Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-11-2013

Pere de la Fuente, un filsofo amante de la ciencia y de su historia

Salvador Lpez Arnal
Rebelin

Intervencin en el acto de homenaje al profesor Pere de la Fuente celebrado en el Institut dEstudis Catalans de Barcelona el viernes 15 de noviembre de 2013.


Muchsimas gracias por su invitacin. Es un honor estar entre ustedes y en este marco.

Hablar de Pere de la Fuente centrndome en sus ltimos 30 aos, desde que nos tratamos con ms asiduidad tras su llegada a Santa Coloma de Gramenet en los aos ochent a del pasado siglo, y desde la perspectiva de un compaero de trabajo con algunas, con bastantes fatigas y finalidades compartidas..

Los organizadores me han asignado veinte minutos. No pasen cuidado, ser riguroso con el tiempo. Quince observaciones, una por minuto y 15 segundos. Permtanme advertirles, eso s, que voy a darles una imagen demediada de Pere. El maestro, el amigo, el compaero Pere de la Fuente era mucho ms de lo que yo voy a ser capaz de transmitirles esta maana, un ao despus de la huelga general del 14 de noviembre de 2013.

Pongo la marcha y acelero con suavidad sin contaminar. Si algo de lo que voy a decirles tiene inters a su memoria est dedicado. Y a una ciudadana, a Esther Quintana, que perdi un ojo (es decir, se lo arrebataron) hace un ao en la huelga general del 14-N. Pere hubiera estado de acuerdo con este pobre detalle.

1. Pere de la Fuente fue, sin atisbo concebible para ninguna duda, un filsofo. De una pieza. Amante sincero del saber, al que aspiraba en la medida de sus poderosas fuerzas como si se tratara de una idea regulativa kantiana. Nunca era suficiente. Saber aqu desde luego era saber: en sentido amplio ciencia, arte, humanidades, poesa, prctica poltica.

Nada humano le era ajeno ni extrao. Me corrijo: nada humano sustantivo debera haber dicho

2. Adems de filsofo, Pere era un filsofo comprometido. Es necesario recordar aqu al joven revolucionario de Trveris, al compaero de la gran Jenny Marx, y recordar tambin a Feuerbach y a las tesis escritas sobre l y su ovra. La undcima, la ms citada: hasta aquel momento, sealaba errneamente el ex colaborador de la Gaceta Renana , los filsofos se haban limitado a interpretar el mundo. Pero el asunto verdadero, el nudo central, era su transformacin. Pere, sabido es, intent comprender y sobre todo -o en igual medida- intent transformar. En el sentido que ustedes ya saben, lo han vivido con l seguramente, y al que me referir posteriormente.

3. La llegada de Pere a Santa Coloma de Gramenet fue como un afable, inagotable e inesperado huracn crtico-filosfico. Con l no lleg ningn escndalo idiotizante sino una multitud (no hago referencia a Negri, no era santo de la devocin de Pere), una multitud, deca, inagotable de tareas, propuestas y sugerencias. Es casi imposible enunciarlas.

Pere el filsofo era una mquina, humanizada desde luego, de pensar, proponer y hacer. Insisto: de hacer, no era un diseador, no era un terico. Hablo aqu de un amplio arco de conocimiento y accin poltico-cultural: desde rev istas de alumnos (aquel maravilloso Jo qu s?) hasta ciclos cinematogrficos pasando por traducciones, ediciones de materiales didcticos y mil cosas ms. Entre ellas, unas magnficas Olimpiadas de lgica que ya tenamos pensadas y diseadas pero que la administracin convergente de finales de los noventa no tuvo el gusto de apoyar. Pedamos el oro, el moro y la vagancia! Tres horas de reduccin lectiva para dedicarnos a la tarea tras horas, tras centenares de horas de entrega desinteresada!

Propues ta pertinente que creo que viene al caso: si la justicia existe, no es probable que el antecedente sea alguna vez verdadero, Pere debera tener una calle o una fundacin a l dedicada. Aunque l mismo protestase e hiciera pintadas contra la idea. En Barcelona acaso pero seguro, muy seguro, en Santa Coloma de Gramenet.

4. Pere contagiaba entusiasmo, incluso devocin gnoseolgica. Es difcil que yo olvide alguna vez el da en que vimos juntos el Galileo de Brecht en la versin cinematogrfica de Losey. A pesar de las condiciones de la copia, a pesar de las psimas condiciones tcnicas, su entusiasmo por el gran cientfico pisano, por el gran dramaturgo alemn, por el gran director norteamericano exiliado y perseguido, si no ando mal informado en este ltimo punto, no tenan parangn. Y su conocimiento de lo narrado y observado tampoco.

5. Pere, el amigo Pere, tena adems magnfico ojo y poderosa mente filosfica para discernir la buena filosofa y a los buenos filsofos. No he conocido a nadie -o a casi nadie para ser ms riguroso- que tuviera el entusiasmo que l tena por la obra y la praxis de Manuel Sacristn. Conoca su obra, la haba ledo una y mil veces, creativa no talmdicamente, ayudaba en todo lo que hubiera que ayudar, y tena siempre muy en su corazn aquella reflexin apuntada por el autor de los Panfletos y Materiales en el Congreso mexicano de Guanajuato de 1981: Lo malo (politicamente) de la ciencia actual es que es demasiado buena (epstemolgicamente). Pere era amigo de la ciencia pero no era, de ninguna de las maneras, un cientificista estrecho.

6. Pere es autor de numerosos libros, manuales, artculos (algunos de ellos escritos al alimn), traducciones y entradas de diccionario (yo mismo colabor en dos de ellos gracias a l y a Antoni Martnez).

Djenme destacar un libro del que yo tambin soy coautor: Acerca de Manuel Sacistn (Destino, Barcelona, 1996). En mi opinin, seguramente un poco sesgada, una aportacin que no merece ser totalmente olvidada a la cultura filosfica catalan a e hispnica. Incluso a la historia real del pas.

Discutimos, se lo confieso, en algunos puntos (Pere era un polemista nato, yo aprend algo de l). Nada del otro viernes ni de ningn jueves. Pero recuerdo bien que nos pusimos de acuerdo en apenas un in stante, un nanosegundo medido con rigurosidad, en cmo abrir el libro-homenaje a nuestro maestro y referente. Con Luis Cernuda (celebramos ahora el medio siglo de su fallecimiento) y con los versos finales de 1936:

Por eso otra vez hoy la causa te apare ce

como en aquellos das:

noble y tan digna de luchar por ella.

Y su fe, la fe aquella, l la ha mantenido

a travs de los aos, la derrota,

cuando todo parece traicionarla.

Mas esa fe, te dices, es lo que slo importa.

Gracias, compaero, gracias

por el ejemplo. Gracias por que me dices

que el hombre es noble.

Nada importa que tan pocos lo sean:

Uno, uno tan slo basta

como testigo irrefutable

de toda la nobleza humana

Ledos ahora, con su ausencia tan presente, el valor potico de estos inolvidables ve rsos cernudianos-republicanos, su valor emotivo, cultural, poltico, alcanza otra dimensin.

7. Pere transformaba a los adems por tenaz conviccin. Aunque no lo parezca, seguro que no se lo parece, yo estudi historia de la ciencia en la Facultad de Fsicas de la UA de Barcelona. Fue Pere el responsable, ms que yo incluso

Cuando present mi trabajo de investigacin dirigido por Albert Dou (un breve recuerdo a su memoria) sobre Antonio Hugo de Omerique tuve muy poco xito de pblico. Era ms que razonabl e. Tres personas, aparte del tribunal estuvieron presentes en la sala. Jos Romo, un gran historiador por cierto, y Luisa Trueba, dos amigos de toda la vida. Y, desde luego, Pere, el amigo, el maestro Pere de la Fuente.

Al final de mi exposicin, tras mi aprobadillo justo para ir tirando, ni que decir tiene que Pere me felicit (generosamente), me regal un sobre con 1.917 documentos (todos ellos de inters) y me hizo 1.936 preguntas sobre el anlisis geomtrico de Omerique que, desde luego, yo fui incapaz de responder. Ni a una sola.

8. Algo ms telegrficamente, el tiempo pasa veloz. Pere fue el motor (no contaminante) de las Jornadas que organiz el Grup de Filosofa durante ms de una dcada. Trajimos, trajo ms bien, con la ayuda de amigos que estn en esta sala como Antoni, como Rufino, como Manuel Martnez, como Eduard, como Manel Pau, como Paco Tauste, a grandes pensadores, a grandes filsofos. Jess Mostern, Manuel Cruz, Antoni Domnech, Garca Doncel, Enric Tello, Paula Olmos, Luis Vega, entre muchos otros, y una gran historiadora que est a mi lado, la doctora Anna Estany.

9. Entre los invitados de unas jornadas, las que celebramos en los 90 recordando un texto de referencia (para algunos muy positivistn) de Manuel Sacristn sobre el lugar de la filosofa en los estudios superiores, estuvo Francisco Fernndez Buey. Tambin como Paco, otro gran filsofo recientemente fallecido, Pere era un firme partidario de la tercera cultura, de una cultura no demediada que aunase consistentemente ciencias, arte y humanidades.

Fue el 20 de diciembre, el da en que nos vimos por ltima vez, en el homenaje que se organiz en el Aula Magna de la UB en honor de Paco Fernndez Buey, cuando Pere nos dej. Nos despedimos al medioda. No poda creerme lo que haba pasado cuando sus familiares ms cercanos me lo comunicaron al da siguiente por la maana.

No me resisto a leerles la dedicatoria que el profesor Fernndez Buey escribi en un regalo que nos hizo en 1991, un ejemplar de su libro La ilusin del mtodo (un ensayo que Pere haba ledo, admirado y trabajado): A los amigos del Grup de Filosofa de Santa Coloma, cuya labor encomiable durante estos aos de pragmatismos se recordar cuando los tiempos sena mejores. Con un fuerte abrazo..

No s si los tiempos son mejores, no del todo segn todos los indicios, pero es indudable que debemos recordar, estamos recordando ahora mismo, como es justo y razonable, la labor de Pere de la Fuente, alma del Grup de Filosofa.

Paco, el autor de La gran perturbacin , un palentino que estuvo en la crcel por defender la lengua y la cultura catalanas, tena ojo para las dedicatorias!

10. Pere fue tambin un militante comunista antifranquista de larga y arriesgada trayectoria. Para mi fue un honor, y un inmenso placer que al mismo tiempo me conmova, militar con l en EUiA, en Santa Coloma de Gramenet, al lado de personas por l tan queridas y admiradas como Paco Tllez, Epi San Romn o ngel Pla.

No quiero olvidar de citar el importante papel de Pere de la Fuente en la formacin de la Federacin de enseanza de CCOO. Fui testigo en algunas reuniones de su visin crtica de la trayectoria de la federacin. Djenme que mantenga sosegada la casa de la izquierda y no diga nada de todo ello pero orgenes admirables y crticos no garantizan siempre la continuidad en todos sus puntos.

11. Adems de otras numerosas virtudes intelectuales, Pere tena alficas virtudes humanas. Entre ellas, la generosidad. No he conocido a nadie que fuera tan generoso como l. Lo digo en carne y con experiencia propias, cuando tuvo la gentileza, el inters desinteresado, la humanidad desbordante, de ayudarme en momentos nada fciles para mi. Lo hizo en repetidas ocasiones.

12. Pere era, adems, un gran amante de la msica. Compartamos amor por Violeta Parra y por Mozart. El Concierto para clarinete, el K 622, era una de sus msicas preferidas. Tambin Un ro de sangre de doa Violeta.

Algunas de las msicas de Integral Sacristn estn seleccionadas pensando en l. Como homenaje.

13. Pere fue uno de los filsofos con ms aficin lgica (llegara a ser un adicto?) que he conocido nunca. Yo, sinceramente, la he perdido con el tiempo; l la mantuvo, a pesar de las dudas y las circunstancias que dira el poeta, hasta el final de sus das. Era hermoso, muy hermoso ver su rostro, incluso la totalidad de su cuerpo, cuando deduca o cuando descubra o explicaba un determinado teorema, un resultado no alcanzado hasta entonces, o una reflexin filosfica asociada.

Hablaba mejor que bien, y con gran conocimiento de causa, del gran teorema de incompletud pero no incompleto de Gdel

14. Yo o hablar por vez primera del grupo del pensamiento crtico gracias a Pere de la Fuente y a Paco. No saba nada del tema. Pere se apasion y transmiti ese entusiasmo en clase s, encuentros y seminarios. No paraba, recoga ms y ms informacin. Algunas escoles destiu tuvieron ese eje vertebrador. Participamos juntos.

Hace poco estuvo en Barcelona, Pablo Ceballos, el viceministro de Educacin del gobierno de Rafael Correa. Cons ervamos amistad de hace aos y en nuestro encuentro de apenas unos meses me habl con cario de Pere, con l que haba intercambiado informacin y documentos sobre un tema que les interesaba: no dar gato (indocumentada y falaz) por liebre (informada y ajustada)

15. Todo tiene su fin, tambin mi intervencin.

Pere no slo amaba como les he dicho la filosofa y la ciencia sino tambin el arte y la buena literatura. Compartamos pasin por Jorge Luis Borges. Fue Pere quien me regal el penltimo libro del gr an autor argentino, La cifra , de 1981, cinco aos antes del fallecimiento del autor de La biblioteca de Babel, un cuento que le apasionaba. A quin no? Me puso un punto de libro en un poema que a l le gustaba mucho y que, de hecho, bien ledo, le estaba dedicado sin que Borges tuviera consciencia de uno de sus destinatarios. Es este (tiene el ttulo de una gran obra de Albert Camus: Los justos) que les voy a leer a continuacin Una breve nota ante de ello: en este marco histrico-cientfico, es necesario sealar que la compaera de Voltaire (se hable de l, no de ella, en el primer verso), Gabrielle milie, Marquise du Chtelet-Laumont (1706-1749), como ustedes saben mucho mejor que yo, fue la traductora de los Principia newtonianos al francs, tarea nada pero que nada fcil. Dicho sea en su honor.

El poema: Los justos borgianos:

Un hombre que cultiva su jardn, como quera Voltaire

El que agradece que en la tierra haya msica.

El que descubre con placer una etimologa.

Dos empleados que en un caf del Sur juegan un silencioso ajedrez .

El ceramista que premedita un color y una forma.

Un tipgrafo que compone bien esta pgina, que tal vez no le agrada

Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.

El que acaricia a un animal dormido.

El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.

El que agradece que en la tierra haya Stevenson.

El que prefiere que los otros tengan razn.

Esas personas, que se ignoran, estn salvando el mundo.

Salvando el mundo, innecesario es decirlo, no significa mantenerlo tal cual , salvar el actual status quo, el actual sistema-mundo, nuestro modo de produccin fustico, nuestro modo civilizatorio depredador y explotador. Para Pere, salvar el mundo era, recordemos de nuevo al joven Marx, comprenderlo y transformarlo. En sentido democrtico-popular, con orientacin socialista., en serio, no usando el concepto como una palabrita publicitaria para das de encuentro y semanas de olvido.

Gracias por su paciente, cariosa e inmerecida atencin.

Salvador Lpez Arnal fue miembro del Grup d e Filosofia del Casal del Mestre de Santa Coloma de Gramenet, alma del cual fue el profesor y activista comunista Pere de la Fuente.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter