Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-11-2013

A la Canciller de Honduras en la Administracin de Manuel Zelaya Rosales
Patricia Rodas: modelo para armar

Selvin Aguilar
Rebelin


A Patricia Rodas la conoc cuando la nostalgia de las utopas histricas yaca tiradas en cartelones desmotivados de miradas y rancios de lluvias y de polvos. Su apellido solamente me transportaba al apellido de su padre (Modesto Rodas), cuya figura fue utilizada en el paisito para crear el movimiento ms conservador en la historia de Honduras, que les sigui el circo a los estadounidenses en la dcada perdida de los ochenta del siglo recin pasado.

Por ese tiempo mi padre, que formaba parte de los celebradores de la palabra de Dios, un grupo equivalente a las comunidades eclesiales de Base que pululaban en los imaginarios de la Teologa de la Liberacin en Centroamrica, se encarg de ensearme desde mi precoz infancia que el lugar asignado al centro siempre fue la cobarda, y que la derecha fue la mano que dirigi la clsica acumulacin de las riquezas, que seal con el dedo acusador a los mrtires, que dio rdenes de crueldad en nombre de la fbrica y de la febril constancia de la mquina y, que era al fin de tantas cuentas, la silla elegida por el Dios Hebreo para sentar a sus bufones y recibir lisonjas divinas y esconder ambivalencias morales.

Nada bueno deba de tener esta tal Patricia Rodas que se meta al escenario nacional para acompaar la administracin del Presidente Manuel Zelaya Rosales. Su nombramiento como Presidenta del Partido Liberal y posteriormente como Canciller estaba precedido por rumores de militancia en la izquierda nicaragense, pero sin tener a nuestro alcance antecedente alguno que diera alguna clase de buen augurio objetivo a la esperanza siempre postergada de los excluidos en Honduras. Incluso algn amigo me coment en son de broma: Si Patricia Rodas es comunista, el Pato Donald es Carlos Marx.

Sin embargo, con el tiempo, esta mujer tenaz se fue posicionando en el panorama nacional con una claridad ideolgica que alteraba los nervios de los de la derecha, pona en alerta las supuestas equilibradas posturas de los del centro y entusiasmaba los odos reticentes de los movimientos de izquierda que nunca imaginaron tener un gobierno con nombre de derecha pero con ejecutorias progresistas. Era hermoso ver al Presidente Zelaya promover a cargos tan importantes a una mujer como Patricia Rodas pese a la aversin de los medios de comunicacin, superestructura de la derecha hondurea cien por cien. Era igualmente hermoso ver como esta mujer en el campo de las ideas y de los debates polticos televisados meta un nocaut de maestra a los nefitos hombres de los partidos tradicionales (vase como ejemplo al actual Presidente Porfirio Lobo Sosa, Ricardo lvarez candidato a la Presidencia por el partido nacional y otros ms que se le corrieron porque no queran caer en el despeadero) representantes por genero de que aquellos que terminaron ganando solamente en el campo de la violencia fsica contra las pobres mujeres desprotegidas.

Impotentes ante su articulacin dialctica, Patricia Rodas ya no tena contendientes a su altura, y la alternativa era recurrir a un maniquesmo sensiblero y machista propio de los corrillos de que son acusadas las mujeres. Los medios de comunicacin con visin y perspectiva de objetividad y profesionalismo expresaban a los cinco vientos injurias cargadas de odios. Y lo que ms repitieron hasta al cansancio fue que Patricia Rodas era mala, malsima y superlativamente malisisisisisima! Que daba malos consejos a Manuel Zelaya Rosales Este elemental epteto gramatical gan millones en anuncios publicitarios, porque a pesar de la alta capacidad de Patricia, los grupos de poder nunca han querido aceptar la capacidad de trabajo del Presidente Zelaya, su alto nivel de estadista y su gran inteligencia estratgica atribuyndolo a su falta de estudios Universitarios, olvidando que hombres como Michael Faraday maestro del electromagnetismo, William Herschel descubridor del planeta Urano, Gabriel Garca Mrquez Premio Nobel de Literatura y Eduardo Galeano gran ensayista histrico-poltico latinoamericano jams obtuvieron un grado universitario, y sin embargo, hicieron cambiar la historia del mundo. Hay un dicho popular que ha trascendido fronteras transcontinentales: Lo que natura no da Salamanca no lo Presta, pero en el caso del Presidente Zelaya, Natura no solo le dio de ms sino que tambin en Salamanca disert una magnifica conferencia sobre el medio ambiente. Enorme paradoja real para los detractores.

Satanizada como el ser ms terrible que ha existido en la faz de la tierra, por ser parte de un gobierno que se preocup por los asquerosos pobres, por ser artfice en San Pedro Sula de la posibilidad de la vuelta de Cuba a la Organizacin de Estados Americanos, y por mostrar un poltica agresiva en el servicio exterior, Patricia Rodas fue objeto de detencin en el epicentro del Golpe de Estado en Honduras. Durante su detencin fueron fuertemente atacados los embajadores de Cuba y Venezuela que la acompaaban en ese fatdico momento. Patricia fue recluida en un cuarto oscuro de la Fuerza Area Hondurea, vigilada por almirantes con caras de patrioterismo anquilosado, por hijos subalternos de rdenes ilegales militares; y posteriormente fue enviada inconsultamente en un avin privado, propiedad de un empresario hijo de dromedarios y aficionado a la sangre campesina, a la hermana Repblica de Mxico.

Ninguna persona ha sido procesada por ese delito, y la sombra satnica de Patricia Rodas an pervive en los medios de la derecha que estn alerta de sus movimientos; y en las consciencias alienadas de los incautos que repiten la leccin aprendida en los radiotransmisores o en la televisin donde se fabrican mentiras y se imponen verdades a fuerza de tautologas.

Hoy Patricia Rodas milita en el partido Libre con plena conciencia que sta es la nica alternativa para el pas, y apoya hasta las ltimas consecuencias el proyecto que encabeza como Candidata del Partido Libre, Xiomara Castro de Zelaya, una mujer sencilla, humilde, intuitiva, generosa y probada en el campo de las luchas sociales y polticas en que encabez las filas de los que pregonaban la vuelta al orden constitucional exponiendo incluso su vida, y hoy, la transformacin integral de la sociedad a travs de un proceso constituyente; y como coordinador Manuel Zelaya Rosales, que sin la presuncin de contar en sus manos con maquetas tericas de utopas de gabinete, transform el pas y escribi las pginas de una consciencia poltica impensable en el momento histrico actual.

Patricia Rodas es de la estirpe de mujeres que le dan una bofetada de siglos al patriarcalismo engendrado pulso a pulso en las clulas de nuestros genes culturales. Mujeres como ella y como Visitacin Padilla, Clementina Suarez, Xiomara Castro de Zelaya, Arcadia Gmez, Dionisia Daz, Yolanda Aguilar, Ninfa Mungua Ros, Sonia Marlina Dubon, Bertha Oliva, Anarela Vlez, Karla Lara, Lucila Gamero, Xiomara Hortencia Zelaya, Mercedes Agurcia, Mara Trinidad del Cid, Carmelina de Moncada, Elvira de Daz Medina, Juanita de Lpez Pineda, Estela de Pineda Uguarte, Alma de Salgado, Pilar Salinas, Xenia Mejia, Alba Alonzo de Quezada, Blanca Ponce, Marina Zuniga, Antonia Suazo, Victoria Buchard, Wendy vila y Teresina Rossi, nos descifran los misterios y los arcanos de la creacin en la historia y que la ternura de nuestros sueos y que la generosidad de las luchas tienen inconfundibles huellas de mujer.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter