Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-11-2013

Las medidas de emergencia de Nicols Maduro en el rumbo correcto

Carlos Carcione, Stalin Prez, Gonzalo Gmez, Juan Garca, Zuleika Matamoros y Alexander Marn
Rebelin

Ahora derrotar el saqueo contra el Pueblo Bolivariano y construir el Nuevo Modelo Productivo para la Transicin


Introduccin

Las medidas anunciadas por el Presidente Maduro el 6 de noviembre tienen la enorme virtud de facilitar el debate como debe ser: o construimos una poltica econmica soberana o caemos en el monetarismo neoliberal cuyo puerto final, son medidas devaluatorias, pactos con el FMI o la dependencia extrema, neo colonial, que nos har prisioneros de los nuevos actores del escenario imperialista mundial.

La intervencin de mercancas con precios de usura y su venta directa al pblico a precio justo despiertan simpata y moralizan al pueblo bolivariano y le dan oxigeno poltico al gobierno y al Proceso. Esta reaccin del gobierno contra los especuladores y usureros era la que reclamaba nuestro pueblo para ponerse en pie de lucha i . Lo mismo que espera se extienda a todos los rubros de la economa, en especial los alimentos ii y que se mantenga en el tiempo.

Sin embargo, el marco poltico de justificacin de las medidas, as como las medidas mismas, aunque progresivas para la emergencia, son todava precarias e insuficientes para estabilizar y profundizar el proyecto de la Revolucin Bolivariana, y la declarada vuelta al rumbo de transicin al socialismo.

El gobierno sabe que ahora s entramos de lleno en el tiempo de las definiciones como lo est entendiendo el pueblo bolivariano. Un tiempo plagado de amenazas y tambin de grandes oportunidades. Atravesamos momentos difciles pero apasionantes. Tenemos por delante la oportunidad de abrir una nueva etapa en este Proceso que en su momento, liderado por el Comandante Chvez, se mont sobre la ola que cambi el curso neoliberal en gran parte de Amrica Latina.

El paso que debe dar la revolucin para sobrevivir es recuperar su rumbo, su dinmica y profundizarse. Es el paso que va de una revolucin democrtica al inicio de la transicin, es decir: revitalizando las claves polticas del Proceso, debemos dirigirnos hacia la revolucin en el terreno econmico y social.

Se ha avanzado en el diagnostico del problema al ubicar la disputa por la Renta Petrolera en el centro de la escena. Pero ese diagnostico es an parcial y por lo tanto insuficiente para desarrollar un plan que derrote la especulacin y la usura iii de manera estructural. Y, sobre todo, que abra camino a un nuevo modelo productivo, construyendo una propuesta econmica verdaderamente independiente como solo puede serlo en esta etapa mundial: anticapitalista.

Hoy ms que nunca, porque la batalla recin comienza, al tiempo que desatamos la movilizacin del pueblo bolivariano, necesitamos clarificar las ideas, utilizar la verdadera ciencia econmica de esta poca: la economa poltica. Es decir: la ciencia que estudia las relaciones entre las clases, las fuerzas sociales y polticas actuantes y la dinmica de los enfrentamientos entre esos actores sociales y polticos, lo mismo que las caractersticas propias de los patrones de acumulacin del capital iv . Es necesario descubrir lo que se esconde debajo de la superficie de acaparamiento y usura en los precios y en la especulacin con el dlar. Identificar cules son las fuerzas que se disputan la Renta y por lo tanto el control de la economa nacional y con qu poltica lo hacen. Slo as podremos responder de manera revolucionaria a la actual crisis.

El nombramiento de Rafael Ramrez como Vicepresidente del rea Econmica, el consiguiente mantenimiento del Control de Cambios y las nuevas medidas econmicas, dejan agonizante al plan de entrega de la Renta elaborado por Merentes y las Cmaras Empresarias. Cmaras denunciadas el 6 de noviembre por Maduro como responsables directas de la Guerra Econmica.

Sin embargo ese plan no ha muerto. Merentes es mantenido en el gobierno y las medidas anunciadas, aunque van en el sentido correcto, terminan, por ahora, all donde deberan estar comenzando. Todo esto en un peligroso juego de seales confusas, pidiendo a la burguesa que reflexione. La ofensiva, por ahora meditica de los especialistas de la oposicin, de los propios empresarios y de algunas voces que surgen desde la misma orilla del Proceso Bolivariano, se redobla.

En el caso de los que dicen defender el Proceso, hablan opinadores de oficio sin compromiso militante revolucionario. Supuestos expertos, desde la comodidad de sus despachos en el exterior, escriben artculos insultantes. Ex altos funcionarios del gobierno confundidos sin saber Qu Hacer? o interesados en dar por muerto prematuramente al Proceso Bolivariano, agitan el fantasma del colapso econmico si no se toman las medidas que la oligarqua reclama.

Lamentablemente, desde los medios pblicos se responde con argumentos superficiales y en el terreno que plantea la oposicin. Los que hemos alertado contra esta guerra no hemos sido llamados a colaborar en este combate meditico, pero se toman y se utilizan nuestros argumentos y propuestas muchas veces de manera banal, ratificando el curso burocrtico y de censura al pensamiento crtico, que tienen esos medios.

Por otra parte y esto es muy importante, el escenario continental es favorable. Desde lo ms profundo del Brasil que estaba quieto desde hace 20 aos, se ha puesto en marcha, hace apenas unos meses, una nueva ola en ascenso. Esta vez contra el nuevo reformismo que se adue de parte de los pases de Suramrica. Multitudes se han lanzado a las calles a protestar contra las insuficientes polticas sociales. Se pelea tambin por reclamaciones obreras y populares largamente postergadas y contra el maltrato de una burocracia estatal que tiene como objetivo supremo gerenciar los negocios de su propia burguesa.

El Catatumbo en Colombia despert a un movimiento campesino y popular empobrecido, ferozmente reprimido y silenciado por aos. Contina hacindose or el movimiento popular contra el extractivismo de Norte a Sur en todos los Andes y el Amazonas, y en las tierras frtiles de las pampas del Sur se levantan los pueblos contra la depredacin sionista de Monsanto sobre la tierra, entre muchos otros ejemplos. Esa ola, que est en sus inicios, es continuidad de la anterior y se est desarrollando por toda la geografa de nuestro continente.

Si algn actor social o poltico intenta ir abiertamente contra esta ola sentir el rigor de las fuerzas desatadas. Y si la confianza en nuestro propio pueblo alguna vez se viera empaada por el desanimo o la confusin, debemos recordar que los vientos que nos empujan vienen otra vez desde lo ms profundo de Nuestra Amrica, es esa tempestad popular la que se debe cabalgar. Y no dudemos: el pueblo bolivariano estar a la altura de la exigencia histrica.

Marea Socialista hace este aporte en el mismo sentido que los anteriores v , desde su posicin de Corriente Poltica, Sindical, Popular y Juvenil del Proceso Bolivariano, en el nimo de ayudar al debate nacional para defender y profundizar la Revolucin Bolivariana hacia un rumbo anticapitalista.

I. Los alquimistas y la fascinacin por el dlar

Antes de la Ciencia fue la Alquimia. La bsqueda del manantial de la eterna juventud, la sabidura a partir de la piedra filosofal, la frmula oculta en oraciones esotricas que permiten convertir al plomo en oro. En fin, la bsqueda de una accin mgica que nos concedera la vitalidad eterna, el conocimiento total o la riqueza sin lmites. As estn nuestros alquimistas econmicos, buscando que una accin mgica sobre la relacin dlar/bolvar, como por ejemplo liberar su compra a todos los ciudadanos, resuelva lo que, entre aterrorizados y amenazantes llaman una crisis terminal del proceso de la Revolucin Bolivariana.

Estos tcnicos, alquimistas, siguen enredados en la superficie del problema. Enceguecidos de fascinacin por el gran fetiche: el dlar. El fetiche de todos los fetiches, encerrado en la mercanca de todas las mercancas del capitalismo: el dinero. vi Cul ser la medida mgica? se preguntan y debaten entre ellos hasta sumergirse en la angustia que provoca la impotencia. Ser devaluar, liberar el precio y la compra del dlar o encontrar un parmetro comparativo distinto al actual? Ser verdad que nos acechan las siete plagas del desierto si no resolvemos el gran problema del dlar? Es decir, si no le damos a la burguesa todos los dlares que pide, que son todos y para siempre.

Fascinados como estn son incapaces de comprender que el patrn de acumulacin del capital en una economa nacional lo determinan el tipo y la dominacin de clase sobre las relaciones sociales existentes en el pas. Las caractersticas propias de la estructura econmica. Y la lucha feroz, a cielo abierto, entre esas clases y sus direcciones polticas y sociales para apropiarse, modificar y controlar la superestructura poltica, es decir el rgimen poltico y el gobierno, herramientas con las cuales garantizar e imponer por la fuerza un determinado consenso social.

En una economa tan elemental como la nuestra, que depende exclusivamente de la Renta Petrolera, esas relaciones sociales, entre clases sociales, se definen, en los momentos en que el consenso social se ha roto, por una disputa brutal por la apropiacin, el control y el reparto de esa Renta. Y, por supuesto, nuestros alquimistas, no entienden que un consenso social, es decir el breve momento de tiempo en donde funciona la negociacin entre las clases y sus liderazgos sociales y polticos, para armonizar con medidas tcnicas, el reparto parcial de la Renta, se logra solo sobre la base de la imposicin forzada, si se quiere violenta, de un patrn especfico de acumulacin de capital vii por parte del sector triunfante en la disputa.

Es verdad que la relacin Bolvar/Dlar es una relacin de tensin permanente y en la que hay que buscar, interviniendo con medidas correctivas, equilibrios relativos de manera constante. Pero esta tensin no es en s. Por el contrario expresa una distorsin provocada por el tipo primario y rentstico de nuestro capitalismo dependiente.

La base de esta tensin est en el privilegio de tener petrleo. Venezuela capta su riqueza en el mercado internacional y la vuelca al interior del pas viii . Pero la situacin actual no est provocada por ese conflicto histrico. La relacin de hoy entre Bolvar y Dlar refleja un cambio ms profundo en la estructura econmica de la sociedad: se rompi el consenso social sobre el patrn de acumulacin del capital que funcion, con modificaciones y fuertes turbulencias, entre 2003 y 2012.

No es que falten dlares , es que se ha abierto la pelea por el control y la apropiacin de todos los dlares que entran al pas. Para decirlo de otra forma, de lo que se trata es de la batalla poltica y social por el control absoluto de la Renta y su distribucin y la instalacin forzada de un nuevo consenso en el patrn de acumulacin y un nuevo rgimen poltico. Eso busca la oligarqua local y la nueva burguesa, relacionada estrechamente con sectores de la alta burocracia del Estado y el capital financiero. Y por lo tanto buscarn instalar un gobierno totalmente propio que les permita imponer esa nueva relacin de fuerzas que pretenden conquistar. En pocas palabras: Recuperar el pas que hoy no controlan como quisieran.

Es esto lo que ignoran con soberbia olmpica, los alquimistas, tcnicos y matemticos, encerrados en sus laboratorios con sus ttulos de doctores. All ejercitan con sus modelos prefabricados, con su teora de los juegos, con sus pociones mgicas.

Distinto es el papel de nuestros intelectuales orgnicos, que los tenemos y de calidad. Ellos saben, como lo sabe el pueblo revolucionario, que la vida, la realidad, pasa por otro lado. Es en las calles de las ciudades, en los campos y en las fbricas donde se resuelven las contradicciones con el hasta ahora nico motor de progreso probado de la historia humana: La lucha de clases. Y es bueno recordarlo: en esa lucha nuestro lugar est del lado del pueblo que vive de su trabajo.

II. El consenso en el patrn de acumulacin impuesto por la Revolucin. Chvez y el proyecto de economa mixta.

La Revolucin Bolivariana merece el nombre de tal por dos hechos fundamentales. En primer lugar porque consuma la liquidacin del rgimen poltico de dominacin de la IV Repblica abriendo camino a un experimento indito en el continente. Cuyo resultado es el proceso constituyente que disea una hoja de ruta de independencia nacional para el proyecto bolivariano: la Constitucin de la V Repblica. Y en segundo trmino, porque conquista el control total de la Renta Petrolera por primera vez en la historia del pas. Y lo hace de manera revolucionaria, es decir derrotando en las calles y polticamente a la oligarqua nacional y al capital internacional.

Los primeros cuatro aos del proceso fueron la expresin de esta batalla entre lo nuevo y lo viejo. La lucha se dio en las calles y en procesos polticos con manifestacin electoral. Los hechos son: el triunfo electoral de Chvez en 1998, el proceso constituyente entre 1999 y 2000, sintetizado en 4 elecciones nacionales alrededor de la elaboracin y sancin de la nueva Constitucin, incluyendo la eleccin presidencial que ratifica a Chvez. La derrota del Golpe de Abril y del Paro y el Sabotaje en 2002 y enero de 2003. Y por ltimo el triunfo contundente en el Revocatorio de 2004.

Sobre la base de este proceso revolucionario, recordado por el profesor Vladimir Acosta como el momento ms bonito de la Revolucin, es que se consolida un nuevo rgimen poltico y se impone y aplica un consenso social para un nuevo patrn de acumulacin de capital.

A diferencia de la IV Repblica donde la captacin de la Renta era principalmente por parte del Capital Internacional y sus empresas. La consolidacin del nuevo rgimen poltico, con la forma de Cesarismo Progresivo ix , ejercido por Chvez, pone bajo control del Estado esa Renta. Y funciona como rbitro en la distribucin de los dlares en los que esta se expresa, entre las distintas clases y sectores de clase.

Esta distribucin se hace a travs de los Convenios Cambiarios con los que el Estado administra y distribuye el dlar. Hasta el momento se han dictado 26 de estos convenios, 25 de los cuales modifican el original Nmero 1 del 5 de febrero de 2003. Ellos son hasta hoy el instrumento fundamental de distribucin de la renta.

Aunque se extienda el texto, es necesario para la comprensin del proceso que sealamos, resear cronolgica y descriptivamente las etapas de la evolucin de este consenso impuesto por el triunfo del proceso revolucionario y administrado por Chvez hasta diciembre de 2012:

a) De 2003 a 2004: Triunfo sobre la contrarrevolucin y recuperacin de la economa. Durante todo el ao 2002 y parte fundamental del 2003 se desarrolla la lucha contra el Golpe, el Paro Empresarial, el Sabotaje Petrolero y sus consecuencias. Esta lucha tiene como resultado para la economa nacional el mismo que si hubiera ocurrido una guerra no convencional. Miles de empresas cierran definitivamente, decenas de miles de puestos de trabajo se pierden, el Producto Nacional Bruto se desploma en pocos meses en un nivel del 16% mientras que en el sector petrolero la cada alcanz al 26% x xi .

Desde el punto de vista de los recursos lquidos se fugaron del pas ms de 30.000 millones de dlares, adems se dej de producir por otros 20,000 millones xii . La suma de estas cifras es similar a la facturacin anual de PDVSA para la poca. El control total por parte del Estado de la Renta Petrolera, como resultado de haber conquistado el control sobre PDVSA y el manejo de todos los dlares que ingresan al pas a travs del Control de Cambios, logran la recuperacin econmica en apenas un ao.

Ests medidas evitan que siguiera la fuga de dlares al exterior, es el periodo en que se lanzan las misiones en alimentacin, salud y educacin de gran impacto social. Es asimismo el momento en que se destina el excedente de dlares a los fondos especiales de desarrollo sin pasar por el Presupuesto Anual ni por el Banco Central, gracias a esto se empiezan las grandes obras de infraestructura.

Durante este periodo slo existi CADIVI como instancia concreta de otorgamiento de los dlares para la importacin de productos. No haba posibilidades legales de colocacin de dlares en el exterior. Se empiezan a desarrollar los delitos cambiarios.

Es la poca heroica, ms objetivamente anticapitalista, de la Revolucin Bolivariana. El tiempo en que las calles de todo el pas temblaban bajo el apasionado grito de: Con hambre y desempleo con Chvez me resteo hasta conquistar el triunfo.

b) De 2004 a 2010: Nuevo consenso para la acumulacin privada de capital. El dlar permuta. La economa mixta. Despus de la derrota aplastante en el revocatorio del 2004 la burguesa y sus partidos quedan desorientados. No participan en las elecciones a la Asamblea Nacional del 2005 dejando una Asamblea totalmente Roja Rojita. Pierden su unidad anterior y la voluntad, aunque no el deseo de salir de Chvez inmediatamente.

El sector que haba impulsado la bsqueda de salir de Chvez con el revocatorio empieza a disear, desde el punto de vista electoral, su adaptacin a la Constitucin Bolivariana y a planificar su participacin en la disputa presidencial del 2006. Comienza una larga marcha de cohabitacin poltica forzada para ellos por la derrota de la contrarrevolucin y alentada desde el gobierno, que para mostrar su buena voluntad deja sin el castigo merecido los crmenes de la oposicin en el Golpe y el Sabotaje.

Chvez por su parte declara el carcter anti imperialista y luego socialista de la Revolucin Bolivariana. Se asienta en su Hoja de Ruta, la Constitucin, y disea y ofrece a esta burguesa una propuesta de economa mixta. Propuesta que hay que entender como una participacin econmica activa en el proceso de acumulacin de capital, que complementa la cohabitacin poltica bajo el paraguas electoral de la Constitucin. Independientemente de nuestra visin crtica y opuesta a ese modelo, es un hecho que impona as un nuevo consenso social diferente del de la IV Repblica con la ilusin de que resolviera las contradicciones y choques permanentes que provocan la acumulacin privada de capital. En este caso la disputa por la Renta Petrolera.

El Presidente Chvez tena una extraordinaria fortaleza poltica lograda sobre la base de la derrota de la contrarrevolucin y su papel consolidado como rbitro poltico mximo, excluyente, tambin para distribuir los dlares de la Renta.

Su objetivo declarado en decenas de alocuciones, intervenciones y discursos para justificar la economa mixta, es, mal que bien, el alejamiento del modelo econmico interno del socialismo sovitico. Nunca lleg al despropsito de decir como algunos desde el gobierno plantean en la actualidad, que defenda la libertad econmica de la burguesa. Propone que en el desarrollo de la economa nacional compitiendo los sectores estatales, la economa social y los sectores privados, se pudiera instalar un nuevo modelo productivo que avance en una transicin al socialismo del Siglo XXI, definicin poco clara hasta el da de hoy e indeterminada en el tiempo. Ese experimento de economa mixta, donde la burguesa del color que fuera tuvo todas las oportunidades e incentivos para convertirse en productiva, es el que est agotado irreversiblemente.

A CADIVI, dedicado esencialmente a otorgar las divisas para la importacin de bienes de consumo y en menor medida de capital, se le suma la herramienta econmica, financiera, para la acumulacin privada de capital con el objetivo declarado de que esa acumulacin desarrollara un modelo productivo. Esta herramienta fue el Dlar Permuta . Un mecanismo por el cual Bancos y Casas de Bolsa, facilitaban la compra de dlares y su giro al exterior por parte de los privados. Esos dlares eran suministrados por PDVSA y el Banco Central de Venezuela. Es decir eran parte importante de la Renta Petrolera total y nunca fueron volcados a desarrollar la produccin local.

Al calor de este mecanismo es que aparece y se desarrolla rpidamente un nuevo actor social: la boliburguesa. Estos sectores asociados ntimamente a la alta burocracia del Estado, van desarrollando una asociacin tambin ntima con sectores de la oligarqua tradicional, en algunos casos esa relacin era previa. Los negocios de este actor estn en la importacin pero, sobre todo, en el sistema financiero xiii .

La experiencia con el Dlar Permuta concluye con la crisis bancaria de finales de 2009. Otros 30.000 millones de dlares fugados al exterior, 15 bancos cerrados, 11 de ellos intervenidos. Todos recordamos a familiares directos de Altos funcionarios del Estado involucrados en la crisis junto a representantes de la oligarqua tradicional como Mezerhane y Zuloaga. El golpe financiero que sufre el Proceso es fuerte, adems de los miles de millones de dlares fugados al exterior, el Estado se hace cargo de los depsitos de los ahorristas y asume la nacionalizacin de una parte de los bancos cerrados, con sus trabajadores y sus pasivos.

En este periodo se dan las primeras muestras de fastidio poltico del pueblo bolivariano con la burocracia gobernante. No alcanza la campaa de Chvez para ganar la Reforma Constitucional de 2007. Otro episodio es la prdida de importantes gobernaciones y alcaldas en 2009, ejemplo: la Alcalda Mayor de Caracas, Maracaibo y la gobernacin del estado Miranda. Otro ejemplo es el resultado de las elecciones de diputados a la Asamblea en 2010, donde se gana la mayora simple de los diputados pero se pierde en el total de votos nacionales.

Mientas tanto, la economa se haca ms importadora. Menos productiva. Ms dependiente de la Renta Petrolera. Esa boliburguesa, la tradicional oligarqua y el capital financiero, desplegaban todo su ingenio para seguir captando, cada vez, una parte mayor de la Renta. Acompaada de manera cmplice por la alta burocracia del Estado que construye sus privilegios a partir de esa relacin y por la legalizacin de la apropiacin de la Renta a travs del sistema cambiario llamado Dlar Permuta.

Pero no dedicaron esa acumulacin de capital en invertir para desarrollar la produccin en el pas como esperaba Chvez. Es un hecho, no una opinin, que el esfuerzo por lograr un efecto productivo de esa propuesta de economa mixta fracas, est en la naturaleza del capitalismo de esta poca, su carcter mafioso y parasitario. As la economa se hizo mucho ms importadora, ms parasitaria de los dlares que aporta PDVSA al pas.

c) De Finales de 2010 a diciembre de 2012: El SITME. La acumulacin mafiosa de capital xiv . El fin del consenso.

Superada la crisis bancaria de fines de 2009 y principios de 2010 y cerradas las operaciones con el Dlar Permuta, Chvez insiste en la propuesta de economa mixta. Convoca a los 1000 principales empresarios al anfiteatro en Miraflores, donde les advierte, pero tambin les insiste en trabajar en comn. Es decir los llama a que se desarrollen en ramas de la produccin interna. Les da otra oportunidad que ya para entonces no merecan. Como medidas prcticas para implementar este nuevo intento se instala el SITME.

CADIVI seguira desarrollando su papel de proveedor de dlares para la importacin de productos, gastos internacionales para viajes, remesas familiares al exterior, asignaciones para estudios en el exterior y otros rubros menores. Durante una parte del 2010 lo hizo con dos tipos de cambio, uno para bienes de capital, para desarrollar supuestamente la industria, y para alimentos y medicinas y otro para el resto de las importaciones o gastos en el exterior.

Pero para procesar las solicitudes extraordinarias de dlares es decir aquellas que se dirigan a atesorar capital por parte de la burguesa o a inversiones en el mercado financiero, se crea el SITME, con un dlar inicial entre un 40 y 50 % superior al precio para la importacin de mercancas y un 100% superior al de compras de bienes de capital y alimentos. La expectativa del gobierno era, otra vez, que esos recursos financieros obtenidos a travs de la Renta fueran utilizados para la produccin. Ese es el sentido que tiene la advertencia pblica realizada por Chvez a Lorenzo Mendoza, sobre los dlares que Mendoza mantena (y aun mantiene) en el exterior, en la reunin que mencionamos y por cadena de radio y televisin. Pero este propsito nuevamente fracasa.

Tambin a travs del sistema financiero y el SITME se le agrega una nueva fuente de entrega de la Renta a la burguesa de todos los colores. La emisin de Deuda Pblica Soberana y de Deuda de PDVSA, ambas nominadas en dlares pero que se conseguan en bolvares en el pas, al tiempo que se podan vender en dlares en el exterior. Este es un nuevo mecanismo de acumulacin de capital y de atesoramiento por parte de la burguesa de una parte de la Renta, esta vez a futuro, es decir de la Renta todava no captada, un instrumento por dems especulativo.

Entre mediados y finales de 2011, luego de la primera operacin para el tratamiento de su enfermedad, Chvez lanza la Gran Misin Vivienda Venezuela, y empieza a cancelar una serie de deudas sociales del proceso. Ejemplo la LOTTT. Desde el punto de vista econmico, el impulso a la industria de la construccin recupera rpidamente el crecimiento econmico, hace prcticamente desaparecer la desocupacin, aumenta el nivel salarial promedio y lleva la inflacin al nivel ms bajo de los ltimos aos.

Con fuertes turbulencias y con delitos de sobrefacturacin y comisiones ilegales, por el escaso control, programado as, en la asignacin de divisas, pareca que el consenso social funcionaba. Sin embargo tampoco en este periodo se avanza en desarrollar la produccin en el pas, la agricultura sigue en cada libre, sigue la desindustrializacin y se ataca hasta paralizar la primera experiencia consistente de nuevo modelo de gestin industrial y de transformacin de las relaciones sociales de la produccin, a travs de las experiencias de Control Obrero en las industrias bsicas. Esto ltimo sucede por maniobras de la burocracia del Estado que no quera perder el control de esa fuente de recursos y privilegios.

En noviembre Chvez recae en su enfermedad. Empieza un tiempo de incertidumbre que con idas y vueltas no se detendra hasta marzo de 2013. La oposicin ve su oportunidad y pone rumbo a la unidad poltica. En enero de 2012 realizan sus elecciones primarias, instalan sus candidaturas, se preparan para la batalla electoral y apuestan a que su oportunidad estaba prxima.

El ao 2012 transcurre en preparativos electorales, la incertidumbre por la salud de Chvez y las elecciones. Simultneamente se desarrolla un fenmeno econmico cuyas consecuencias se comenzaron a sentir en toda su dimensin desde Febrero de 2013. Comienza a travs del saqueo de miles de millones de dlares sobre el sistema cambiario, en especial el SITME, lo que a nivel popular se conoce como la Raspadera de Olla. Esta es la verdadera cara de la burguesa vieja y nueva y sus aliados en el Estado: su rostro mafioso, cartelizado, repugnante.

El escandaloso robo de los 20.000 millones de dlares distribuidos por el SITME e empresas de maletn, cifra similar a la que se perdi por falta de produccin en el Paro y el Sabotaje Petrolero, es la cruel prueba de ese carcter mafioso y repugnante. Mientras no se sancione a los responsables de este crimen a los funcionarios pblicos y a los empresarios privados y no se recuperen esos fondos, crecer la deuda moral y econmica del gobierno con el pueblo que vive de su trabajo.

El consenso impuesto por la revolucin haba terminado. Y no se volver a recuperar, abriendo un tiempo de disputa feroz por la Renta Petrolera y el control del pas. El aparato productivo est ms debilitado que antes y la oligarqua, la boliburguesa y en especial el capital financiero apoyados en sectores de la Alta burocracia del gobierno, se preparaban para iniciar un proceso de profundas contrarreformas contra las conquistas del Proceso Bolivariano. La primera de ellas: la liquidacin del Control de Cambios en camino a la vuelta al FMI. Pero hay en danza otras contrarreformas como, por ejemplo, modificaciones de la LOTTT en el terreno de la jornada laboral y sobre todo de la inamovilidad laboral xv , entre muchas otras. Este es el trabajo que no pudo terminar, por ahora, Merentes y los que lo apoyan dentro del gobierno.

Gravemente enfermo, haciendo un esfuerzo enorme, Chvez gana de manera contundente la eleccin presidencial de Octubre e inmediatamente en el primer Consejo de Ministros, enviste contra la burocracia, contra el Estado Burgus y pide el impulso de las comunas. Como broche de oro del Golpe de Timn que anuncia, reivindica la crtica y la autocrtica como mtodo.

La oligarqua y la burguesa roja, los importadores y el capital financiero, se preparan para recuperar la renta y con ella el pas. Presionan y obtienen la devaluacin de Febrero, comienza el crecimiento galopante de la usura en los precios, el acaparamiento y el desabastecimiento programado y la especulacin con el dlar paralelo. No logran ganar la eleccin presidencial en Abril pero redoblan la apuesta. Ofrecen estabilidad al gobierno a cambio de dlares, pero quieren todos los dlares, la Renta Petrolera completa, es decir van por PDVSA. El gobierno electo por muy estrecho margen, desorientado, con fuertes peleas internas empieza un camino equivocado que hoy parece, busca corregir. Ahora s, entramos de lleno en el tiempo de las definiciones.

d) Las causas de la ruptura del consenso. Superando la crisis de los precios del petrleo de 2009 donde esos precios bajaron de $ 140 en 2008 a $ 36 en 2009, durante 2011, 2012 y 2013 el precio del barril se mantiene estable alrededor de los $ 100. El otorgamiento de dlares para la importacin contina similar durante esos tres aos. Por lo tanto no son causas econmicas las que provocan esta situacin.

La ruptura del consenso impuesto por la Revolucin se produce por razones polticas y con objetivos econmicos y polticos. Las causas son: El fallecimiento del Comandante Chvez que provoca una situacin de vaco del Rgimen Poltico. El triunfo electoral de Maduro por muy escaso margen que da como resultado un gobierno dbil. La disputa interna por la supremaca en el chavismo. El vaco de liderazgo.

La oligarqua tradicional, la nueva burguesa roja, provocan la guerra econmica como camino a la recuperacin de la Renta y el control poltico del pas. La pelea ha comenzado. Estn claros los campos pero todava no estn del todo claros los personajes. El tiempo ir mostrando cuales son los liderazgos que se consolidan en cada sector en disputa. Y al igual que durante el Sabotaje Petrolero la pelea no se detendr hasta que tenga un ganador contundente. Al final nos espera un nuevo patrn de acumulacin del capital y un nuevo Rgimen Poltico.

Si el presidente Maduro comprende la dinmica de la situacin y es capaz de mantener la ofensiva recuperada con estas medidas de emergencia y profundiza en cambios estructurales, estaremos en el camino de construir un nuevo liderazgo, que est vez deber inexorablemente ser colectivo, con la participacin activa y democrtica del pueblo bolivariano civil y militar, de la clase obrera movilizada y de todos los que viven de su trabajo.

De lo contrario, si por ingenuidad o complicidad, se mantiene la ilusin mil veces fracasada, de que en una nueva negociacin a mitad de camino de esta batalla, con los sectores especulativos y mafiosos que predominan en la personificacin actual del capital, y se intenta con esa negociacin volver al esquema de economa mixta, el gobierno estara tomando una decisin suicida.

III. Para Ganar esta Guerra: Dar pasos hacia la revolucin econmica e iniciar la construccin de un nuevo modelo productivo no capitalista.

El agotamiento, ruptura y fracaso del consenso en el patrn de acumulacin de economa mixta nos pone frente al urgente desafo de abordar la construccin, sin ms demoras, de un nuevo modelo productivo no capitalista. No hablamos aqu de hacer desaparecer a todo el sector privado ni de estatizar toda la economa ni de fortalecer un Capitalismo de Estado que tiene como destino el fracaso, por estar fuera de las condiciones histricas actuales. Hablamos de una verdadera revolucin econmica que permita disear una poltica econmica independiente y soberana.

El centro de ese nuevo modelo productivo es lograr lo que no logr el capitalismo dependiente y rentstico venezolano hasta ahora: Romper la maldicin de la Renta. Y utilizar ese privilegio para empezar de una vez lo que pidi Arturo Uslar Pietri en 1936 Sembrar Petrleo. Ese es el sueo incumplido del Comandante Chvez y una tarea fundamental en la que no nos hemos empeado suficientemente hasta ahora.

El papel que para Venezuela tienen pensado todos los que hoy controlan y/o se disputan el mercado mundial es el de ser un simple proveedor de recursos naturales: lase Petrleo xvi , hasta que este se agote. Y que el pas devuelva al mercado mundial la Renta captada, importando todo tipo de mercancas, de las necesarias y mucho ms de las completamente innecesarias. En este aspecto la burguesa parasita venezolana, sea del color que sea y sus socios de la burocracia estatal, son la cadena de transmisin al interior del pas de esa voluntad del mercado mundial.

Rebelarnos contra los designios del mercado mundial imperialista utilizando nuestra Renta Petrolera para lograr la independencia econmica de los factores de poder del capitalismo internacional es posible y se convertira en una verdadera revolucin anticapitalista.

Esta es, en el mbito econmico, la tarea ms importante de la actual generacin de venezolanas y venezolanos que suean un pas independiente. Requiere para aplicarse, en primer lugar, responder las preguntas ms importantes para la construccin del nuevo modelo productivo: Dnde, cmo y en qu proporciones invertir la Renta? Es decir, la construccin concreta del Plan de la Nacin que tiene sus lneas gruesas en el Programa de la Patria. Cmo hacerlo en agricultura, en qu ramas de la industria y cmo y para qu impulsar el desarrollo educativo, cientfico y tcnico. Y la tercera es la construccin del Rgimen Poltico con el cual edificar e imponer un nuevo consenso sobre el patrn de acumulacin de capital, esta vez no capitalista.

La definicin de las prioridades y las herramientas para el diseo estructural de nuevo modelo productivo, la elaboracin concreta del Plan de la Nacin y la edificacin del nuevo Rgimen Poltico debemos hacerla buscando en las claves de la Revolucin Bolivariana. Esto es: en proceso Constituyente, en el marco de un gran debate nacional de las fuerzas del trabajo de la ciudad, el campo y la industria que culmine en una gran Constituyente de los trabajadores y la produccin nacional .

IV. Cuatro Palancas para la puesta en marcha de un nuevo modelo productivo

Los idelogos de la restauracin haban logrado instalar dos falsas ideas fuerza: la primera que no era posible resolver la usura y el desabastecimiento si el Estado no entregaba todos los dlares que la oligarqua peda. La segunda, que cualquier poltica que significara mayor intervencin del Estado en regulacin y controles duros empeorara la situacin. El principal xito de las medidas de emergencia contra la usura que est aplicando el gobierno, es haber demostrado la falsedad de esas ideas.

La intervencin decidida del gobierno y una importante moralizacin y acompaamiento del pueblo bolivariano no slo ha frenado el aumento semanal de precios, sino que ha empezado un proceso de reduccin significativa en los mismos. Y tambin resolver a condicin de continuar este camino el problema del abastecimiento.

La segunda idea cae por su propio peso, de la respuesta anterior se desprende que es posible combatir a la usura y la especulacin, ambas a nivel de estafa, con una decidida intervencin del Estado, duros controles, fiscalizacin y sanciones ejemplares. Pero hay que ser conscientes de que esto slo es insuficiente. Para quebrarle el espinazo a este problema estructural es necesario avanzar hacia una transformacin econmica anticapitalista.

Nosotros, por nuestra parte sostenemos que es la hora, usando herramientas econmicas idneas y movilizando participativamente a ese pueblo moralizado por el ataque a la usura y al desabastecimiento programado, de empezar a construir un nuevo modelo productivo. Las palancas fundamentales que proponemos para el debate constituyente sobre este tema son:

a) Limite estricto y mvil, a la baja, de la utilizacin de los dlares que provee la Renta para la importacin de bienes de consumo. Clave de un nuevo modelo productivo no capitalista. Vamos a poner un ejemplo para mostrar el despilfarro de dlares preferenciales en la importacin masiva de bienes no necesarios.

Caso Automotriz . La capacidad instalada de las ensambladoras automotrices que funcionan en el pas es de 275.000 unidades anuales. Sin embargo, en 2013, hasta fines de septiembre solo se haban ensamblado 58.073 automviles, 25.717 menos que el ao anterior cuando para la misma fecha se llevaban ensamblados 83.790. Entretanto la comercializacin en el pas de carros importados ha tenido un repunte del 52,6% en relacin al ao anterior. Es decir: en 2013 se vendieron hasta la fecha en la que estamos comparando 24.714 carros importados. Mientras que en 2012 para la misma fecha los importados vendidos haban sido: 16.196 xvii . Es bueno aclarar que este sector industrial es el que ms dlares preferenciales recibe.

La pregunta que surge inmediatamente es: por qu seguir asignando dlares preferenciales para la importacin de carros en tanto no se use toda la capacidad instalada que la industria local mantiene ociosa? Es un despilfarro, un negocio especulativo para los empresarios y una distribucin regresiva de nuestra riqueza que sigamos otorgando dlares para importar carros terminados.

Nuestro punto es: ponerle lmite en porcentaje, para la importacin de bienes de consumo, a los dlares que ingresan producto de la exportacin de Petrleo. Esto obliga a planificar las importaciones para el consumo personal o familiar sobre todo los innecesarios y ahorrar una importante cantidad de dlares que debe ser destinada a desarrollar una poltica industrial y agrcola. Y en segundo lugar obliga a utilizar la capacidad instalada ociosa de una industria por la que el pas ha invertido mucho xviii , aportando entre otros beneficios la generacin de puestos de trabajo calificado, elevando el nivel en la cultura del trabajo de nuestra clase obrera.

Sin embargo para poder sembrar petrleo que es en lo que se viene fracasando desde hace 77 aos y que esto se cumpla con carcter obligatorio y permanente en el tiempo, este lmite y su regulacin a la baja debe tener rango Constitucional . Es decir debe ser una clave del nuevo consenso social no capitalista. Por eso es necesario un debate global sobre todos los rubros de consumo personal o familiar, bienes durables, etctera, a los que se destinan los dlares para fijar ese lmite y luego, aprobar en una eleccin la Enmienda Constitucional que lo sancione. El gobierno que no cumpla esa orden del poder originario estara violando la Constitucin y sera sujeto de revocatorio especial, por la importancia estratgica del tema, en cualquier momento de su mandato.

b) El Monopolio Estatal del Comercio Internacional, como parte fundamental de la Poltica Econmica Soberana . El anuncio de la creacin del Centro Nacional de Comercio Exterior y de la Corporacin Nacional del Comercio Exterior son pasos significativos en el terreno administrativo para lograr el Control Estatal del Comercio Exterior del pas. Sin embargo es necesario avanzar hacia definiciones no solo administrativas sino de poltica econmica soberana en este terreno.

El monopolio del Comercio exterior en nuestro caso debe apuntar a romper la acumulacin mafiosa de capital. Esta acumulacin mafiosa se expresa en las prcticas criminales de sobrefacturacin, de evasin fiscal y sobre todo de falsificacin de operaciones de importacin que no se realizan, las llamadas empresas de maletn y otras prcticas criminales. La forma de evitar estas prcticas es que en ningn punto del recorrido de las operaciones de importacin, las empresas que solicitan la importacin de mercancas manejen las divisas. No es necesaria la entrega de dlares fsicos o bancarios a los importadores. Es el Estado a travs de sus instituciones el que debe manejar la divisa internacional que l mismo genera xix . Otro aspecto fundamental de poltica econmica es someter a profunda revisin los 26 convenios cambiarios para sancionar uno nuevo que exprese el objetivo de una poltica econmica soberana, anulando de una vez los anteriores.

Por otra parte el comercio internacional tambin debe contemplar el estimulo para las exportaciones de los sectores productivos no petroleros que alcancen competitividad internacional. Sin embargo no se trata, por ahora, de impulsar un modelo exportador. Por el contrario nuestra primera prioridad es desarrollar nuestra industria y agricultura xx para resolver nuestras propias necesidades. De todas maneras los debates sobre las herramientas de estimulo a las exportaciones no pueden ser dejados de lado, ya que los pasos que demos en este sentido servirn para acumular experiencia. Teniendo siempre en claro que la transformacin de nuestro capitalismo rentstico debe dar paso a un nuevo modelo productivo no capitalista.

Este monopolio es adems imprescindible para acompaar el diseo del nuevo modelo productivo. Es decir: no se trata, solamente, de que ahora sea el Estado el que pague de manera ordenada las importaciones que realizan y comercializan los privados. Se trata, de que debe ser la herramienta de instrumentacin y control abierto a la supervisin de la sociedad, de la utilizacin de la Renta/dlares y las proporciones de la misma que se utilizarn en el comercio internacional para desarrollar el nuevo modelo productivo.

c) Control del Crdito para el Financiamiento del nuevo modelo productivo. La instancia de rectora sobre el sector bancario que se propone como parte de las medidas anunciadas el 6 de noviembre ratifica un rumbo apropiado. Sin embargo no avanza a resolver el principal dao que la banca privada le ha hecho al pas: su participacin como mediador en el sector financiero xxi . Es decir, en la medida que las transacciones de papeles financieros y derivados o la posibilidad de manejar divisas sigan en manos de la banca privada estaremos siempre en peligro de operaciones especulativas de alto riesgo que pueden terminar en una crisis como la del 2009 o como la estafa del SITME.

Por lo tanto, no se trata solamente orientar el crdito. El Estado debe prohibir a los bancos privados xxii el manejo de instrumentos de especulacin financiera y controlar, l mismo, la disposicin de todo el crdito nacional en funcin del plan para construir el nuevo modelo productivo. Y de continuar los proyectos de infraestructura como el Ferrocarril del Centro y el desarrollo de la Grandes Misiones productivas, tipo GMVV. Esto debe realizarse en la perspectiva de la nacionalizacin total del crdito.

d) Cambiar el modelo en educacin, investigacin, ciencia y tecnologa . El avance en el nivel educativo del pueblo venezolano es indudable. Se elimin prcticamente el analfabetismo, gran parte de la poblacin accede al nivel educativo medio y el pas ha alcanzado el sexto lugar en matrcula universitaria a nivel internacional.

Sin embargo todo este avance se ha logrado reproduciendo el modelo educativo de la Venezuela Saudita de la IV Repblica, un modelo funcional a nuestro capitalismo rentista y dependiente. Graduamos abogados, administradores, comunicadores, ingenieros en petrleo, etctera, desde una perspectiva liberal, condicionada por la cultura de la Renta, sin que ello se relacione con la vocacin productiva del territorio, las necesidades del Estado, ni los requerimientos reales del poder popular local. Mientras la burguesa parasitaria ha visto incrementar sus riquezas no hemos podido frenar ni revertir la cada del poder adquisitivo del salario que ganan nuestros bilogos, qumicos, agrnomos, o ingenieros en infraestructura, electrnicos o mecnicos y los expertos en ciberntica o biotecnologa, quienes mal viven con salarios cercanos al mnimo, si es que no se marchan al exterior a trabajar para multinacionales. Ni que hablar de los investigadores de los escasos institutos de investigacin en ciencia dura y tecnologa que sobreviven con salarios que se parecen ms a becas estudiantiles que a salarios y sin posibilidad de acceso a instrumental, tecnologa y materiales de investigacin.

Llego la hora de revisar el patrn colonial de construccin de nuestras universidades, las cuales desde la conquista se edificaron a partir de la labor docente para asegurar la hegemona del patrn social cultural de dominacin- y no desde la investigacin, la ciencia y el mundo productivo. Tenemos que dar el salto, identificando los problemas centrales para el desarrollo nacional independiente y a partir de las labores de investigacin y su impacto productivo construir poderosos e integrales centros de investigacin que den origen a las nuevas casas de estudios superior. Solo la ruptura con el lugar de enunciacin de nuestras universidades nos puede permitir dar el salto necesario para construir independencia nacional y socialismo desde las universidades.

Para poder desarrollar un verdadero modelo productivo no capitalista y no dependiente de la Renta, una de las palancas fundamentales donde debemos Sembrar Petrleo es en impulsar una verdadera transformacin educativa. Si no lo resolvemos a poco de empezar el camino de la construccin del nuevo modelo productivo tendremos otro fenmeno de desabastecimiento, esta vez en el principal insumo para poder llevarlo adelante: recurso humano altamente calificado.

V. Por dnde empezar la construccin del nuevo modelo productivo?

a) Revolucin Agraria, primera prioridad.

Entre las medidas del 6 de noviembre se anunciaron nuevas inversiones y crditos para el desarrollo agropecuario. Sin duda son necesarios.

Sin embargo tenemos que preguntarnos: cul es la razn por la cual hasta la actualidad, con inversiones enormes, reformas de la Ley de Tierras, nacionalizaciones como la de Agro Patria, intentos de instalacin de fbricas de herramientas y maquinarias, entre otras, no hemos podido solventar una poltica clave del Proceso Bolivariano: la Soberana Alimentaria. En qu fallamos? En un importante aporte para la emergencia agraria y del pas, la CRBZ ha presentado en una asamblea realizada recientemente una propuesta que es importante estudiar para el debate xxiii

Para nosotros el problema fundamental de la crisis agraria no es de inversiones aunque estas son imprescindibles y habr que incrementar su volumen. Si estudiamos la situacin del campo podemos encontrar que: segn datos del censo 2011 slo el 11,2% de la poblacin del pas vive en zonas rurales, si desagregamos los nios y los adultos mayores, los que efectivamente trabajan la tierra son mucho menos de la mitad. Este es el resultado histrico del desarrollo de la produccin petrolera.

Desde que en la dcada de los aos 30 del siglo pasado la explotacin del petrleo tuvo carcter industrial y produccin masiva, el xodo de los habitantes del campo a las ciudades fue constante y no se detiene hasta la actualidad. El Estado fue cmplice de esa situacin al desmontar condiciones mnimas que los sectores rurales tenan. Por ejemplo, no mantener la infraestructura vial y de servicios, desmantelar la estructura educativa existente y para usted de contar.

Tenemos tierras frtiles, agua en cantidad suficiente, tenemos condiciones para invertir en herramientas, maquinas, semillas y animales de cra. Tenemos condiciones para crear una infraestructura y entorno amigable para la vida y el trabajo rural. Pero no logramos detener el flujo de los ms jvenes hacia las ciudades. La resolucin de este grave problema es el primer gran desafo para lograr la construccin del nuevo modelo productivo. Mientras no podamos resolver el problema de producir la mayora de la alimentacin que consumimos, seguiremos dependiendo de la los dlares del petrleo y alejados de la independencia econmica.

Hasta ahora, la opinin dominante es que, en la medida que se creen las condiciones de infraestructura, laboral, de vivienda, educativa y de esparcimiento, luego podremos lograr detener el xodo y empezar el camino a la vuelta a la tierra de nuevas generaciones. Pero el hecho es que en estos aos no lo hemos logrado. La presin integral sobre la sociedad, una presin si se quiere cultural, de la economa rentista, es la que lo impide.

Se hace evidente que necesitamos medidas radicales para impulsar una Revolucin Agraria atacando el principal problema que tenemos: el demogrfico. De lo contrario no podremos romper nunca los pisos de desabastecimiento programado y estaremos atados al uso de Renta para seguir importando gran parte de los alimentos, y seguiremos dando vueltas en el crculo vicioso que se repite desde hace dcadas. Pero sobre todo, no podremos abordar el desarrollo industrial y cientfico tcnico que necesitamos de manera urgente.

Por eso, tomando la idea de una fuerte ofensiva educativa, y de construir, esta vez s, las condiciones infraestructurales necesaria iniciar una campaa hacia nuestros jvenes para detener el xodo hacia las ciudades y estimular a los de las de las ciudades para que regresen al trabajo de la tierra. Sin embargo est es una batalla no solo econmica sino cultural que requiere de constancia y un plan a largo plazo.

La propuesta complementaria que presentamos al debate es impulsar un fuerte impacto sobre la base de un estimulo extraordinario a la inmigracin de familias jvenes con el compromiso escrito de que trabajen las tierras. Dotarlas de todas las facilidades, herramientas, crditos blandos y a largo plazo, semillas, apoyo tcnico, etctera. Tambin de la infraestructura necesaria para desarrollar un fuerte arraigo rural. Esta inmigracin, en conjunto con nuestro movimiento campesino, pequeo relativamente, pero fundamental en conocimiento y nivel de conciencia, sern las fuerzas motrices de esa Revolucin Agraria.

En la actualidad por la crisis capitalista mundial el 54% de los jvenes menores de 30 aos en Espaa no consiguen trabajo, y difcilmente lo consigan en los prximos diez aos, y quizs nunca lo logren, lo mismo ocurre con los jvenes portugueses, italianos, griegos, etctera. La inmigracin de esas regiones ha sido el motor del desarrollo agrcola en gran parte de Nuestra Amrica, la inmigracin selectiva durante el periodo de Prez Jimnez tambin ha demostrado en nuestro pas su importancia.

Por otra parte si el desarrollo de esta experiencia fuera exitoso generara un efecto de emulacin para nuestros jvenes de las ciudades. Y ayudara a que ellos, estimulados por una nueva situacin podran aceptar el desafo de vivir y trabajar en el Campo. Y no hay que tener miedo o rechazo por esta incorporacin social y tnica de otras culturas, confiemos en nuestra historia y en la fortaleza de nuestra cultura para asimilar la inmigracin. Una de las claves de nuestra identidad nacional es, como afirma el General Visconti, lder de la insurreccin cvico militar del 27 de noviembre, el mestizaje.

b) Proceso de Industrializacin: medidas de urgencia y estrategia de planificacin democrtica. El desorden y la ausencia de datos estadsticos en el terreno industrial de manufacturas es un escndalo. No es posible identificar la cantidad de industrias, trabajadores, tipo y estado del capital fijo, aporte al PNB por rama de la produccin industrial desagregado xxiv . Sin embargo es muy fcil ubicar la cantidad de millones de dlares otorgados para la importacin de productos terminados. Por ejemplo, un titular de la prensa, tomado al azar, del 23-09-2013 seala: 660 millones de dlares ha entregado CADIVI para calzados xxv . O aquellos que exigen ms dlares se quejan de esta manera: Industria Textil se deshilacha xxvi .

La distorsin es tan profunda que lo que hasta hace poco tiempo eran talleres para produccin hoy son en la gran mayora depsitos de mercancas importadas con las que se especula. Es necesario cortar de raz este mal.

Volvamos al caso automotriz: con la investigacin realizada por los dirigentes sindicales de la empresa Chrysler para toda la industria automotriz se demuestra que: segn las proyecciones este ao esa industria ensamblar 75.000 automotores, y su capacidad instalada es de 275.000 automviles, significa que las plantas estn produciendo a un 28% de su capacidad instalada. O lo que es lo mismo tienen una capacidad ociosa del 72% de su capacidad de produccin. Por otra parte este mismo ao se importaran cerca de 30.000 automviles lo que significa que sustituyendo esa importacin por produccin local la utilizacin de capacidad instalada de la industria pasara a algo ms del 40% del total de su capacidad de produccin, todava podra aumentarse la produccin el 60% restante sin nuevas o con muy pocas inversiones en capital fijo.

Tres medidas de emergencia industrial se desprenden de los ejemplos anteriores. a) La exigencia a las Cmaras Industriales por Rama de produccin del listado de empresas. Para construir un verdadero censo industrial, realizar un procedimiento de inspeccin a las empresas para comprobar estado de la infraestructura, de los trabajadores, de las maquinas y porcentaje de produccin de la capacidad instalada y determinar el nivel de inversiones necesarias. Este censo tambin debe realizarse al parque industrial del Estado y de la economa social xxvii. b) Intervencin con estricto control de sus trabajadores de aquellas empresas con capacidad ociosa hasta que alcancen el nivel de produccin instalada. c) Prohibicin de importacin de productos terminados mientras no est utilizada la capacidad productiva total de la industria.

De aplicarse estas medidas de emergencia industrial que proponemos, alcanzaramos un nuevo piso para disear el nuevo modelo industrial. Pero el nivel de destruccin del aparato productivo manufacturero es tan profundo que incluso as, apenas estaramos recuperando, con suerte, los niveles de manufactura previos al Paro Patronal y al Sabotaje de 2002 2003. Lo que sera un gran avance aunque completamente insuficiente xxviii.

La planificacin estratgica de un nuevo modelo industrial requiere, por su parte, de un debate profundo y de un balance acertado de las experiencias de industrializacin anteriores xxix. Cuando iniciando la dcada de los 60 del siglo pasado se intento un proceso de industrializacin de sustitucin de importaciones xxx, este proceso fue pensado para hacer frente a la crisis de los precios del petrleo de ese entonces. Las ramas que se impulsaron Automotrices, Textiles, Qumicos, etctera. La crisis del capitalismo mundial simultanea con ese intento liquid la experiencia utpica de una industrializacin en el marco de un mercado mundial que nos presiona constantemente para consolidar nuestro capitalismo rentstico dependiente.

Por lo tanto no debemos caer en repetir la experiencia capitalista de sustitucin de importaciones de maquila. Ni en el nuevo de deslocalizacin. Nuestro criterio bsico para pensar una industrializacin es el marco de construccin de un nuevo modelo productivo no capitalista, es en primer lugar, el desarrollo a nivel de la industria integrada a la Revolucin Agraria que necesitamos y para satisfacer rpidamente a las necesidades bsicas de nuestra poblacin, pero en el camino de una industrializacin integral que comience a producir tambin partes xxxi. Y luego la produccin de bienes de capital destinados a la agricultura, la construccin, el transporte terrestre y naval, y de la propia industria, etctera. Tambin tenemos que investigar el estado actual del plan de construccin de las mil fbricas de las que ya nadie habla. Experimentalmente debemos ir avanzando en las industrias de punta de la actualidad.

Nuestra clase obrera que tiene un alto nivel de aprehensin de la cultura del trabajo y un nivel tcnico respetable, debe encabezar este debate. Lo mismo que nuestros tcnicos y profesionales. Pero del mismo debe participar todo nuestro pueblo. Un papel fundamental tienen reservados nuestros especialistas en planificacin, de los que en las empresas bsicas y el petrleo, laborando como empleados de nomina y con compromiso revolucionario xxxii, hay muchos de ellos de nivel reconocido internacionalmente.

No estamos empezando de cero. Tenemos un insumo fundamental: El Plan Guayana Socialista. Entre 2009 y 2012 centenares de trabajadores y trabajadoras, tcnicos, profesionales, obreros, administradores, etctera, comenzaron como parte de la lucha por el Control Obrero en las industrias bsicas, el recorrido de construccin de un plan de verdadera transformacin industrial. El objetivo era romper con el carcter primario de nuestra estructura capitalista y tambin con la organizacin jerrquica capitalista de las relaciones sociales de produccin, de organizacin, gestin y control empresarial. E iniciar el proceso de agregar valor y desarrollo aguas abajo.

Ese insumo se construy con la participacin de centenares de trabajadores de las industrias bsicas, la electricidad, el petrleo y otras, en mesas de trabajo cotidiano, encuentros regionales y congresos nacionales, y fue entregado, en su parte esencial al Presidente Chvez. El experimento, que estaba preparado para emprender la transformacin industrial de Venezuela, qued trunco por manipulacin y destruccin de iniciativas por parte de la Alta Burocracia del Estado. Esos trabajadores todava estn ah, pendientes de cumplir el compromiso que asumieron con el Comandante: llevar a la prctica el desarrollo del Plan Guayana Socialista 2009 2019. Y tambin para emprender el viaje que el propio Comandante les propuso, recorran todo el pas, les dijo, ayuden a toda la clase obrera a disear nuestro nuevo modelo industrial. Sera interesante saber por qu el Ministerio de Industrias mantiene ese plan engavetado bajo 7 llaves.

Por lo tanto tenemos tres insumos fundamentales para iniciar la construccin del nuevo modelo productivo en lo industrial: El recurso humano capacitado para elaborar el plan. La hoja de ruta para hacerlo, el Plan Guayana Socialista. Y tambin la manera de procesarlo, elaborarlo y sancionarlo, en proceso Constituyente con el pueblo que vive de su trabajo.

c) Financiamiento para desarrollar una poltica econmica soberana. Entre sus anuncios del 6 de noviembre el gobierno no inform medidas en relacin al financiamiento del Estado. Posteriormente seal que anunciara ms adelante algunas que se estn elaborando en lo que tiene que ver con la estructura fiscal, es decir con la recaudacin de impuestos. Por nuestra parte presentamos las siguientes propuestas:

Renta. Ya sealamos la necesidad de la disminucin progresiva del uso de los recursos provenientes de la Renta Petrolera para las importaciones en bienes de consumo. Hay que agregar que en ese orden debe contemplarse tambin la reduccin de su uso para los gastos corrientes del Estado. El objetivo es lograr que la mayora de los recursos ingresados por la exportacin de Petrleo vayan al financiamiento del nuevo modelo productivo.

Rgimen impositivo. Debemos cambiar la base de la estructura impositiva que es regresiva. Se asienta en impuestos como el IVA que aporta alrededor del 33% de los recursos del estado en el Presupuesto Nacional xxxiii, este impuesto debe reducirse hasta lograr eliminarlo. Debemos avanzar hacia un rgimen impositivo progresivo donde ms paguen los que ms tienen. El sistema impositivo debe descansar fundamentalmente sobre el impuesto a las ganancias. La fijacin del lmite al margen de ganancias en la fijacin de precios ayudar a enfrentar la usura. Pero necesita complementariamente un impuesto a las ganancias que progresivamente se vaya convirtiendo en la base de la recaudacin fiscal para los gastos corrientes. El reemplazo del IVA debe proceder de una reforma integral. Debe ser gravando progresivamente los gastos suntuarios. Y sobre todo las ganancias en el sector financiero, hoy en el extremo ridculo de que ests pagan por sus ganancias entre un 3,7 y un 4% xxxiv. Tambin deben pagar impuestos las transacciones con papeles financieros, como ttulos de deuda soberana y de PDVSA. Y todo otro instrumento especulativo.

Poltica Arancelaria. La poltica arancelaria debe cumplir dos funciones. a) Recaudacin para el presupuesto nacional. b) Regulacin para limitar importaciones no necesarias.

Recursos Venezolanos en el Exterior. Los activos del pas en el exterior sumados los pblicos y los del sector privado, alcanzaban hasta finales de 2012 los 291.000 millones de dlares xxxv. De los cuales 160.000 son del sector privado, de estos ltimos la gran mayora no estn justificados, y pueden ser producto de la fuga de capitales.

De los que se sabe que proceden de transacciones legales, unos 60.000 millones son en ttulos de la deuda soberana y de PDVSA. Esos ttulos fueron comprados en bolvares aunque estn nominados en dlares. La ganancia que genera la simple tenencia de esos Bonos es altamente especulativa. Son papeles que fueron comprados a 2,15 o 4,30 bs por dlar. Por lo tanto el nivel de ganancia en el retorno incorpora un fuerte componente usurario comprendido en las devaluaciones. Deben ser gravados impositivamente como ganancia especulativa.

Mientras que los 100.000 millones de dlares restantes, debemos suponer que fueron ilegalmente sacados del pas por la existencia del control de cambios. Por lo tanto sus propietarios deben ser obligados a demostrar su procedencia legtima o deben ser confiscados. Los que resulten legtimos deben ser intimados a regresar para ser invertidos en la produccin de lo contrario deben ser fuertemente gravados como capital ocioso, en este caso se debe utilizar el mismo criterio que se tiene con las tierras improductivas.

En cuanto a los activos estatales en el exterior que alcanzaran unos 130.000 millones de dlares. Los que corresponden a activos lquidos, es decir Dlares o similares, deben ser repatriados e incorporados a las reservas lquidas nacionales xxxvi.

En la emergencia debe desarrollarse una importante ofensiva hacia la identificacin pblica, ubicacin y recuperacin de los 20.000 millones de dlares robados del SITME en 2012.

Si es una Guerra Econmica, que lo es, para ganarla, la Revolucin debe actuar en consecuencia.

VI. Ahora hablemos de poltica

Como en todos los momentos donde se nos presentan importantes debates sobre el rumbo del proceso, ahora tambin tenemos cruzada una eleccin. Sin embargo en esta oportunidad es diferente. Es gracias al debate crtico que se logr la rectificacin en la lucha contra la especulacin y la usura, el presidente Maduro reconoci el 14 de noviembre que haba demorado demasiado en asumir esa accin. Y tambin es gracias a haber rectificado en ese terreno que hoy las perspectivas electorales para el 8 de diciembre son mucho ms favorables que antes del 6 de noviembre. Estamos convencidos que debemos continuar con el debate, al tiempo que damos la batalla electoral. En todo caso, hoy, el futuro del Proceso depende ms de que consigamos, profundicemos y mantengamos el rumbo correcto, es decir el rumbo que quiere el pueblo bolivariano, que del resultado en las elecciones municipales en s mismo. Aunque hay que decirlo, el plan de la oposicin de convertir las elecciones de Alcaldes en un referndum nacional contra Maduro ya fracas.

a) El pueblo bolivariano est con sus fuerzas intactas, debe ser protagonista activo de la nueva etapa de la revolucin.

El 22 de octubre pasado en el documento De Chvez a Maduro: Habilitar al Pueblo Bolivariano antes de que sea demasiado tarde , plantebamos entre otras propuestas, que una vez sancionada la Habilitante para el presidente Maduro, ste convocara un referndum para ratificarla. Hoy, sancionada la ley en primera discusin, reiteramos esa propuesta. La propuesta est hecha xxxvii y no volveremos a argumentar sobre ella aqu. Lo que nos interesa es atacar un problema poltico de fondo en relacin a la participacin activa y democrtica del pueblo bolivariano y de la clase obrera chavista.

Cuando hicimos aquella propuesta algunos camaradas que defienden consecuentemente las claves constituyentes del Proceso nos sealaron que era inviable porque perderamos y en realidad el peligro estaba planteado. Sin embargo hicimos esa propuesta porque comprendimos que en ese momento estbamos viendo la fotografa de un pueblo molesto, desorientado, lleno de incertidumbre porque su gobierno no haca nada contra los especuladores, acaparadores y usureros que le estaban fastidiando la vida. Entendimos que estbamos viendo solo un momento, congelado y sin brillo. Y que no podamos olvidar la pelcula heroica del Proceso Bolivariano que tiene como uno de sus protagonistas fundamentales a ese mismo pueblo en lucha. Con sus altas y bajas, con su entrega, su valenta, sus confusiones consumistas, con su conciencia de que la Revolucin les mejor la vida y su decisin revolucionaria de defender el Proceso. Un pueblo que no est derrotado, por el contrario est esperando or el llamado de la diana de Santa Ins para irrumpir en la batalla. Y creemos que estimulado y con una orientacin clara ese pueblo est preparado para salvar al Proceso como tantas veces lo ha hecho. Aunque esto no le guste al Sr. Dietrich.

d) Hay preguntas que slo encontrarn respuesta en el desarrollo de lucha.

Cuando el presidente Maduro y parte del gobierno comprendieron que a pesar de los acuerdos, las promesas, los buenos modales y la parranda de dlares preferenciales que les fue otorgado, exista la determinacin en la burguesa de salir del gobierno chavista, y que se preparaban para eso, dieron el paso que el pueblo esperaba y que hoy se expresa en las medidas para la emergencia.

Por eso el nuevo escenario est construido sobre la base de la sorpresa con que recibi las medidas de emergencia la burguesa y es directamente proporcional al alivio y moralizacin que siente el pueblo bolivariano.

Los que deciden la poltica en la burguesa y sus aliados en la burocracia del Estado se recuperarn de la sorpresa y no se detendrn despus de este frenazo en seco. Su objetivo es el control directo del pas y por l van y por supuesto por nuestras conquistas.

Por otra parte, hoy, que la moralizacin de nuestro pueblo sedimenta e incorpora la reflexin como herramienta poltica, surgen preguntas claves que se terminarn de contestar en la lucha que viene. Seguir el gobierno por este camino, avanzar hacia los cambios estructurales que necesita la revolucin y profundizar el proceso, derrotando la especulacin y la usura en todos los niveles? Con qu fuerza social y poltica cuenta esta orientacin, cmo actuarn los cuadros y los lderes del gobierno y de las instituciones de los que el pueblo revolucionario espera respuesta?

Por nuestra parte confiamos en los miles y miles de militantes y cuadros revolucionarios que se han construido en la lucha durante todos estos aos. De all surgirn los dirigentes que reemplacen a los conciliadores y tambin las instancias de direccin colectiva que hacen falta. All est el material imprescindible para construir el instrumento poltico que necesitamos para profundizar el proceso. Sern aquellos que estn dispuestos a construir y respetar la participacin democrtica y movilizada de todo el pueblo bolivariano. Lo sabremos en el camino, porque la pelea es peleando.

c) Estimular la participacin activa y democrtica del pueblo bolivariano.

Las medidas de emergencia anunciadas el 6 de noviembre fueron un impulso a la moralizacin de nuestro pueblo. Se volvi a escuchar en las calles, las camionetas, el metro, en las empresas, en las colas la defensa, en voz alta, de acciones del gobierno como haca tiempo no se escuchaba. Esto dar un impulso vital a la militancia para la campaa electoral. Pero no es suficiente para enfrentar la pelea de fondo que enfrentamos en la actualidad.

Para ayudar en la construccin del nuevo liderazgo necesitamos clarificar las ideas de ese pueblo. Ponerlo a debatir las causas y las razones de la Guerra Econmica. Las polticas apropiadas para derrotarla. Hacerlo parte fundamental del debate estratgico sobre la necesidad de avanzar hacia la revolucin econmica no slo como oyente sino como participantes con capacidad de aportar y de tomar de decisiones. En sntesis respetarlo como actor esencial y constructor del Proceso Revolucionario, recordando cuando en enero se juramento como Presidente al grito de Yo soy Chvez. Reconocerle su condicin de artfice en la construccin del legado del Comandante. No tratarlos como hermanos menores, sino como iguales en derechos. Ese es el desafo actual de los dirigentes y los que se consideran cuadros de Revolucin.

Debemos convertir cada fbrica, cada empresa, cada comunidad, cada liceo cada universidad, cada esquina caliente, cada barrio y cada cuartel, en un enorme taller de construccin de la poltica revolucionaria para la nueva etapa. Qu el rumor positivo que hoy se escucha se convierta en el canto potente de una Revolucin que est viva y palpitando las nuevas batallas. As ser ms fcil incentivar la participacin electoral, recuperar alcaldas fundamentales, pero sobre todo, y esto es lo ms importante, terminar de poner en pie al otro gigante de este Proceso: el pueblo bolivariano civil y militar. En esta tarea nos probaremos todos, pero en primer lugar los que aspiran y pelean por los puestos de liderazgo.

d) Unidad en la accin y respeto por la diversidad de posiciones

Necesitamos construir unidad, pero no unidad en las alturas, donde es visible para el que quiera ver que lo que hay es pelea poltica. Esto adems es lgico. Estamos en un cruce de caminos y sin el lder indiscutido. Habr de los que quieran disfrutar de la comodidad de sus privilegios acumulados y aquellos que entienden la responsabilidad histrica que sobre ellos ha cado. Sucedi durante el Golpe, durante el Paro Patronal y durante el Sabotaje. Y volver a suceder ahora.

Por nuestra parte, actuando en la lucha contra la Guerra Econmica y las batallas polticas parciales para fortalecer al Proceso, impulsaremos la unidad ms solida que es la que se construye en la accin luchando por un claro objetivo comn. Y ese objetivo debe ser construido a partir del respeto por la diversidad de posiciones y el debate poltico con el pueblo bolivariano. Una unidad construida desde la base con los liderazgos que prueben que han asumido el papel histrico que les ha tocado.

Porque estos no son momentos de ordeno y mando, aquellos que sientan la tentacin de instalar un orden desde arriba, excluyendo la participacin popular; limitando los derechos a la participacin poltica democrtica y decisoria del pueblo bolivariano y de sus corrientes sociales y polticas, aquellos que no quieran construir la poltica para ganar la guerra actual guiados por el criterio de resolver las necesidades del pueblo que vive de su trabajo y con la participacin activa de ese pueblo; aquellos que no entiendan que la lucha sigue siendo por la independencia y el socialismo, por el proyecto bolivariano; chocaran con la voluntad de este pueblo rebelde e irreverente ms temprano que tarde.

Notas:

i La asamblea realizada en Caracas por la Corriente Revolucionaria Bolvar y Zamora, CRBZ, es un ejemplo del nivel de conciencia, disposicin de lucha y debate de nuestro pueblo. Lo mismo que el Congreso de Fundacin de la Federacin de Trabajadores Automotrices, realizado en Carabobo el 26 de Octubre pasado.

ii No se entiende por qu el precio de usura en la carne y en muchos otros productos alimenticios.

iii La especulacin y la usura son estructurales, esto se puede ver en los ndices de desabastecimiento programado que en los ltimos 10 aos nunca bajaron del 12% en Caracas que es de donde hay datos y en el piso duro de la inflacin por encima del 20%. Esta distorsin es producto directo del modelo importador neto de bienes de consumo. Y es susceptible de ser manipulada por la accin acaparadora o usuraria de la burguesa importadora, como ocurre en la actualidad, llegando el desabastecimiento programado al 26% y la inflacin a ms del 45%, datos del Banco Central.

iv Acumulacin originaria y Acumulacin de Capital. El Capital, captulos XXII, XXIV, XXV. Carlos Marx

v Merentes a contrava de Chvez: Qu esconde la Guerra Econmica contra el Proceso Bolivariano? http://www.aporrea.org/trabajadores/a173971.html y De Chvez a Maduro: Habilitar al Pueblo Bolivariano antes de que sea demasiado tarde. http://www.aporrea.org/ideologia/a175616.html

vi El fetichismo de la mercanca. El Capital Captulo I, Carlos Marx

vii Es decir, las proporciones de apropiacin de la plusvala internacional captada a travs de la Renta y distribuida de acuerdo al patrn de acumulacin nacional.

viii Teora Econmica del Capitalismo Rentstico. Asdrbal Baptista. Ediciones BCV.

ix Definicin aportada por Javier Biardeau. Tambin puede ser llamado Bonapartismo Sui Generis

x Todos los datos pueden encontrarse en los trabajos de sistematizacin realizados por el Profesor Vctor lvarez para sus libros.

xi Grecia en su actual crisis econmica, demor tres aos de desarrollo de esa crisis para que su PNB cayera el 20%

xii Para entender lo que significa esta prdida en bienes y nivel de vida se puede revisar nuestro trabajo, De Chvez a Maduro: Habilitar al Pueblo Bolivariano antes de que sea demasiado tarde, en el link http://www.aporrea.org/ideologia/a175616.html

xiii Se puede revisar el histrico del desarrollo bancario durante este lapso en la pgina web de Sundeban.

xiv La llamamos Mafiosa, para indicar que va en contra del consenso previo expresado en los Convenios Cambiarios y que se realiza de manera organizada y cartelizada para violar esas leyes.

xv Esto es una flexibilizacin neoliberal de las relaciones laborales.

xvi Tambin va creciendo en importancia en la actualidad la extraccin minera de la que por ahora poco se habla.

xvii Investigacin realizada por dirigentes sindicales de la empresa Chrysler Venezuela.

xviii El automotriz es el sector econmico que ms dlares preferenciales a recibido en trminos absoluto y relativo desde 2004. CADIVI.

xix En este sentido un documento de Manuel Sutherland presenta una propuesta interesante para el debate. Ver en http://www.aporrea.org/actualidad/a169669.html

xx Se da la paradoja de que exportamos nuestro caf de mejor calidad a Colombia mientras que consumimos el de menor calidad entre los que producimos en el pas y como resulta insuficiente importamos caf de Nicaragua de una calidad inferior al que exportamos.

xxi Fue a travs de la banca privada que se produjo la fuga de capitales en la crisis de 2009 y es tambin la banca la responsable del manejo de los otorgamientos de dlares del SITME, que se evaporaron.

xxii En el caso de las transacciones financieras internacionales del Estado, existiendo Bancoex no es necesaria la participacin de intermediacin de los usureros internacionales que han desatado la crisis mundial abierta en 2008.

xxiii http://aporrea.org/desalambrar/n239891.html

xxiv En los sectores industriales que dependen del Estado la situacin es similar o peor.

xxv El Nacional 23/09/13

xxvi Nota de prensa de Cmara Textil y Cmara del Vestido, gua.com.ve

xxvii Este estudio se intent hacer en los escasos meses que el Dr. Roberto Hernndez fue ministro del trabajo. Pero se desmont, como tantas otras iniciativas valiosas cuando asumi la actual ministra Mara Cristina Iglesias.

xxviii Este es el dao colateral ms importante que deja el experimento de economa mixta.

xxix El libro de Vctor lvarez, Claves para una industrializacin socialista presenta un balance interesante del proceso de industrializacin de la dcada del 60 til para el debate.

xxx dem anterior. Contiene una buena sistematizacin de datos. Ediciones CIM.

xxxi Un debate especial merecen los acuerdos de integracin regional tipo MERCOSUR, por ahora, debemos defender el ALBA como principal plataforma de integracin.

xxxii Muchos de ellos maltratados por la propia burocracia de las empresas y sin aprovechar todos sus conocimientos y experiencia.

xxxiii Presupuesto ao 2013. Banco Central

xxxiv Revisar web Sundeban. Clculos propios.

xxxv Para tener una idea de lo que significan todos estos depsitos en el exterior haremos una breve comparacin: El PNB (Producto Nacional Bruto) venezolano alcanz en el ao 2012 a 380.000 millones de dlares calculado con el dlar a 4,30 bolvares. Si este ao nuestra actividad econmica es similar a la del ao pasado o algo superior, al ser el precio actual del dlar 6,3 ese PNB se reduce a 260.000 millones de dlares. Esto significa que los activos venezolanos, sumados los pblicos y privados, en el exterior son superiores a lo que produce toda la actividad econmica del pas en un ao. Los datos en la web del Banco Central estn en bolvares, los clculos son nuestros.

xxxvi Esta propuesta es similar a la que hace Simn Andrs Ziga en un artculo que puede leerse siguiendo este link http://www.aporrea.org/actualidad/a176758.html

xxxvii http://www.aporrea.org/ideologia/a175616.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter