Portada :: Chile :: Elecciones presidenciales 2013
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-12-2013

Quin gan verdaderamente?

Manuel Acuna Asenjo
Rebelin


Ha llegado, finalmente, a su trmino, el proceso eleccionario en Chile; ha cesado, en consecuencia, la compraventa de candidatas y, muy probablemente, ceda tal mercanca su protagonismo a la invasin de productos navideos que es lo habitual en estas fechas de fin de ao. Menester es, no obstante, intentar analizar lo que ha sucedido dentro de ese proceso que llegara a su trmino el domingo 15 del presente.

Sabido es que ese da se enfrentaron en la arena electoral Evelyn Matthei, defendiendo las banderas del pacto Alianza por Chile, y Michelle Bachelet, representando a la coalicin Nueva Mayora. Ambas candidatas no slo se autodenominaron centro derecha y centro izquierda(o, simplemente, izquierda), respectivamente, sino han sido as conceptualizadas por los medios de comunicacin y gran parte de la poblacin. La produccin de ideologa es tarea de dichos medios.

Comencemos diciendo aqu que ambas coaliciones representaron (y representan) los intereses de los partidos que las integran, afirmacin que ms parece de Perogrullo. En estricta doctrina, deberan tales partidos, a su vez, representar algo ms, pues nadie se organiza de esa manera por el simple deseo de hacerlo. La moderna teora sociolgica, que busca sepultar (sin xito, por cierto) la existencia de las clases sociales, sostiene que los intereses de los partidos no son sino los de determinados grupos sociales, es decir, intereses corporativos, sociales, tnicos, religiosos, culturales, en fin. Para esa corriente, hasta ah llegara el fenmeno de la representacin; la cultura, la religin, la pertenencia a una etnia o el conflicto sexual, de acuerdo con lo que sostienen esos tericos, no podra encuadrarse dentro del estrecho mbito del concepto de clases sociales. De ah que para ellos existan dos mundos que se contraponen en la lucha poltica: la izquierda y la derecha. La poltica tendra, as, una existencia propia e independiente que encontrara su razn de ser en s misma. De ah en adelante, todo es posible. Hasta que acadmicos como Carlos Pea, luego de la derrota de la abanderada del pacto Alianza por Chile, arriben a conclusiones tan discutibles como la siguiente:

Lo que ocurre es que la derecha tal como se la conoce hasta ahora est llegando a su fin [1] .

Resulta, no obstante, difcil explicar para quienes sostienen tales tesis (generalmente las corrientes acadmicas de carcter social demcrata) el hecho que las propias empresas (y sus medios de comunicacin) recurran al uso de conceptos tan contrapuestos a aquellos empleados por ellas, como lo son, entre otros, clase ejecutiva, clase mundial, clases medias, etc. No pueden, por lo mismo, explicar por qu, frecuentemente, las organizaciones polticas de izquierda actan como si fueran de derecha ni por qu las de derecha asumen, en ciertas oportunidades, comportamientos de izquierda. Ni, mucho menos, por qu, luego de suponer que la derecha ha perdido toda esperanza o que la derecha no tiene ya representacin constatan que jams el empresariado ha hecho tan buenos negocios en esas pocas y por qu amplios sectores sociales no cesan en sus protestas.

Sostenemos nosotros aqu, por el contrario, que las organizaciones polticas surgen para representar los intereses (parciales o totales) de determinadas clases sociales; dicha representacin slo puede realizarse en una prctica poltica, no en base a una divisin estructural de clases. Queremos decir, con ello, que las clases sociales no se diferencian ni definen de manera estructural sino en sus prcticas polticas.

Lo usual es que cada organizacin poltica se componga de una militancia y dirigencia arrancada de la clase cuyos intereses van a representar; en ese caso, estaramos en presencia de una representacin natural. Pero ese fenmeno no siempre sucede; a menudo, las organizaciones polticas no asumen la representacin deb ida de los intereses que dicen defender. Entonces, tal representacin es espuria puesto que la realizan actores que no provienen del sector al cual pertenecen, sino son elementos advenedizos. Y puesto que la defensa de los intereses de clase se realiza tan slo en la prctica poltica, es en esa prctica donde puede descubrirse el carcter de clase de una organizacin, pues no siempre sus integrantes van a actuar de acuerdo a los principios que la organizacin manifieste defender. Las palabras precedentes nos pueden conducir a intentar un examen un tanto diferente a los que se han hecho respecto de las recientes elecciones chilenas.

Digamos aqu, para establecer otra premisa, que, en segundo lugar, si la derecha obtuvo un porcentaje bajo (el ms bajo de la historia como se afirma en los medios de comunicacin) tal circunstancia no significa en absoluto que haya perdido; ni, mucho menos, que la izquierda haya ganado la eleccin. Lo cual tampoco significa que ambas sean lo mismo.

Sucede, en tercer lugar, que las estructuras del sistema permiten hacerle talas o reajustes, modificaciones, alteraciones o reformas al mismo sin que ellas impliquen una amenaza a su existencia ni, mucho menos, que tal circunstancia conduzca a una asonada golpista por parte de las Fuerzas Armadas. Los golpes de Estado no se dan por la simple voluntad de un jefe militar o por el deseo, a menudo enfermizo, de algn empresario que tema perder sus privilegios, sino cuando existen condiciones para llevarlo a cabo. En Chile, este tipo de sujetos que s existen se encuentran ntidamente representados en la persona de uno de los dueos del Grupo Ultramar, Sven Von Appen, quien, el mismo da de la segunda vuelta, refirindose a un eventual mal manejo de la economa por parte de la candidata triunfante se atrevi a sealar:

Si pasa eso buscamos otro Pinochet [2] .

Constituye, en consecuencia, una falacia suponer que el sistema no va a aceptar reformas profundas que permitan mejorar las condiciones de vida de gran parte de la poblacin. De hecho, si as fuera, no existiran gobiernos socialdemcratas, ni estados de bienestar ni condiciones de vida favorables a las grandes mayoras en naciones eminentemente capitalistas. De hecho, no podran existir gobiernos europeos ni australianos ni canadienses, entre otros, que permitiesen vivir de manera ms digna a sus connacionales. En los pases sudamericanos, si los golpes de Estado han sido frecuentes en las dcadas pasadas, ello fue posible por la existencia de un contrapoder planetario opuesto al de Estados Unidos como lo fue la URSS y por la estrecha vinculacin del empresariado latinoamericano con los poderes norteamericanos que vean al continente como su patio trasero. La situacin no se presenta as hoy en da: no existe ese contrapoder planetario ni tampoco Latinoamrica es vista como en el pasado. Por el contrario, la expansin del mercado ha hecho posible que todo funcione de manera diferente.

En cuarto lugar, un hecho que frecuentemente se olvida, precisamente porque muchos conceptos se aprenden simplemente como si fueran consignas, es que la nica clase verdaderamente revolucionaria es la empresarial (o clase de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo). Y eso se debe a que nada de lo que posee le ha significado un esfuerzo sobrehumano para obtenerlo. Todo lo que tiene proviene del plusvalor que arrebata a otros. Por eso no vacila en arriesgar lo que tiene. Emprende reformas, cambia los modelos, introduce cambios, arma y desarma institucionalidades. Puede, en consecuencia y si lo necesita , entrar en guerra en cualquier momento con otra nacin, o con grupos hostiles dentro de su propio pas; poco o nada le importa bombardear todo el patrimonio cultural del enemigo y poco o nada le importa si ste lo hace con el suyo. Tiene recursos suficientes tanto para hacerlo como para reconstruir lo que ha sido destruido.

Por el contrario, la clase de los vendedores de fuerza o capacidad de trabajo, contrariamente a lo que se piensa, es profundamente conservadora pues, como todo lo que posee le ha costado tenerlo, se aferra a ello; se aferra, consecuencialmente, a todo el aparataje cultural y jurdico poltico. No es casualidad que sean los sectores dominados quienes estn constantemente recurriendo a demandar la vigencia de los valores perdidos o se presenten ante los tribunales en demanda de justicia.

Establecidas as las premisas de este anlisis, podemos comenzar diciendo que existen razones por las cuales la representacin poltica natural de la clase de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo no la clase misma ha perdido esta eleccin.

En el campo de la representatividad natural de los intereses de la clase de los empresarios era (y es an) posible distinguir hasta hace poco dos grandes conglomerados: la Unin Demcrata Independiente UDI y Renovacin Nacional RN. Ambas organizaciones no mostraban igual ideario en torno a cmo realizar la forma de acumular heredada de la dictadura. Porque tambin los sectores lcidos de ese sector advertan las graves trasgresiones que cometan ciertos empresarios inescrupulosos que arriesgaban la confianza del resto del empresariado (caso La Polar, caso de las farmacias, sobornos a algunos parlamentarios como el protagonizado por la diputada nortina Marta Isasi, la sancin aplicada a CENCOSUD por cobro de la tarjeta Jumbo, en fin) y el abuso que cometan ciertos funcionarios pblicos en beneficio de personajes vinculados a las finanzas [3] . Haba que hacer correcciones al modelo ante el riesgo de perder la confianza entre s. Luego, comenzaron a aparecer personajes comprometidos con el gobierno cometiendo acciones temerarias, como el caso de lvaro Saieh, dueo del Supermercados UNIMARC (SMU) y del banco Corpbanca, el de las sociedades de papel o caso de las cascadas protagonizado por Julio Ponce Lerou, dueo de SOQUIMICH y ex yerno del general Pinochet, el de uno de los empresarios sostenedores del Transantiago como lo es Juan Antonio Guzmn, dueo de la empresa Alsacia, etc. El ataque a los empresarios que trasgredan las normas del modelo realizado por parte del gobierno de Sebastin Piera fue violento. Era necesario limpiar y ordenar la extraccin de plusvalor. En palabras simples, perfeccionar la forma de llevar a cabo la explotacin o, si se quiere, realizar la labor sucia que no se atrevi a realizar la Concertacin. Las peleas con la banca fueron intensas: la sancin que la Corte Suprema aplic al BancoEstado, por el cobro de comisiones abusivas, permiti al Gobierno dictar una circular que afect a todo el comercio bancario impidiendo los cobros unilaterales y el de ciertas comisiones, al extremo que hubo fuertes intercambios de palabras entre el presidente de la Asociacin de Bancos Jorge Awad y el Superintendente de Bancos Raphael Bergoieng. Awad lleg a expresar que nos

[] han dado como caja;

[..-] ha habido un abuso de la palabra abuso [4] .

Introducir reformas a un modelo no es fcil, especialmente cuando se tienen concepciones diferentes acerca de cmo ha de entenderse lo que es la derecha. En la UDI y en RN coexisten dos grandes sectores: unos, que intentan representar racionalmente los intereses de la clase empresarial y estn dispuestos a introducir al modelo social las reformas o cambios que se requieran con tal que la estructura misma del sistema se mantenga inalterable y otros, que lo hacen emocionalmente e intentan ver en el legado de Pinochet el modelo por el cual ha de guiarse la labor del Gobierno; son, por ende, reacios a introducir talas o reajustes a dicho modelo. Estos ltimos predominan en la UDI. En RN, el predominio no es de los sectores pinochetistas sino de aquellos que estn ms dispuestos a introducir reformas al sistema.

Las discusiones habidas al respecto han sido intensas; en algunos casos, terminaron con el nacimiento de nuevas colectividades polticas que, a pesar de todo, se han mantenido dentro del pacto Alianza Por Chile. Una de esas divisiones fue la encabezada por el diputado Felipe Kast que adopt el nombre de Evolucin Poltica o EVOPOLI. Tales fraccionamientos muestran, desde ya, la intensa lucha de clase que se ha desarrollado dentro de la representacin poltica natural del empresariado. En esa lucha se enmarca el alejamiento de Pablo Longueira de la direccin de la UDI que provocara la toma del control partidario por el sector liderado por Jovino Novoa. Ese hecho contribuy a acelerar las discordias entre los mayores partidos del pacto. Las disputas por los cupos parlamentarios y la nominacin del candidato a la presidencia terminaron por minar todo tipo de acuerdo. Ambos sectores queran imponer su voluntad. As, pues, el futuro gobierno del pacto Alianza por Chile no garantizaba al empresariado la paz social, ni tampoco la gobernabilidad del pas, asuntos de primordial importancia para aquel.

Ms consciente que su representacin natural, la clase de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo no encontr nada mejor que depositar su confianza en una coalicin que los representara espuriamente, como lo haba hecho en otras oportunidades desde el retorno a la democracia; en una coalicin que, aunque prometiese cambios atrevidos, asegurase la gobernabilidad del pas, estuviese en ptimas condiciones para controlar las veleidades del movimiento sindical y pudiese manejar con facilidad la protesta social y. Esa coalicin no era otra que la Nueva Mayora. De la mano de Michelle Bachelet podran venir cambios sustanciales, pero ninguno amenazara la estabilidad institucional; ninguno introducira reformas estructurales al sistema, sino realizara aquellas transformaciones acerca de cuya urgencia y necesidad estaba consciente el propio empresariado [5] . Eso lo saba Jorge Awad, presidente de la Asociacin Nacional de Bancos; la familia Cuneo, que controla el Grupo Falabella; Horst Paulmann, que posee el Grupo CENCOSUD; Andrnico Luksic, que maneja el Banco de Chile; Anacleto Angelini, que controla las pesqueras; y muchos otros empresarios que se incorporaron a la campaa de Michelle Bachelet aportando gruesas sumas de dinero, como lo reconoceran varios de los integrantes de su comando electoral.

El apoyo de la clase empresarial a la candidata de la coalicin Nueva Mayora no era algo nuevo: en octubre pasado, el Banco norteamericano J.P.Morgan ya haba dado su apoyo al plan econmico de Bachelet, sealando que

[] aunque mantiene todas las iniciativas que consideramos negativas para el mercado, incluyendo la reforma tributaria y cambios a la Constitucin, todas las medidas son consistentes con lo que ya se haba anunciado [6] .

Y el prestigioso banco alemn Deutsche Bank, refirindose a lo mismo, indicaba en un informe de noviembre pasado:

Es muy probable que los beneficios econmicos y sociales de una mayor cohesin social y mayor inversin en educacin superior excedan los costos que le puedan ocasionar a los empresarios [] el bajo nivel de inversin de Chile en educacin pblica es bien conocido, especialmente comparado con pases del OCDE [7] .

El propio programa de la presidenta electa constituye una garanta en el sentido que no se sobrepasarn los lmites del sistema; antes bien, en muchos casos, la competencia no ser sustituida por cordiales forma de cooperacin sino, por el contrario, se acentuar con la creacin de una AFP estatal, empresa que deber disputar a las dems que operan en el mercado su lugar entre todas ellas. Porque la existencia de una AFP estatal no implica, en absoluto, el trmino de las otras AFP sino extremar la competencia entre las mismas por el control del mercado, con un nuevo actor.

Esta aceptacin del mercado al programa de Bachelet se comenz a dar desde el momento mismo en que dicho documento se dio a conocer. Por eso no debe sorprender que haya llevado calma y seguridad a los capitalistas. Como lo expresa un autor:

La mayora de los bancos de inversin, como JP Morgan, Credit Suisse y la corredora LarrainVial, haban asumido un triunfo en primera o segunda vuelta de Bachelet y concluan que con la excepcin del FUT, la mayora de las reformas propuestas por la ex mandataria no traeran grandes cambios al modelo y no deberan tener un mayor impacto a mediano o largo plazo en el mercado [8] .

Es tan efectiva esa confianza en la poltica que ha de llevar adelante el pacto Nueva Mayora que a poco de realizarse la eleccin, la Bolsa de Comercio subi levemente sus ndices en un 0,85% como consecuencia de lo que ha dado en denominarse internalizacin que no es sino el convencimiento que tenan los organismos internacionales de la inminente derrota de la abanderada de la Alianza por Chile y del triunfo de la de Nueva Mayora.

Las entidades financieras se han manifestado, ahora, en espera del nombramiento del nuevo gabinete, en especial del nombramiento del nuevo ministro de Hacienda. En este aspecto, el Banco Citi apuesta por Guillermo Larran, Jos de Gregorio, Nicols Eyzaguirre, Alejandro Micco, Alberto Arenas y Andrea Repetto, entre otros [9] .

Morgan Stanley ha sealado que muchas de las reformas que Bachelet pretende impulsar estn justificadas; Credicorp ha manifestado que

Nuestra visin para los siguientes doce meses no se modifica; seguimos esperando rentabilidades bastante superiores a las de la renta variable global y, en especial, a las de renta fija global. Durante este mes, sin embargo, mantenemos nuestra posicin neutral a la espera de indicadores sobre el futuro de la poltica econmica bajo el nuevo gobierno [10] .

Goldman Sachs espera que las reformas se realicen en base a consensos amplios, idea que tambin ya haba reafirmado la vocera del pacto Nueva Mayora Javiera Blanco.

As, pues, lo que ha sucedido en las recientes elecciones no es una derrota de la clase de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo; puede ser una derrota de la derecha conceptualizada en el carcter de partidos que intentan representar naturalmente al capital, pero eso no significa, en modo alguno, propinar una derrota a la clase capitalista quien, representada espuriamente, ya se siente segura en los sillones del poder de donde jams ha salido en estos 23 aos de democracia post dictatorial.

A eso se refiere expresamente Alberto Mayol cuando indica que

[] las ideas y parte de las emociones que provee la derecha continuarn siendo representadas por partidos como la DC y ciertos sectores del PS. Por lo tanto, no se debera pensar que esta es la total derrota de la derecha chilena [11] .

Explica eso el rumor que se hizo pblico el mismo da en que gan Bachelet, de una llamada hecha por el presidente de RN Carlos Larran al presidente del PS Osvaldo Andrade consultndole acerca de si existira un lugar para esa colectividad en el gobierno de Bachelet [12] . Broma o no, el hecho no deja de evidenciar una vez ms la necesidad de estar constantemente haciendo anlisis de clase y no, simplemente, constatando las veleidades de la escena poltica de la nacin.

De esta manera, si todo se realiza tal cual ha sido prometido, a partir de este momento inicia la sociedad chilena el camino hacia el establecimiento de reformas que, sin lugar a dudas, contribuirn a mejorar las condiciones de vida de las grandes mayoras sociales. Pero eso no significar, en modo alguno, la transformacin de las estructuras de poder que se establecieron durante la dictadura, robustecidas bajo las administraciones que la sucedieron. Un rgimen de carcter social demcrata parece dibujarse hacia el futuro; en todo caso, no ser el mismo rgimen de las naciones europeas. Pero no hay que olvidar una circunstancia: las condiciones de existencia de un rgimen de ese tipo implican la coexistencia de dos clases principales, una de las cuales domina a la otra aunque en condiciones que pueden ser toleradas, con un gobierno de alternancia en donde dos coaliciones se turnan para los efectos de administrar la extraccin del plusvalor a los dominados. Establecido semejante sistema, el dominado no slo comienza a consentir en su explotacin sino empieza a defenderlo como el mejor de todos los que existen; el autogobierno de los productores directos se aleja definitivamente, en tanto el sistema de explotacin pasa a formar parte del acervo cultural de los sectores dominados. Las contiendas polticas se empiezan a definir entre dos bloques (izquierda y derecha) realizndose as la llamada alternancia y, cada cuatro aos, la poblacin ser llamada a elegir entre uno y otro bloque, cuyas disputas electorales se reducirn a desprestigiarse constantemente; la idea del control ciudadano sobre los rganos del Estado se archiva definitivamente. Y el reemplazo del Estado por una Gemeinwessen (comunidad) se transforma en una utopa.

Santiago, diciembre de 2013



[1] Redaccin: Carlos Pea: Lo que ocurre [], ElMostrador, 03 de noviembre de 2013.

[2] Redaccin: Von Appen ante un mal manejo econmico de Bachelet: Si se repite buscamos otro Pinochet, El Mostrador, 15 de diciembre de 2013.

[3] Era tal el abuso que cometan los empresarios (grandes y pequeos) que la Secretaria Regional Ministerial de la Salud, Sra. Rosa Oyarce, se destac cerrando locales comerciales, por insalubres, donde se paseaban agentes transmisores de enfermedades (roedores, palomas, murcilagos) o se vendan productos mal elaborados o en evidente proceso de descomposicin con grave riesgo para la salud de la poblacin nacional. En esa labor fueron cerrados temporalmente grandes supermercados (Monserrat, Jumbo, Unimarc, entre otros.), as como locales de venta al pblico (heladeras y restaurantes), fbricas de productos alimenticios (margarina, envasadoras de productos crneos, entre otros), en fin.

[4] Redaccin: Bergoeing contra Awad: duros enfrentamientos por caso de comisiones y cobros unilaterales, El Mostrador, 09 de mayo de 2013.

[5] Debe recordarse, aqu, que el empresario Roberto Fantuzzi ya en 2011 planteaba la necesidad de establecer un sueldo mnimo de 250 mil pesos, idea que, varios aos antes, el obispo de Rancagua Monseor Alejandro Goic haba propuesto en el programa de televisin Tolerancia Cero , recibiendo una violenta descalificacin por parte de la derrotada Evelyn Matthei por no ser experto en economa.

[6] Weissman, Ivn: JP Morgan le da el visto bueno al plan econmico de Bachelet [], El Mostrador, 29 de octubre de 2013.

[7] Weissman, Ivn: Reforma tributaria de Bachelet mantendr [] , El Mostrador, 08 de noviembre de 2013.

[8] Weissman, Ivn: No hay cheque en blanco para Michelle Bachelet [], El Mostrador, 18 de noviembre de 2013.

[9] Marticorena P., Nicols: Profundidad de reformas de Bachelet y nuevo gabinete marcarn [], El Mercurio, 17 de diciembre de 2013, pg. B-2.

[10] Marticorena P., Nicols: Id. (9).

[11] Redaccin: Mayol: Ideas de la derecha tradicional seguirn influyendo en la Nueva Mayora, El Mostrador, 16 de diciembre de 2013.

[12] La noticia la entreg Fernando Paulsen en el programa Tolerancia Cero el mismo da 15 de diciembre de 2013.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter