Portada :: Chile :: Elecciones presidenciales 2013
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-12-2013

Por qu vota casi el 60% de los chilenos?

Ernesto Carmona
Rebelin


Entre 5,7 millones de votos emitidos, Bachelet gan con 3,46 millones de votantes (62,15%), exactamente por 395.419 votos ms que los 3,07 millones de preferencia obtenidos en primera vuelta. Matthei mejor su marca en 463.816 votos respecto a la primera vuelta.

Los votos blancos y nulos -que tambin tienen significado poltico- superaron los 116.000, 2% ms que los 113.755 de la primera vuelta.

Algo ms de un milln de electores no concurri a la segunda vuelta. Sufragaron 5.579.695 votantes que constituyen el 81,42% de los electores de la primera vuelta. Esa quinta parte del electorado real podra explicarse sumando la votacin de los candidatos sistmico-disidentes de la primera vuelta, cuyos electores no se sienten representados por las opciones que ofrecen tanto el sistema como la clase poltica.

La gran pregunta es qu pasa con el casi 60% que no acudi a las urnas? Si el universo electoral es de 13.573.088 electores, significa que la participacin fue de 41,1%. En otras palabras, los 3.468.389 votos de Bachelet representan el 25,5% del electorado en el actual sistema de inscripcin automtica, voto voluntario.

En el viejo sistema, en que la gente inscrita en los registros deba votar por obligacin o recibir el castigo de una multa, estas cifras eran iguales, slo que muy pocos se interesaban por los ciudadanos no inscritos. Por ejemplo, en la segunda vuelta 2006 Bachelet gan con 3,723 millones de votos, algo ms de 300 mil preferencias que ahora.

Esta ha sido la eleccin con menor participacin ciudadana del ltimo cuarto de siglo. Sufragaron 1.856.218 ciudadanos menos que los 7.435.913 votantes del Plebiscito de 1988; 1,5 millones menos que en la segunda vuelta Piera-Frei 2010; 1,4 millones menos que en la segunda vuelta Bachelet-Piera 2006. La votacin de Bachelet apenas supera los 3,367 millones con que Frei Ruiz Tagle perdi en 2006.

En la presidencial que gan Patricio Aylwin en 1989 votaron 6.979.859 personas; en la de 1993, en que se impuso Eduardo Frei, concurrieron a votar 6.968.950 electores; en los comicios presidenciales de 2000, que gan Ricardo Lagos, participaron 7.178.727 votantes; en las elecciones que gan Bachelet en 2006 votaron 6.959.413 electores. En resumen, nunca en Chile ha votado ms gente en Chile que en el Plebiscito de 1988 y se supone que la poblacin electoral del pas ha seguido creciendo.

Todos estos datos indican que los presidentes elegidos han tenido siempre la misma legitimidad, incluso con menos votos que hoy. El meollo del problema debe radicar en otro mbito, quizs en el cansancio de la gente ante una clase poltica surgida de los cogollos y cpulas partidarias, pero que define los destinos del pas.

La crisis de liderazgo afecta por igual a las dos derechas que se alternan en el poder, las llamadas centro derecha y centro izquierda en un pas donde las cosas hace muchos aos que ya no se identifican por su nombre. La crisis de la derecha tambin es grande, a medida que se acerca a su base social real del tercio de la poblacin electoral. Lo que no se vislumbra es el tercer tercio, el de la izquierda real.

Por lo menos, los mismos de siempre de la Concertacin estuvieron fuera de la escena (TV) durante el mes crucial entre la 1 y 2 vuelta, pero anoche reaparecieron con fuerza ante las cmaras, incluso los que no fueron reelegidos en sus curules. Aunque ya Bachelet transigi al no jugarse por las elecciones primarias para designar candidatos a diputados y senadores, ha sido su fuerza poltico-electoral lo que ha mantenido viva a una clase poltica que, segn las encuestas, lleva aos en la Unidad de Terapia Intensiva del Parlamento. Y esa fuerza poltica podra ser su herramienta, si la usa, para romper el malestar privado que sienten los chilenos ante la poltica porque no los representa. Y ese malestar no es nada nuevo.

*) Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter