Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-11-2013

Feminicidios

Pedro Miguel
La Jornada


Aunque el fenmeno empez en el salinato, fue en los primeros aos del desgobierno de Zedillo cuando la opinin pblica tuvo la primera oportunidad de escandalizarse por la estadstica acumulada de feminicidios en Ciudad Jurez. Han transcurrido ms de 20 aos desde los hallazgos sucesivos de los cuerpos de Alma Chavira Farel, Gladys Janeth Fierro, Mara Roco Cordero y otras nunca identificadas: brbaramente golpeadas, violadas, lesionadas, estranguladas. Una dcada despus las organizaciones de familiares calculaban que los feminicidios en la urbe fronteriza haban sobrepasado los 300. Para el ao pasado la cifra se estimaba en ms de 700.

Por el palacio de gobierno de Chihuahua han pasado Francisco Barrio Terrazas, Patricio Martnez Garca, Jos Reyes Baeza y Csar Duarte Jquez. En Los Pinos han calentado el asiento, adems de Salinas y Zedillo, Vicente Fox, Felipe Caldern y Enrique Pea Nieto, y decenas de procuradores estatales y federales han tenido en sus escritorios los expedientes de las asesinadas. Adems de las policas municipal y estatal han participado en las pesquisas la General de la Repblica y hasta la estadunidense FBI.

Los feminicidios de Ciudad Jurez fueron explicados, en un principio, como obra de un asesino serial. Luego, a punta de torturas, las corporaciones policiales obligaron a unos pobres infelices a declararse culpables de los crmenes, pero stos siguieron ocurriendo. Se habl de rituales satnicos, de trfico de rganos, de fiestas de narcos servidas con carne humana desechable, de la supuesta produccin de pelculas snuff, de un machismo inveterado y exacerbado. Desde 1998 la Comisin Interamericana de Derechos Humanos y el comit para la eliminacin de la discriminacin contra la mujer han emitido varias condenas contra el Estado mexicano por su tolerancia ante los feminicidios, por la indolencia y el desaseo de las investigaciones, por abdicar a su responsabilidad de garantizar la seguridad de las mujeres y por discriminacin de gnero. Sobre los asesinatos se han producido decenas de documentales, se han montado performances y obras de teatro, se han escrito docenas de libros.

Y nada. El fenmeno no slo no se ha frenado, sino que se ha extendido a otras ciudades y a otros estados. En el tiempo transcurrido han sido asesinadas madres y familiares de las primeras vctimas, as como activistas que denunciaban los feminicidios. Ayer, el Da Internacional de la Eliminacin de la Violencia contra la Mujer encontr al pas sumido en un pantano de impunidad generalizada del que buena parte corresponde a los feminicidios sin resolver y en una inseguridad persistente a pesar de la sordina decretada por el peato, en la que las mujeres resultan especialmente vulnerables. La mxima expresin de la violencia contra las mujeres es el asesinato y cada da 6.4 mujeres son vctimas de este delito en el pas; ms de 30 mil asesinadas desde 1993 (Violencia feminicida en Mxico, 2012), y en no pocas de esas muertes el gnero de las vctimas desempe un papel central.

Pero el machismo y la misoginia son muy anteriores a la actual epidemia de feminicidios y no pueden, en consecuencia, explicarla por s mismos, como no lo explican, en forma aislada, la guerra de Caldern, el auge del narco, el trfico de rganos, los rituales satnicos o los asesinos seriales ms o menos fabricados. La clave est ms bien en otra parte: en el dato de que se hizo justicia slo en 3 por ciento de los casos de mujeres asesinadas.

Formulado de otra manera: por qu hay tantos feminicidios en Mxico? Pues porque, independientemente de la motivacin inmediata del verdugo macho celoso, criminal en busca de entretenimiento perverso, explotador sexual, es posible cometerlos con 97 por ciento de probabilidades de impunidad. Si dejas de pagarle 100 pesos a un banco seguramente acabars embargado o en la crcel. Pero si matas a una mujer lo ms probable es que no te pase nada.

Hace ms de dos dcadas el fenmeno se dispar en la inminencia de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio y en el escenario preciso de los explotaderos fronterizos de la maquila, un entorno social caracterizado por la extrema indefensin de las mujeres: muchas de ellas, migrantes internas, madres solteras, trabajadoras sin sindicato. Fue la primera consecuencia del proceso de devaluacin de la poblacin que implicaba la insercin neoliberal de Mxico en la economa globalizada: haba que abaratar a la gente porque era, junto con el petrleo y las drogas, la principal mercanca de exportacin; haba que ser competitivos en los mercados internacionales. Y en trminos de salario, de derechos, de relevancia social, las mujeres eran el sector ms barato de la poblacin y uno de los ms devaluados en razn de una cultura ancestralmente misgina. En realidad, los feminicidios de Ciudad Jurez prefiguraron y anunciaron lo que vendra despus: la prdida generalizada de valor de la vida humana.

Fuente original: http://www.jornada.unam.mx/2013/11/26/opinion/024a1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter