Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-11-2013

Marx como spinozista (apuntes breves sobre valor y precio)

John Brown
Rebelin


El Marx del Capital, aunque no cite casi nunca a Spinoza puede considerarse en su proyecto como un spinozista. Su idea no es solo criticar en abstracto el capitalismo y la economa poltica, sino unir a la crtica una teora gentica o genealgica de las ideas inadecuadas en que se sustentan las representaciones imaginarias que sirven de base al capitalismo y a la economa poltica. Como dira Spinoza "verum index sui et falsi": la verdad es ndice de s misma y de lo falso. Con esto se quiere decir que no basta nunca con afirmar que una idea es falsa aplicando un criterio de verdad exterior, sino que antes hay que producir la idea verdadera capaz de indicar la falsedad de la idea inadecuada o imaginaria, esto es de conocer el modo en que esta misma idea se produce en el orden de la naturaleza.

Cuando Marx habla de los precios en el libro III del Capital, habla claramente de algo que para Spinoza sera una idea imaginaria, pues se parte de una relacin casi teolgica, fetichista, entre las cosas, que ignora la relacin social que le sirve de base. Estamos, en efecto, tratndose de los precios ante una representacin de las relaciones de intercambio basada en ideas truncadas, que nos hace ver las cosas como efectos sin causa. Esto, y no otra cosa, es el fetichismo de la mercanca en que se basan las relaciones entre mercancas, los equilibrios de oferta y demanda y, en general, el mercado capitalista. Un fetichismo que se comprende mejor y resulta menos misterioso cuando en lugar de intentar comprenderlo por la ley hegeliana de la negacin y la alienacin, se intenta entender desde la teora spinozista de la imaginacin y de la idea inadecuada.

El efecto "fetiche" aqu presente se debe al hecho de que, en el capitalismo, la relacin de cooperacin a travs del mercado entre trabajadores que intercambian mercancas que ellos producen "a su valor" nunca se realiza: tan solo es un modelo abstracto, irreal, pero importante en la medida en que sirve de base al sistema jurdico. El lenguaje de la igualdad de los sujetos libres y propietarios procede, como apunta correctamente Marx, de la esfera de la circulacin de mercancas. El problema se plantea cuando, alejndonos de esa esfera nos adentramos en la realidad, histricamente marcada por la expropiacin de los trabajadores y por el hecho de que estos han tenido, para sobrevivir, que devenir asalariados. Sin que nada cambie formalmente en las condiciones jurdicas que corresponden al intercambio simple entre iguales, una categora de sujetos del intercambio, al verse expropiada, ha tenido que vender en el mercado lo nico que tena: su capacidad de trabajar. Para que el sistema mantenga su coherencia jurdica y la capacidad de trabajar no se confunda con la personalidad entera del trabajador, esta cesin a ttulo oneroso solo se realiza por un tiempo determinado. De este modo queda el sujeto trabajador separado de una parte de s mismo, que ocupa en el sistema de las representaciones jurdicas el lugar estructural que habra ocupado una mercanca cualquiera que l hubiera producido o que tuviera legtimamente en su posesin para venderla. Estamos aqu ya ante una primera y fundamental distorsin del modelo, aunque, como vemos, desde el punto de vista jurdico, si se parte del principio lockeano de la autopropiedad que nos permite disponer de nuestro cuerpo y de sus facultades libremente, esto no plantea ningn problema a condicin de que la cesin no sea total y definitiva.

La otra distorsin importante la produce el hecho de que los trabajadores independientes de los que partamos en el modelo abstracto, en lugar de relacionarse entre s a travs del mercado, acaban, una vez vendida su fuerza de trabajo (fdt), integrados en una gran maquinaria humana y tcnica de la que son piezas, as como en una estructura de cooperacin directa con otros trabajadores dentro de la fbrica (cf. captulo sobre la cooperacin del Capital). La fbrica es un ms all del mercado dentro del cual no opera la ley del valor ni el derecho de los sujetos libres del intercambio sino la voluntad del patrn. Una vez vendidas las fuerzas de trabajo, el patrn las integra en su capital como capital variable, o en otras palabras, las utiliza dentro de un proceso de trabajo en el que intervienen otros factores que se consideran capital fijo, pues no producen por s mismos valor.

De este modo, la produccin de valor como tal queda excluida del mercado y recluida en el recinto del proceso productivo. No hay ya ningn interfaz directo entre el trabajo que produce valor de cambio y el mercado. Naturalmente, el patrn capitalista utilizar la fuerza de trabajo adquirida ms all de lo necesario para su reproduccin de modo que el tiempo de trabajo se divide (al menos abstractamente) en dos: un tiempo de reproduccin de la fdt y un tiempo de produccin de excedente. El primer tiempo permite generar el valor equivalente al salario, esto es al valor de la fdt. El segundo, corresponde a la produccin de plusvala. De todas formas, esta divisin es meramente abstracta y el tiempo de trabajo es nico: en l estos dos tiempos se visibilizan tan poco como en el contrato laboral las distintas circunstancias de los contratantes. La desaparicin de toda traza del valor del espacio del mercado es la consecuencia ms visible del proceso de explotacin capitalista. El patrn no es ciertamente un trabajador, pero, en cuanto organiza el proceso de trabajo, es considerado un "productor" que produce, obviamente, para la venta.

Los productos que el capitalista vende no los vende a su valor, pues este ha desaparecido como tal en las vsceras de la fbrica y en la relacin de explotacin interna a esta, sino a su precio de mercado. Este precio de mercado, en condiciones normales, debera ser superior o igual al coste de produccin, sin lo cual el beneficio se transforma en prdida. Ahora bien, el coste de produccin se determina por la productividad del trabajo y esta a su vez por la composicin orgnica del capital (proporcin de capital fijo y de capital variable o fdt). Se supone que una inversin en capital fijo que suponga una innovacin productiva disminuye el coste relativo del capital variable (la fdt) y aumenta la plusvala relativa, luego el beneficio. En una situacin en que los distintos capitalistas de un mismo sector tienen productividades y composiciones orgnicas del capital distintas sus tasas de ganancia son distintas, aunque progresivamente, la competencia conduzca a la perecuacin de estas por adaptacin o desaparicin de los capitalistas menos competitivos. Aqu nos encontramos pues en la esfera de los precios en la que el valor como tal no tiene ninguna pertinencia: lo que se intercambian no son valores equivalentes entre trabajadores en un rgimen de intercambio simple, sino mercancas a sus precios de mercado determinados por la productividad del trabajo y la competencia efectiva entre capitalistas. La relacin social visibilizada en el intercambio simple se hace aqu perfectamente invisible y las mercancas parecen tener una existencia propia y relaciones sociales propias sobre las cuales se establecen las categoras de la economa poltica. Tenemos as una inconsecuencia: un derecho cuyas categoras son las del intercambio simple y una economa poltica cuyas categoras fundamentales son las de la relacin fetichista de las mercancas entre s.

Un derecho fundado en la ley del valor y una economa basada en un ms all del valor. En el primer caso tenamos una relacin social mediada por el intercambio regido a su vez por un patrn de medida comn que permita el intercambio de las mercancas entre productores iguales: el valor medido por el tiempo de trabajo socialmente necesario. Se trata de una hiptesis de reparto del trabajo social entre iguales, de un mercado que se limita a formalizar una relacin social de cooperacin (que podra haberse concebido de otra manera si en lugar de la relacin de propiedad, se hubiese partido de los comunes, de una relacin comunista con los medios de produccin y los productos del trabajo). En el segundo caso, el del mercado visto desde el punto de vista del capitalista, la cooperacin como tal ha desaparecido en las tripas de la fbrica y se realiza bajo mando capitalista, con lo cual la medida de los intercambios no ser ya fundamentalmente la que corresponde al intercambio entre trabajadores que cooperan entre s sino la propia de la relacin entre capitalistas que compiten por un mercado: el precio de mercado que incluye el precio de produccin ms la ganancia.

El valor se relaciona con la cooperacin y nos pemite explicar la distorsin de esta dentro de la fbrica a travs de la organizacin capitalista del trabajo y su explotacin. El precio, por su lado, tiene que ver con la competencia entre capitalistas y supone siempre la ocultacin -la digestin- de las relaciones de cooperacin. En este sentido, su relacin con el valor es una relacin fuertemente distorsionada en la que este ha dejado de ser reconocible como relacin social y ya solo se presenta como precio, esto es como valor fetichizado, absolutizado, sustraido a la relacin social, como propiedad de la mercanca y no ya como relacin social. Marx nos invita as a un viaje que va de la relacin social abstracta de intercambio, pasando por la relacin social efectiva de expropiacin/explotacin hasta la esfera de la economa poltica y de sus categoras basadas en los precios y la competencia. Para Marx solo puede entenderse la lgica del mercado capitalista y de los precios a partir de esta travesa que no es otra que la gnesis de una ilusin necesaria.

La tarea que Marx se plantea no es la de reconstruir la economa poltica sobre una nueva base, sino la de efectuar su crtica, esto es explorar sus condiciones de posibilidad como ciencia, de manera perfectamente paralela a lo que hace Kant con la metafsica (o a lo que hace Spinoza con la teologa en el TTP o con la metafsica en la tica). Su conclusin es negativa: la economa poltica no puede ser una ciencia porque sus postulados fundamentales son antinmicos; entre otras cosas conducen necesariamente a la doble lgica de los valores y de los precios. Esta antinomia es a la vez el resultado del hecho -nunca reconocido por la economa poltica ni el derecho- de una sociedad dividida entre propietarios y expropiados. La antinomia no es un mero paralogismo sino el resultado de la lucha de clases: no tiene un fundamento noumnico, por lo tanto, sino perfectamente histrico. La eliminacin de las distorsiones y antinomias de la economa poltica no conduce a una economa poltica mejor, sino a una teora de la historia capaz de dar cuenta de la gnesis de las antinomias de la economa poltica, esto es, como afirma Althusser, a ese mapa del "Continente Historia" que traza el materialismo histrico. La "falsedad" fetichista de las relaciones entre mercancas (los precios de mercado) no encuentra as su cura en el derecho basado en el intercambio simple, sino en la produccin de la verdad terica, del todo complejo real en el que podemos a la vez conocer el funcionamiento de la sociedad capitalista y la gnesis de la ilusin econmica que esta genera necesariamente. En este todo complejo no hay lugar para pensar una "economa en general" ni un "derecho en general" sino solo las relaciones econmicas y las fuerzas productivas de una sociedad y una poca dadas, determinadas por el conjunto de instancias de la formacin social correspondiente y las formas jurdicas correspondientes a las relaciones concretas que prevalezcan en esa formacin social y en ese modo de produccin determinado. Solo nos libera de las fantasmagoras jurdicas o econmicas (o del par que forman segn Althusser en la ideologa burguesa) la perspectiva del materialismo histrico. Esta perspectiva inaugurada por Marx es la que ve la sociedad humana como un todo complejo sobredeterminado en el que operan diversas instancias (igualmente sobredeterminadas) que pueden ser temporalmente dominantes, pero siempre producen sus efectos dentro del marco de la determinacin en ltima instancia por las condiciones materiales de existencia de esa sociedad, por el esfuerzo mediante el cual una formacin social persevera en el ser y que Spinoza denominara su "conatus".

Blog del autor: http://iohannesmaurus.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter