Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-12-2013

Crdoba
Lo que la violencia trajo y deja Mara

Alejandra Ciffolini
Rebelin


El ejercicio institucionalizado de la violencia, tiene como consecuencia el escenario de ayer y hoy. El reclamo sectorial de la fuerza policial no es un reclamo sindical ms, es el reclamo de la institucin que para buena parte de la poblacin de Crdoba, es la cara del Estado Provincial.

La nocin de seguridad esgrimida y puesta en marcha por el gobierno provincial, es ms que una poltica especfica en un rea especfica, es claramente un marco ideolgico a travs del cual se delinean todas las polticas y prcticas de este gobierno. Dicho marco trabaja sobre el supuesto de la violencia como un hecho y/o unaprobabilidad inminente (de all la insistencia en no derogar el Cdigo de Faltas con sus figuras y formas claramente anticonstitucionales, el uso abusivo de la justicia frente a conflictos sociales, etc.), habilitando un accionar de la estatalidad enfocado en la represin y/o atencin de urgencia, ms que en polticas y programas dirigidos a solucionar las condiciones que hacen a la violencia social, esto es resolver situaciones extremas de precarizacin, vulnerabilidad y marginacin consecuencia de carencia de cuestiones bsicas y esenciales para una vida posible: tierra, vivienda, educacin, trabajo, salud.

Ese marco ideolgico de la seguridad ha configurado una estrategia de gobierno, fuertemente verticalista, que no admite discusiones y fisuras en el liderazgo, por un lado; por otro, una fuerza jurdico-policial que al ser la mano visible de tal Estado, tenga extensas facultades y consecuentemente condiciones de trabajo que reivindique las tareas a las que se la est destinando.

Los hechos acaecidos son el ltimo eslabn de la larga serie de hechos que se vienen sucediendo y que de manera no exhaustiva se pueden enunciar en el paro de judiciales, la orden de desalojo de Piedra Blanca, la judializacin de las manifestaciones en Carlos Paz, la represin al acampe contra la instalacin de Monsanto, el escndalo por las conexiones entre narcotrfico, polica y poltica. Esta sucesin parece no tratarse de un hecho fortuito, sino ms bien de la descomposicin y tensiones surgidas al interior mismo de la fuerza poltica a cargo del gobierno de la provincia. En este sentido, las pujas por la sucesin al frente del ejecutivo, ha alcanzado ribetes alarmantes, que se expresan en los territorios y barrios de la ciudad y tambin en las instituciones.

Esta no es una ciudad de delincuentes que sin presencia de la fuerza policial es tierra de nadie. Este es un modo de gobierno que extiende a la sociedad todas sus disputas y nos vuelve a todos rehenes de un poder irresponsable y displicente. Alejandra Ciffolini, Doctora en Ciencias Sociales. Colectivo de Investigacin "El Llano en Llamas".

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter