Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-07-2005

Las armas del Nuevo Orden Mundial tienen la capacidad de provocar cambios climticos

Michel Chossudovsky
Global Research


El importante debate sobre el calentamiento global auspiciado por las Naciones Unidas slo ofrece una imagen parcial del cambio climtico. Aparte de los desbastadores efectos de las emisiones de los gases de efecto invernadero en la capa de ozono, ahora se puede modificar el clima del planeta como parte de una nueva generacin de armas no mortferas ultramodernas. Tanto los estadounidenses como los rusos han desarrollado habilidades para manipular el clima mundial.

En los Estados Unidos, el Programa de Investigacin de Aurora Activa de Alta Frecuencia (HAARP) ha perfeccionado la tecnologa como parte de la (Guerra de las Galaxias) Iniciativa de Defensa Estratgica (SDI). Pruebas cientficas recientes revelan que el HAARP est en total funcionamiento y tiene la capacidad de provocar posibles inundaciones, sequas, huracanes y terremotos. Desde el punto de vista militar, el HAARP es un arma de destruccin en masa. Potencialmente, constituye un instrumento de conquista capaz de desestabilizar sistemas agrcolas y ecolgicos de regiones enteras de una manera selectiva.

Mientras no haya pruebas fehacientes de que se est utilizando esta tecnologa letal, seguramente las Naciones Unidas debera tratar el tema de la guerra ambiental junto a los debates sobre las consecuencias climticas de los gases de efecto invernadero

A pesar del amplio conocimiento cientfico, el asunto de las manipulaciones climticas deliberadas con fines militares nunca ha formado parte explcitamente del orden del da de las Naciones Unidas sobre el cambio climtico. Ni las delegaciones oficiales ni los grupos ecolgicos que participaron en la Conferencia de La Haya sobre Cambio Climtico (CO6) (Noviembre 2000) han planteado el amplio tema de la guerra climtica o las tcnicas de modificacin ambiental (ENMOD) como elemento importante en la comprensin del cambio climtico.

El conflicto entre negociadores oficiales, ecologistas y grupos de presin que representan a negocios estadounidenses se centra en la rotunda negativa de Washington a cumplir los compromisos sobre la reduccin de dixido de carbono, contrados de conformidad con el Protocolo de Kyoto en 1997. (1) Los efectos de las tecnologas militares sobre el clima mundial no son motivos de discusin o preocupacin. Los debates en curso, que a penas tratan el tema de los gases de efecto invernadero, benefician los objetivos estratgicos y de defensa de Washington.

GUERRA CLIMTICA
La doctora Rosalie Bertell, reconocida mundialmente, confirma que los cientficos militares estadounidenses estn utilizando los sistemas climticos como un arma potencial. Los mtodos incluyen el aumento de la intensidad de las tormentas y la desviacin de ros de vapor en la atmsfera del planeta con el objetivo de provocar sequas o inundaciones. (2) Ya en los aos setenta, el ex asesor de Seguridad Nacional Zbigniew Brzezinski haba previsto en su libro Between Two Ages (entre dos eras) que:
La tecnologa pondr a disposicin, de los lderes de las principales naciones, tcnicas para llevar a cabo una guerra secreta, de la cual slo habr que evaluar a un mnimo nmero de las fuerzas de seguridad Las tcnicas de modificacin pudieran emplearse para provocar largos periodos de sequa o de tormenta.
Marc Filterman, ex oficial militar francs, esboza varios tipos de armas no convencionales que utilizan frecuencias radiales. Se refiere a la guerra climtica, e indica que los Estados Unidos y la Unin Sovitica ya haban acumulado los conocimientos especializados necesarios para desencadenar repentinos cambios climticos (huracanes, sequas) a principios del decenio de 1980. (3) Estas tecnologas ocasionan perturbaciones atmosfricas mediante la utilizacin de ondas de radares de Frecuencia Extremadamente Baja (ELF). (4)
En un estudio de simulacin de futuros escenarios de defensa, llevados a cabo para la Fuerza Area de los Estados Unidos se pide que:
Las fuerzas aeroespaciales estadounidenses estn obligadas a controlar el clima mediante el aprovechamiento de las nuevas tecnologas y la aplicacin del desarrollo de esas tecnologas en la guerra Desde el aumento de las operaciones amistosas o la interrupcin de las del enemigo mediante la modificacin en pequea escala de los regimenes meteorolgicos naturales, hasta el dominio total de las comunicaciones a escala mundial y el control contraespacial, la modificacin del clima proporciona al soldado una amplia variedad de posibles opciones para derrotar o coaccionar al adversarioEn los Estados Unidos, es probable que la modificacin del clima llegue a ser parte de la poltica de seguridad nacional con aplicaciones tanto dentro como fuera del pas. Nuestro Gobierno continuar con esta poltica, en dependencia de sus intereses, a varios niveles. (5)

PROGRAMA DE INVESTIGACIN DE AURORA ACTIVA DE ALTA FRECUENCIA (HAARP)
El Programa de Investigacin de Aurora Activa de Alta Frecuencia (HAARP), con sede en Gokoma, Alaska, dirigido en conjunto por la Fuerza Area y la Marina de Guerra estadounidenses, es parte de una nueva generacin de armas ultramodernas concebidas en el marco de la Iniciativa de Defensa Estratgica (SDI) de los Estados Unidos. Este programa, ejecutado por la Air Force Research Laboratorys Space Vehicles Directorate (direccin de vehculos espaciales del laboratorio de investigacin de la fuerza area), constituye un sistema de antenas de gran potencia capaces de crear modificaciones locales controladas en la ionosfera. El cientfico Dr. Nicholas Begich, quien participa activamente en la campaa pblica contra el HAARP, describe el HAARP de la siguiente manera:
Es una tecnologa altamente poderosa de emisin de haces de ondas radiales que eleva zonas de la ionosfera (la capa superior de la atmsfera) concentrando un haz y calentando esas zonas. Entonces las ondas electromagnticas rebotan hacia la tierra y arrasan con todo, vivo o muerto. (6)
La doctora Rosalie Bertell describe el HAARP como un calentador gigante que puede causar importantes alteraciones a la ionosfera, al crear no solamente agujeros, sino tambin grandes incisiones en la capa protectora que impide que las radiaciones mortales bombardeen el planeta. (7)

OPININ PBLICA CONFUSA

El HAARP se ha mostrado a la opinin pblica como un programa de investigacin cientfica y acadmica. Sin embargo, documentos militares de los Estados Unidos indican que el objetivo del HAARP es explotar la ionosfera para fines del Departamento de Defensa. (8) Sin referirse al programa HAARP explcitamente, un estudio de la Fuerza Area de los Estados Unidos se refiere al uso de modificaciones ionosfricas inducidas como un medio de alterar los regmenes meteorolgicos as como de afectar las comunicaciones y el radar enemigos. (9)
De acuerdo con la doctora Rosalie Bertell, el HAARP es parte de un sistema integrado de armas, que trae consecuencias desvastadoras para el medio ambiente:
Est relacionado con cincuenta aos de programas intensivos y cada vez ms destructivos, creados para comprender y controlar la atmsfera superior. Sera precipitado no asociar el HAARP a la construccin del laboratorio espacial que los Estados Unidos estn planificando de forma independiente. HAARP forma parte integrante de una larga historia de investigacin y desarrollo espaciales de carcter deliberadamente militar. Las consecuencias militares que resultan de la combinacin de estos proyectos son alarmantes La capacidad de combinar el HAARP, el Laboratorio Espacial y el cohete, para generar grandes cantidades de energa, comparable con una bomba nuclear, en cualquier lugar de la tierra mediante rayos lser y haces de partculas, es escalofriante. Es probable que el proyecto se venda al pblico como un escudo espacial contra las armas venideras, o, para los ms crdulos, un dispositivo para reparar la capa de ozono. (10)

Adems de la manipulacin del clima, el HAARP tiene varios usos conexos:
El HAARP podra contribuir al cambio climtico mediante el bombardeo intensivo a la atmsfera con rayos de alta frecuenciaLa devolucin de ondas de baja frecuencia a una alta intensidad tambin podra afectar el cerebro de las personas, y no se podran descartar los efectos en los movimientos tectnicos. (11)
De manera ms general, el HAARP tiene la capacidad de modificar el campo electromagntico del planeta. Forma parte de un arsenal de armas electrnicas que los investigadores militares estadounidenses consideran como una guerra ms gentil y amable. (12)

LAS ARMAS DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL
El HAARP forma parte del arsenal del Nuevo Orden Mundial en el marco de la Iniciativa de Defensa Estratgica (SDI). Desde los puntos militares principales de los Estados Unidos, se podran desestabilizar potencialmente economas nacionales enteras utilizando las manipulaciones del clima. Lo que es ms importante, esta ltima podra ponerse en prctica sin el conocimiento del enemigo, a un costo mnimo y sin emplear personal y equipamiento militares como en una guerra convencional.
El uso de HAARP, si se llega aplicar, podra traer consecuencias potencialmente devastadoras para el clima mundial. Para satisfacer los intereses econmicos y estratgicos de los Estados Unidos, se podra utilizar para modificar el clima de manera selectiva en diferentes partes del mundo, lo que provocara la desestabilizacin de los sistemas agrcolas y ecolgicos.
Tambin es importante indicar que el Departamento de Defensa de los Estados Unidos ha asignado considerables recursos al desarrollo de sistemas de inteligencia y vigilancia para los cambios climticos. La NASA y la Nacional Imagery and Mapping Agency (NIMA) (agencia nacional de obtencin de imgenes y cartografa) del Departamento de Defensa estn trabajando en la obtencin de imgenes para el estudio de las inundaciones, erosiones, peligro de deslizamiento de tierra, terremotos, zonas ecolgicas, pronsticos meteorolgicos y cambios climticos con datos transmitidos desde satlites. (13)

LA APATA POLTICA DE LAS NACIONES UNIDAS
De acuerdo con la Convencin Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climtico (UNFCCC) firmada en la Cumbre de la Tierra celebrada en Ro de Janeiro en 1992:
De conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y los principios del derecho internacional, los Estados tienen la responsabilidad de velar por que las actividades realizadas dentro de su jurisdiccin o bajo su control no causen daos al medio ambiente de otros Estados o de zonas que estn fuera de los lmites de la jurisdiccin nacional. (14)
Tambin vale la pena recordar que una Convencin Internacional ratificada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1997 prohbe el uso militar u otro de naturaleza hostil de las tcnicas de modificacin ambiental que provoquen efectos generalizados, duraderos o severos. (15) Tanto los Estados Unidos como la Unin Sovitica fueron signatarios de la convencin. La Convencin define las tcnicas de modificacin ambiental como si se tratara de cualquier tcnica de cambio, mediante la manipulacin deliberada de los procesos naturales, la dinmica, composicin o estructura de la Tierra, as como su biota, litosfera, hidrosfera y atmsfera o del espacio ultraterrestre. (16)
Entonces, por qu las Naciones Unidas, pasando por alto la Convencin ENMOD celebrada en 1997 y su propia Carta, decidieron excluir de su agenda los cambios climticos que se derivan de los programas militares?
PARLAMENTO EUROPEO RECONOCE LA REPERCUSION DEL PROYECTO HAARP

En febrero de 1998, en respuesta a un informe de la seora Maj Brito Theorin (miembro del Parlamento Europeo por Suecia y defensora de la paz durante mucho tiempo), el Comit del Parlamento Europeo de Poltica de Relaciones Exteriores, Seguridad y Defensa celebr audiencias pblicas en Bruselas sobre el programa HAARP. (17) La Propuesta de Resolucin del Comit presentada al Parlamento Europeo es la siguiente:

Considera el proyecto HAARP en virtud de sus trascendentes efectos para el medio ambiente, como una inquietud mundial y exige que un organismo internacional independiente examine sus consecuencias juridicas, ecolgicas y ticas (el Comit) lamenta la reiterada negativa del Gobierno de los Estados Unidos a prestar declaracin ante la audiencia pblica sobre los riesgos ambientales y pblicos del programa HAARP. (18)

Sin embargo, la solicitud del Comit de que se redactara un Libro Verde sobre los efectos medioambientales de las actividades militares, fue rechazada con toda tranquilidad, alegando que la Comisin Europea carece de la jurisdiccin necesaria para ahondar en los vnculos entre el medio ambiente y la defensa. (19) Bruselas tena mucho afn de evitar un enfrentamiento con Washington.
COMPLETAMENTE EN FUNCIONAMIENTO

Aunque no existen pruebas concretas de que HAARP est siendo usado, los descubrimientos cientficos indican que en el presente se encuentra completamente en funcionamiento, lo cual significa que HAARP podra ser en potencia utilizado por el Ejrcito de los Estados Unidos para modificar selectivamente el clima de de una nacin hostil o estado renegado, con vistas a desestabilizar su economa nacional.

Los sistemas agrcolas de los pases tanto desarrollados como en desarrollo ya atraviesan por una crisis como resultado de las polticas del Nuevo Orden Mundial, incluidos la liberalizacin del mercado, el vertimiento de productos en el mercado, y otros. Suficientemente documentado, la medicina econmica del FMI y el Banco Mundial impuesta al Tercer Mundo y a los pases del antiguo bloque sovitico ha contribuido en gran medida a la desestabilizacin de la agricultura nacional. A su vez, las disposiciones de la Organizacin Mundial del Comercio (OMC) han apoyado los intereses de un puado de conglomerados occidentales en la esfera de la agricultura y la biotecnologa en pos de imponer semillas genticamente modificadas a los agricultores de todo el mundo.

Es importante comprender la conexin entre los procesos econmicos, estratgicos y militares del Nuevo Orden Mundial. En ste contexto, las manipulaciones climticas que tienen lugar bajo el programa HAARP (ya sea de forma accidental o deliberada) exacerbaran inevitablemente estos cambios debilitando las economas nacionales, destruyendo las infraestructuras y provocando potencialmente la quiebra de los agricultores en vastas zonas. Desde luego, los gobiernos nacionales y las Naciones Unidas deben abordar las posibles consecuencias de HAARP y de otras armas no letales para los cambios del clima.

NOTAS

1. ltimos llamados para que los pases reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero en un promedio de 5,2 por ciento en el perodo de 2008 al 2012. Vase antecedentes del Protocolo de Kyoto en http://www.globalwarming.net/gw11.html

2. The Times, Londres, 23 de noviembre de 2000.

3. Intelligence Newsletter, 16 de diciembre de 1999.

4. Ibid.

5. Universidad Area de la Fuerza Area de los Estados Unidos, AF 2025, Informe Final, http://www.au.af.mil/au/2025/ (sin subrayar en el original)

6. Nicholas Begich y Jeane Manning, The Militarys Pandoras Box, Earthpulse Press, http://www.xyz.net/~nohaarp/earthlight.html
Vase tambin la pgina de presentacin de HAARP en http://www.haarp.alaska.edu/

7. Vase Briarpatch, enero de 2000. (sin subrayar en el original)

8. Citado en Begich y Manning, op cit.

9. Universidad Area, op cit.

10. Rosalie Bertell, Antecedentes del Programa HAARP, 5 de noviembre de 1996.
http://www.globalpolicy.org/socecon/envronmt/weapons.htm

11. Begich y Manning, op cit.

12. Don Herskovitz, Killing Them Softly, Journal of Electronic Defense, agosto de 1993.
(sin subrayar en el original). De acuerdo con Herskovitz, "la guerra electrnica" es definida por el Departamento de Defensa como una accin militar que incluye el uso de energa electromagnticaEl Journal of Electronic Defense en http://www.jedefense.com/ ha publicado varios artculos sobre la aplicacin de tecnologas militares electrnicas y electromagnticas.

13. Military Space, 6 de diciembre de 1999.

14. Convencin Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climtico, Nueva York. Vase artculo completo en http://www.unfccc.de/resource/conv/conv_002.html (sin subrayar en el original)
15. Vase Associated Press, 18 de mayo de 1977.

16. La Prohibicin de Modificacin Medioambiental Fielmente Observada, Los Estados Participantes declaran, Crnica de la ONU, julio de 1984, Vol. 21, p. 27

17. European Report, 7 de febrero de 1998.

18. Comisin del Parlamento Europeo de Polticas de Defensa, Relaciones Exteriores, y Seguridad, Bruselas, doc. no. A4-0005/99, 14 de enero de 1999.

19. EU Lacks Jurisdiction to Trace Links Between Environment and Defense, European Report, 3 de febrero de 1999.

Michel Chossudovsky es profesor de Economa de la Universidad de Ottawa.

Traducido por
Cubadebate



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter