Portada :: frica :: Nelson Mandela, luchador por la libertad
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-12-2013

Mandela y la libertad de ser libres

Amy Goodman
Democracy Now!


El fallecimiento de Nelson Mandela la semana pasada, a los 95 aos de edad, gener conmemoraciones y reflexin en todo el mundo. Un grande de la historia de la humanidad ha muerto. Mandela es recordado, con justicia, por su impresionante capacidad de reconciliarse con sus opresores y por lo que ese perdn signific polticamente para la fundacin de una nueva Sudfrica. Ha llegado el momento de construir. Al fin hemos logrado nuestra emancipacin poltica. Prometemos liberar a todos los pueblos del yugo de la pobreza, la privacin, el sufrimiento, el sexismo y otras formas de discriminacin, dijo Mandela en su discurso de asuncin de mando en Pretoria, el 10 de mayo de 1994. En el mismo discurso prometi no retroceder: Nunca jams volver a suceder que esta hermosa tierra experimente de nuevo la opresin de los unos sobre los otros. El sol nunca se pondr sobre un logro humano tan noble. Que impere la libertad. Dios bendiga a frica!. Mandela nos dej, pero dej a las futuras generaciones su profunda conviccin en el poder de los movimientos sociales para lograr cambios.

En sus primeros aos como miembro del Congreso Nacional Africano ( ANC , por sus siglas en ingls) Mandela se dedic a organizar las campaas de no-cooperacin del movimiento. Un ejemplo de ello es la Campaa de Desobediencia Civil de 1952, cuando lo fotografiaron quemando su libreta de identificacin, el temible documento de identidad sin el cual la poblacin negra de Sudfrica no poda desplazarse dentro de su propio pas. En 1960, tras la Masacre de Sharpeville, en la que las fuerzas policiales del Gobierno liderado por los blancos mataron a al menos 69 personas que se manifestaban contra la ley de pases y las libretas, el Gobierno proscribi al Congreso Nacional Africano. Mandela y otros activistas pasaron a la clandestinidad y formaron el brazo armado del ANC , al que denominaron Umkhonto we Sizwe, que significa la lanza de la nacin.

El grupo realiz una campaa de sabotaje, mediante la utilizacin de bombas rudimentarias para romper e interferir en el funcionamiento de importantes piezas de la infraestructura de Sudfrica, como vas de tren y centrales elctricas. En 1962, Mandela fue identificado en un control policial disfrazado de chofer. El New York Times inform en 1990 que fue la CIA , la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, la que brind los detalles a los servicios especiales sudafricanos acerca del paradero y la apariencia de Mandela. La nota deca adems que la CIA gast ms dinero en vigilar al Congreso Nacional Africano que el propio rgimen del apartheid. Mandela pas los siguientes 27 aos en prisin.

Durante el juicio por sabotaje, en el que fue acusado junto a otras nueve personas, conocido como el Proceso de Rivonia, Mandela habl en nombre de los acusados y defendi sus actos. He luchado contra la dominacin de los negros. He acariciado el ideal de una sociedad libre y democrtica, en la que todas las personas vivan juntas en armona, con igualdad de oportunidades. Es un ideal por el que espero vivir y que espero alcanzar. Pero, de ser necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir. Para sorpresa de muchos, y probablemente gracias a la gran atencin nacional e internacional puesta en el juicio, los activistas no fueron condenados a pena de muerte, sino a cadena perpetua en la tristemente clebre prisin de la isla Robben en Sudfrica.

Fue entonces que se inici una fuerte campaa internacional para poner fin al apartheid. Una de las principales estrategias fueron las campaas para que las empresas que tenan negocios en Sudfrica retiraran sus inversiones del pas. En 1970, Caroline Hunter y Ken Williams, dos empleados afroestadounidenses de Polaroid en Cambridge, Massachusetts, se dieron cuenta de que la empresa estaba suministrando tecnologa fotogrfica al Gobierno sudafricano para la emisin de las odiadas libretas. Hunter y Williams organizaron un movimiento de trabajadores de Polaroid que oblig a la empresa a poner fin a sus relaciones con el gobierno de Sudfrica.

Bajo la creciente presin, el rgimen del apartheid comenz a reprimir con mayor severidad a los sudafricanos negros. Las noticias de la violencia llegaron a todo el mundo, y ello motiv a los estudiantes universitarios a tomar medidas. Se cre un movimiento mundial para presionar a las juntas directivas de las universidades a que retiraran sus inversiones de Sudfrica. En Washington D.C., Randall Robinson, el fundador de TransAfrica, comenz un movimiento de protesta frente a la embajada de Sudfrica. Robinson dijo en el programa de noticias Democracy Now!: Tres de nosotros fuimos arrestados, seguidos de 5.000 estadounidenses que fueron arrestados por ir a protestar frente a la embajada en los aos subsiguientesPor supuesto que eso ayud a impulsar en el Congreso la Ley General Contra el Apartheid, aprobada en 1986. Fue as que, finalmente, las inversiones estadounidenses en Sudfrica comenzaron a caer.

Robinson haca referencia al proyecto de ley presentado por el congresista de California Ron Dellums, que fue aprobado con apoyo de ambos partidos. El Presidente Ronald Reagan vet el proyecto de ley, pero, en seal de la determinacin del pas de luchar contra el apartheid, ambas cmaras del Congreso votaron para anular el veto de Reagan, e impusieron fuertes sanciones al rgimen del apartheid en Pretoria. Robinson agreg: Y, por supuesto, eso, junto con la presin dentro del pas gener las condiciones para que el gobierno sudafricano se decidiera a negociar y, en ltima instancia, a liberar a Mandela .

El Presidente Barack Obama habl en el funeral de Mandela celebrado en Soweto esta semana, y provoc una ola de crticas en Washington por haber estrechado la mano del Presidente cubano, Ral Castro. Mandela era un gran amigo de Fidel Castro, que siempre apoy al Congreso Nacional Africano. Estado Unidos, por su parte, retir a Mandela de su lista de terroristas recin en 2008, 14 aos despus de que fue electo Presidente de Sudfrica.

Nelson Mandela termina su autobiografa con la siguiente reflexin: Cuando sal de la crcel, esa era mi misin: liberar tanto al oprimido como al opresor. La verdad es que an no somos libres. Apenas hemos logrado la libertad de ser libres.

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en ms de 750 emisoras de radio y televisin en ingls y en ms de 400 en espaol. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Hroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

Denis Moynihan colabor en la produccin periodstica de esta columna.

2013 Amy Goodman

Texto en ingls traducido por Mercedes Camps. Edicin: Mara Eva Blotta y Democracy Now! en espaol, [email protected]



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter