Portada :: Europa :: Grecia, laboratorio neoliberal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-11-2013

Las universidades griegas camino del colapso

Antonio Cuesta
Rebelin


No descubro nada si digo que el gobierno griego no tiene ningn margen de maniobra y nicamente se puede limitar a lo que le exigen los acreedores. El grave conflicto abierto en la universidad pblica es un claro ejemplo de que los ministros son figuras de papel, sin ninguna consistencia ni poder.

Tras 11 semanas de huelga por parte de los trabajadores administrativos, el ministro de Educacin, Konstantinos Arvanitopulos, no ha sido capaz de dar la cara ni de buscar una solucin a los cerca de 1.400 despidos, que suponen un 40% del personal no docente en las universidades estatales. Su montona letana, ya est todo hablado, no se puede hacer otra cosa, solo ha empeorado la situacin y su nico recurso para tratar de doblegar a los huelguistas es la criminalizacin y la represin.

Sin embargo, ni el dictamen del Consejo de Estado ni dos sentencias de tribunales de primera instancia han conseguido que los trabajadores vuelvan a sus puestos o, al menos, permitan el paso a las universidades para que se de inicio a un curso que, probablemente, va a dar por perdido su primer semestre.

Tampoco la amenaza de llenar de policas el campus ha dado el resultado esperado, bien al contrario, la medida motiv el lunes la renuncia de la Junta de Gobierno de la Universidad de Atenas en bloque, mientras que el claustro acadmico se neg a dar clases si la normalidad tena que ser impuesta con porras y gases.

El portavoz de la Junta, Valsamis Valsamakis, acus al ministerio de haber llevado la situacin a un callejn sin salida. En su carta de dimisin, dirigida al Rector, se explicaba que tanto el personal docente, como el administrativo y los estudiantes se hallaban en disposicin de cumplir con normalidad la misin asignada a la institucin educativa, sin embargo las medidas adoptadas por el ministerio lo hacan legal y ticamente imposible.

Debido a la situacin, extremadamente crtica e inmanejable, se peda una reunin con el primer ministro, Antonis Samars, y con el viceprimer ministro, Evangelos Venizelos, para romper el estancamiento que se ha creado en la Universidad y que conduce a la imposibilidad de llevar a cabo todas sus funciones. La respuesta del gobierno, como era de esperar, fue el ms rotundo silencio.

El martes el ministerio present las listas de los futuros despedidos, las cuales segn denunciaron rectores, decanos y administrativos estaban plagadas de graves omisiones y errores. La peticin de una revisin o, mejor an, de una reunin para aclarar los sistemas de baremacin y los criterios seguidos fue contestada de nuevo con el silencio.

Segn denunci la vicerrectora de la Universidad Tcnica Nacional de Atenas, Tonia Moropulu, al menos 30 personas que presentaron sus datos conforme a lo solicitado, no aparecen. Mientras el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Atenas, Theodoros Fortsakis, se preguntaba cmo se poda despedir a 13 de los 17 administrativos con los que cuenta la facultad, y pretender mantenerla abierta y en funcionamiento.

El mismo da una trabajadora de la Universidad de Aristteles, en Tesalnica, trat de suicidarse al conocer que su nombre se hallaba en la lista de despedidos, y solo la rpida actuacin de sus compaeros evit un fatal desenlace. El decano Yianis Mylopulos asegur que es necesario que detengamos este proceso aqu, la comunidad universitaria requiere parar aqu.

Silencio, silencio, silencio

Los trabajadores continuaban en huelga y bloqueando los accesos a los edificios, apoyados por un buen nmero de estudiantes que mantienen encierros en numerosos departamentos. El Rector de la Universidad de Atenas, Theodosis Pelegrinis, segua pidiendo en vano una reunin con el ministro. Las nicas declaraciones de Arvanitopulos fueron hechas en una emisora de radio, para decir haber agotado las posibilidades y exigir al rector y a las autoridades universitarias hacer cuanto est en su mano para abrir las universidades. El ministro rechaz cualquier medida de dilogo pues dentro de las limitaciones y necesidades del pas, en referencia a que los despidos fueron impuestos por los acreedores extranjeros, hicimos todo lo que pudimos para mantener las universidades abiertas.

Ante la situacin de caos, el principal partido de la oposicin, el izquierdista Syriza, acus al ministerio de mantener una actitud polticamente peligrosa e irresponsable y demand la retirada de los despidos pues nicamente llevan a la educacin, la investigacin y las universidades al colapso.

A su vez, el Partido Comunista de Grecia emiti una breve nota para dar su respaldo a la justa lucha de los administradores contra los despidos y el autoritarismo del gobierno y denunciar los planes del ejecutivo para privatizar la universidad pblica con el fin de hacerla inaccesible a los hijos de clase trabajadora y subordinar su funcionamiento a las necesidades del capital.

Para tratar de acabar con la postura inmovilista del gobierno, el mircoles fue la Junta de Gobierno de la Universidad Aristteles de Tesalnica la que decidi presentar su dimisin de forma colectiva. Mientras tanto nuevas universidades se sumaban a la huelga.

En su comunicado de renuncia los gestores responsabilizaron al Estado y al ministerio de no querer solucionar la grave crisis en la que se hallan las universidades pblicas que, con cerca de un 40 por ciento menos de su personal administrativo, solo podrn proceder a su disolucin. Aadieron que la retirada de la mayor parte, y ms cualificada, de los funcionarios del servicio de Administracin y Finanzas, y del Comit de Investigacin de la Universidad Aristteles acarrear problemas insuperables en la gestin financiera y de todo tipo. Y por todo ello solicitaron al gobierno la retirada del programa de despidos. Una vez ms se encontraron con el silencio.

La semana acaba como empez con las universidades cerradas, los empleados en huelga y el gobierno presionando a la justicia, una vez asumido el fiasco de querer utilizar a la polica para romper la huelga. Ante la negativa del gobierno de realizar ninguna concesin, la solucin sigue estando muy lejos, pero la brecha se sigue abriendo con consecuencias impredecibles.

Antonio Cuesta es corresponsal de la Agencia Prensa Latina en Grecia. Su blog de noticias es: http://deatenas.tumblr.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter