Portada :: frica :: Nelson Mandela, luchador por la libertad
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-12-2013

Washington o la poltica two faced
Madiba, el terrorista

Mariano Vzquez
Rebelin


Bill Clinton y Barack Obama expresaron hondas palabras de dolor por la muerte del lder anti-apartheid. Detrs de las expresiones sentidas aparece la verdadera cara imperial: Nelson Mandela estuvo en la lista estadounidense de vigilancia de terroristas hasta el 1 de julio de 2008.

Estos das las palabras fueron lgrimas. La televisin se colm de reportajes y documentales. Las redes sociales dejaron sus estelas breves. Hace tres das muri Mandela y las expresiones no cesan. Emotivos homenajes a uno de los ms grandes lderes de la historia de la humanidad. Esa ola seguir varios das ms hasta llegar al entierro oficial de Estado en su tierra natal, en su pueblo de Qunu, en la provincia surea de Eastern Cape, el 15 de diciembre. Ser el adis terreno a Madiba. l mismo dijo: La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que considera que es su deber para con su gente y su pas, puede descansar en paz.

Todos esos actos de reconocimiento quiz tampoco alcancen para dimensionar a una figura tan singular. Como lo manifest, con su especial verbo y sensibilidad, el presidente del Uruguay, Jos Mujica: Cerr su ciclo el hermano mayor de todos los luchadores sociales en nuestro tiempo, en nuestra poca. Por siempre, habr Mandela.

Contra qu sistema luch y persever Nelson Mandela? En 1948, se apropia el poder en Sudfrica el Partido Nacional, los segregacionistas, quienes clasifican a la poblacin del pas en tres grupos: blancos, mestizos y negros; ellos en la cspide como amos absolutistas. Toman medidas racistas: prohben los casamientos interraciales; imponen la norma que obliga a estos grupos a vivir en zonas separadas, obviamente las mejores tierras quedan para los blancos. Sin derechos: los negros y mestizos dejan de ser considerados como ciudadanos. Una nueva historia de supremaca blanca ser contada: los blancos determinan qu educacin recibir el resto. Los negros y mestizos no pueden ingresar a las zonas de los blancos. En 1952, Mandela impulsa una campaa de desobediencia civil pacfica contra el apartheid. En 1960, se produce una masacre policial contra manifestantes negros en Sharpeville. 69 son asesinados. Ese mismo ao el rgimen prohbe al Congreso Nacional Africano (ANC, por sus siglas en ingls) y al Congreso Panafricano. Sus lderes pasan a la clandestinidad o al exilio. Muchos de ellos son asesinados y encarcelados. La tortura, el terror y la muerte se generalizan. Ante la militarizacin de la vida cotidiana, la creciente represin blanca contra todo signo de resistencia, Mandela evala que la lucha pacfica no ha logrado su objetivo y organiza el brazo armado del ANC. En 1964, Mandela es condenado a prisin perpetua y a pasar el resto de su vida en la crcel de Robben Island. En la dcada de 1980 el rgimen de la segregacin racial es apoyado fuertemente por los gobiernos conservadores de Ronald Reagan en Estados Unidos y de Margaret Thatcher en Gran Bretaa. Son aliados. Para ambas potencias el Congreso Nacional Africano era una organizacin terrorista. En 1990 vuelve a ser autorizado en Sudfrica el ANC y luego de ms de 27 aos Mandela es liberado. Un ao despus el presidente Federick de Klerk anula todas las leyes segregacionistas. En 1994 se producen las primeras elecciones libres, multirraciales. Mandela es electo presidente con el 63 por ciento de los votos. Recin el 1 de julio de 2008, el presidente George W. Bush quita a Mandela y al ANC de la lista de terroristas. Esto implicaba que Mandela, como presidente de su estado, cuando deba viajar a los encuentros anuales de las Naciones Unidas, reciba una exencin especial del Departamento de Estado. Claro: l era un terrorista! Vigilado por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos! Esa excepcin solo le permita viajar a Nueva York, sede del organismo, no as a otros lugares del pas. Mandela, Presidente, Premio Nobel de la Paz, lder mundial contra la segregacin racial, estuvo 14 aos siendo considerado por los Estados Unidos como un terrorista.

Que deca en eso tiempos la Dama de Hierro sobre el ANC: Es una organizacin terrorista tpica. Cualquiera que piense que va a gobernar Sudfrica est viviendo en la tierra de fantasa.. Y el actor que ocup la Casa Blanca durante ocho aos argumentaba que el apartheid era vital para el mundo libre porque es un pas que nos ha apoyado en todas las guerras en las que entramos, un pas que, estratgicamente es esencial para el mundo libre, en la produccin de minerales.

Unos aos despus, en 1990, el diario New York Times revel el papel de la CIA en la detencin de Mandela en 1962. Un infiltrado de la agencia en el ANC detall a la polica local todos los movimientos del lder: Hemos entregado a Mandela a la seguridad de Sudfrica. Les dimos todos los detalles, la ropa que llevaba puesta, el tiempo, el lugar exacto donde estaba, public entonces el matutino.

Esta poltica two faced de los Estados Unidos es la que an sigue rigiendo en Washington. Las razones por las que se apoy al rgimen del apartheid son las mismas por las que hoy se protege y sostiene, por ejemplo, a los regmenes represivos de las petromonarquas del Golfo o se apoya a las fuerzas armadas que derrocaron a los Hermanos Musulmanes en Egipto e instauraron gobierno de facto desconociendo el voto de las mayoras populares. Intereses geopolticos. Intereses econmicos. Como dijo Cordell Hull, secretario de Estado del gobierno de Franklin D. Roosevelt, acerca de la dictadura de Anastasio Somoza en Nicaragua: Puede que sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta.

As opera Estados Unidos en el mundo.

Dos caras.

Doble moral. 

Two faced.

En estos das de vorgine. De entrevistas, reportajes e historias sobre Madiba, es necesario hacer una pausa. Sentarse a leer. La primera y ms bella mirada para entender a un pas siempre es la literatura. El sudafricano J. M. Coetzee escribi La edad de hierro, un historia capital para entender el apartheid desde la relacin de una mujer blanca, mayor, que est murindose de cncer y un hombre negro, vagabundo, tambin en el ocaso de su vida, sin casa, que encuentra refugio en un cuartucho de chapa abandonado en el terreno de esta mujer. Comienza as una relacin tensa entre ambos, que se vuelve luego en un vnculo estrecho, de confidentes, compaeros. El rgimen poltico cruza sus conversaciones, la historia trgica del pas, los asesinados, los torturados, los relatos de los tristes ms tristes del mundo. Los ojos se abren a la realidad negada.

Posdata:

La prisin, lejos de doblegar nuestro espritu, nos dio ms fuerzas para continuar con esta lucha hasta conseguir la victoria, dijo Madiba. Madiba, el nombre de honor que le otorg el clan de su pueblo natal. Madiba, apodo de amor y respeto.

Blog del autor: http://www.cronicasdeestemundo.com.ar/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter