Portada :: frica :: Nelson Mandela, luchador por la libertad
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-12-2013

El cinismo inconmensurable de la clase poltica institucional conservadora

Salvador Lpez Arnal


Era de prever. Se han lanzado (corvinamente) como miembros ms que curtidos de la especie corvina: quieren apropiarse (segn usos y costumbres del diseo y cosmovisin neoliberales) de la figura de un revolucionario humanista, que pens con su propia cabeza, que admir al Che Guevara, a Lumumba y a Fidel Castro y que milit en las filas del Partido Comunista de Sudfrica!

Veamos algunos nudos de la abonada y difundida operacin revisionista.

No he podido comprobarlo pero, segn parece, en un mensaje en su cuenta de Facebook, o en sistema afn, el presidente del gobierno espaol, el notario don Mariano Rajoy, ha escrito -o le han escrito- una nota en la que ha sealado su admiracin por la lucha de Nelson Mandela en pro de la igualdad. Rajoy admirando a alguien por su lucha por un mundo ms justo y ms equitativo!

Para Obama, el de los drones, el de la lista semanal de asesinatos extrajudiciales, el de mil tropelas ms, el de la guerra (imperial) justa, Mandela fue una inspiracin.

Cameron, por su parte, uno de los polticos que ms estn haciendo para destrozar las grandes conquistas sociales de la clase trabajadora europea y britnica, ha declarado que Mandela es un hroe de nuestro tiempo. Se ha marchado, ha aadido, una gran luz que tenamos en el mundo. He pedido que la bandera del nmero 10 ondee a media asta. Qu detalle, qu exquisitez tan british!

Jose Manuel Durao Barroso, el presidente de la Comisin Europea, la misma comisin que sin ningn temblor en el pulso est conduciendo a los pueblos europeos a un retroceso de dcadas ha comentado que Mandela cambi el curso de la historia para su gente, su pas, su continente y el mundo. Mis pensamientos estn con su familia y con el pueblo de Sudfrica. Con el pueblo sudafricano!

Alguien tan dado a todo tipo de pactos antiobreros como Martin Schulz ha sealado tambin: El mundo ha perdido a un hroe y un icono. Un defensor de la libertad, la justicia y la igualdad. Vaya por Dios!

Netanyahu, el primer ministro de uno de los Estados ms racistas y xenfobos del mundo, un Estado que practica, por l alentado, otra versin del apartheid con el pueblo palestino, tambin ha hablado de Madiba: Fue una de las figuras ms honorables de nuestro tiempo. Fue el padre de su gente, un hombre de visin, un luchador por la libertad que rechaz la violencia. Ofreci un ejemplo personal para su gente en los largos aos que pas en la crcel. Nunca fue arrogante, ha aadido un Netanyahu siempre arrogante. Trabaj para cicatrizar las heridas de la sociedad sudafricana y con su carcter legr evitar estallidos de violencia y odio. Logr evitar estallidos de violencia y odio, valor destacado por alguien que no cesa de provocar estallidos de ms violencia, rabia e indignacin!

Bill Clinton por su parte, ex presidente de un pas que mantuvo a Mandela en su lista de terroristas ms buscados hasta 2008, l mismo fiel representante del imperialismo humanitario, le ha calificado como un campen de la dignidad humana y de la libertad.

Para acabar en algn punto una lista casi interminable, el presidente de Mxico ha expresado su pesar por la muerte de un luchador incansable a favor de la paz, la libertad y la igualdad.

Reagan y Thatcher, padres polticos de casi todos ellos, fueron ms claros, menos cnicos y ms consistentes con su ideario: Mandela era un terrorista; la ANC una pandilla de negros rebeldes e impresentables; Madiba no era, desde luego, ningn pacifista y el apartheid no era un sistema que exiga ser rechazado. Era ms que funcional al sistema y civilizacin que ellos defendan!

Jos Luis Martn Ramos ha puesto el dedo en la llaga adecuada cuando ha comentado [1]: es ms que evidente John Carlin es punta de lanza- el intento de secuestro liberal de la imagen de Nelson Mandela. Para el historiador de la UAB es un intento imposible. Mandela no fue, nunca, un pacifista; fue siempre un militante revolucionario que encabez la lucha armada cuando lo crey necesario. (Por cierto podra hacerse una reflexin sobre el fracaso del proyecto nacional del pacifista Gandhi, con la divisin de la India y su muerte a manos de un hind, y el xito del proyecto nacional del revolucionario armado Mandela). Ms all de sus propias acciones armadas, esta opcin le dio a l y a su generacin -Zuma, Mbeki, Sisulu,...- el prestigio que hizo del CNA lo que ha llegado a ser. La derrota del apartheid, prosigue, tuvo que ver con esa opcin, la opcin a partir de la que Mandela negocia y adquiere compromisos con sus adversarios y enemigos. Sabemos ya que, como Zuma, no slo fueron miembros de SACP [Partido Comunista de Sudfrica], sino de su Comit Central. El SACP sigui formando parte del CNA y hoy forma parte del gobierno del actual presidente sudafricano al que Mandela dio todo su apoyo.

En la misma lnea, Jos Luis Monedero tambin lo ha expresado breve y acertadamente [2]: Mandela era, adems de negro, comunista, rojo, culto, internacionalista, africano, hombre libre en una crcel levantada por blancos, implacable con los enemigos del pueblo, enamorado de la revolucin. No hagis de Madiba un icono vaco de la resignacin. No era el To Tom, nad de eso: era Malcom X, Lumumba, un pantera negra. Se ha ido con el Che, con Allende, con Chvez, con Ho Chi Min, con Biko y con esos millones de hombres y mujeres annimas que se reflejan en cada una de esas peleas contra cualquier imperio, contra cualquier opresor. Quieren construir, neoliberalmente, un Mandela de Walt Disney, un icono hueco, un reconciliador sin memoria ni rabia. Construy la reconciliacin porque primero gan la victoria. Con razones y con la fuerza, aade Monedero con precisin quien recuerda oportunamente que Estados Unidos lo llam y consider terrorista, al igual que la derecha espaola, los mismos que ahora lo presentan casi (o sin el casi) como un referente suyo.

De hecho, prosigue Monedero, Fidel Castro fue uno de sus principales apoyos internacionales. No os equivoquis: miramos a Mandela cuando decimos que el miedo tiene que cambiar de bando. Para que vosotros, los que encarcelasteis a Mandela y ahora lo celebris, perdis la impunidad de vuestra indecencia. La decencia de Mandela fue siempre la decencia de quien no tuvo nunca miedo.

La represin en Europa, la violencia contra las protestas, la ley Jorge Fernndez Opus Dei de la patada en la boca van a encarcelar a gente que lucha por la democracia. Como hizo el gobierno blanco y de derechas de Sudfrica con Madiba. Vosotros tapis su ejemplo; nosotros nos alimentamos de l. Vosotros os despeds de Mandela con miedo; nosotros le saludamos con esperanza. Que la tierra te sea leve Mandela.

Que la tierra le sea leve y afable!

Notas:

[1] Comunicacin personal 9 de diciembre de 2013.

[2] http://www.comiendotierra.es/

Salvador Lpez Arnal es nieto del cenetista asesinado en mayo de 1939 delito: rebelin militar-: Jos Arnal Cerezuela.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter