierno ya haba prometido en el extranjero, pero que no pudo presentar en la reforma hacendaria por temor a que a la actual fuerza magisterial se sumara el descontento popular contra un alza tan agresiva de impuestos. Como mencionamos, muchos charros sindicales han sido rebasados, removidos y desconocidos, abriendo la puerta a una difcil pero posible democratizacin del sindicato. En cada uno de los estados, la lucha de los profesores ha conseguido debilitar la instrumentacin de la reforma educativa, para Oaxaca y Michoacn, las dos principales fuerzas de la CNTE, ya se habla de una muy difcil aplicacin de la reforma.

Un indicador que muestra los avances en la lucha, modestos pero significativos, son los documentos de Claudio X Gonzlez y de su grupo Mexicanos Primero, donde rabian contra el gobierno, se muestran en desacuerdo con lo que llaman "concesiones" a la seccin 22, y llaman a los despidos y a la represin. Y entre muchas victorias, est el conseguido en el terreno de la consciencia popular, la simpata de grandes sectores de masas, la incorporacin en la lucha de nuevos participantes, y el abono para la necesaria unidad de los de abajo contra el gobierno neoliberal.

Los atropellos que debemos impedir.

Debemos aquilatar muy bien lo que ocurri en el Zcalo de la Ciudad de Mxico. La represin y el desalojo del 13 de septiembre, el cerco policiaco-militar que se instaur, y la prohibicin de protestar en el primer cuadro de la ciudad, es una afrenta, no contra el magisterio, sino contra toda la poblacin. Se trata del regreso del PRI ms rancio y dspota, de los gorilas y halcones con tufo diazordacista. El regreso y fortalecimiento de las peores tcticas de opresin contra los movimientos sociales y contra el derecho a la libre expresin, es algo que, aun cuando se haya terminado el cerco militar en el Zcalo, nos compete a todos y ente todos tenemos que asegurarnos de que no vuelva a ocurrir.

En das pasados se dio a conocer una noticia del estado de Veracruz, donde se informa que la direccin de una escuela se neg a reparar una barda daada por los ltimos huracanes, porque, segn ellos, ste tipo de reparaciones competen ya a los padres de familia. Esto indign a los padres, tanto as que bloquearon carreteras, tomaron escuelas y poco a poco, en ste y otros estados (incluyendo al Distrito Federal), se han replicado acciones similares de grupos de padres de familia, molestos con el gobierno y en apoyo al magisterio. Adems, estn llegando ya los recibos de luz de las escuelas, con cobros estratosfricos que los directivos dicen que son impagables con el presupuesto de las escuelas, y quieren que toda sta deuda sea absorbida, tambin, por los paps de los alumnos, con un voluntario aumento de cuotas.

En algunos estados, donde el gobierno se siente con la fuerza suficiente, se est avanzando con el despido de profesores que han hecho paros de labores contra la reforma educativa, con el pretexto de que, con las nuevas leyes secundarias, pueden ser corridos los maestros si faltan 3 das consecutivos a dar clases.

Sin duda, para detener todos estos atropellos y los que se vienen, la tarea central es la unidad contra el gobierno de Pea Nieto. Los maestros no podrn solos, por ello los estudiantes, colonos, padres de familia, campesinos, trabajadores, y todos las sectores sociales, tenemos que agruparnos junto con los docentes en lucha, para construir la fuerza que detenga en nuestro pas, de una vez por todas, al neoliberalismo, a sus personeros y todos sus arrebatos.

La CNTE es uno de los pocos contingentes organizados que tenemos, tras 30 aos de golpeteo neoliberal contra el sindicalismo y la organizacin social. No permitamos que los aplasten. Si los tocan a ellos nos tocan a todos.

Abajo la Reforma Educativa!

A seguir sumando sectores en la lucha para derrotar todas las reformas estructurales de Pea Nieto!

Ni un paso atrs!

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter