Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-11-2013

El documental 5 cmaras rotas muestra la lucha pacfica palestina
Las heridas olvidadas nunca se curan. As que filmo para curarlas

Pascual Serrano
Carta Maior


5 cmaras rotas (5 broken cameras, 2011, Francia, Israel & Palestina)
Direccin: Emad Burnat & Guy Davidi
Guin: Guy Davidi
Produccin: Emad Burnat & Guy davidi

Emad es un joven palestino aficionado a las cmaras de vdeo domsticas. Vive en Bil'in, al oeste de la ciudad de Ramala, en Cisjordania. En 2005 las excavadoras israeles llegan a Bil'in para construir un muro que delimitar el permetro de un gigantesco asentamiento judo. Con su cmara Emad graba esta historia. 5 aos y 5 cmaras de vdeo le harn falta a Emad para registrar la historia de la resistencia de su pueblo a la opresin israel, y, en paralelo, el crecimiento de su hijo Gibreel Emad, nacido en los primeros das del movimiento ciudadano. Mientras los ataques israeles destrozan una cmara tras otra y, con ellas, las vidas de algunos de sus compaeros, Emad sigue adquiriendo nuevas cmaras y filmando lo que sucede a su alrededor. Fue nominada al Oscar como mejor largometraje documental y recibi el premio al m ejor director en documental internacional en el Festival de Sundance.

Estamos acostumbrados es ver palestinos histricos y violentos. Estamos convencidos de la justeza de su lucha y de la desesperacin de su vida, por eso creemos que siempre estn as. Nunca sabemos cmo se llaman, cmo es su casa, qu hablan con su esposa cuando estn en la mesa, no les vemos sonrer ni celebrar nada, ni siquiera un cumpleaos. Gracias a documentos como este podemos conocer a algunos, conocerlos y seguirles durante varios aos, algo que prueba la complejidad y laboriosidad de este documental. El trabajo, que se desarrolla durante cinco aos, se narra en primera persona, la de Emad Burnat. Junto a l, su esposa Soraya, palestina que creci en Brasil, de ah la constante presencia de banderas brasileas, en su casa, en su coche y en sus cmaras; y sus tres hijos. Como no poda ser de otra de manera, la historia de Cinco cmaras rotas es la de un pueblo reprimido y humillado que no se arrodilla y lucha. Pero a diferencia de lo que solemos ver en los noticieros, encontramos palestinos pacficos, que se manifiestan de forma tranquila acompaados de sus hijos. No cambia eso la respuesta israel: bombas de humo, golpes y disparos en fuego de real es el nico lenguaje de la otra parte. Los militares disuelven con tremenda violencia, dejando muertos y heridos, cada manifestacin de los vecinos de Bil'in. Pero nada de ello amilana a esta gente sencilla que se rebela contra una verja y el proceso de acaparamiento de sus tierras por parte de los colonos israeles: gras para derribar sus viviendas, ejrcito para desalojarles de los caminos, incendios de sus olivos...

Y mientras todo eso sucede, Emad Burnat no deja de grabar. Su esposa le reprocha que le van a detener de nuevo por culpa de su cmara y le increpa para que deje de filmar, pero no lo hace. Graba imgenes excepcionales: cmo los soldados israeles disparan a quemarropa contra la pierna de unos de sus amigos ya detenido, inmovilizado y con los ojos tapados; cmo cae muerto por disparos amigos suyos que se manifestaban pacficamente; cmo entran los soldados en su casa para detenerlo; cmo intentan agredirles los colonos. As explica Burnat por qu graba: Que se curen las heridas es un reto. Es la nica obligacin de la vctima, cuando las heridas se resisten a la opresin. Pero cuando me hieren una y otra vez, me olvido de los heridas que rigen mi vida. Las heridas olvidadas nunca se curan. As que filmo para curarlas. S que pueden llamar a mi puerta en cualquier momento, pero yo seguir filmando. Me ayuda enfrentarme a la vida, a sobrevivir.

Algunos disparos impactan precisamente en alguna de sus cinco cmara rotas. Nadie sabra decir si casi muere por culpa de la cmara o se salva precisamente porque ella intercepta la bala. Mantener los ideales de no violencia no es fcil cuando ests rodeado de tanta muerte, afirma.

Y mientras todo eso va sucediendo, Emad ve a su hijo Gibreel crecer, y nosotros vemos a travs de su cmara cmo le transmite la conciencia de un pueblo y el valor para luchar. Les ensean a los nios el mapa de su tierra para que vean por qu se movilizan y dnde estn las fronteras. Gibreel, con apenas tres aos, va a las manifestaciones y, desde el coche, observa como se llevan detenidos a sus vecinos y amigos simplemente por llevar una pancarta y reivindicar la tierra de sus abuelos. Gibreel tambin va al entierro de los asesinados: - Pap por qu no matas a los soldados con un cuchillo? -Porque me dispararan. -Porque habra ms? -Habra ms soldados, s. Y por qu quieres hacerles dao? -Porque mataron a Phil. Por qu lo mataron? Qu les haba hecho l?. Esa es la conversacin que tiene con el nio de cuatro aos mientras estn arreglando el coche. Mientras arrancamos los fragmentos de la infancia, va quedando la ira, es lo nico que acierta a decir Emad.

El documental tiene una excepcionalidad que no se confiesa. Estoy convencido que adems de las cmaras de Emad hay grabaciones de una cmara manejada por un israel. De ah las magnficas tomas recogidas de forma empotrada entre el ejrcito. No olvidemos que el documental est codirigido por nuestro protagonista y tambin por el israel Guy Davidi, a quien pudimos conocer en el V Festival Internacional del Shara, celebrado del 8 al 13 de octubre en los campamentos de refugiados en territorio argelino. Se trata de un trabajo compartido, pero hay funciones diferenciadas, yo edito las imgenes, doy forma y hago el guin, pero la historia es de Burnat, nos explica. Afirma como prueba de incomunicacin entre los dos pueblos que el hecho de que un israel venga a Argelia es ilegal, muy pocos han tenido la posibilidad de hacerlo. Afortunadamente yo no he sufrido ninguna consecuencia ms all de las crticas pblicas del gobierno. Respecto al conflicto arabeisrael seala que hay muchos activistas en Israel a favor de la paz y los derechos humanos. No hay una solucin mgica al conflicto, sino muchas vas, y cada uno de esos caminos tienen unos obstculos propios que debes superar. El problema requiere un largo camino con soluciones slo a medio y largo plazo. Por otro lado -aade-, hay mucha gente que cree en la paz, pero no mucha dispuesta a luchar por ella y exponerse.

Al final del documental descubrimos que, tras varios aos de una sentencia judicial, el ejrcito se ve obligado a ejecutarla y derribar la verja. Es una victoria, aunque pequea, para los palestinos de Bil'in porque los israeles estn construyendo ahora un muro de cemento algo ms alejado del pueblo.

Mientras transcurre la proyeccin del documental en la noche del campamento de refugiados, los saharauis se ven identificados, la lucha de los palestinos por la tierra que les quiere arrebatar Israel es la misma lucha de los saharauis contra la ocupacin marroqu. El documental recibi el Premio Especial del X Festival Internacional del Shara. Quizs porque todos comprenden que quizs no hay muchas luchas, sino una sola, la de los oprimidos contra los opresores, la de los dbiles contra los fuertes. Pero ser el enorme nmero de dbiles y su firmeza lo que les har fuertes y, entonces, el miedo cambiar de bando.

Texto en Carta Maior en portugus



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter